EL ANTÍDOTO PARA EL CORONAVIRUS ES LA LIBERTAD

1.698 visitas

– El antídoto para el coronavirus es la libertad, como bien aseveró Marc A. Thies

Mauricio Saraya Ley

La Universidad Johns Hopkins había predicho que Taiwán tendría el segundo mayor número de casos de COVID-19 en el mundo, debido a su proximidad a China continental.

Pero sorprendentemente, a pesar de estar a solo 80 millas de la costa de China con más de 400,000 de sus 24 millones de ciudadanos trabajando en China, a mediados de abril, el país solo tenía 400 casos de COVID-19 y solo 6 muertes. Y la gran mayoría de sus 400 casos llegaron al país desde el extranjero.

Todo esto ha sucedido sin cerrar el país con bloqueos, y con casi todos sus negocios que continúan operando. ¿Taiwán está haciendo algo más que el resto del mundo está perdiendo en gran medida?

Sin duda, esta pregunta se formulará durante meses o incluso años en el futuro, pero es una pregunta que vale la pena plantearse, dados los efectos devastadores para la economía que han resultado de medidas más restrictivas, como las que tomó EEUU.

Lo primero que debe tener en cuenta es que, si bien el presidente Trump ahora está considerando seriamente retirarse de la Organización Mundial de la Salud, Taiwán nunca fue parte de ella. No se les permitió unirse debido a la postura pro China de la OMS.

Según el Taipei Times, los CDC de Taiwán intentaron advertir a China y a la OMS el 31 de diciembre de 2019 sobre la posible transmisión de humano a humano del nuevo coronavirus, mientras que China todavía negaba que tal transmisión fuera posible.

Ese mismo día, Taiwán inició políticas para monitorear los viajes desde China para reducir la posibilidad de que el coronavirus ingrese a su país. Fue uno de los primeros países en restringir los viajes desde China en sus fronteras.

Taiwán tuvo malas experiencias con el brote de SARS (otro coronavirus) de 2003 en China y, como resultado, sus hospitales contaron con un buen equipamiento para manejar cualquier brote. Según los informes, esta situación de SARS les había enseñado a tener una desconfianza saludable en China y la Organización Mundial de la Salud para informar los hechos con precisión y tener su propio plan para futuros brotes.

Pero a diferencia de los Estados Unidos y muchos otros países, Taiwán no puso en cuarentena a toda la nación. Se centraron en poner en cuarentena a los viajeros que venían del extranjero en sus propios hogares, mientras que el resto de la nación se dedicaba a sus asuntos, con algunas restricciones establecidas, como usar máscaras faciales y practicar el distanciamiento social.

Es difícil discutir con sus resultados reportados hasta ahora, con tan pocos casos reales y muy pocas muertes. Mantuvieron abierto el país y no destruyeron su economía.

John Ransom, que informa para TownHall Finance, escribe: Protestas en las calles, comercio de petróleo en números negativos, desempleo en espiral rápido, viajes y comercio internacional bloqueados: creo que todos podemos estar de acuerdo en que con cualquier barómetro, incluidos estos, el mundo ha fallado la prueba de gripe de Wuhan.

¿Por qué la respuesta mundial a la gripe china ha sido tan desastrosamente errónea, mal pensada e ignorante de la realidad? Puede dejarse en las futuras autopsias. Pero después de gastar literalmente billones en salud pública a lo largo de las décadas para evitar tal ocurrencia, ahora está claro que la inversión mundial en profesionales de la salud pública se desperdició.

Podemos debatir si el costo valió la pena, pero no se puede negar que el costo ha estado más allá de lo imaginable.

Algunos pueden argumentar que, en una crisis de este tipo, los expertos se enfrentaron a una situación sin beneficios en la que tuvieron que cambiar vidas por la economía o la economía por vidas. A eso le doy una respuesta de una palabra: Taiwán.

Taiwán es la otra «China». Es una pequeña isla frente a la costa sur de China, llamada  República de China  (ROC). Fue creado como un bastión de la China «libre» cuando el Partido Comunista se hizo cargo de China continental (RPC).

La isla puede ser pequeña, pero el país es una potencia regional y mundial. Es la  21ª economía más grande  del mundo (19 si cuenta por PPP), a pesar de tener una población de solo 24 millones. Ocupa el puesto 11 en el PIB per cápita, comparable a Dinamarca y Suecia.

También es un socio importante con la China comunista como uno de los principales inversores, socios comerciales y banqueros de la RPC. En consecuencia, Taiwán tiene bastante contacto con la RPC.

En aras de la comparación, Estados Unidos recibió alrededor de  3 millones de visitantes de China  en 2018, mientras que Taiwán  recibió 2.6 millones de visitantes  de China en 2018.

Es por eso que los resultados de Taiwán en la lucha contra la gripe china de Wuhan, como lo llaman en Taiwán, son tan extraordinarios.

En todo el mundo ha habido 321 casos de COVID-19, o gripe de Wuhan, por millón de personas. En Taiwán ha habido  solo 0.3 casos por millón de  personas para un total de 422 casos, con solo seis muertes totales.

Igualmente, importante es que, si bien la economía taiwanesa se ha visto afectada por el cierre global, su economía y sociedad doméstica se han mantenido abiertas. ( Fuente y artículo completo aquí )

Reportamos estos resultados como una comparación con las otras acciones que se han tomado en otros países, que han tenido resultados mucho más desastrosos. No necesariamente estamos respaldando todo lo que Taiwán ha hecho, solo informamos los hechos sobre su respuesta y sus resultados hasta el momento.

Muchas preguntas siguen sin respuesta. ¿Las acciones que tomó el gobierno de Taiwán causaron una tasa mucho menor de infecciones reportadas de COVID-19? ¿O hay otros factores involucrados que mantuvieron sus tasas de infección más bajas? Dado que el brote de SARS hace más de 15 años fue tan grave allí, ¿hubo alguna inmunidad natural contra los coronavirus involucrados? ¿Su ubicación más cerca del ecuador con más luz solar y temperaturas más cálidas en esta época del año fue un factor?

Lo único que sabemos con certeza es que los dioses de las vacunas y sus líderes mundiales como Bill Gates y el Dr. Fauci y la OMS no pueden tomar el crédito por el éxito de Taiwán, porque nunca pudieron desarrollar con éxito una vacuna contra el SARS, y han mantenido con éxito a Taiwán fuera de la OMS.

El escritor  Marc A. Thiessen ofrece su perspectiva: Esta pandemia nos ha proporcionado un ensayo clínico sobre el poder curativo de la libertad. Ahora podemos comparar dos grupos de control en forma de dos sociedades chinas: una libre y democrática, la otra bajo el control de una brutal dictadura totalitaria.

China totalitaria no solo ha sido devastada por el virus, sino que también ha propagado el contagio a nuestras costas. La China libre lo ha derrotado. La lección es clara: COVID-19 creció en el pozo negro de la tiranía comunista china. EL ANTÍDOTO PARA EL CORONAVIRUS ES LA LIBERTAD. 

Mientras tanto, en otras partes del mundo tanto el proceder como los resultados se muestran muy distinto. Cada quien tiene su propia versión de las cosas, y en México se abordan de una forma muy particular, tal y como lo demandan quienes manejan nuestra actual forma de gobierno.

La protección civil o defensa civil es un conjunto de actividades que, con apoyo gubernamental, se aplican en la mayoría de los países que tienen como objetivo apoyar a las poblaciones que habitan en zonas vulnerables para hacer frente a los desastres naturales o de carácter antrópico (producido o modificado por la actividad humana) “como la Plandemia”.        

Desde hace varias semanas hemos estado cuestionando las medidas precautorias que aquí se están tomando, pero en esta ocasión, mientras transcurre la mundialmente controvertida campaña “Quédate en casa”, (con sus honrosas y exitosas excepciones como Taiwán) nos limitaremos a hablar acerca de la más reciente implementación de estrategias que el actual gobierno de México lleva a cabo en tiendas de autoservicio y otros comercios similares, para proteger a la población vulnerable de cometer actos irreflexivos o estúpidos que puedan dañar su bienestar.

Recién fui a 4 comercios distintos con el propósito de surtir las compras semanales que tenía programadas y me encontré con la novedad de que, en los 4 almacenes visitados, el personal de Protección Civil delimitó con cintas plásticas amarillas gran cantidad de las áreas restringidas para vender productos por no considerarse de primera necesidad.

No hay problema alguno en comprar cantidades ilimitadas de refrescos o de golosinas azucaradas y con altos contenidos de colorantes artificiales, saborizantes, glutamato monosódico y jarabe de alta fructosa, así como tampoco de adquirir cigarrillos ni bebidas alcohólicas, porque evidentemente estos artículos se han considerado dentro del rubro “Primera Necesidad”.

Intrigado, en el tercer establecimiento que visité, “COSTCO”, una de las dependientes me informó que al principio de esta directriz se acordonaron también las áreas de bebidas alcohólicas, pero transcurridos apenas un par de días, el personal que las había delimitado volvió para autorizar que fueran reabiertas, pero no se atreva usted a pretender comprar artículos suplementarios como la proteína, o equipo para hacer ejercicio en casa mientras se mantienen cerrados los centros deportivos, o una computadora si la suya ya no sirve, porque todo esto se ha catalogado dentro de los insumos superfluos y el área sigue acordonada. 

Estas directrices son tan ineficientes cómo injustas, pues mientras al pequeño comercio se le restringe y se le prohíbe literalmente comercializar, a los gigantes y a los vendedores por internet se les hacen restricciones muy mesuradas si acaso se les hace alguna. Así que, si usted quiere comprar un artículo no de segunda, ni de tercera, sino de cuarta necesidad, sólo tiene que pedirlo a la venta nocturna de Liverpool (con sus maravillosos precios inflados), o a Mercado Libre o Amazon, y lo recibirá en la puerta de su casa sin que nadie le diga que puede hacer con su dinero.

Estas políticas restrictivas me llevan a pensar que quizá exista una pequeñísima presión por parte de la industria, que al final es quien manda, y como resultado, el personal ejecutor de Protección Civil cambió de parecer.

Una simple pregunta me viene a la mente cuando me cuestiono qué los hizo cambiar de parecer. En un examen con opción múltiple como respuesta, ¿usted cual elegiría?  Porque son:

  1. A) Cretinos B) Corruptos C) Criminales    D) Obedecen órdenes   E) Las 4 anteriores   

Si su respuesta fue la D o la E, quienes dan las órdenes determinan sus políticas porque son:

  1. A) Cretinos B) Corruptos C) Criminales    D) Obedecen órdenes   E) Las 4 anteriores   

Y una vez más, si su respuesta fue la D o la E, quienes a su vez dan las órdenes las dan porque son:

  1. A) Cretinos B) Corruptos C) Criminales    D) Depredadores ambiciosos   E) Incapaces de sentir humanidad      E) Como se diría vulgarmente, “son una Mierda”
  2. F) Todas las anteriores.

Este pequeño artículo pretende fungir como encuesta social y recabar la respuesta a las 3 preguntas anteriores para formar una estadística y hacerla llegar a los presuntos responsables de tales políticas, así que le invitamos a que participe por medio de la liga XXXXXXXX y nos haga llegar su parecer que con gusto externaremos apenas hayamos recabado un número considerablemente bueno de respuesta.  

De antemano agradecemos su participación, ya que sólo a través de llamar a las cosas por su nombre, defender nuestro derecho a la libertad, y alzar nuestras voces al unísono seremos capaces de determinar nuestro destino, y no permitir que alguien más lo decida por nosotros.

NOTA: La primera parte de este artículo “TAIWÁN: Sin cierres patronales, sin negocios cerrados, no miembros de la OMS y relativamente no afectados por COVID-19” fue redactado por Brian Shilhavy, traducido, adaptado y complementado por Mauricio Saraya Ley, y fue publicado originalmente en  www.healthimpactnews.com

Descargo de responsabilidad: este artículo no pretende proporcionar asesoramiento médico, diagnóstico o tratamiento. 

 

*MAURICIO SARAYA LEY – Publicista creador de conceptos vanguardistas ganadores de importantes reconocimientos: “El Heraldo”, “La Letra Impresa”, “Premio Nacional Rincón Gallardo”.  Más de veinte años en área creativa y dirección de arte. Escribió varios ensayos. En 2003 publica novela de suspenso “Efervescencia”. Se han hecho adaptaciones de sus cuentos para cortometrajes. En 2013 nace “Ruido”, un libro lleno de denuncias con propuesta filosófica. Ha escrito variados e interesantes artículos de fondo para La Voz del Árabe desde su fundación. Activista bien documentado que aplaude el escepticismo y actúa con valentía, invitando a sus lectores a la reflexión y a la búsqueda por la verdad, aun cuando al hacerlo se exponga a que su reputación se ponga en tela de juicio, como respuesta de las instituciones y personas a quienes evidencia como fraudulentas y corruptas.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Imagen: LVÁ

La Voz del Árabe (LVÁ) – VIDA Y SALUD – Cd. de México, junio 22 del 2020

 

Las declaraciones y opiniones expresadas en esta publicación sitio web en Internet son exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de La Voz del Árabe.

5 2 votes
Article Rating

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x