PENACHO DE MOCTEZUMA – MÉXICO

590 visitas

-Pero la mayor incógnita sobre la historia del penacho es, sin duda, saber cómo y cuándo exactamente llegó hasta Austria.

Se conoce como Penacho de Moctezuma a un quetzalapanecáyotl o tocado de plumas de quetzal engarzadas en oro que actualmente se encuentra en el Museo de Etnología de Viena, en Austria. Según la tradición perteneció al tlatoani Moctezuma Xocoyotzin, en 1466-1520, aunque no hay certeza histórica de ello, ni autenticidad de su antigüedad. ​ Incluso que sea un atavío para la cabeza ha sido cuestionado.​ A lo largo de varios siglos, la pieza ha cambiado de dueños en varias ocasiones hasta parar en Viena, Austria. Durante el siglo XX fue parte de una campaña nacionalista promovida desde el gobierno mexicano para exaltarla como una pieza que debe ser devuelta a México.

El penacho es en realidad un quetzalapanecáyotl, una obra de los amantecas o artistas mexicas especialistas en la creación de objetos con plumas. Tiene una altura de 116 cm y un diámetro de 175 cm. El centro del penacho está hecho con plumas azules del ave xiuh totol, y tejuelos de oro en forma de medias lunas con piedras preciosas. Sigue una zona rosa de plumas de tlauquechol y otra zona de plumas marrones de cuclillo, de donde sale una hilera de plumas verdes de quetzal, algunas de hasta 55 cm. de largo. Sigue otra zona también de plumas de quetzal. En total tiene más de 222 plumas de quetzal. A pesar de que en la actualidad está muy deteriorado, su valor estimado por el gobierno austriaco es de 50 millones de dólares.

A finales del siglo XIX varios investigadores europeos, como Hochstetter y Eduard Seler se interesaron por la pieza. La identificación como quetzalapanecáyotl se debe a la antropóloga estadounidense Zelia Nuttall. ​ El penacho fue depositado en el Museo Etnográfico de Viena durante la Segunda Guerra Mundial, junto con otros objetos prehispánicos, que se han identificado con objetos litúrgicos del culto a Quetzalcóatl y Ehécatl.

Museo Etnológico de Viena – Abanico o estandarte procedente de México Central primera mitad del siglo XVI. El quetzal mesoamericano, ave de cola larga y plumas coloridas que se utilizaban para elaborar tocados y este penacho.

¿El Penacho de Moctezuma perteneció realmente a Moctezuma II, el último emperador azteca? ¿Fue una ofrenda de parte de éste al conquistador español Hernán Cortés? ¿Cómo llegó a Europa? Hoy, la leyenda sigue envolviendo los orígenes de este magnífico penacho.

En 1519, las naves de los conquistadores españoles alcanzaron las costas mexicanas y se toparon con un próspero Imperio azteca, gobernado por Moctezuma II. A pesar de que los primeros contactos fueron amistosos, Cortés y sus tropas finalmente derrocaron y apresaron al emperador. Se enviaron numerosos objetos a Europa, entre ellos, la soberbia corona de plumas. A finales del siglo XVI aparece en un inventario identificada como un «sombrero morisco», posteriormente como un «sombrero indio» e incluso, en 1788, como un «delantal indio». Según las investigaciones, esta errónea identificación probablemente obedece a la pérdida de un pico de oro que portaba en origen, por lo que no se pudo determinar ni la función ni la colocación de este. En 1908, durante el Congreso Internacional de Americanistas, que se celebró en Viena, se resolvió la cuestión al identificar la pieza como un penacho. Sin embargo, su verdadero origen sigue siendo un misterio, por lo que ha sido rebautizado oficialmente como «El Penacho del México Antiguo». Así se titula, a su vez, el libro en el que se han publicado los resultados de estas investigaciones, fruto de una cooperación cultural y científica entre Austria y México.

México ha reclamado en reiteradas ocasiones la propiedad del penacho, pero esta cuestión ha quedado momentáneamente aparcada. De momento, ha solicitado de forma oficial la concesión de este en préstamo. Austria ha rechazado la propuesta de transportarlo en avión a México, debido a la extrema fragilidad de la pieza, por lo que en todo caso se efectuará por vía marítima.

¿Cómo acabó en Austria? – Su sobrenombre se debe a la teoría más extendida sobre su origen: que el penacho fue un regalo de Moctezuma a Hernán Cortés a la llegada del español a las costas del golfo de México a inicios del siglo XVI.

Esto, según expertos, descarta la idea de que esta pieza concreta -compuesta por plumas de quetzal y otras aves montadas sobre una base de oro y piedras preciosas- fuera víctima de pillaje por parte de las tropas del conquistador español.

«Es obvio que durante la Conquista hubo saqueos, pero en este caso no podemos hablar de un robo porque fue parte de un obsequio con un propósito muy específico», señala Iván Escamilla, profesor del Instituto de Investigaciones Históricas de la Universidad Autónoma de México (UNAM).

«La idea de que esto se tenga que recuperar para hacer, de alguna manera, ‘justicia’… no tiene tanto sentido en este caso», le dice a BBC Mundo el investigador experto en historia colonial. Aunque Moctezuma le hubiera obsequiado el penacho a Cortés para entablar relaciones, no está comprobado que hubiese sido realmente utilizado por el líder azteca.

Expertos sostienen que es más probable que este tipo de objeto fuera utilizado por sacerdotes en ceremonias en lugar de por emperadores, quienes solían usar diademas de oro con una pieza triangular al frente. «No hay ninguna indicación escrita o visual que indique que Moctezuma usara ese tocado en concreto. Citarlo como si fuera un bien personal de él, es un error», apunta Escamilla.

Pero la mayor incógnita sobre la historia del penacho es, sin duda, saber cómo y cuándo exactamente llegó hasta Austria. Una de las principales hipótesis destaca el origen austríaco de la familia Habsburgo a la que pertenecía el rey Carlos I de España y V de Alemania, a quien Cortés le hizo llegar el penacho. Esto podría ser uno de los factores para que la pieza acabara en ese país europeo. Tras llegar a manos de la Corona española, Escamilla admite que hay «un hueco en la historia del penacho», hasta que a finales del siglo XVI la pieza fue localizada como parte de la colección propiedad del archiduque Fernando II de Habsburgo, quien era pariente de Carlos I.

Sin embargo, no es hasta el siglo XIX que se identifica y se atribuye su procedencia a México, a donde nunca regresó. Desde hace años, está considerada la pieza más relevante y estudiada en el Museo del Mundo de Viena, la capital austríaca.

¿Podrá volver a México? – En la actualidad, la opción más cercana y accesible para los mexicanos que quieren conocer el emblemático penacho es gracias a la réplica que se exhibe en el Museo de Antropología de Ciudad de México. El artista que creó la copia en 1940 tuvo que recurrir a imágenes de archivo, ya que no tuvo acceso a la obra original. Pero México no se rindió y siguió tratando de conseguirla.

En 1991, el gobierno mexicano reclamó a Austria su devolución. Veinte años más tarde, matizó su oferta y le ofreció intercambiarlo temporalmente por la carroza del emperador Maximiliano de Habsburgo y segundo emperador de México que se exhibe en el Museo de Historia o Castillo de Chapultepec, en la capital del país.

Pese al diagnóstico, el actual gobierno volvió a solicitar el préstamo durante el reciente encuentro de su esposa con el presidente de Austria, Alexander Van der Bellen, aunque el líder mexicano reconoció no estar muy esperanzado con los resultados. Ya se ha publicado información que no será así, reiteramos, porque el moverlo de lugar dañará el penacho al grado de que se deshaga o desarme y pierda su forma original no habiendo restauración posible.

El Penacho de Moctezuma: Plumaria del México Antiguo (Gobierno de México-Secretaría de Cultura)

DOCUMENTAL DE JAIME KURI – YouTube

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Información: Agencias – Cultura.Gob.Mx / Imagen: LVÁ

La Voz del Árabe (LVÁ) – MÉXICO – Cd. de México, octubre 23 del 2020

 

Las declaraciones y opiniones expresadas en esta publicación sitio web en Internet son exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de La Voz del Árabe.

 

5 1 vote
Article Rating

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x