EL CORREDOR INTEROCEÁNICO DEL ISTMO DE TEHUANTEPEC: ES LA HORA DE LA ACCIÓN

176 visitas

Detengámonos en esta entrega y la siguiente, para analizar las acciones y planes, los avances y retos, las oportunidades y obstáculos. El CIIT está proyectado en tres etapas…

Emb. Jorge Álvarez Fuentes*

Si en tiempos pretéritos, prepandémicos, las decisiones y acciones oportunas eran determinantes, ahora, en estos complejos e inciertos tiempos, resultan decisivas. Lo que se decida, haga y construya hoy, como lo que se procrastine, deje de hacerse o se posponga, tendrán consecuencias decisivas para el presente y el porvenir, máxime en esta época inédita del mundo, definitoria para estados y regiones. Esta consideración se torna crucial respecto de los proyectos de infraestructura. En el país habrá una transformación profunda si se logra, en 3 años, que todas las poblaciones y comunidades urbanas y rurales tengan acceso a internet. De igual modo, si se logra superar el rezago histórico del sur sureste, a partir de las realizaciones del Corredor Interoceánico del Istmo de Tehuantepec (CIIT) y el Programa para el Desarrollo del Istmo (PDIT).

Detengámonos en esta entrega y la siguiente, para analizar las acciones y planes, los avances y retos, las oportunidades y obstáculos. El CIIT está proyectado en tres etapas, en las cuales se contempla la renovación del ferrocarril del Istmo, (una red ferroviaria de 309 kilómetros), la modernización y ampliación de los puertos de Coatzacoalcos y Salina Cruz (con un nuevo puerto petrolero y mercante) y la creación de 10 zonas económicas o parques industriales (de 500 a mil hectáreas, cada uno) en los estados de Veracruz y Oaxaca. El proyecto incide en un vasto espacio geográfico que comprende 79 municipios, 46 de Oaxaca y 33 de Veracruz, poseedores de una enorme riqueza biótica y una gran biodiversidad. Asimismo, este proyecto, el más importante para el Gobierno federal y los Gobiernos de ambas entidades, contempla la construcción de carreteras y caminos rurales, la modernización de aeropuertos, la instalación de una red de fibra óptica, la construcción de un gasoducto, el establecimiento de dos universidades tecnológicas y politécnicas, de centros de logística, de investigación científica y tecnológica, así como la creación de polos urbanos de desarrollo, además de un agro parque.

Se estima una inversión público – privada de 258 mil millones de pesos. El director general del CIIT ha insistido en la importancia de los cinco ecosistemas de desarrollo, enfocados a la agricultura, la ganadería, la silvicultura, la energía, las manufacturas y la logística. Se trata de un megaproyecto integral, cuya planificación se centra en la inclusión social, el combate a la pobreza y la erradicación de la pobreza extrema, la creación de empleos, la inversión en capital humano; en una apuesta por la sustentabilidad del desarrollo, teniendo como objetivos impulsar y diversificar la economía local, regional y nacional, con un eje en el comercio, a fin de atraer inversiones nacionales y extranjeras directas en las industrias de construcción, manufacturas, energía, servicios financieros, productos alimenticios y bebidas, vehículos ligeros, productos electrónicos, empresas de logística y paquetería, preservando y recreando, al mismo tiempo, la historia presente y pasada, las tradiciones, la cultura, el patrimonio material e intangible y las identidades de los pueblos originarios y afro mexicanos, conservado la extraordinaria flora y la fauna.

Entre los principales avances registrados y los retos presentes, se tiene ya el Plan Maestro del CIIT elaborado por la consultora Surban Jurong de Singapur, habiéndose adjudicado a las empresas los contratos para construir, rehabilitar, conservar y mantener los 5 tramos ferroviarios, por un monto de 2,643 millones de pesos. Los Gobiernos de Oaxaca y Veracruz han suscrito con el Gobierno federal, a través de la SEDATU, un convenio de colaboración para llevar a cabo el Programa de Ordenamiento Territorial y la Planeación Urbana del Istmo de Tehuantepec, una herramienta fundamental para distribuir de manera justa y sostenible los beneficios y las inversiones, asegurando en forma transversal, a nivel local y regional, el crecimiento económico, el desarrollo y el mejoramiento social, en los próximos años, sobre la base de una planificación estratégica. El Gobierno federal acordó con el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo la implementación del PDIT. El organismo internacional hará un diagnóstico de las necesidades sociales de las micro regiones y un mapeo de los 79 municipios, a fin de identificar las cadenas de valor potenciales, con una visión incluyente y de promoción de la igualdad de género.

La estrategia subyacente descansa en que sean los pueblos originarios, las comunidades rurales y las poblaciones portuarias y costeras los beneficiarios de las actividades económicas, comerciales y agroindustriales, y que a través de su cultura, gastronomía, manifestaciones artísticas y recursos naturales puedan desarrollar un turismo rural sustentable. Ello ha requerido trabajar de la mano con las autoridades federales, municipales, las asociaciones, uniones y organizaciones de productores y los comisariados ejidales.

No obstante, los recortes presupuestales, el próximo año, el CIIT recibirá 3,509 millones de pesos de la federación, lo que significa un 18.5 % de incremento respecto de las aportaciones de este año. El trabajo conjunto y la coordinación entre los Gobiernos estatales y el Gobierno federal, así como entre las distintas dependencias, en los tres niveles de Gobierno y con las instancias internacionales, serán determinantes para lograr superar algunas inercias y retrasos entendibles durante la pandemia. Clave que la perspectiva de lo local fortalezca la visión global y viceversa. Frente a los reclamos persistentes sobre las consultas indígenas, el mayor reto es que los Gobiernos contribuyan a reconstruir la identidad y cultura de los pueblos del Istmo para que, en efecto, sean los protagonistas de una transformación histórica.

*Jorge Álvarez Fuentes: Licenciatura en Filosofía por la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, ex embajador de México en Líbano y Nueva Zelanda. Estuvo adscrito a la Embajada de México en Canadá como Encargado de los Asuntos Culturales y de Medio Ambiente. Encargado director para África y Medio Oriente en la S.R.E. México. Entre sus publicaciones destacan: “La diplomacia en acción”, “De cara al mundo» y “Bandera al viento”

Información: El Siglo de Torreón / Imagen: LVÁ       

La Voz del Árabe (LVÁ) – EDITORIAL – Cd. de México, diciembre 28 del 2020

 

Las declaraciones y opiniones expresadas en esta publicación sitio web en Internet son exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de La Voz del Árabe.

5 1 vote
Article Rating

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x