OBSIDIANA EN MÉXICO

697 visitas

En el Estado de Hidalgo se encuentra uno de los yacimientos de obsidiana más grandes del mundo.

La obsidiana, llamada a veces cristal volcánico, es un tipo de roca ígnea —roca volcánica perteneciente al grupo de los silicatos—, con una composición química de silicatos alumínicos y un gran porcentaje (70 % o mayor) de óxidos silícicos. Su composición es parecida al granito y la riolita.

La obsidiana no es un mineral, porque no posee una estructura química bien definida. A menudo se la clasifica como un mineraloide. Su dureza en la escala de Mohs es de 5 a 6. Su peso específico es de 2,6. La superficie de rotura es concoidea, es decir, curva.

Su color es oscuro, aunque puede variar según la composición de las impurezas del verde muy oscuro al claro, al rojizo y estar veteada en blanco, negro y rojo. El hierro y el magnesio la colorean de verde oscuro a marrón oscuro. Tiene la cualidad de cambiar su color según la manera de cortarse. Si se corta paralelamente su color es negro, pero cortada perpendicularmente su color es gris.

Naturalis historia, la obra de Plinio el Viejo de Roma, incluye, en su traducción al inglés, algunas frases sobre el tema de vidrio volcánico, denominado “obsian” por su semejanza con una piedra (obsiānus lapis) descubierta por el explorador romano Obsius en Etiopía.

La obsidiana se produce cuando un volcán emite lava félsica que se enfría rápidamente con un crecimiento mínimo de cristales. Se halla comúnmente en los márgenes de los flujos de lava riolítica, conocidos como flujos de obsidiana, donde la composición química, con un alto contenido de silicio, induce una alta viscosidad y grado de polimerización de la lava. La inhibición de la difusión atómica en esta lava altamente viscosa y polimerizada explica la falta de crecimiento de los cristales.

La obsidiana es un material duro y quebradizo, al fracturar, tiene bordes muy afilados, una propiedad que se utilizó en el pasado para la elaboración de herramientas de corte y perforación, en la actualidad de forma experimental como hojas para bisturí quirúrgico. ​

La obsidiana es semejante a un mineral, pero no es un verdadero mineral porque no es cristalina, además, su composición es más compleja y comprende más que un solo mineral. A veces se le clasifica como un mineraloide. Aunque la obsidiana es generalmente de color oscuro, parecido a rocas máficas como basalto, la composición de la obsidiana es muy félsica. La obsidiana se compone principalmente de SiO2 (dióxido de silicio), por lo general 70 % o más. Rocas cristalinas con una composición parecida a la obsidiana incluyen el granito y la riolita. Como la obsidiana es metaestable en la superficie de la Tierra —con el tiempo el vidrio se convierte en cristales minerales de grano fino— no se ha encontrado obsidiana más antigua que el Cretácico. El proceso de descomposición de la obsidiana es acelerado por la presencia de agua.

La obsidiana pura tiene por lo general una apariencia oscura, aunque el color varía dependiendo de la presencia de impurezas. Por ejemplo, hierro y magnesio suelen producir un color marrón oscuro hasta negro, «obsidiana mahogany». Las muestras casi incoloras son muy raras, «macusanita». En algunas piedras, la inclusión de pequeños cristales de cristobalita blancos, agrupados radialmente en el vidrio negro producen un patrón de manchas o de copos de nieve, “obsidiana copo de nieve o nevada”. También puede contener patrones de burbujas de gas remanentes del flujo de lava, alineadas a lo largo de las capas creadas cuando la roca fundida fluía antes de enfriarse. Estas burbujas pueden producir efectos notables, como un brillo de oro, “obsidiana dorada”. La inclusión de nanopartículas de magnetita produce un brillo de arcoíris iridiscente, dependiendo del grosor de estas partículas la iridiscencia será más o menos fuerte, “obsidiana arco iris” y «obsidiana de fuego».

Los yacimientos de obsidiana se encuentran en lugares que experimentaron erupciones riolíticas, como los encontrados en Argentina, Armenia, Azerbaiyán, Australia,​ Canadá, Colombia, Chile, Georgia, Grecia, El Salvador, Honduras, Escocia, Estados Unidos, Guatemala, Islandia, Italia, Japón, Kenia, México, Nueva Zelanda, Papua Nueva Guinea, Perú y Turquía.

La primera evidencia arqueológica del uso de obsidiana se descubrió en Kariandusi y otros sitios de la edad Achelense, que comenzó hace unos 1,5 millón de años, y data de 700 000 a.C., aunque el número de objetos hallados en estos sitios era muy limitado en comparación con el Neolítico. El uso de obsidiana en la cerámica del Neolítico en el área alrededor de Lipari resultó ser significativamente más bajo a una distancia equivalente a dos semanas de camino.​ La obsidiana proveniente de Anatolia se utilizó en el Levante y la región del actual Kurdistán iraquí desde alrededor de 12 500 a.C.​ La primera evidencia de su uso por civilizaciones tempranas viene de excavaciones en Tell Brak y data de finales del quinto milenio.​

La obsidiana fue valorada en las culturas de la Edad de Piedra porque, como el pedernal, podía ser fracturado para producir láminas cortantes o puntas de flecha y de lanza. Al igual que todos los vidrios volcánicos y algunos otros tipos de rocas, la obsidiana se rompe con una característica fractura concoidea. Puede golpearse con piedras duras para modificar su forma. La obsidiana también se pulió para crear espejos rústicos tempranos. Para calcular la edad de los artefactos de obsidiana, los arqueólogos modernos desarrollaron un sistema de datación relativa conocido como datación por hidratación de obsidiana.

En el período de El Obeid en el quinto milenio antes de Cristo, se elaboraron cuchillos a partir de obsidiana minado en lo que hoy es Turquía.​ En el Antiguo Egipto se utilizó obsidiana importada de las zonas del Mediterráneo oriental y las regiones del sur del Mar Rojo. La obsidiana también se utilizó en circuncisiones rituales por su agudez y manejabilidad.​ En la zona del Mediterráneo oriental se utilizó el material para fabricar herramientas, espejos y objetos decorativos.​

El análisis cuidadoso de la obsidiana en una cultura o lugar puede ser de gran utilidad para reconstruir el comercio, la producción, la distribución y con ello comprender los aspectos económicos, sociales y políticos de una civilización. Este es el caso de Yaxchilán, una ciudad maya donde incluso se estudiaron las implicaciones de guerra vinculadas con el uso de obsidiana y sus restos.​ Otro ejemplo es la recuperación arqueológica de los sitios costeros Chumash en California, que apuntan a la existencia de un vínculo comercial importante con el lejano sitio de Casa Diablo en las montañas de la Sierra Nevada.​

Las culturas mesoamericanas usaron profusamente la obsidiana para elaborar herramientas y ornamentos. También la utilizaron para elaborar armas, como las espadas de madera dura con hojas de obsidiana incrustadas en ella, conocidas como hadzab entre los mayas, o macuahuitl entre los aztecas.​ El arma era capaz de infligir terribles lesiones por combinar las láminas afiladas de la obsidiana con el corte irregular de un arma de sierra.

La población nativa de América comercializaba la obsidiana por todo el continente. Como cada volcán —y en algunos casos cada erupción volcánica— produce obsidiana con características distinguibles, los arqueólogos pueden trazar los orígenes de un artefacto específico.

EN MÉXICO, Edo. de Hidalgo, tiene el yacimiento de obsidiana más grande del mundo – En la zona más alta de Hidalgo se encuentra uno de los yacimientos de obsidiana más grandes del mundo con obsidiana de todos los colores.

El Parque Ecológico y Reserva Natural del Cerro de las Navajas es una formación montañosa de más de 3000 metros de altura, que además de sus vestigios arqueológicos teotihuacanos, aztecas y toltecas, es un sitio destacado por la reciente exploración para la extracción de obsidiana.

De hecho, en este sitio se han encontrado minas de obsidiana, en los alrededores de la localidad de El Nopalillo, en el municipio de Epazoyucan, Hidalgo. La importancia del sitio radica en que es el único en el mundo donde puedes encontrar la obsidiana dorada.

La explotación de minas viene desde la época prehispánica, y de hecho en esa zona es posible encontrar muchos vestigios. Se estima que el territorio de extracción de obsidiana abarca alrededor de 200 hectáreas. Hoy se encuentran activas más de 22 minas con una profundidad de 20 hasta 100 metros. Gran parte de la población se dedica a la extracción, comercialización y elaboración de artesanía de obsidiana, ofreciéndola al público local, nacional y extranjero. Es la principal actividad económica de la comunidad.

En el centro de la comunidad de El Nopalillo se celebra «El Festival de la Obsidiana» en el mes de junio, donde se llevan a cabo diversas actividades culturales: conferencias sobre la historia de la obsidiana, exposiciones artesanales, presentación de danzas, grupos musicales y artísticos.

La zona más alta de Hidalgo se encuentra a 3 mil 180 metros sobre el nivel del mar, donde hay un yacimiento de obsidiana más grande del mundo. El lugar es conocido como Cerro de las Navajas ó Iztépetl en dialecto Náhuatl, al sur-sureste del estado de Hidalgo, a escasos 20 minutos de la ciudad de Pachuca.

Es algo muy singular imaginar que aquí trabajaban artesanos de la época prehispánica, teotihuacanos y toltecas. A la fecha todavía se siguen elaborando puntas de flecha, hasta cuchillos, navajas, vasijas y otros objetos que se utilizaban en actividades bélicas, políticas, religiosas, económicas, agrícolas y domésticas.

La obsidiana en la actualidad algunos cirujanos utilizan cuchillas de obsidiana porque su filo es hasta cinco veces más delgado que el de los escalpelos de acero. Los cortes hechos con las cuchillas de obsidiana son más finos y causan menos daño al tejido orgánico, permitiendo que las heridas quirúrgicas sanen más rápidamente. Aunque en Estados Unidos su uso quirúrgico en los seres humanos no ha sido aprobado por la Administración de Alimentos y Drogas (FDA), la obsidiana es utilizada como escalpelo por algunos cirujanos, porque las hojas de obsidiana bien elaboradas tienen un filo mucho más nítido que los bisturíes quirúrgicos de alta calidad de acero;​ el filo de la obsidiana tiene un espesor de tan solo 3 nanómetros. Incluso el cuchillo de metal más afilado tiene una hoja irregular y dentada cuando se ve bajo un microscopio; en cambio, la hoja de obsidiana sigue siendo suave y uniforme cuando se examina incluso con un microscopio electrónico. ​

La obsidiana también se utiliza para fines ornamentales y como piedra preciosa. Desde la década de 1970 se utilizó obsidiana para la fabricación de la base de los tocadiscos, como por ejemplo el modelo SH-10B3 de Technics, de color negro grisáceo.

7 Variedades De Obsidiana Mas Valiosas Que Existen

https://www.youtube.com/watch?v=GgrgN1oEZlI&ab_channel=ForodeMinerales

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Imagen: LVÁ       

La Voz del Árabe (LVÁ) – MÉXICO – Cd. de México, agosto 6 del 2021

 

Las declaraciones y opiniones expresadas en esta publicación sitio web en Internet son exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de La Voz del Árabe.

5 1 vote
Article Rating

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x