CONTRARRESTAR LAS CONSPIRACIONES COMUNES CONTRA EL CÁNCER

– Por desgracia, en los últimos cuarenta años, la «guerra contra el cáncer» se ha convertido, en realidad, en un atolladero, un «Vietnam médico», una guerra interminable y calculada de «no ganar» contra el cáncer…

La llamada «guerra contra el cáncer» que con tanta propaganda alardeó Nixon no sólo es un fracaso miserable, sino que también se ha convertido en un mito monumental perpetuado por la Mafia Médica. Queremos creer que la «guerra contra el cáncer» quizás en algún momento fue concebida con un objetivo real de cura y prevención, pero resultó ser un esfuerzo por crear un flujo de ingresos perpetuo para la industria del cáncer al mismo tiempo que desviaba la atención de la presidencia fallida de Nixon y las hazañas extracurriculares. En 1971-1972, el gobierno de los Estados Unidos arrojó rápidamente una gigantesca cantidad de efectivo (alrededor de $100 millones) a este nuevo proyecto. Rápidamente se movilizaron con toda su fuerza para demostrar que el cáncer era causado por un germen o virus, porque un cáncer contagioso («¡Ay!») resultaría en el desarrollo de nuevos medicamentos y vacunas que la gente querría para siempre. ¡Genial! ¡Podían oír el tintineo de las monedas en sus alcancías!

Pero el dinero no es necesariamente igual a los resultados. En las últimas cuatro décadas, hemos arrojado billones de dólares a esta guerra falsa. Uno pensaría que después de cuatro décadas de investigación celosa y billones de dólares gastados, tendríamos esta terrible enfermedad bajo control. Sólo piense en la rápida explosión de ideas e innovaciones dentro de otras áreas tecnológicas. Por ejemplo, su iPhone ahora es más potente que las supercomputadoras más grandes de la década de 1980. Sin embargo, después de billones de dólares gastados y miles de millones de dosis de medicamentos y vacunas lucrativas, no sólo más personas mueren de cáncer que nunca, sino que más personas contraen cáncer a edades más tempranas que nunca.

Por desgracia, en los últimos cuarenta años, la «guerra contra el cáncer» se ha convertido, en realidad, en un atolladero, un «Vietnam médico», una guerra interminable y calculada de «no ganar» contra el cáncer, ya que se ganan innumerables miles de millones de dólares cada año por su perpetuación. Sin embargo, la industria del cáncer sigue cerrada en gran medida a las ideas innovadoras en el ámbito de los tratamientos alternativos para el cáncer.

Según el Dr. John Bailer, quien pasó veinte años en el personal del NCI “Instituto Nacional de la Salud” (por sus siglas en inglés) y fue editor de su revista, hablando en la Reunión Anual de la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia en mayo de 1985, «Mi evaluación general es que el programa nacional contra el cáncer debe ser juzgado como un fracaso calificado.”

De hecho, la Industria del cáncer (liderada por sus «mafiosos») ha librado otra guerra, una guerra contra aquellos que abogan por el uso de tratamientos alternativos para el cáncer. En la raíz de esta nueva guerra está el todopoderoso dólar. La verdad es que, dado que los tratamientos convencionales pagan lo mejor, se promocionan como los tratamientos más efectivos. Se trata de la economía del cáncer, no de encontrar una cura.

Como contador público, tiendo a ver las cosas desde una perspectiva «económica». Desde esa perspectiva, la Industria del Cáncer tiene el modelo de negocio perfecto. Las grandes farmacéuticas y las otras compañías químicas obtienen enormes ganancias de la venta de productos químicos cancerígenos que se vierten (a menudo intencionalmente) en nuestros alimentos, agua y aire. Luego, obtienen aún más ganancias al fabricar y vender medicamentos costosos, ineficaces y tóxicos para tratar el cáncer y otras enfermedades causadas por sus propios productos. Luego, en la jerga del béisbol, completan el «triple play» vendiendo medicamentos adicionales para hacer que los efectos secundarios de los medicamentos primarios sean más soportables. En la jerga empresarial, la industria del cáncer está sentada en una «vaca de efectivo». Desafortunadamente, esta fuente de ingresos es una estafa a expensas de los pacientes con cáncer.

Para colmo de males, permitieron que John y Jane Taxpayer (es decir, usted y yo) financiáramos su investigación sobre más formas de no curar el cáncer mientras seguían promocionando sus medicamentos con ganancias obscenas. Para asegurarse de que el público permanezca felizmente inconsciente de los verdaderos hechos sobre el cáncer, han creado «porristas» de grupos de fachada (como el Instituto Nacional del Cáncer y la Sociedad Americana del Cáncer) para difundir desinformación en nombre de la educación sobre el cáncer, mientras que el resto de la Mafia Médica está ocupada peleando una guerra territorial hostil para asegurarse de que los tratamientos alternativos contra el cáncer permanezcan suprimidos y los médicos que usan estos tratamientos sean perseguidos y expulsados del condado.

Una de las formas en que se libra esta guerra territorial es a través de la publicidad. Las grandes farmacéuticas no sólo ganan miles de millones de dólares anuales en la venta de medicamentos, sino que también invierten miles de millones de dólares en la publicidad de medicamentos recetados cada año. Y, dado que las personas en Estados Unidos suelen tomar sus decisiones clave basándose únicamente en lo que ven en la televisión y lo que escuchan en la radio, ¿no es de extrañar que estemos en gran parte desinformados sobre los tratamientos alternativos para el cáncer? La Mafia Médica ha hecho todo lo que está a su alcance para asegurarse de que no sepa la verdad sobre los tratamientos alternativos para el cáncer. Las estaciones de televisión y otros medios de comunicación no se atreven a transmitir nada que pueda dañar a uno de sus mayores anunciantes: las grandes farmacéuticas.

Verá, los ciudadanos del mundo (especialmente en los Estados Unidos) están hipnóticamente programados y cautivados por los efectos anestésicos de un medio de comunicación global corrupto y monopolístico comprado y pagado por Wall Street, las Grandes Farmacéuticas y la Mafia Médica. El gobierno de los Estados Unidos es el jefe de la serpiente del gobierno global. De la cuna a la tumba estamos distraídos por la televisión, empobrecidos por el consumismo y endeudados por el cáncer. Como resultado, todos están demasiado hipnotizados por la propaganda como para ver que la guerra contra el cáncer es tan falsa como la guerra contra las drogas y la guerra contra el terror, las cuales «desacreditaremos».

No importa cuántas personas se afeiten la cabeza o corran por la cura o en bicicleta por todas partes, mientras la práctica de la buena medicina esté secuestrada por la Mafia Médica que tiene el control, la «guerra contra el cáncer» nunca se ganará. Según el Dr. Linus Pauling, (dos veces ganador del Premio Nobel), «la mayor parte de la investigación sobre el cáncer es en gran medida un fraude y las principales organizaciones de investigación sobre el cáncer no cumplen con sus deberes para con las personas que las apoyan”. Esta guerra contra el cáncer es uno de los fraudes más costosos (en términos de dinero y sufrimiento humano) que se han perpetrado contra el público estadounidense y de ahí al resto del mundo.

Se ha permitido que la codicia desenfrenada que raya en lo grotesco tome las decisiones en esta «guerra contra el cáncer» de más de 40 años, y los principales beneficiarios son las grandes compañías farmacéuticas y la industria del cáncer tremendamente rentable en su conjunto, incluidas las desafortunadamente algunas de las llamadas organizaciones «sin fines de lucro» como la Sociedad Americana del Cáncer. Verá, encontrar la «cura»para el cáncer podría poner a las grandes farmacéuticas fuera del negocio y sin duda terminaría con las carreras de innumerables médicos y los llamados «investigadores». «Mientras tanto, las organizaciones benéficas y los hospitales contra el cáncer todavía prometen con confianza «superar al cáncer» mientras exhortan a los donantes a caminar, andar en bicicleta o incluso jugar hockey sobre hielo, pero nunca te hablan de lo perjudicial que resulta consumir basura malamente llamada alimento y comida chatarra como Kentucky Fried Chicken, irónicamente uno de los patrocinadores del mes de concientización sobre el cáncer de mama. ¡Por favor abramos los ojos!

Es una ecuación económica simple. Mantener al público ignorante sobre las causas reales del cáncer y los tratamientos efectivos para el cáncer da como resultado más pacientes con cáncer. Más pacientes con cáncer resultan en más ventas de medicamentos de quimioterapia, más radiación y más cirugía.

Tristemente, es el dinero, en lugar de la ética moral, el factor decisivo para la Industria del Cáncer y la Mafia Médica. Para ser honesto, su objetivo es proporcionar un alivio temporal al tratar los síntomas del cáncer con medicamentos, sin abordar la causa del cáncer. Esto asegura visitas regulares al consultorio del médico y requiere que el paciente regrese rutinariamente a la farmacia para volver a surtir sus recetas. De esto se trata el juego, simple y llanamente.

La supervivencia de la Mafia Médica y las Grandes Farmacéuticas depende de la eliminación (por cualquier medio) de los tratamientos naturales efectivos contra el cáncer y la perpetuación de la pretenciosa «guerra contra el cáncer». Al dificultar el acceso a los remedios naturales para la salud, estos «gángsters médicos están protegiendo su monopolio y al mismo tiempo alimentando su propia megalomanía. A decir verdad, especialmente en lo que respecta a los tratamientos contra el cáncer, la Mafia Médica y sus amigos de las Grandes Farmacéuticas están ejecutando un gran esquema de extorsión, y sus tácticas hacen que Alcapone parezca un niño de coro.

En palabras de Devra Davis, autora de La Historia Secreta de la Guerra contra el Cáncer, «La guerra contra el cáncer se propuso encontrar, tratar y curar una enfermedad. No se tocaron muchas de las cosas que se sabe que causan cáncer, incluido el tabaco, el lugar de trabajo, la radiación o el medio ambiente global. La prueba de cómo el mundo en el que vivimos y trabajamos afecta si contraemos cáncer se pasó por alto o se suprimió. Esto no ha sido un accidente. La «guerra contra el cáncer» fue dirigida por líderes de industrias que fabricaban productos que causaban cáncer y, a veces, también se beneficiaban de los medicamentos y las tecnologías para encontrar y tratar la enfermedad.”

Seamos honestos. Ningún negocio rentable intentará eliminarse a sí mismo. La Industria del Cáncer (un cartel que consiste en los NIH, el NCI, la ACS, la FDA, la AMA y las grandes farmacéuticas) sobrevive y prospera buscando perpetuamente «la cura» pero nunca encontrándola. Este gigante multimillonario simplemente no está interesado en encontrar una cura. El objetivo es desarrollar un flujo continuo de pacientes con cáncer que son engañados para que piensen que necesitan comprar «medicamentos contra el cáncer» costosos por el resto de su vida. La competencia (tratamientos efectivos, no tóxicos y naturales para el cáncer) debe ser sofocada, independientemente del costo.

Según C. S. Lewis en The Screwtape Letters: «El mayor mal no se hace ahora en esas sórdidas “guaridas del crimen” que a Dickens le encantaba pintar. No se hace ni siquiera en los campos de concentración y de trabajo. En ellas vemos su resultado final. Pero es concebido y ordenado (movido, secundado, llevado y minado) en oficinas limpias, alfombradas, cálidas y bien iluminadas, por hombres tranquilos con cuellos blancos y uñas cortadas, y mejillas bien afeitadas que no necesitan alzar la voz. Por lo tanto, naturalmente, mi símbolo para el infierno es algo así como oficinistas en las oficinas de la industria sin escrúpulos donde el dinero es un Dios y la humanidad brilla por su ausencia.”

La próxima vez que se le pida que done a una organización contra el cáncer, sea cauteloso en que ésta ataque causas y no simplemente quiera dar paliativos y acallar síntomas temporalmente; tenga en cuenta que si no elige a consciencia a quién apoyar, su dinero se utilizará para sostener una industria que ha sido considerada por muchos científicos eminentes como un fracaso calificado, por muchos médicos como un fraude completo y por otros (incluido yo mismo) como comparable a la Cosa Nostra.

Los dejo con una cita de James Watson, el descubridor del ADN y Premio Nobel: «La guerra contra el cáncer es un montón de mierda».

Fuente de publicación original: https://thetruthaboutcancer.com/countering-common-cancer-conspiracies/

Escrito por: Ty Bollinger traducido y adaptado por Mauricio Saraya Ley


Asociación Morelense de Lucha Contra el Cáncer A.C.

 

PDF – Contrarrestar Las Conspiraciones Comunes Contra el Cáncer

 

Información: AMORCC Imagen: LVÁ

La Voz del Árabe (LVÁ) – VIDA y SALUD – Cd. de México, noviembre 9 del 2022

 

Las declaraciones y opiniones expresadas en esta publicación sitio web en Internet son exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de La Voz del Árabe.

 *Descargo de responsabilidad: este artículo no pretende proporcionar consejos médicos, diagnósticos o tratamientos. Las opiniones expresadas aquí no reflejan necesariamente las de Asociación Morelense de lucha contra el Cáncer ACLa Voz del Árabe, o su personal.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.