REALPOLITIK O RETORNO AL PRAGMATISMO Y EL REALISMO POLÍTICO

– Gracias España por dar ese importante paso que nos pueda garantizar la paz y el futuro de nuestros hijos y nietos.

Bachir Edkhil*  

El día 18 de marzo, y diez meses después del inicio de la crisis entre Marruecos y España, el presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, envía una carta a Mohamed VI, el rey de Marruecos, notificando, con claridad meridiana, la nueva postura del ejecutivo español en cuanto a su relación con Marruecos.

Y en concreto, y por primera vez se anuncia un giro de la postura oficial de España, en cuanto a al diferendo del Sahara, que ya lleva cerca de cinco décadas sin resolución. Lo cual es un movimiento histórico y trascendental, aunque molesto  para   aquellos que aprovechan ese inmovilismo político, que rentabilizan en provecho propio, aun en detrimento de la paz en la región, y sin importarles el sufrimiento de una población llegada de todas partes del desierto, afincada en medio de la nada, y que se convierte, sin quererlo, en un escudo humano, muy útil, por cierto, para la continuidad de la rentabilidad de la “causa”.  

A lo largo de los años, la “causa” se convierte en motivo de enriquecimiento de muchos que aspiran al mantenimiento del encendido de su llama por temor a un posible apagón, de este modo, ese estatus quo no deja de ser rentable para fines geopolíticos de algunos Estados, incluso organizaciones, y, por supuesto personas, eso: “A rio revuelto, ganancia de pescadores”. 

Mientras eso ocurra, algunos responsables occidentales, en declaraciones oficiales, se escudaban, cada vez, en la búsqueda de una solución que contente a todas las partes, aunque no se especifiquen esas “partes”. Tales declaraciones son meros cartuchos vacíos que no dicen nada ni cambian nada. Es obvio que no existe solución alguna que puedan contentar a posturas diametralmente opuestas.

La opinión publica interesada está acostumbrada a oír esa letanía, vacía e irrealista, a modo de posición política, que se pierde en los cerros de Úbeda, y que en verdad solo sirve para escudarse algunos gobernantes, que no se atrevan a tomar alguna medida que pueda “molestar”. Algunos temen más a la reacción de su electorado independientemente de los intereses generales.

Dicho sea de paso, habría que saludar el coraje y la determinación del ejecutivo español por la osadía con que decide dar un gigantesco paso hacia adelante y salir de la zona gris, al elegir el pragmatismo político que pueda garantizar paz y prosperidad para toda la región, también a todos los saharauis y supuestos saharauis. ¡Cuidado! La arena del Sahara es movediza, y más sus trashumantes por esas fronteras liquidas e inseguras.

Es el camino ya seguido por Estados Unidos y por otros países occidentales como Alemania o Francia, cuyas posturas se enmarcan en el realismo político, y no en una retahíla de eslóganes —por cierto, bonitos y emocionales— pero irreales e imposibles. (El que desea ensayar revoluciones que las ensaye en su casa). ¡Ya basta de tanto esnobismo y exotismo exagerado!

El que realmente ama a los saharauis debe obrar por la paz y no por la eternidad de su sufrimiento.

España, a través de esa misiva y de su resumido comunicado, traza y subraya la nueva hoja de ruta de las nuevas relaciones hispano-marroquíes. A saber: “garantizar la estabilidad, la soberanía, la integridad territorial y la prosperidad de nuestros dos países”.

Dicho de otro modo, España reconoce implícitamente, de este modo, la integridad territorial marroquí, incluyendo las provincias del sur. Y califica “la Iniciativa marroquí de autonomía, presentada en 2007, como la base más seria, y realista la resolución del diferendo”.

El importantísimo giro que España da en su política exterior, en cuanto al diferendo que ha minado las relaciones magrebíes y españolas en general, y acarreó el sufrimiento de miles de  personas inocentes de casi todos los países magrebíes, utilizadas como fondo de comercio, manifiesta con claridad un nuevo paso que podría calificarse de histórico por dos razones principales a  mi parecer: el importante papel de España en cuanto a antigua potencia colonizadora, y  por su influencia en la Unión Europea y en el mundo iberoamericano. También por ser el país occidental más cercano al conflicto, a tal grado de convertir el diferendo en un asunto de la política interior del país.

Se espera oír el ruido que provocan las redes y asociaciones y algunos nacionalistas, fundamentalmente, que se interesan y velan por la (su) “causa” y apoyan al Polisario, más por su ideología, basada en vender el hambre, y por el relato, bien ensayado, que por la veracidad de sus políticas ni intenciones. Esos cortejos “solidarios” les importan bien poco que la mayoría de los saharauis habitan sus propias tierras y participan cada vez entusiastas en comicios marroquíes. Esa nunca ha contado para los defensores del Polisario, ni tampoco contaron los torturados, asesinados, violados, vejados[1], etc. en eso campos convertidos en la gallina de huevos de oro para unos pocos, como se apuntó. Peor aun, condenan a toda disidencia o opinión diferentes de la línea oficial de ese movimiento —partido-ejercito-republica— trazada, en su momento, por los servicios secretos argelinos.

Aunque les pese a esos detractores de todo acercamiento con Marruecos, la nueva postura del ejecutivo español, sin duda, adelantaría una solución a ese espinoso y problema y contribuiría de modo contundente en una estabilidad en la región, parte de alinearse, como es natural, con Estados Unidos, Alemania, Francia y otros. Se justifica asimismo por los propios intereses españoles. Si España compra el gas argelino, tiene a 17 mil empresas que exportan a Marruecos, el intercambio comercial de unos 16 mil millones, aparte de ser el segundo socio comercial detrás de EEUU de la Unión Europea, sin olvidar el casi millón de marroquíes residentes o nacionalizados en España[2 etc.

Por otro lado, no hay que perder de vista que, en estos últimos tiempos, el Polisario atraviesa en unas fases visibles de descomposición representadas en las disputas tribales, el retorno al sentimiento de la exclusión del otro. Esos grupos tribales, armados, pueden ser la antesala de lo que esta pasando en el Sahel. Son una garantía de inestabilidad, y fuente de muchos problemas que puedan ser incontrolables que puedan llevar a toda la región a un caos absoluto. Se sabe también que el Sahara es la puerta del Sahel. Lo cual supondrá el riesgo que ponga en entre dicho todas las medidas de seguridad que afectarían a toda la región, inclusive Europa.  

El Sahara es la puerta del Sahel. Y como apunta el prestigioso periodista, Carlos Herrea: “un Sahara independiente seria un estado fallido o dominado por bandas criminales”, aparte de imposible por las oportunidades perdidas por los propios polisarios, o mejor, “una colonia de Argelia[3], dominada por militares que aspiran a una salida al Atlántico.

Se ha demostrado que el Polisario —o lo que queda— aparte de demostrarse en ser lo que es, y más en la cuestión de los derechos humanos, y en la manipulación de niños como candidatos a futuros terroristas, demuestra su incapacidad de controlar la estabilidad en esos viejos campos de Tinduf, en territorio argelino, convertidos en una provincia argelina privilegiada para toda acción fuera de la ley.

Lo dicho no excluye nuestra intención de prestar atención al derecho de esas personas   afincadas allí, sin identificación y sin derecho a ser tratadas con dignidad, como lo estipulan las convenciones internacionales, en concreto las relacionadas con el derecho de ser reconocidos como personas, victimas de las circunstancias, por desgracia, y de una organización político militar, encabezada por un pequeño grupo de ancianos “revolucionarios” magrebíes que no han podido tener la capacidad de adaptarse a un mundo globalizado que precisa de más diplomacia y justicia que de violencia y guerras perdidas.

Las guerras ya no se ganan con el Kalachnikof. Esos dirigentes impuestos por Argelia  aun siguen anclados en el pasado, “en ese proyecto encuadrado en la guerra fría[4]”, en su republica virtual, creada y financiada por los argelinos. Gustosos con practicar el horrible y totalitario sistema inspirado en el régimen sanguinario Pol potista de los Jemeres Rojos, y otros camaradas.

Ya va hora que la comunidad internacional reaccione para la toma de una postura pragmática que garantiza la dignidad de las personas y la estabilidad de la región. Creo que la nueva postura española se encuadra en ese sentido. Toma la vía mas correcta y pragmática. No se puede esperar más tiempo, perder más vidas y oportunidades.

Gracias España por obrar por la paz y la seguridad.

Gracias por primar la realpolitik a los slogans vacíos y a las danzas macabras donde se come michiui (cordero asado ) al lado de ingentes cantidades de personas que apenas encuentran un bocado de carne a lo largo de todo el año.

Gracias España por dar ese importante paso que nos pueda garantizar la paz y el futuro de nuestros hijos y nietos.

Gracias por optar y decidir por el pragmatismo y la paz para todos.

1 – De los cuales me incluyo.

2 – El Ex embajador, el profesor Ordoñez, EL Financiero Tv, 22/3/22.

3 – Carlos Herrera, Herrera, sobre el Sahara, “España tenia que tomar seguramente esa decisión” COPE, 21/3/22.

4 – El Ex embajador, el profesor Ordoñez, EL Financiero Tv, 22/3/22.

 

*Bachir Edkhil, hispanista de origen magrebí. Activista en pro del desarrollo sostenido y responsable de las bases de la pirámide donde los más afectados puedan participar en la solución de sus problemas inherentes al subdesarrollo y carencia de medios. Estudió Ciencias de la Educación, Estudios Hispanos y Ciencias Políticas. Colaboró en la formación y desarrollo de organizaciones sin ánimo de lucro en pro del respeto a la vida humana. Columnista en revistas marroquíes e hispano marroquíes. Participa en cursos y mesas redondas sobre el Sáhara, en España y países del mundo. Investigador sobre cuestiones saharauis y autor de artículos para prensa. Conferencista en radio y televisión. Organiza con la Universidad Mohamed V congresos académicos “Entre dos orillas” para fomentar diálogo entre pueblos y naciones del Sur. Comprometido en el desarrollo de una red de proyectos para la economía social en el saharaui para personas sin recursos. Es politólogo, experto en economía social y presidente de Alter Forum, la ONG líder en el Sahara (http://www.alterforum.org/). Es diplomático correspondiente de la Academia Española del Reino de España. Autor del libro Duna Desnuda y de Escribir sobre dunas (Sahara). Colaborador en La Voz del Árabe.

 

REALPOLITIK O RETORNO AL PRAGMATISMO Y EL REALISMO POLÍTICO

Imagen: LVÁ       

La Voz del Árabe (LVÁ) – EDITORIAL – Cd. de México, marzo 30 del 2022

 

Las declaraciones y opiniones expresadas en esta publicación sitio web en Internet son exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de La Voz del Árabe.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.