SENTIMIENTOS INTESTINALES: 4 FASES DIGESTIVAS

420 visitas

-Familiarízate con tus sentimientos intestinales: 4 fases digestivas.

La comunidad médica, y la sociedad en su conjunto, hoy día están dimensionando mucho más la profunda importancia de la salud intestinal. Sin embargo, dado que probablemente ha pasado mucho tiempo desde que cualquiera de nosotros tomó biología de octavo grado, es posible que ni siquiera recordemos cómo funciona el intestino.

El seguro de salud es costoso. Doctores, caros. Cirugía, costosa. Comprar suplementos que lees en línea y dejarlos languidecer en tu botiquín es tirar el dinero.

Lo que es más económico y efectivo es entender cómo funciona el sistema digestivo en todo el mundo. Una vez que tengamos una idea de lo que sucede durante cada una de las cuatro fases, puede ser más fácil determinar dónde hay una falla en la comunicación.

Fase 1: Ingesta – Todo el mundo sabe que tiene que comer para comenzar el proceso digestivo. ¿Pero sabías que la forma en que comes, el orden de los factores, tiene un impacto en tu salud intestinal bastante fuerte?

Al inicio del género humano, nuestras vidas se veían muy diferentes de lo que parecen ahora. Comimos de acuerdo con los ritmos circadianos y nuestro propio cuerpo, donde estábamos activos durante la luz natural y descansábamos cuando el sol se despedía. Cuando teníamos hambre por la mañana, cuando necesitábamos sustento para pasar el día y continuar trabajando, y mientras el sol se ponía y toda la comida había sido preparada.

Dado que la vida ha cambiado un poco desde entonces, es importante recordar cuando solíamos hacer muchas cosas positivas:

Masticábamos mucho nuestra comida. De hecho, el consenso en la comunidad médica es masticar alimentos alrededor de 32 veces por bocado. “a muchos les parecerá exagerado, sobre todo a quienes no degustan, sino simplemente degluten”.

Nos mantuvimos hidratados durante todo el día para asegurarnos de tener la saliva adecuada para ayudarnos a disolver los alimentos. La saliva contiene una enzima específica llamada «amilasa» que ayuda a descomponer los carbohidratos en azúcar. También hace que sea más fácil tragar alimentos.

Tomábamos bocados mucho más pequeños. Nadie debería estar devorando su comida a velocidades deformadas. Cuanto más te lleve comer, más pronto podrás reconocer que estás satisfecho, y no caerás una y otra vez en repetir esa trillada frase “Creo que comí de más”.

Comimos en estados pacíficos. No estábamos ansiosos cuando estábamos comiendo. Comimos al despertarnos y nos preparamos para el día, y comimos al sentarnos, cansados ​​de hacer ejercicio todo el día.

Fase 2: Desglose La saliva comienza este proceso. Pero la descomposición continúa por el esófago y hacia el estómago. Los alimentos ingresan al estómago a través del peristaltismo, que es una contracción y relajación de los músculos que baja por un tubo en forma de onda.

Hay dos tipos de procesos en la digestión: mecánica y química. Hemos revisado la mecánica: masticar y rechinar con dientes.

Lo que sucede en la descomposición es en gran medida el proceso químico, cuando el alimento parcialmente digerido se encuentra con los jugos gástricos, pancreáticos y ácidos secretados por el estómago. A nivel molecular, estas secreciones descomponen los alimentos en pedazos aún más pequeños de nutrientes para que puedan ser absorbidos.

Si tienes problemas con la digestión (y todos sabemos lo que se siente: opresión en el pecho, acidez estomacal, estómago revuelto) estos son algunos remedios fáciles para la digestión:

*Tabletas de digestión de ácido clorhídrico, o bien consumir sabores Amargos, como ajenjo, genciana, bardana, agrimonia, chilcuague, regaliz, diente de león y vinagre de sidra de manzana.             

*Nota Importante: “Cada individuo tiene que descubrir su límite saludable de consumo, ya que la toxicidad de una sustancia está íntimamente ligada a la cantidad”.

Pero sobre todo, presta atención a los alimentos que estás comiendo y lo fácil o difícil que es para tu cuerpo tratar de descomponerlos en nutrientes.

¡Si estás haciendo que tu cuerpo coma comida rápida tres veces al día y luchas para obtener nutrientes de eso, hay una razón por la cual tu barriga está sufriendo! De hecho, si notas que la indigestión es algo que experimentas habitualmente, intenta darle un respiro a tu intestino y come alimentos y refrigerios simples con sólo uno o dos ingredientes: manzanas con miel, aguacate, zanahorias y humus, por mencionar un par de ejemplos.

Fase 3: Absorción Así que masticaste tu comida, salivaste, convertiste lo que una vez fue una mordida fresca para comer en un bolo, lo enviaste a tu esófago y usaste los ácidos en tu estómago e intestino delgado para descomponer el lodo en pedazos de nutrientes digestibles.

El siguiente paso es hacer que esos nutrientes sean utilizables. Esto ocurre al absorberlos, o más bien, distribuirlos correctamente en las partes líquidas y sólidas, respectivamente, de las células y los tejidos.

Esto es lo que sucede: las células en el revestimiento del intestino delgado se alimentan y posteriormente absorben el quimo. Quimo es «el líquido ácido pulposo que pasa del estómago al intestino delgado, que consiste en jugos gástricos y alimentos parcialmente digeridos».

El revestimiento del intestino delgado está plagado con vellosidades, que son protuberancias en forma de dedos que agarran y absorben los nutrientes. Cuantas más vellosidades, mayor es la posibilidad de una absorción óptima de nutrientes.

Ahora, una vez que los nutrientes han pasado con éxito desde el intestino delgado al torrente sanguíneo, a través de las células, la sangre viaja con los nutrientes a varios tejidos del cuerpo, ya sea almacenándolos o utilizándolos como fuente de energía.

Varias cosas pueden salir mal durante el proceso de absorción. Por ejemplo, una afección llamada hipocloridria puede conducir a SIBO, que es el sobre crecimiento bacteriano del intestino delgado. Esto se debe a que la condición está marcada por una insuficiencia de ácidos estomacales, lo que significa que algunas colonias de bacterias prosperan más de lo que deberían, creando un desequilibrio en la diversidad necesaria para gozar de buena salud.

También se pueden experimentar cálculos biliares a través de un mal funcionamiento de absorción. Si hay un exceso de grasa en la bilis, lo que indica un error en la distribución, a menudo se producen cálculos biliares.

Fase 4: eliminación de residuos Hemos aprendido que el intestino delgado es donde ocurre la magia: se descompone y absorbe lo que puede usar. Luego, pasa el resto al intestino grueso. El intestino grueso no puede absorber más nutrientes; todo lo que se envíe a través de él simplemente pasará.

Típicamente, este desecho líquido contiene fibra, células de revestimiento intestinal muertas y materiales no digeridos. Esto explica por qué, si tu cuerpo es incapaz de digerir ciertos materiales (ej.: piensa en celíacos y gluten) el proceso de aliviar tus desechos es doloroso. Si tu intestino delgado no pudo descomponerlo y absorberlo, tiene que pasar por el intestino grueso.

Ahora, las fibras solubles se disuelven en agua, pero no las fibras insolubles. Esta es la razón por la que se recomienda hacer la distinción entre fibras solubles e insolubles.

El intestino grueso es responsable de coagular los desechos líquidos en . . . caca. Absorbe el agua y secreta moco, enviando heces a la entrada del recto y de allí es expulsado.

Si tienes problemas de eliminación, como estreñimiento o diarrea, es probable que sea un síntoma de un problema mayor y no el problema mayor en sí.

El estreñimiento es probablemente el más común, y en este caso, casi siempre es mejor tomar un laxante y mover los intestinos. Puede que no seas un experto en procesos corporales, pero al menos sabes exactamente qué va a pasar con la comida que comes desde el momento en que entra en la boca hasta que sale por completo de tu cuerpo.

Ahora debes entender por qué lo que comemos es tan importante: es literalmente el recurso para cada acto que cometemos como seres humanos, desde hablar, pensar, caminar, estabilizar nuestro estado de ánimo, y mil actividades más. Si comes comida chatarra, tu productividad en diversos ámbitos será directamente proporcional, así que te aconsejamos que consumas alimentos que te alimenten y no productos comestibles disfrazados de alimentos que podrás disfrutar por su atractivo y sabor, pero sin lugar a dudas terminarán por enfermarte.

Ahora que conoces mejor las reglas, disfruta plenamente de esta temporada decembrina, date permiso de comerte un par de pecados, pero no te excedas en nada, porque cada bocado que pones en tu boca se reflejará en cómo te sentirás y te verás mañana.

Artículo editado por M. S. L. para AMOR CC.

Asociación Morelense de Lucha Contra el Cáncer A.C.

 

Información: AMORCC / Imagen: LVÁ        

La Voz del Árabe (LVÁ) – VIDA y SALUD – Cd. de México, octubre 21 del 2020

 

Las declaraciones y opiniones expresadas en esta publicación sitio web en Internet son exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de La Voz del Árabe.

*Descargo de responsabilidad: este artículo no pretende proporcionar consejos médicos, diagnósticos o tratamientos. Las opiniones expresadas aquí no reflejan necesariamente las de Asociación Morelense de lucha contra el Cáncer AC, y La Voz del Árabe, o su personal. https://www.amorcc.mx/

5 2 votes
Article Rating

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x