GRAN HOTEL DE LA CIUDAD DE MÉXICO

896 visitas

-Es un edificio auténtico desde su construcción en 1899, y es, también, historia de la CdMx y de México. Es el primer edificio en la ciudad con estructura Art Nouveau.

Un hotel, un museo, un lugar para pasar el tiempo y relajarse, un lugar para simplemente estar es el Gran hotel de la Ciudad de México.

Es a bien saber de muchos mexicanos y extranjeros que es un gran hotel con una historia digna de platicarse, es para los turistas un lugar que sorprende desde su entrada cuando miras al techo, ese domo hermoso de colorido impresionante, único en el mundo te espera para que hagas decenas de fotografías, porque es historia de México, de la capital mexicana, que siempre en cualquier temporada te espera con los brazos abiertos.

Cuando el Gran Hotel de la Ciudad de México era el centro comercial más importante de América – El Gran Hotel de la Ciudad de México es uno de los rincones con mayor esplendor, grandeza y distinción del Centro Histórico en la Ciudad de México. Es el primer edificio en la ciudad con estructura Art Nouveau.

Recorriendo la Plaza de la Constitución en la CdMx, el Centro Histórico principal, posee las calles principales de la ciudad de México, cuando se visitan es inevitable encontrarse con muchas joyas arquitectónicas que han marcado la historia misma del país,  definitivamente también la estética de esta metrópoli. Es la ciudad de los palacios, universidades, castillos y casas, son algunos ejemplos de los lugares que adquirieron la esencia de una especie de mexicanidad, un mestizaje de culturas únicas a lo largo de quinientos años de historias, leyendas y muchísimas crónicas.

El Gran Hotel de la Ciudad de México es uno de los rincones con mayor esplendor, grandeza y distinción del Centro Histórico. Se presume que, gracias a su distribución arquitectónica, valor histórico y calidad en servicios, este hotel ha sido galardonado por la Secretaría de Turismo como el primer hotel en México en formar parte del selecto grupo de establecimientos Premium. No obstante, este sitio no siempre se encontró en condiciones resplandecientes. Aquí un poco de su importante historia:

 En 1898, el arquitecto Daniel Garza comenzó a concebir la estructura del edificio bajo la petición del primer propietario, Sebastian Robert. Siguiendo el método de Chicago, una modalidad de construcción en la que se combina la fuerza del fierro emparrillado con el concreto, el edificio tenía el objetivo de convertirse en una tienda departamental, un concepto que para esas fechas aún no existía. El proyecto era realmente ambicioso y muy riesgoso, se planeaba posicionar al Centro Mercantil de México como el “centro comercial” más grande de toda América. En su momento lo fue, inclusive estuvo por encima de las tiendas existentes de EEUU y Canadá.

Para lograr su cometido, el general Porfirio Díaz, presidente en turno en ese momento, solicitó que el Centro Mercantil fue era el primer edificio emblemático en la ciudad con una estructura Art Nouveau. Inclusive se dice que, en 1899, fue él quien donó el lujoso candil tipo Luis XV que ahora luce en la entrada, como regalo de inauguración.

Esa tienda departamental llegó a causar furor entre sus visitantes gracias a la increíble diversidad de artículos, era habitada por las casas comerciales más importantes de la época, y por su elegancia de los elementos ornamentales, tales como los elevadores del lobby. Entre las piezas más emblemáticas de este lugar fue el ostentoso vitral de Tiffany, por Jaques Grubert, traído a México en 1908 para cautivar la atención de todo aquel que llegara por primera vez al lugar. El patrón del vitral del techo está hecho para evocar las vías del tren, que en ese momento eran un símbolo de modernidad. En el centro del domo de cristal hay tres medallones.

De hecho, el vitral se convirtió en patrimonio Cultural de la Nación al ser considerado como una obra de arte por el Instituto Nacional de Bellas Artes, uno de los cuatro más grandes que existen en todo el mundo, los demás se encuentran en París y San Petersburgo.

El interior del hotel mantiene la mayoría de su decoración original creada para la tienda departamental. Su decorado en estilo art Nouveau. Tiene una escalera ondulada y envolvente, que es una réplica de la tienda Au Bon Marché en París, sin embargo, se perdió en 1966. Los elevadores estilo jaulas y el techo de vitral diseñado por el artista francés Jacques Grüber son autentificados por ser los originales.

El Centro Mercantil cerró en 1958, quedando en desuso durante casi una década. Fue hasta que la familia Saba y asociados, los entonces propietarios del terreno, decidieron demolerlo para hacer un hotel. Cuando los dueños se percataron que la estructura servía para ese fin, se empezó a rescatar el lugar que estaba en el olvido.

Con el paso del tiempo, en 1968, el inmueble fue rebautizado con el nombre de Howard Johnson, aunque es principalmente reconocido como el Gran hotel de la ciudad de México. En esa época, el hotel abrió con 120 habitaciones llegando a su época de oro. Personalidades famosas como Cantinflas, María Félix, Pedro Vargas y Agustín Lara solían visitar este espacio para reunirse en el lobby, a lado del tradicional piano y de la reinvención de la comida fusión mexicana. No obstante, durante la década de los 90, el hotel cayó, de nuevo, en un periodo de olvido debido a una mala administración. El cantante español Luis Eduardo Aute, fue siempre gran admirador del hotel, era su fascinación, cada visita que hiso a México, en esta ciudad, siempre solicitó quedarse en el Gran Hotel de la Ciudad de México.

Esto provocó que los dueños regresaran a tomar riendas de su negocio para rescatarlo: entre 2003 y 2005, el hotel estuvo en remodelación para restituir la apariencia original y modernizar la estructura. En septiembre del 2005 se reinauguró como el Gran hotel de la ciudad de México, con tan sólo 60 habitaciones, un lobby con piano bar donde todos los viernes hay teatro, cuentistas, milonga y tangos. Mientras que el Restaurante Gran Hotel se encargó de revivir las antiguas reuniones, eventos y banquetes de una época de oro.

Del centro comercial más grande de toda América al hotel con una apasionante historia, este sitio desea recobrar su gloria en cada visitante, turista y huésped que llegue a cautivarse por este viaje en el tiempo.

En el libro de visitantes distinguidos del hotel se puede presumir de contar con la firma de un agente secreto de clase mundial: el Agente 007, James Bond. Daniel Craig, quien interpreta a James Bond en la película “Spectre”, se hospedó en el hotel, de hecho, en la película aparece breve escena en el hotel y algunos empleados, el concierge y varias camareras. Uno de los temores de los extranjeros son los temblores, el hotel tuvo una remodelación hace 10 años en la que se le invirtió 25 millones de dólares para renovar infraestructura y fortalecerlo como uno de los hoteles más seguros del centro histórico.

EN RESUMEN: El Gran Hotel de la Ciudad de México ocupa el extremo sur de ese lado a pesar de que parece que es el mismo edificio que el Hotel Majestic, realmente son dos. Este edificio fue el «Centro Mercantil» de 1899,​ construido por un mercante de nombre José de Teresa.​ A finales del siglo XIX, México hizo avances al modernizar los edificios introduciendo nuevas técnicas de construcción.​ Fue el primer edificio construido usando la técnica «Chicago» utilizando hierro y concreto, fue hogar de una de las primeras tiendas departamentales en la Ciudad de México, “El Centro Mercantil”.​ Su entrada y fachada están localizadas en la calle 16 de Septiembre y no en el Zócalo. Por esa razón, su fachada es la original neoclásica y no la neocolonial mandada a hacer por el gobierno para unificar la apariencia del Zócalo. Solo el lado que da al Zócalo ha sido remodelado en este estilo.

Dirección: 16 de Septiembre 82, Centro Histórico de la Cdad. de México, Centro, 06000 Ciudad de México, CDMX – Teléfono: 55 1083 7700

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Información: Agencia / Imagen: Agencia        

La Voz del Árabe (LVÁ) – ESPECIALES – Cd. de México, septiembre 18 del 2020

 

Las declaraciones y opiniones expresadas en esta publicación sitio web en Internet son exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de La Voz del Árabe.

5 1 vote
Article Rating

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x