HAN RAPTADO LA INFANCIA DE LOS NIÑOS SAHARAUIS, SON NIÑOS SIN IDENTIDAD PROPIA NI FUTURO: BACHAR EDKHIL

846 visitas

-El hispanista de origen magrebí aboga por fomentar el diálogo entre pueblos y expone a lo largo de esta entrevista su visión de áfrica y los problemas en el Mediterráneo.

Noor Ammar Lamarty (NA)

Bachir Edkhil (BE) nació en la ciudad de El Aaiún cuando el Sahara estaba bajo dominio español. Su familia residía allí, sin embargo, se trata de una familia descendientes de beduinos. Edkhil es un hispanista de origen magrebí, activista en pro de un desarrollo sostenido y responsable que emana de las bases de la pirámide donde los más afectados puedan participar satisfactoriamente en la solución de sus problemas inherentes al subdesarrollo y carencia de medios, aceptando la autocrítica constante como mejor forma de evolución como pueblo.  

Su voz es habitualmente escuchada en programas de radio y debates televisivos. Organiza, en colaboración con la Universidad Mohamed V, congresos académicos “entre dos orillas” para fomentar el diálogo y entendimiento entre pueblos y naciones del sur, su labor también ha impulsado diversas organizaciones y asociaciones en defensa de los derechos más elementales de las personas, especialmente de la población saharaui dado que Bachir Edkhile es un incansable luchador por la libertad y la tolerancia, lo que materializó en la creación de escuelas de formación primaria, de formación en informática, cursos de alfabetización de adultos, profesorado en distintas especialidades, dirigido principalmente a mujeres, a las que considera un núcleo imprescindible para el desarrollo. 

Actualmente, Edkhil trabaja como presidente de Alter Fórum, una de las principales ONG del Sáhara, aunque sin dejar de lado su pasión por la poesía. También es diplomático de la Academia de la Diplomacia del Reino de España.

NA – ¿Cuál es su opinión sobre el movimiento saharaui por la paz?

BE – Me gustaría extenderme en la respuesta de esa importante pregunta, para que el lector pueda acercarse, un poco, a una compresión más simple de los entresijos del problema y el trasfondo de las distenciones internas de ese movimiento a lo largo de esos casi cinco décadas pasadas. Así como algunas razones de la aparición de esas voces divergentes, o con opiniones diferentes al Polisario oficial. 

Es cierto que todo ese terror interior ha sido soterrado y ocultado hasta hace muy poco, y gracias en concreto a los grupos de WhatsApp que la gente se empieza a recibir información fidedigna de lo que ocurría allí en esos campos. A nivel internacional raros son los artículos discordantes o que dan cuenta de la realidad de lo vivido, o mejor, sufrido allí.

La imagen que se tiene de ese conflicto es que todos los saharauis están en los campos de Tinduf como refugiados ,y en el Sahara solo hay “colonos ocupantes” del territorio. Mientras que la realidad es bien distinta de eso.  

Creo que muchas personas con buena fe – sobre todo en España- les engaña la imagen, divulgada y expandida por doquier sobre el Polisario, (algunos medios españoles  la avalan, a pie juntitos, como si fuera una verdad absoluta que no acepta cuestionarse ) ; otros dedicados a la docencia y activismo académico tampoco ponen en duda esa falacia y se esfuerzan en copiar y pegar todo lo que expone el Polisario. Casi todos recalcan las mismas y pobres y trasnochadas nociones de un discurso obsoleto y despasado. Mientras que todo el que osa criticar,  o dejar las filas del Polisario, se le cuelga el sambenito de traidor o vendido.  Se emprende una atroz campaña en su contra, como ocurre en estos momentos con los cabecillas de este nuevo grupo cuyo  « crimen » es tomar la palabra y expresar su opinión. 

Esa imagen exótica, de niño bueno que nunca rompió un plato, difundida y defendida por grandes redes, e ingentes cantidades de dinero, cuenta con el respaldo de  un discurso muy bien  elaborado y taimado, bien presentado. Da entender que es pequeño y  víctima y democrático; mientras que la realidad es otra: el Polisario es una organización político militar financiada y protegida y preparada por los servicios secretos argelinos. No es en balde que esos campos estén en territorio de Tinduf. Es un sistema totalitario en toda regla. Un producto de la guerra fría que no supo adaptarse a los nuevos tiempos y buscar alternativas viables.

Dirigido por octogenarios vitalicios, mayoritariamente foráneos al territorio disputado. Ya van más de cuatro décadas machacando el mismo discurso y tejiendo un telón de humo irreal; vendiendo la miseria de una población, oriunda  de cuatro países, al menos, convertidas en el fondo de comercio muy rentable. Detrás de ese bello rostro se esconde otro mucho mas odioso. Tiene en su haber muchas muertes, asesinatos. principalmente de saharauis originarios del territorio ex español,( tildados de “hijos del joder macho”), o de cooperantes mauritanos. Es un sistema muy radical, parece una replica más horrorosa todavía del Gran Hermano, de George Orwell, donde todo está controlado y manipulado. De eso ni se salvan los amigos extranjeros y solidarios,  indignados por las nefastas condiciones de esos “proles” que se les prohíbe manifestar o mostrar descontento alguno.
 
El Polisario en sus inicios, y antes del intervencionismo argelino, era una organización, en principio, justificada por la presencia colonial española en el Sahara, o provincia española número 53; después  borrada de los anales de la historia oficial española en el Norte de África. Parece, por ahora, que está de moda que   algunas salas de tribunales españoles insistan en negar esos derechos de ciudadanos españoles que llevaban el carné español azul.  

Dicho esto, desde finales del año 1974, surgen intentos de democratización de esa organización de modo cívico y responsable, pero cada vez se repite la historia y en seguida se convierten en víctimas del terror iniciado por el nuevo Polisario, que no se manifiesta cara a la galería. En las mazamorras de Rachid ( Hamada ) murieron muchos saharauis y no saharauis. Incluso había una cárcel de mujeres dedicada a las madres solteras ( Gueret Buel-la). De esas mujeres que se presentan como las “más liberadas” del mundo árabe, no son más que fábricas de niños en medio de la nada y de la propaganda más eficaz. Todo eso se ha ocultado a la opinión pública. Y se enaltece  siempre el Polisario, el “árabe bueno”-que no es tan árabe- que lucha contra el moro “malo”. Incluso se agradece que aun haya “moros” buenos que se oponen al “feroz marroquí malo”. Esas corrientes de opinión predominan. No les interesa una paz duradera en la región.
 
Entonces, este nuevo movimiento surge en el momento que no hay ni guerra ni paz, eso sí: no faltan las amenazas y promesas que nunca ocurren. Creo que es una iniciativa que objetiva mover ese estatus quo, congelado a lo largo de los años y que solo beneficia los que han convertido a la “causa”  en un negocio redondo. No se puede nunca solucionar ese espinoso problema, sin pasar por una diversidad de opiniones y asegurar el derecho a la opinión. Solo cabe la vía democrática que no excluye a nadie. Hasta el momento el único que tiene voz es el carcomido y congelado Polisario. Todas las otras voces se acallan o se desoyen por no ser violentas o armados con armas y bombas. Ese error, por desgracia, incurre en él algunos medios de prensa, concretamente españoles, como se apuntó. Parece que alguien tiene interés en que se mantenga latente, y a fuego lento, la tensión en esta región, o siguen rabiosos, a modo de revancha por batallas o guerras perdidas en el pasado. Por desgracia nadie puede cambiar ni la geografía ni borrar la historia. Eso sí, los inteligentes y sensatos intentan ver el lado bueno de las cosas.

El surgimiento de este nuevo movimiento, como otros anteriores,  supone  un eslabón más de muchas tentativas de cambio. Cabe citar en este sentido,  por ejemplo, el movimiento masivo, desde finales de los ochenta, de más de doce mil personas, que han retornado a sus tierras de origen, conocidos como “aidin,”. Estos tiraron la toalla defraudados y conscientes  que ese proyecto, aparte de ser un engaño, se empotró en  un callejón sin salida; otros,  o volvieron a sus países de origen como Mauritania o Argelia, mientras que terceros grupos conforman  la diáspora actual  de saharauis en países europeos o americanos. Todo eso demuestra que el barco se hunde lentamente, aparte de la implosión acentuada de ese organismo. Es también una confirmación práctica  que el Polisario ni es representante único ni legítimo, como pretende. En ninguna parte existe un partido u organización, por muy mayoritaria que sea, se define como represente único. Solo los totalitarios se atreven a semejante barbaridad.

En cuanto a la imagen divulgada del Polisario en el mundo como fuerza defensora de derechos humanos es otro engaño evidente. Solo basta con ojear la Constitución,  (año 2012), del binomio Rasd- Polisario, en sus artículos 33 y 34, para darse cuenta que esa organización totalitaria no  reconoce en su seno asociaciones ni partidos políticos, ni ningún otra forma de expresión que no sea la del partido único, al estilo de la extinta Unión Soviética. Sin embargo, cara a la opinión, se presentan un sin fin de siglas como simulacro de sociedad civil, inexistente en  la realidad. Más claro que eso no hay.      

NA – ¿Ve con esperanza una posible negociación sobre el Sáhara por parte de Argelia y su presidente ? ¿ Cree que se podría llegar a algún acuerdo en firme que beneficie a todas las partes?

BE – En las tres o cuatro resoluciones últimas del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, se hace hincapié en la participación de los estados limítrofes, Mauritania y Argelia, en conjunto con Marruecos y el Polisario. Esto se puede traducir entre líneas que la organización internacional alcanza, al fin, a la conclusión que las partes reales de este embrollo son fundamentalmente Argelia y Marruecos. Mientras que el Polisario no es más que una pequeña organización dirigida, aparentemente, por saharauis marroquíes y argelinos ( en su mayoría nacidos en marruecos e hijos de oficiales o fuerzas de seguridad de ese mismo país) , sometida al poder real de los argelinos. No puede tomar la iniciativa ni tiene potestad para cambiar nada. Así que si no se entienden los argelinos y los marroquíes no habrá cambio ni resolución del conflicto. No olvidemos que es un conflicto basado en un desajuste de poderes y en intereses y juegos geopolíticos en la región.

La retórica del referéndum, y derecho a la autodeterminación, enarbolados por todas partes, aparte de su imposible es irreal celebración, debido a errores monumentales y de cálculo del lado Polisario,  y de pretendida legitimidad, se ha diluido el cuerpo electoral en las arenas del desierto. Lo que imposibilita la realización de ese referéndum. Los campos de Tinduf son una especie de multinacional de beduinos de todos los países magrebíes, y se sigue la raíz tribal-único punto de conexión- como elemento esencial de identidad. Lo cual pone en entredicho todas las fronteras de los países limítrofes. De eso está consciente Argelia.  La mayoría de sus yacimientos se ubican en tierra saharaui argelina. Esos mismos saharauis argelinos son mayoritarios en los campos de Tinduf.  Ósea, ciudadanos argelinos periféricos participan como militantes en la “causa” del Polisario. 

Dicho de otro modo: el cuerpo electoral dejado por España, contabilizado en unas 74 mil personas, ha sido alterado y enterrado por el aumento de una mayoría de personas de otros países. Es cierto que son de la misma raíz tribal, pero no son refugiados en sus países de origen. Esa medida no solo involucra los países limítrofes, por la presencia de sus conciudadanos en el conflicto, sino que imposibilita toda solución refrendaría. Por no poder determinar un cuerpo electoral viable y legítimo. Aparte que supone un peligro para la integridad de esos mismos estados por “prestar” sus ciudadanos a causas fuera de sus propias fronteras.
 
Es por esta confusión vergonzosa que el peruano Pérez de Cuellar, en su momento, Secretario General de la ONU, al entrevistarse, en una jaima (habitáculo beduino)  cerca de la escuela cárcel “doce de octubre”, con el difunto Abdel Aziz, presidente de Polisario, en el año 1985, descubre que el líder máximo no habla español. Es cuando se proponen los cinco criterios de identificación. La experiencia y el tiempo demostraron que son un verdadero fiasco.  

A título de ejemplo, para entender el enredo en que se ha metido el conflicto, supongamos, por un momento, que el Polisario se apoderaría del territorio de lo que fue provincia española, ¿qué ocurrirá con la gente saharaui argelina de Tinduf y sus alrededores? ¿Qué pasaría con sus tierras?

Algún “ilustre y brillante” y teórico dirigente marroquí saharaui del Polisario define a los saharauis « con toda persona que viste un turbante negro ». Más o menos, se incluyen así los trashumantes, de unos nueve millones de kilómetros cuadrados, y ciudadanos de cinco países en un conflicto, en principio de sencilla resolución, si se hubiera tenido en cuenta a la opinión de los saharauis de la colonia. Y no haberlos masacrado y excluido desde el principio de los designios de esa organización. 

Toda esa verborrea irreal la entierra las Naciones Unidas en su llamado a la búsqueda de una solución realista,  justa  y mutuamente aceptada por todas las partes. Observemos que no dice las dos partes, sino las partes. Entonces, la solución solo la pueden hallar Argelia y Marruecos en concreto, las dos partes reales de este diferendo, de cerca de medio siglo, y en el que pierden todos los pueblos y países magrebíes. Y se hipoteca el futuro de esos niños nacidos en el desierto mas inhospitalario del mundo.   

Terrorismo

NA – África es víctima del terrorismo y de los grupos islamistas más radicales, esto se acentúa en el Sahel, pero se sabe que ha habido captación por parte de estos grupos en los campos de refugiados, de jóvenes saharauis. ¿Qué piensa sobre esta amenaza que es cada vez más radical y que tiene un efecto cadena entre los más jóvenes?

BE – Por desgracia, el terrorismo es bien real. Es una amenaza y bien real y peligrosa. Mientras se hallan Estados fallidos y organizaciones que legitiman el uso de la fuerza como el único medio para lograr sus objetivos, seguiremos en la inestabilidad, y en un terreno abonado para el terrorismo de todo tipo. El norte de África es muy extenso. Y tiene un problema identidad inmenso. El termino pueblo aun no cuaja como debe y lo que realmente predomina es la identidad tribal en primer lugar.

Tiene una población relativamente muy joven. Necesita trabajo y vías para un desarrollo verdadero que tenga en cuenta las particularidades de la región y los deseos más legítimos a una vida digna para las personas y grupos sociales. La mayoría de esos programas internacionales e incluso nacionales, que se diseñan en oficinas lejanas al contexto, muchas veces no son viables al no tener en cuenta las necesidades reales y básicas de la base de la pirámide. Pienso que allí es donde hay que fijarse y acercarse, para brindar soluciones viables, soluciones pragmáticas y en concordancia con las verdaderas necesidades de la población sin caer en el populismo o en la creación de sociedades asistidas y en espera. 

No hay que olvidar que todas esas personas están muy bien informadas, gracias a las redes sociales y otros medios de información disponibles en todas partes, fruto de la galopante globalización, más que nada comercial que otra cosa. No hay ninguna chabola que no tenga, al menos, en el techo una antena parabólica. Esos programas provocan efectos llamada y necesidades varias aparte de las necesarias. Esos medios de información, por otro lado, son el medio más apropiado y gratuito por donde se infiltra el pensamiento terrorista yihadista, en nombre del Edén que cree que se abraza en la primera esquina, y en la explosión de la primera bomba. Es el verdadero caballo de Troya del mal del siglo XXI.

No olvidemos que en los campos de Tinduf, aparte de la deficiencia de las infraestructuras y la inoperancia de programas reales y falta de medios, los jóvenes están enclaustrados en una ideología totalitaria, justificadora de la violencia como medio legítimo. Esa ingente cantidad de jóvenes no vislumbra ninguna salida de ese atolladero en medio de la nada. Esos jóvenes necesitan salidas urgentes y lógicas para no caer en el terrorismo puro y duro, como ya lo han hecho algunos de sus amigos al adherirse a la causa del la Qaida del Magreb, y otras organizaciones de esa índole. Es apremiante que Marruecos y Argelia con el consiguiente apoyo de los países occidentales interesadas, lleguen a una solución equitativa para garantizar la paz en la región.

NA – ¿Qué opina sobre la ambición turca en el Sáhara y el Sahel? Gran parte de la región que rodea a Libia es un terreno fértil para la cooperación y la coordinación entre Ankara y las organizaciones terroristas activas. ¿Qué nos cabe esperar de Erdogan?
 

BE – Con la llegada de Erdogan al poder, Turquía aspira a retornar al papel otomano en sus edades de oro. No solo a nivel religioso sino también de supremacía. Ahora bien, toda esa región está en la mira e influencia de todos los países más potentes del mundo, por lo cual es imposible que tenga las manos libres para lograr sus objetivos. No olvidemos que el Norte de África, aparte de ser muy rico y estratégico, es el que más geográficamente se sitúa cerca a Europa. Y su estabilidad es primordial. Eso justifica la presencia militar de algunos países occidentales en el Sahel. Sin embargo se nota que en esa parte del mundo, en estos momentos, se está convertido en el punto más neurálgico de la lucha de intereses de unos y otros.

Y en todas las guerras, aunque sean soterradas o no visibles, todos los medios caben, por supuesto. El terrorismo no puede faltar en una situación caótica, con pueblos subdesarrollados y con algunos gobernantes corruptos y crisis multisectoriales y conflictos raciales. Fijémonos en el último golpe “dulce” ocurrido hace poco en Mali. Eso demuestra la fragilidad de la situación en el Sahel, en concreto, y el descontento de los pueblos ante las medidas de sus propios estados. Hasta ahora, lamentablemente, todos esos programas occidentales parecen dejar de lado o no tienen en cuenta los efectos de la pobreza extrema que afecta a más de 50% de la población, según algunas estadísticas recientes, aparte de luchas tribales, agrandadas por el incipiente nacionalismo, aprovechado por grupos yihadistas, proliferantes con exceso. Esos problemas no se pueden solucionar con la violencia ni con el hermetismo de ningún tipo. Ante tal situación Turquía, sin duda, no puede no ver esa situación y aprovecharla en su propio beneficio.    

NA – Usted ha creado un partido político y también una ONG, una asociación —Alter Forum— la más representativa del Sahara que se ha ocupado de alfabetizar a unas 35 mil mujeres y trabaja sobre lineamientos de economía social, activismo, liderazgo social y emprendimiento. ¿Cree que a menudo se olvida la causa social y las carencias de la población saharaui simplemente por centrar la atención en echar culpa? ¿Cuál cree que son las necesidades y las carencias de dicha población?
 

BE – En la anterior respuesta hice alusión un poco a eso. Hay un refrán marroquí que dice más o menos : “el gato no huye de la casa de la boda”. Tengo la impresión que muchos gobernantes creen que con la fuerza y los ejércitos podrán mantener, hoy día, una situación embarazosa, precaria, basada en el subdesarrollo más absoluto y en la pobreza más extrema. Si los occidentales lograron cierta estabilidad en sus países, es gracias a las políticas sociales y a la implantación del concepto de ciudadanía, independiente de la raza o el color o de cualquier distinción que sea. Nosotros en Norte África, tenemos en algunos países, buenas elites, pero pecan, a veces, al confeccionar sus programas, de cierta lejanía de las necesidades reales de la base de la pirámide. Es en la práctica donde se pierde el camino y se aleja del objetivo principal. Es evidente, que sin programas que influyan directamente, en el cambio hacia una mejoría de vida de las personas  en las periferias, se seguirán complicándose más las cosas y se recurrirá como siempre a la violencia.

Un estado de derecho real no tiene periferias ni es jacobino en sus administraciones. La estabilidad de nuestros países se juega en esas periferias. Aquí es donde el estado tiene que actuar con más determinación y contundencia. Todos los movimientos que desgastan los estados suelen surgir o afianzarse en las periferias. Es el terreno más abonado para la proliferación de revueltas o movimientos violentos de corte radical o yihadista. Peor aún, si sus ideologías descansan sobre nacionalismos de corte racial y tribal y de religión. Como dijo el pensador Sygmunt Bauman la “gente no quiere rendir su identidad” y sufre una seria “contradicción entre la identidad tribal y la ciudadanía”. 

Si nos fijamos en los conflictos actuales en el mundo, observamos que casi siempre son periféricos y de fronteras. Esa observación invita a  practicar políticas que haga participe el ciudadano y que no sean políticas de asistencia y de mano tendida. Ya en mi libro ‘Escribir sobre dunas’, hace años, insistí sobre la importancia de la economía social, en las sociedades beduinas y trashumantes, como  medio adecuado y apropiado a una productividad debido a su cercanía con su idiosincrasia y forma de vida.

Por supuesto, surge la necesidad en cuanto a una buena formación profesional, en concreto, con el propósito de hallar una ciudadanía activa y productiva y no guetos en las mismas ciudades. Algún difunto presidente dijo, alguna vez, con certeza absoluta  “que la gente no quiere ir al Edén con los vientres vacíos.”

En conclusión, en cuanto a mi experiencia personal tuve la suerte de conseguir el apoyo desinteresado y eficiente – al que agradezco-  de eminentes investigadores y profesores de universidades del mundo, sobre todo latinoamericanos, españoles, belgas, franceses y también africanos por supuesto, para crear el Instituto Sahariana “Al Andalus”  (AFESS), con el objetivo de estudiar todos esos fenómenos y situaciones y programas de modo académico, y que puedan servir de ayuda para una estabilidad real en la zona. Es una forma de aporta un granito de arena mas en la buena vía.

NA – ¿Cuál cree que es la mejor solución para los Saharauis de los campamentos de Tinduf? ¿Cree que existe buena voluntad por parte de Marruecos para una autonomía Saharaui según principios que negocien ambas partes? ¿Cree que el Polisario podría oponerse firmemente en caso de que otras ONGS decidieron iniciar un diálogo de negociación con Marruecos?

BE – En primer lugar, en los campos de Tinduf hay una situación lamentable y muy catastrófica que precisa una solución urgente.  Las necesidades de esa población desheredan e inerme son inmensas, y el Polisario es incapaz de solucionarlos. Por otro lado, no tiene asociaciones civiles tipo ONGs sino un grupo de personas, militantes activos de la propia organización que pretender defender derechos de mujeres, de trabajadores etc. Pero la realidad es otro.

Es necesario no olvidar que en la parte marroquí están los 73% de saharauis contabilizados por la ONU. Esto participan, cada vez, en elecciones marroquíes con todos los derechos. En el parlamento marroquí hay 37 parlamentarios saharauis electos. Todos los ayuntamientos, de la zona sahariana, es decir, en las verdaderas ciudades saharauis, y no simulacros en medio de la nada, están gobernados por saharauis de origen y también los presidentes de las diputaciones y regiones en su totalidad. Esos datos parece que no interesan a esas personas que creen que los saharauis, sobre todo los de la provincia española, están en los campos de Tinduf. Pues en Tinduf éstos nunca han sobrepasado las 18 mil almas, todos los demás son saharauis de países periféricos o nacionales de esos mismos países, depende como se les mire.

La solución más optima, a mi modesto parecer, es una autonomía real y con plenos derechos en Marruecos. Esa es la solución más pragmática y posible y más práctica. A cada país limítrofe le quedan sus propias “saharas”. Cuando se logra esta opción, se podrá pensar en un Magreb, más cohesionado y más pacífico y más rentable, incluso para los países europeos que les preocupa la estabilidad en la región y la garantía de sus intereses múltiples. Eso si no se debe excluir a nadie sea cual fuera su condición, tribu o país.

Poesía

NA – Como poeta y escritor, vivir tiempos tan convulsos y cambiantes ¿Cómo le ha influido a la hora de encaminar su carrera profesional? En su caso ¿el poeta nace o se hace?. ¿Escribir le ha ayudado a superar todas las dificultades que ha supuesto luchar por su pueblo y por sus derechos sociales?

BE – A lo largo de mi carrera intenté siempre comprender, o llegar a conclusiones, que me convencen. En mi caso personal, y a pesar del dolor de partir del cero cada vez, llegué a la conclusión que las aventuras juveniles que emergen y nos sitúan en la inopia no son aplicables en la vida real. Pues, a lo largo de ese largo proceso, tortuoso y doloroso en cantidad, nunca perdí las ansias de encaminarme por senderos en acorde a mis ideas y pensamientos.

El poeta, creo, que nace, aunque se puede formar. La poesía se preña de dolor y ansias y sufrimiento, pero también de ilusiones y sueños.  Para mí, la poesía es el arte de expresa sentimientos que no pueden ser dichos con palabras comunes, sino a través de emociones o pasiones o dolor que se transcriben en papel, prestando palabras y frases para ello. Es la forma de decir sin decir, de abrir el alma al baile de palabras. Para mí la poesía es una suerte de canalización, casi mística, que mece el alma de los dolores y perfuma el ser.

En efecto, la escritura es un modo de plasmar, en la medida de los posible, lo que pensamos o hacemos o sufrimos, sin olvidar nuestras alegrías y decepciones, pero también es una especie de terapia donde el escritor intenta  disentir o consentir, e incluso despojarse de su yo, ante una hoja en blanca; es un acto íntimo muy particular que produce sufrimiento pero también liberación. Es quizás una forma personal de monologar en silencio chillón, que plasmados en esas endebles hojas frágiles y eternas. Nuestro campo de batallas solo se libra con palabras. Nuestras espadas son las palabras y mecemos nuestros dolores con la palabra. Solo tenemos la palabra. Nuestro alivio es la palabra educada, dócil, sensual mismo.

Creo que podemos solucionar nuestros problemas e inquietudes solo con la palabra, el diálogo, la negociación, la comunicación. Otros medios, para mí son rechazados por su violencia y exclusión. Todos los conflictos deben ser oportunidades, para ser mejores,  que todos saldremos ganadores, que no haya perdedores en ninguna parte. Es paradójico lo ocurre. Nunca el mundo ha estado tan comunicado, y al mismo tiempo más incomunicado que nunca. Es una gran pena.

NA – ¿Cuál es la voluntad de trabajo de ALTER-FORUM? ¿Cómo cambió su perspectiva sobre el conflicto tras abandonar el Polisario y emprender otros rumbos?

BE – El Polisario regaló el sacrificio de su gente y firmó la paz en el año 1991 a cambio de un ilusorio y cutre y mal estudiado ‘Plan de Paz’. Entonces eso marcó el final de la “fiesta”. No hay guerra tampoco paz. Tampoco resultados tangibles. Todo a cambio de nada. Y ya llevan tres décadas con las mismas proclamas y amenazas eternas de emprender la guerra. Vivir eternamente de la ayuda humanitaria, con la mano tendida hacia el infinito y sin ningún tipo de resolución no me apetece, ni estar eternamente atado en medio de la nada, esperando la nada. Viviendo de eslóganes desfasados y de otras épocas, portadores de una pensamiento dogmático e ilusorio, no es lo mío. El etnonacionalismo no me convence ni ahora ni nunca. La vida es muy corta para regalarla. Eso no me conviene la verdad, así que decidí,  con mucha determinación, terminar la pesadilla pintada de rosa, cantada y ambientada por sentimientos xenófobos, ideológicos o por puro exotismo, volver a mi tierra de origen.

Mis objetivos siguen siendo la lucha por la dignidad de las personas, primero el ciudadano y después el pueblo. He dejado de crear en guerras entre banderas, sino en una paz para todos, y el derecho de toda persona a vivir con su dignidad y libremente.
Participo en la sociedad civil, Alter Forum, que ya tiene un excelente y saludable recorrido. Tiene la primicia en el campo de la economía social y en el liderazgo ejemplar, en cuanto a la implantación de cultura de trabajo, otrora ausente o desconocido en sociedades beduinas. Hablo de un trabajo organizado y reenumerado correctamente.

El primer proyecto lo montamos nosotros en una ciudad, Esmara, situada en el ombligo del desierto donde no había ninguna fabrica. En estos momentos es la ciudad capital de economía social en todo Marruecos Y ahora el Instituto Sahariana “Al Andalus”  para buscar soluciones adecuadas a la realidad e idiosincrasia de la población, que sirven para dar importancia y cambiar la precaria situación en a la base de la pirámide. Creo que sin una ciudadanía plena no puede haber ni paz ni progreso. El edificio no se edifica desde la cúspide, o techo, sino desde la base. Creo también en un país plural y descentralizado donde impera la ley sobre todos por igual. Allí vamos.

NA – ¿Qué cree que les depara el futuro a los niños saharauis de hoy en día? ¿Debería preocupar la influencia del Polisario y de los grupos terroristas en los jóvenes? ¿Cómo cree que está afectando la situación a la juventud que nace en Tinduf?

BE – Son niños que nacen sin identidad propia ni futuro. Es una infancia raptada. Y explotada. Por un lado, se les atiborra con proclamas e ideas racistas y excluyentes, basadas en el odio, como si nacieran para una guerra eterna, en lugar de instruirse correctamente por una convivencia pacífica y ser ciudadanos normales. Muchos de ellos, muy jóvenes, se destinan al ejército, como carne de cañón gratuita; otros, aún en edad escolar, se eligen portadores del estandarte revolucionario en países extranjeros. Una “diplomacia” particular llevada a cabo por niños para conseguir adeptos a la causa. Es un arma política disfrazada de humanitarismo,  especialmente, los que van en un programa denominado “vacaciones para la paz”. En verdad, es un método muy eficaz para encariñar a familias españolas con la causa de Polisario.

Algunos de esos niños se quedan en territorio europeo adoptados por familias en España o Italia. De mayores, ya con una educación occidental, sobre todo las niñas ( ya mujeres), cuando retornan a los campos son retenidos bajo pretextos justificados por la tradición o la presión familiar. Otro grupo de esos niños que merece recordarse es el errante en toda la región desértica, en busca de oportunidades y salidas para mejorar su precaria situación económica. En los últimos años se acrecentó la delincuencia allí, y la creación de grupos mafiosos de todo tipo. Es un man’s land sin ley ni orden. Por supuesto no pueden faltar quien es captado por el terrorismo internacional o el integrismo. Es una situación muy peligrosa y puede afectar a toda la región si no se remedia de modo eficiente y con programas y soluciones pragmáticas.

Son nuestros hijos y hermanos que no pueden ni tienen que malvivir eternamente, en el un desierto, sin destino ni sustento. Solo trabajan en beneficio de una puñados de dirigentes que prefiere sus intereses personales, que la de esa multitud inocente abandonada sin ningún tipo de amparo.

Nadie puede vivir eternamente de la ayuda humanitaria mientras que su tierra es una de las más ricas del mundo.

Publicada en: Atalayar.com / Imagen: Atalayar-agencias – Foto 1- Portada – PHOTO/BACHIR EDKHIL – El poeta saharaui Bachir Edkhil, quien fue uno de los fundadores del Frente Polisario / Foto 2- PHOTO/AFP – Un hombre saharaui sosteniendo una bandera del Frente Polisario en la zona de Al-Mahbes, cerca de los soldados marroquíes que custodian el muro que separa el Sáhara Occidental controlado por el Polisario de Marruecos / Foto 3- AFP/ RYAD KRAMDI – Refugiada saharaui en el campamento de refugiados saharauis de Bojador en las afueras de Tinduf, al suroeste de Argelia. / Foto 4 – AFP/ RYAD KRAMDI El presidente argelino Abdelmadjid Tebboune. / Foto 5 – PHOTO/AFP- Un grupo de bomberos y soldados malienses camina junto a un edificio destruido y coches quemados el 13 de noviembre de 2018 en Gao, después de que un coche suicida pasara la noche en el que murieron tres personas. / Foto 6 – PHOTO/AFP – Niños saharauis en el campamento de refugiados de Smara, en la provincia argelina de Tinduf.

    

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

La Voz del Árabe (LVÁ) – ESPECIALES – Cd. de México, septiembre 24 del 2020

 

Las declaraciones y opiniones expresadas en esta publicación sitio web en Internet son exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de La Voz del Árabe.

5 1 vote
Article Rating

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x