FRUTAS vs CÁNCER

692 visitas

-¡Grandes NOTICIAS! Frutas y verduras que realmente destruyen las células cancerosas.

En los Estados Unidos, el cáncer, solo superado por las enfermedades cardíacas como una de las principales causas de muerte, cobrará la vida de más de 600,000 personas, según las estadísticas actuales de los Institutos Nacionales de Salud. Sin embargo, lamentablemente, hasta el día de hoy, la mayoría de las personas permanecen desinformadas sobre el verdadero poder de las frutas y las verduras para detener el crecimiento de las células cancerosas y la muerte prematura.

Sin duda, esto no sorprenderá a nadie consciente del aumento en el uso de pesticidas / herbicidas en nuestras tierras agrícolas; el consumo de demasiados alimentos chatarra (muy procesados) y medicamentos peligrosos; la exposición cada vez mayor a la radiación inalámbrica (microondas); y la aplicación constante de toxinas químicas en el cielo. Por supuesto, la proliferación de alimentos azucarados altamente procesados cargados con organismos modificados genéticamente (OMG) es la razón principal por la que vemos tanto sufrimiento en este mundo.

Pero, digamos lo obvio: según muchos proveedores de atención médica calificados, la gran mayoría de estas muertes, así como los 1.8 millones de nuevos casos que se diagnosticarán en 2020, son prevenibles. Debemos hacer todo lo que esté a nuestro alcance para evitar cualquier amenaza a nuestra salud y felicidad.

¿Qué podría ser más importante que eso?

¿Dónde están las verduras? Es hora de exponer al «gorila de 800 libras» en la habitación.

En un artículo publicado en Pharmaceutical Research, los autores, investigadores de la Universidad de Texas MD Anderson Cancer Center, afirman que sólo del 5, máximo el 10% de los cánceres se pueden atribuir a causas genéticas (y aún en esos casos puede hacerse mucho para prevenirlos); el estilo de vida y los factores ambientales representan el resto. De los factores que se cree que contribuyen al cáncer, que incluyen el tabaquismo, la mala alimentación, los contaminantes ambientales, la exposición desmesurada o exagerada al sol, la obesidad, las infecciones, el estrés, el alcohol y la inactividad física, la dieta es uno de los más significativos, ya que representa aproximadamente un tercio de muchos tipos de cáncer y hasta el 70% de los cánceres colorectales.

Estas estadísticas son realmente motivo de esperanza: la dieta es una cosa sobre la cual tienes un control completo. Para ser perfectamente claro, nada puede ser más importante para evitar el crecimiento de las células cancerosas que comer una dieta saludable (orgánica) llena de frutas y verduras cultivadas localmente.

La coloración brillante de las frutas y verduras es una guía para sus cualidades protectoras. Comer una buena cantidad de frutas y verduras frescas y orgánicas; una cantidad modesta de alimentos de origen animal de “alta calidad” (libres de antibióticos, hormonas, cautiverio) y granos selectos como la quinua o el mijo, así como restringir la ingesta total de calorías de “mala calidad” puede ayudarlo a reducir drásticamente su riesgo de cáncer. Debido a sus pigmentos naturales beneficiosos, frutas y verduras tienden a ser brillantes o profundamente coloreadas – imaginar el naranja brillante de las zanahorias y mandarinas, el rojo vibrante de los tomates, el verde intenso del brócoli, y el rico índigo de los arándanos.

Con algunas excepciones notables, como la cebolla y el ajo, las frutas y verduras que prolongan la vida son reconocibles por sus llamativos tonos. Naturalmente, debido a las presiones sociales o los hábitos «viejos», a veces puede ser un desafío comer sano, pero las recompensas valen la pena el esfuerzo.

Las frutas y verduras se cargan con fitoquímicos para prevenir el cáncer.

Los investigadores nos dicen que hay tantos como 25,000 diferentes productos químicos vegetales, muchos de los cuales son anticancerígenos; carotenoides, quercetina, resveratrol, indol-3-carbinol y sulfurofano se encuentran entre los más bien estudiados que se consideran muy potentes. Estos compuestos no sólo son una forma segura de dirigirse a múltiples vías de señalización celular, sino que también desempeñan un papel importante en la reducción de la inflamación, que ahora se reconoce como la raíz de muchas enfermedades potencialmente mortales, incluido el cáncer.

Una de las formas en que los fitoquímicos se dirigen al cáncer es bloqueando la producción de células b del factor nuclear kappa. Estas células, también conocidas como NF-kB, son un marcador inflamatorio; los bioquímicos creen que la regulación incorrecta de NF-kB por parte del cuerpo está asociada con el desarrollo de cáncer.

¿Qué tienen de especial los carotenoides?

Los carotenoides, un grupo de pigmentos vegetales, son tanto antiinflamatorios como anticancerígenos. El betacaroteno, que se encuentra en las zanahorias, las calabazas, las batatas y las hojas de remolacha, es una provitamina que el cuerpo convierte en la vitamina antioxidante A. El licopeno, un carotenoide que se encuentra en los tomates, el pomelo y la sandía, se ha demostrado en estudios en animales y en humanos como un poderoso combatiente del cáncer, capaz de eliminar los Radicales libres: bombeo de los sistemas de desintoxicación del cuerpo e inhibición de la proliferación de células cancerosas.

Otros carotenoides incluyen luteína, zeaxantina, capsantina, crocetina y fitoeno. Según una revisión científica de 2002 de estudios publicados en Cancer Metastasis Review, algunos de estos pueden tener capacidades de prevención del cáncer para superar incluso la del betacaroteno y el licopeno; la investigación está en curso.

¿Cómo puede la quercetina ayudar a prevenir el cáncer?

Un flavonoide que se encuentra en los cítricos, perejil, manzanas, cebollas, uvas y varios tipos de bayas, la quercetina es antiinflamatoria, antioxidante y apoptosica, lo que significa que puede inducir la muerte celular programada en las células cancerosas. La quercetina también bloquea la activación de NF-kB, y se ha encontrado en estudios en animales para prevenir el cáncer de colon y pulmón.

Las cebollas, una fuente particularmente rica de quercetina, han sido acreditadas por los investigadores con la potencia contra el carcinoma de células escamosas, una forma común de cáncer de piel. Los investigadores están particularmente impresionados con la forma en que la quercetina previene el daño al ADN celular al proteger las hebras de la rotura.

La fruta y el chocolate negro pueden inhibir la inflamación.

Un compuesto polifenólico que se encuentra en las uvas, los arándanos y el chocolate negro, el resveratrol actúa contra los cánceres de mama, próstata, estómago, páncreas y colon. Al igual que la quercetina, el resveratrol puede inducir apoptosis, suprimir la activación de NF-kB e inhibir el crecimiento y la metástasis de las células cancerosas.

También inhibe las sustancias inflamatorias COX-2 y lipoxygenase, e impide tumores reduciendo su capacidad de crecer vasos sanguíneos. Además, el resveratrol suprime las moléculas de adhesión, lo que hace que las plaquetas en la sangre se agrupen menos, reduciendo el riesgo de aterosclerosis.

Los investigadores están trabajando actualmente para crear versiones de resveratrol con mayor biodisponibilidad, en otras palabras, la capacidad de ser absorbido y utilizado por el cuerpo, para aplicaciones en el tratamiento del cáncer.

Indol-3 carbinol bloquea el crecimiento de las células cancerosas.

Un flavonoide que se encuentra en el brócoli, las coles de Bruselas, el repollo y la coliflor, el indol-3-carbinol combate el cáncer al inducir enzimas que ayudan a metabolizar los carcinógenos. Al igual que otros fitoquímicos beneficiosos, este combatiente contra el cáncer modula los factores de transcripción nuclear. En estudios de tubos de ensayo, se ha demostrado que el indol-3-carbinol inhibe la invasión del tejido normal por células cancerosas invasivas. Entonces, tenemos otra buena razón para comer nuestras verduras.

¿Preocupado por el cáncer? Coma muchas verduras crucíferas.

Al igual que el indol-3-carbinol, el sulfurofano se encuentra en vegetales crucíferos, como el brócoli y las coles de Bruselas. Los estudios en células y animales han atestiguado fuertes efectos anticancerígenos. Los investigadores han descubierto que el sulfurofano induce enzimas de fase 2 que desintoxican los carcinógenos. Además, el sulfurofano induce apoptosis, inhibe NF-kB y elimina los radicales libres.

La conclusión: La naturaleza ha reservado los colores más brillantes en su paleta para adornar aquellos alimentos que más nos protegen del cáncer y otras enfermedades. A diferencia del protocolo de semáforos, los colores rojo, amarillo y verde, cuando se encuentran en frutas y verduras frescas y orgánicas, todos señalan «ADELANTE”

Publicado originalmente en inglés por naturalhealth365.com. Escrito por Karen Sanders y traducido por MSL para AMOR CC. Las fuentes de este artículo incluyen: Cancer.gov – NIH.gov – www.livescience.com

 

Asociación Morelense de Lucha Contra el Cáncer A.C.

 

 Información: AMORCC Imagen: LVÁ

 

La Voz del Árabe (LVÁ) – VIDA y SALUD – Cd. de México, marzo 17 del 2021

 

Las declaraciones y opiniones expresadas en esta publicación sitio web en Internet son exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de La Voz del Árabe.

 *Descargo de responsabilidad: este artículo no pretende proporcionar consejos médicos, diagnósticos o tratamientos. Las opiniones expresadas aquí no reflejan necesariamente las de Asociación Morelense de lucha contra el Cáncer ACLa Voz del Árabe, o su personal.

5 3 votes
Article Rating

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x