LOS REMEDIOS, NAUCALPAN, EDO. DE MÉXICO

1.290 visitas

-Esta será una visita que nunca olvidará, para nacionales y extranjeros, con la familia o solo, el recorrido histórico por ese lugar es muy agradable, sobre todo cultural. Ahora que, si usted practica la religión católica, aún más gustará de todo lo que verá…

Luis Miguel Cobo

Fue en el año 2008 cuando el periodista y fotógrafo visitaba lugares no muy comunes en México, en los alrededores de la CdMx, en plan de investigar, sobre todo “fotografiar” todo lo que a su paso se presentara, más aun cuando se trataba de imágenes talladas en madera o piedra, muros gigantes, erguidos que hablan de siglos de historia, de piedra o cualquier material de la antigüedad, era grandioso poder hacer una foto de aquello, recorrer el lugar viajando mentalmente imaginando lo que se vivió en aquel lugar hace varios cientos de años, como sucedió en Los Remedios, un santuario de los tiempos de Hernán Cortes, un lugar lleno de energía que se puede sentir paso a paso por todo aquel lugar, podía ver en la mente claramente aquella ermita, imaginas de los movimientos en aquellos años que hoy son muy diferentes, hoy se puede ver y pisar pasto, en aquel tiempo sólo tierra y piedra, hoy árboles y plantas diferentes, en aquella época nopaleras por todas partes, magueyes uno tras otro, quizá ahuehuetes, en fin, era un México nuevo antes de la conquista, era una tierra virgen, si así se entiende por la no maltratada como lo hemos hecho hoy, en Los Remedios estamos dentro y empezamos a vivir en la mente un viaje en otra historia, otro lugar dentro de un lugar lleno de historia que al final dejará un buen sabor de boca y más cultura para todos…

Amigo lector, mexicano o extranjero, llegar a Los Remedios no es difícil, estar ahí es fácil soltando la mente que vuele sola, tu cámara o celular te dirá qué hacer, cómo sucedió al autor aquel año 2008, hace doce años, era otro México, era otra la situación, hoy estamos en el 2020. De igual forma es otro México. Las fotografías que verás al final son de aquella época, de los años en los que aun podías caminar y estar en cualquier lugar sin problema, hoy es lo mismo, pero debes ir con cuidado a cualquier lugar. La investigación de Los Remedios realizada por el periodista también es de aquel año, fue publicada en su blog personal obteniendo buenas visitas. Aquí dejamos la reproducción idéntica del artículo con las imágenes originales para dar paso a los Lugares Mágicos de México conocidos por conocer…

LOS REMEDIOS – (Edo. Méx. Julio del 2008) – El viaje es corto si lo hace antes de las diez de la mañana en sábado o domingo… Llegamos hasta Naucalpan, Edo. de México, si vamos en dirección norte entramos por Echegaray hasta llegar a la glorieta de Las Américas, de ahí, siguiendo los letreros, hasta Los Remedios, el cerro que antiguamente, en tiempos de la conquista, se conocía como Otomcapulco, o como dice el padre Vivaldo Oregel en su libro, también Otoncalpolco.

Es un lugar poco común para lo que realmente es la zona, Los Remedios es toda una tradición religiosa para los oriundos de Naucalpan y para mucha más gente de México, personas del extranjero vienen a ver el lugar y a la Virgen, aseguran es muy milagrosa: La Señora de Los Remedios, La Remediadora, La Generala, La Virgen Gachupina, La Rival de la Virgen de Guadalupe… Son apelativos que a través del tiempo se le han puesto a La Virgen de Los Remedios.

La historia comienza cuando un soldado de Hernán Cortés, Juan Rodríguez de Villafuerte trae la imagen de la Virgen de Los Remedios tallada en madera, de apenas 26 cm de altura y el niño 6 cm, data del siglo XV, procedente de alguna región de España, era la protectora en su viaje de conquista.

Según dice la historia, la Virgen de Los Remedios estuvo presente en la primera ceremonia religiosa católica realizada en México, que fue en Veracruz, no se sabe el lugar exacto, esta ceremonia fue realizada por Fray Bartolomé de Olmedo. El mismo año, 1519, se venera a la Virgen en el Templo Mayor de la Gran Tenochtitlan, en donde el Capitán Juan Rodríguez de Villafuerte la colocó por mandato de Cortés. Más tarde se realizó lo que se dice es una leyenda, otros la califican como historia, lo cierto es que no he podido encontrar algo que hable con certeza de la famosa “Noche Triste” y su árbol. La fecha asegura fue el 1° de julio de 1520, otros dicen que fue el 10 de julio del mismo año. Se dijo siempre que fue en Popotla, otros aseguran que no. Dice la leyenda que Hernán Cortes lloró bajo un Ahuehuete, dan por cierto que el árbol hoy aún vivo como si los años no hubieran pasado por él, está en el poblado de San Juan Totoltepec, dentro del rancho San Juan, muy cerca y a las faldas del cerro de Los Remedios.

Como ya sabemos, esa noche sería nefasta para el conquistador ya que fue vencido por los Aztecas en Tenochtitlan, huyendo llegó a tirar sus lágrimas en cualquiera de esos dos lugares, el caso es que la Virgen de Los Remedios, aseguran, se encontraba oculta por Juan Rodríguez en lo alto de un Cué, un adoratorio indígena, en el cerro de Los Remedios, en donde actualmente se encuentra el templo dedicado a la Virgen, está muy cerca de San Juan Totoltepec, fue un pueblo de comerciantes indígenas y el paso de muchos otros hacia Tenochtitlán.

Ya había sucedido esto cuando once años más tarde, en el cerro del Tepeyac, del 9 al 12 de diciembre de 1531, la Virgen de Guadalupe hace sus apariciones al natural hoy San Juan Diego. O sea que, Los Remedios y la Virgen del lugar es más antigua que la del Tepeyac, podríamos asegurar que la primera en México. Pero las circunstancias ponderaron a la Guadalupana como la patrona de México. Sucedieron muchas más batallas y cosas que según parece obligaron a los españoles a esconder la imagen de la Virgen de Los Remedios.

Y llegó el día, según cuenta la historia, que el indígena Ce Cuautli, con el nombre de Juan del Águila una vez bautizado, por ciertas señales que se le enviaron del Universo, encontró la imagen de la Virgen debajo de un maguey, en la cima del Cué en el cerro Otomcapulco, barrio de los otomíes, hoy cerro de Los Remedios. Mucho tiempo estuvo la imagen de la Virgen en la casa del indígena que la encontró hasta que en 1550 se le construyó una ermita cerca de su casa.

Para este tiempo ya se le atribuyen muchos más milagros a la Virgen, fue hasta 1574, siendo Virrey de la Nueva España Don Martín Enríquez, cuando se decreta y patrocina la construcción del templo de la señora de Los Remedios, el cual se comenzó en mayo de 1574 y se terminó en agosto de 1575, sobre las ruinas de la ermita que estaba ahí desde 1550. Es importante observar que la Catedral de México, en la Plaza Mayor hoy día, se empezó a construir en 1573 y tardó su edificación más de un siglo.

El templo de Los Remedios era una casona digamos que común, pero fue en 1628 cuando el Ayuntamiento ordenó agregarle al templo un crucero, las bóvedas y la cúpula, así como sustituir la antigua pintura por otra. Dando así una vista mucho mejor al templo, parecido a como hoy se puede ver. En 1629 tras la ausencia de la imagen de la Virgen gracias a un motín, así dicen, se aprovechó para la construcción del camarín de la Virgen, mismo que posee un cielo de estilo barroco muy hermoso y con un trabajo artístico extraordinario. Del 29 de mayo de 1765 al 17 de diciembre del mismo año se construyó, con el patrocinio del Virrey Marqués de Cruillas, el monumental acueducto de los Remedios para dotar agua al santuario, pero esta obra como la de los Caracoles, nunca funcionó. El ingeniero de esa obra fue el irlandés Ricardo Aylmer. Aun podemos verlos en la zona. Mientras tanto, cuentan los escritos históricos, la Virgen de Los Remedios continuaba actuando milagrosamente y se veneraba cada vez más por la gente del lugar y del mismo centro del país en aquella época.

 Fue en 1911 cuando las modernidades tecnológicas comenzaban, se instaló el primer aparato telefónico del santuario, fue bendecido con mucha solemnidad para que constara oficial y canónicamente levantando un acta en donde firmaron el capellán y los padrinos del mismo aparato.

El 28 de marzo de 1938 el presidente de México, Gral. Lázaro Cárdenas, declara la zona del santuario y del acueducto: “Parque Nacional”, el 24 de junio se emprende la reforestación del Bosque de Los Remedios. En 1939 el Gobernador del Estado de México, Wenceslao Labra, aplica al entorno del santuario de Los Remedios el Decreto Presidencial de 1934, que prohíbe el comercio en los atrios. En 1940 para la celebración del IV Centenario del hallazgo de la Virgen de Los Remedios, se realizan obras para la restauración del santuario y su entorno. En el año de 1943 el párroco del templo de Los Remedios, Mons. Eleuterio Flores, construye el Conjunto Monumental Cristo Rey, que comprende el Cristo, la corona imperial con su gran columna, la antorcha votiva y los dos leones, todo esto es obra del escultor queretano Federico Mosqueda Fuentes, que hoy día no es posible admirarlos de cerca, ya que han quedado en el interior del Seminario Mayor Diocesano, a un costado del santuario pegado al templo, este seminario fue construido en 1967, aun funciona como tal, pudimos ver que ha sido remodelado y sus instalaciones son muy cómodas y modernas. El águila real que se encuentra a los pies del Cristo, empuñando un cetro imperial, es obra del escultor Isaías Cervantes Rodríguez, la realizó en 1944. Esta escultura monumento es un agradecimiento a Jesucristo Príncipe de la Paz, por la terminación de la II Guerra Mundial.

En 1950 por órdenes de Mons. Eleuterio se construye la fuente monumental y el anfiteatro a San Miguel Arcángel, para esto se realizó una figura pequeña, como si fuera una maqueta que aún se conserva a un lado del templo en un pequeño jardín. El Arcángel es obra también del escultor Federico Mosqueda, quien perteneció a la Academia de San Carlos. Al Arcángel se le considera el protector del santuario. Cuando se ha recorrido el lugar y se conoce, desde fraccionamientos aledaños se llega a ver perfectamente la gigantesca obra aun rodeada por una imponente vegetación que esperamos se conserve así por muchos años más. Es en 1962 cuando se construye el triple arco de entrada al santuario por el norte, mismo que aún se puede admirar tal y como fue creado.

De 1975 a 1981, el Gobierno del Estado de México precedido por el Dr. Jiménez Cantú y el Ayuntamiento de Naucalpan, atendiendo al valor histórico del lugar, la tradición y función de esparcimiento que ofrece el santuario y sus alrededores, se remoza el pueblo de Los Remedios, con estilo popular colonial, así se construyeron plazas y andadores, portales para el comercio, fuentes y kiosco adoquinados. Se remodelaron fachadas y se instalaron servicios de alumbrado, agua y drenaje con las modernidades de aquellos años. Para 1979 se reconstruyen los antiguos albergues, bodegas, piso del atrio, se adapta la capilla para el Santísimo, en donde se encuentra también una réplica de la Virgen de Los Remedios. Se aprovecha también para ponerle mármol al templo y se pavimenta uno de los estacionamientos.

Y el tiempo corre, el lugar permanece ahí, estático observando cómo dentro de sí y sus alrededores la historia va tomando su lugar, por supuesto que es un lugar de suma importancia para el gobierno del Estado, después de las solicitudes necesarias en 1995, cuando bajo el gobierno de Enrique Jacob Rocha, el santuario recibió nueva dotación de agua la cual alimentaría la gran cisterna que recién estaba construida, ésta sería para los nuevos seminaristas y la futura Casa del Peregrino. Para este templo, por tradición histórica y religiosa, mismas que en nuestro país son de suma importancia en los dos ámbitos, en 1998, el 25 de agosto, cuando el santuario de la Virgen de Los Remedios es elevado a Basílica Menor, por decreto de la “Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos”. O sea que esto quiere decir, en pocas palabras, que el templo ya tiene un rango mayor al de cualquier otro y retoma su fuerza e interés aun más de lo que ya era captando la atención de gran parte de feligreses y también de externos a este lugar. A la fecha, cuando estuvimos ahí para realizar este reportaje, en varias ocasiones pudimos observar el lugar, se encontraba muy bien cuidado, limpio y con excelente vista, por todos lados a donde pudimos entrar y realizar las fotografías. Lo único extraño, un tanto negativo, pero esto ya es, por decirlo así, clásico en todo el país, son los letreros que se colocan en las paredes o muros de alto valor histórico, letreros espantosos que roban abiertamente la vista de una columna, pared o lo que sea, es aquí en donde hacemos un llamado a los encargados de estos lugares para que sean más cuidadosos, porque lo único que ocasionan es hacer feo el lugar, pudiendo colocar dichos avisos en otro sitio o de otra manera…

Esta es, en muy breves palabras la historia del cerro de Los Remedios y la Virgen que ahí se venera por mucha gente. Además de todo lo leído, en el santuario a través de su historia se han realizado cientos de actividades eclesiásticas, que hoy en día y según las necesidades y tradiciones de la iglesia continúan trabajando en sus obras. Por ejemplo, el 1° de septiembre es el día dedicado a la Virgen de Los Remedios, el domingo siguiente se realiza un homenaje a los danzantes mexicanos, se hace una representación de la Gulaguetza y todo tipo de danzas de diferentes regiones del país. Es una fiesta a la que realmente vale la pena asistir, dura toda la semana y se instalan ferias, se prende toda una fiesta de fuegos artificiales creando un hermoso espectáculo para los asistentes, ni qué decir de la comida típica mexicana. También se recuerda la historia porque el domingo más próximo al 12 de octubre se lleva a cabo una romería española, con bailes y comidas de la península. Durante la semana santa de cada año se realizan representaciones que se preparan con mucha anterioridad dedicando mucho tiempo.

Como vemos es un lugar en donde las tradiciones mexicanas y religiosas están muy arraigadas, todo el año hay actividades y se puede visitar, los horarios son muy cómodos, reitero, bien vale la pena conocer todo este lugar porque en la parte histórica y lo que se encuentra en ese templo y sus alrededores, es muy interesante hacer un recorrido, uno ve y percibe lo que las historias y leyendas cuentan, imaginación abierta se necesita para saborear todo lo que ahí sucede un domingo cualquiera, las ceremonias dominicales una tras otra al escuchar el campanario sonar, los vendedores a la afueras del atrio, en donde puede comer lo que quiera, comprar desde dulces típicos y hasta discos piratas, cualquier recuerdo y artesanía del lugar, dentro del bonito y acogedor patio de la fuente a un lado del templo se puede ver en bautisterio nuevo y tres paredes llenas de milagros antiguos y modernos. También está la tienda de reliquias religiosas y un extenso surtido de libros del lugar. Distraerse con los voladores de Papantla al medio día, caminar por el bosque, hacer un día de campo, cualquier cosa que se le ocurra, es un lugar que bien merece la pena de conocer, sobre todo, aprender, porque ahí, amigo lector, fue un lugar importante cuando los españoles ya estaban en plena conquista de México.

¿Y EL MUSEO DEL TEMPLO…?Un poco de ignorancia… porque en el templo, hace apenas algunos años, se encontraba en la parte inferior, a un lado del pozo, donde ahora están las urnas para guardar las cenizas de los difuntos, un pequeño museo, el cual ya no está, en ese museo se encontraba mucha información gráfica del lugar, artefactos que seguramente pertenecieron a la gente del templo hace muchos años o a algunos lugareños, antigüedades religiosas y ropajes antiguos, un sin fin de artículos que hoy, como lo notamos, ya no podemos admirar, es una lástima porque era un pequeño lugar lleno de información histórica, ojalá y no se pierda. Y la ignorancia es: ¿Por qué lo habrán quitado, y por qué no lo han instalado nuevamente…? ¿Desconocen el valor de un museo en un lugar como ese?

El templo de Los Remedios es de estilo plateresco, muy sobrio en lo referente a su fachada, y neoclásico en su interior. Fue construido mirando al poniente y tiene un atrio de 3,145 metros, es ahí en donde se llevan a cabo toda clase de actividades y festividades. Posee otra área al costado poniente, de cerca de 2,400 metros en donde se encuentra el Cristo Rey y el águila imperial. Con todo y estacionamientos, jardines y demás, es un área de 6,400 metros.

Este es un lugar que ya es visitado por mucha gente, de visita o en procesiones, además le diré algo, la gente del lugar es muy pacífica y amigable, seguramente que hará amistad con dos o tres a su andar por el santuario y sus alrededores. ¡Ah! no olvide su cámara, de foto o video, tiene mucho que trabajar con ella en ese lugar, no está prohibido ni filmar ni hacer fotografías…

NOTA: Ninguna fotografía ha sido retocada, lo que se observa en cada una es tal y como se encuentra en el lugar. Nuestra norma es mostrar gráficamente lo más real que sea posible. ® © 2007: Lm.CoBo.FoTo. De todas las fotografías y el texto para LVÁ.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

  

La Voz del Árabe (LVÁ) – MÉXICO – Cd. de México, julio 3 del 2020

 

Las declaraciones y opiniones expresadas en esta publicación sitio web en Internet son exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de La Voz del Árabe.

 

5 1 vote
Article Rating

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x