DIABETES NO DIAGNOSTICADA

432 visitas

-¿Podrías ser una de las 7.2 millones de personas que tienen diabetes no diagnosticada?

Lori Alton

Con el lanzamiento de nuevas estadísticas de la Asociación Americana de Diabetes, está claro que la incidencia de diabetes se está acercando a proporciones epidémicas en los Estados Unidos. No sólo los 34.2 millones de adultos que ahora tienen diabetes, sino que más de 7 millones viven con diabetes no diagnosticada.

Además, un impresionante 88 millones de adultos estadounidenses actualmente tienen prediabetes (niveles elevados de azúcar en la sangre que progresan a la diabetes tipo 2 en toda regla aproximadamente 70 por ciento del tiempo). Aún más inquietante, la diabetes puede ir acompañada de un mayor riesgo de muerte por enfermedad cardiovascular.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de los Estados Unidos informan que tener diabetes y / o enfermedades del corazón puede aumentar el riesgo de malos resultados y mortalidad por COVID-19, que continúa cobrando vidas en todo el mundo. Cuando se trata de estos graves problemas de salud, la ignorancia definitivamente no es felicidad, especialmente en estos tiempos difíciles.

Advertencia: La naturaleza insidiosa de la diabetes no diagnosticada puede provocar daños irreversibles.

La diabetes tipo 2 se produce cuando el cuerpo no produce o utiliza suficiente insulina para controlar los niveles de azúcar en la sangre (glucosa). El diagnóstico se puede hacer a través de un simple análisis de sangre, con un nivel plasmático en ayunas de 126 mg / dL considerado el umbral médico para la diabetes.

Una vez que se diagnostica la diabetes, a menudo se puede manejar a través de simples cambios en el estilo de vida que implican una dieta y ejercicio adecuados. Y, sí, a corto plazo: su médico también puede recomendar medicamentos, como la metformina. Sin embargo, incluso con métodos de diagnóstico claros y simples, casi una cuarta parte de todos los casos de diabetes no se diagnostican. ¿Por qué?

Porque la diabetes es una enfermedad “escurridiza” que progresa muy lentamente. Los expertos dicen que puede tardar hasta una década en desarrollarse y, cuando finalmente aparecen los síntomas, es posible que ya haya ocurrido un daño irreparable. En otras palabras: un control deficiente del azúcar en la sangre puede conducir a complicaciones graves e irreversibles años más adelante.

Los adultos con diabetes tienen dos o cuatro veces más probabilidades de morir por enfermedades cardíacas según la Asociación Americana del Corazón, y las complicaciones de la diabetes pueden incluir enfermedad arterial coronaria, ataque cardíaco, accidente cerebrovascular y aterosclerosis.

De hecho, la enfermedad cardiovascular es la principal causa de muerte y hospitalización en personas con diabetes tipo 2. Pero no sólo el corazón puede verse afectado. La diabetes tiene un peaje sombrío en todo el cuerpo.

Otras complicaciones de la diabetes tipo 2 no diagnosticada incluyen neuropatía (daño nervioso), enfermedad renal, retinopatía, ceguera, disfunción eréctil, gastroparesia (el movimiento lento de los alimentos hacia los intestinos) mayor riesgo de enfermedad de las encías y mayor susceptibilidad a infecciones bacterianas y fúngicas de la piel. La mala circulación exacerbada por la diabetes también puede causar daños en los pies, requiriendo amputaciones.

¿Conoces los síntomas y factores de riesgo de la diabetes? – La primera línea de defensa contra la diabetes, además de los análisis de sangre oportunos, es la familiaridad con los síntomas. Estos pueden incluir micción frecuente, sed excesiva, pérdida de peso involuntaria, fatiga, visión borrosa, cicatrización lenta de heridas y sensación de hormigueo o ardor en las manos y los pies. La piel seca y con picazón, y las áreas oscuras de la piel en los pliegues del cuerpo, también pueden indicar la presencia de diabetes.

Si experimenta síntomas de diabetes, pídele a tu médico que te haga un análisis de sangre. Cumplir 45 años también es una ocasión para hacerse la prueba, y la ADA recomienda volver a realizar la prueba de rutina cada tres años, incluso si tu nivel de azúcar en la sangre es normal.

Ten en cuenta que los factores de riesgo para la diabetes incluyen tener prediabetes, tener sobrepeso, tener 45 años o más, tener un estilo de vida sedentario, tener hipertensión, tener un padre o hermano con diabetes tipo 2 y tener triglicéridos altos o niveles bajos de colesterol HDL saludable. Las personas de ascendencia afroamericana, hispana, india americana, asiática americana o nativa de Alaska también tienen un mayor riesgo de desarrollar diabetes.

Peligro adicional: 3.7 millones de estadounidenses tienen una afección cardíaca no diagnosticada. Algunas afecciones cardíacas son asintomáticas antes de volverse evidentes. Según la Asociación Americana del Corazón, tres de las afecciones cardíacas más comunes son la enfermedad de la válvula aórtica bicúspide, las arritmias y la miocardiopatía, o la disfunción del músculo cardíaco. Por supuesto, los chequeos regulares a través de su médico de atención primaria pueden ayudar a detectar problemas cardíacos.

Si bien las lecturas de colesterol y presión arterial son puntos de partida útiles para evaluar la salud del corazón, el médico también puede recomendar una ecografía, una resonancia magnética o una prueba de esfuerzo. Naturalmente, si tienes preocupaciones específicas sobre la salud de tu corazón consulta a un cardiólogo.

Cuando se trata de ataques cardíacos, la investigación revela que los hombres y las mujeres pueden experimentar síntomas muy diferentes. Si bien el dolor severo en el pecho se considera el signo «clásico» en hombres y mujeres por igual, las mujeres también pueden experimentar síntomas poco reconocidos como náuseas, vómitos, aturdimiento, sudores fríos, fatiga y dolor en la mandíbula, el cuello o la espalda.

Si tienes estos síntomas sin una causa identificable, llama al 911 inmediatamente. Las condiciones subdiagnosticadas pueden estar sesgando nuestras percepciones sobre la letalidad de COVID-19.

Los expertos informan que más del 94 por ciento de las personas que mueren de COVID-19 tienen afecciones subyacentes como diabetes, enfermedades cardíacas y obesidad. Esto implicaría que el 6 por ciento restante de las personas que perdieron la vida por COVID-19 estaban libres de problemas de salud subyacentes. Sin embargo, la percepción de las personas sanas que mueren de COVID-19 puede ser engañosa. Con tantos casos de enfermedad cardíaca no diagnosticada y diabetes en los Estados Unidos, ¿no es muy posible que estas personas no estuvieran tan «saludables» como parecían?

En cualquier caso, una de las cosas más importantes y sensatas que podemos hacer para luchar contra COVID-19,  y contra cualquier otra enfermedad pasada, presente y futura, es protegernos de las comorbilidades que un virus o un micro patógeno puede explotar.

Como señaló el endocrinólogo y experto en diabetes Dr. James Dudl: «Todas las complicaciones (sobrepeso, obesidad y diabetes) son prevenibles. En otras palabras, incluso si consideramos al COVID-19 «fuera de la escena», identificar y tratar la diabetes no diagnosticada sigue siendo un ganar / ganar definitivamente. Ahórrate un buen porcentaje de sufrir muerte prematura, cuida mejor tu salud hoy.

NOTA EDITORIAL DE AMOR CC: El presente artículo nos habla de lo que sucede con nuestro vecino del Norte, cuya posición en salud pública es la peor a nivel internacional dentro del llamado mundo desarrollado, aun cuando son quienes mayor gasto hacen. Ya desde finales de 1991 podía vislumbrarse su decadencia en salud, la cual sacrificaron por instalarse en una zona de confort donde aniquilar la fertilidad de sus suelos a través de glifosato y otros agroquímicos, permitir la comercialización de miles de sustancias tóxicas en una estructura capitalista irracional (flúor, aspartame, glutamato, bpa, etc), y alejarse de todo lo natural para sustituirlo por lo sintético hizo que los recién nacidos en la capital del país tuvieran menos probabilidades de sobrevivir su primer año de vida que los nacidos en países “tercermundistas” como Cuba, Jamaica o Malasia. Son un referente mundial de estilos de vida equivocados, los cuales también han impactado a la población en un escandaloso número de casos con cáncer, tanto en niños como en adultos, y no deberíamos seguir ciegamente sus malos hábitos de consumo, sino más bien alejarnos de ellos.

Hoy día, desafortunadamente en México la incidencia de sobrepeso, obesidad y diabetes se ubica dentro de los primeros lugares a nivel internacional, y la proliferación de casos de cáncer y otras enfermedades crónicas no transmisibles son el lógico resultado de ser uno de los mayores consumidores de refrescos y comida chatarra, justo como lo ha venido haciendo nuestro vecino que ahora está sumido en la peor crisis de salud poblacional de su historia.

Como humanidad hemos estado equivocando el enfoque. No se trata simplemente de cómo curar síntomas (que muchas veces ni siquiera se encargan de realmente tratar a las enfermedades), sino de evadir las causas al crear un terreno saludable, en el cual las enfermedades no puedan desarrollarse.

Así como un terreno envenenado por pesticidas (que matan a todos los microorganismos al tiempo que desprovee de micronutrientes y minerales a la tierra donde se pretende cultivar cosas saludables), el microbioma de nuestros propios cuerpos pierde su equilibrio al consumir productos comestibles equivocados (ciertamente sabrosos y adictivos, pero no alimenticios) que terminarán ineludiblemente por enfermarnos.

Las botanitas chatarra no son tan inocuas e inofensivas como se suele o se quisiera pensar, como tampoco lo son las bebidas azucaradas (incluidos los jugos de fruta envasados), los alimentos ultra procesados (latería y los preparados para microondas) la sal, azúcar y harina refinadas (desprovistas de todo valor nutricional) y la comida rápida rica en exotoxinas y disrruptores endócrinos.

Esta clase de ingesta con cierta regularidad, aunada al fumar, beber más de una copa diaria, no hidratarse lo suficiente con buena calidad de agua (sin fluor, arsénico ni metales pesados), dormir menos de 8 horas, tener poco contacto con la naturaleza, vivir con miedo o estrés y no hacer ejercicio moderado a diario son todos factores que tarde o temprano nos cobrarán factura. A medida que más de estos factores están presentes en tu vida tu riesgo de perder tu vitalidad, padecer enfermedades crónicas y morir de forma prematura va en aumento.

Gozar de buena salud está en nuestras manos. Perder ese equilibrio interno conocido médicamente como homeostasis y enfermar generalmente no es simple mala suerte, sino la suma de nuestras malas decisiones que nunca es tarde modificar, pues nuestro organismo puede infinidad de veces revertir el daño que le hemos causado, a propósito, o por ignorancia, cuando le damos lo necesario para reconstruirse.

¡Si hasta un hígado (el mejor filtro de toxinas que tenemos) incluso con cirrosis avanzada puede regenerarse en 3 ó 4 años! Otro buen ejemplo nos revela unos hallazgos del doctor Peter Campbell, del Instituto Sanger de Reino Unido publicados en la revista Nature este miércoles pasado, donde muestran que las pocas células que escapan al daño provocado por el tabaco podrían reparar los pulmones, los cuales tienen una capacidad casi mágica para reparar las mutaciones genéticas cancerosas provocadas por el tabaquismo. El efecto se observó incluso en pacientes que habían fumado un paquete al día durante 40 años antes de dejar el cigarro. En síntesis, prácticamente ¡cualquier órgano en mejor estado puede lograr regenerarse!

Al margen de lo dicho, debemos ser conscientes de que todos vamos a morir de una u otra forma, como parte de un ciclo natural y perfecto que siempre ha existido en todas las especies. El Covid-19 nos abre los ojos y nos dice a gritos que quienes realmente tienen riesgo de morir por la pandemia en cuestión son las poblaciones vulnerables, pero este virus es sólo una enfermedad más (por cierto, con una mortalidad sumamente baja si se le compara con las muertes causadas por diabetes, cáncer, desnutrición y un largo etcétera).

El riesgo de enfermar y de morir de cualquier enfermedad siempre será mayor para quienes decidan por sus propias acciones adoptar estilos de vida erróneos, que se vuelven terreno fértil para que un desequilibrio de virus, bacterias, hongos o cualquier patógeno prolifere.

Nuestra primera línea de defensa radica en fortalecer con acciones positivas nuestro propio sistema inmune, el único que al final es capaz de salvarnos de todas las enfermedades, y como recientemente declaró el Dr. David Katz, Director de Medicina Preventiva de Yale

-¿Qué es posible lograr con tu salud en sólo unos pocos meses? – Con una comida equilibrada, se sentirá un impacto. – Con una semana, se verá un cambio significativo. – Con unos meses, se puede experimentar un giro de 180º completo.

¡Nunca es demasiado tarde para empezar!

*Lori Alton – Escritora independiente | Junio 28, 2020. Undiagnosed-diabetes (NaturalHealth365)

 

Asociación Morelense de Lucha Contra el Cáncer A.C.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 InformaciónAMORCC / Imagen: LVÁ

La Voz del Árabe (LVÁ) – VIDA y SALUD – Cd. de México, diciembre 9 del 2020

 

Las declaraciones y opiniones expresadas en esta publicación sitio web en Internet son exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de La Voz del Árabe.

 *Descargo de responsabilidad: este artículo no pretende proporcionar consejos médicos, diagnósticos o tratamientos. Las opiniones expresadas aquí no reflejan necesariamente las de Asociación Morelense de lucha contra el Cáncer ACLa Voz del Árabe, o su personal.

5 2 votes
Article Rating

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x