EL CAFÉ O EL “QAHWA”

485 visitas

-El café o el “qahwa”: bebida de los místicos árabes.

La planta proviene de las zonas altas de los países del extremo sur del Mar Rojo, Yemen y Etiopía, y fueron los yemeníes quienes la designaron con este nombre.

La primera mención del qua, palabra de origen incierto de la que deriva el vocablo “café”, se encuentra en los textos árabes del siglo XVI. La historia de nuestra bebida ofrece diversas coincidencias con la del hachís. Diferentes tradiciones atribuyen a varios sufíes su introducción en el Yemen desde Etiopía, introducción que según la versión más difundida fue la obra de Abu l-Hasan ‘Ali b. ‘Umar al-Sadili. Otro de estos relatos tiene como protagonista a Abu Bakr. ‘Abd Allah al Audalus’, célebre sufí muerto en Adén en 1508 y cuya tumba aún es venerada allí.

En Arabia el café tuvo sus primeros adeptos en los círculos místicos a finales del siglo XIV. Esto explicaría por qué el término de qahwua, usado durante siglos en la lengua poética de los sufís para nombrar el vino, pasó más tarde a designar el café, donde los místicos sufís en Yemen utilizaban el café como una ayuda a la concentración e, incluso, a la embriaguez espiritual cuando pronunciaban el nombre de Dios a modo de mantra.

Al igual que en el caso del hachís, lo que caracteriza la postura de los sufíes, hacia la nueva bebida, es la creencia de que su destino primigenio y verdadero es el uso del ritual y ceremonial. Los sufís veían en él un eficaz estimulante para la ejecución de sus ritos religiosos, al tiempo consideraban que incitaban al bien y apresuraba la consecución de un estado extático.

En opinión de estos sufís, la intención piadosa, con la que se servían del café, hacía de su consumo una buena obra y les revelaba los misterios del mundo secreto.

Desde el principio de su historia, la cuestión era la licitud o ilicitud del café por lo que se suscitó una gran polémica, resuelta de diferente manera, según el momento y el lugar en que se produjese. Hacia finales del siglo XV, apareció en la Meca la costumbre de beber café, pronto se abrieron establecimientos donde hombres y mujeres se reunían, escuchaban música y a los poetas, se entregaban a jugar al ajedrez y el backgamon.

Estas prácticas y la costumbre de hacer circular el café, como se hacía con vino, escandalizaron a algunos que lo consideraban como algo censurable. Algunos académicos religiosos opinaban que los cafés eran «peor que las tabernas del vino», las autoridades habitualmente acusaban a esos establecimientos como guaridas de sedición. Sin embargo, todos los intentos de prohibir el café fracasaron, a pesar de que se llegó a imponer la pena de muerte durante el reinado de Murad IV (1623-1640). Los estudiosos de la religión finalmente llegaron a un consenso razonable de que el café era, en principio, admisible.

En el Cairo fue conocido en la primera década del siglo XV, al principio en el barrio religioso de Al Azhar, a través de los sufís del Yemen, de Medina y la Meca, que realizaban sus rituales en la mezquita bebiendo café.

Tras haber sido vendido y bebido públicamente en el Cairo, en torno a 1532, el conocido predicador y alfaquí Ahmad b. Abd Al-Haqq al Sunbati, proclamó que el café era ilícito, y sus seguidores arrasaron y saquearon los cafés de la ciudad. Situación que fue resuelta por el cadí Muhamad b Ilyas al-Hanafi, quien tras consultar la opinión de muchos sabios decretó que era lícito consumirlo.

Mas tarde, las relaciones de Egipto y las ciudades santas de Arabia, llevaron el café a Siria Persia y Turquía, en cuya capital se inauguraron, en 1554, los primeros cafés. Estos locales pronto se convirtieron en lugar de reunión de personas, distracción, intelectuales y gente de letras que pasaban el tiempo bebiendo café, discutiendo e intercambiando ideas y opiniones.

El café se extendió a Europa por dos vías: a través del Imperio Otomano, y por mar desde el puerto original de Mocha, en el Mar Rojo, Yemen.

Tanto la Compañía Neerlandesa de las Indias Orientales como la Compañía Británica de las Indias Orientales fueron las principales compradoras de café en Mocha en el siglo XVII, sus cargamentos eran transportados a través del cabo de Buena Esperanza y exportados a la India y más allá. Sin embargo, parece que estas compañías sólo se hicieron con una parte de la producción del café de Yemen, mientras que el resto fue a parar hacia el norte, a las diferentes zonas de Medio Oriente.

El café también llegó a Europa en el comercio generado a través del Mediterráneo, era transportado y consumido por el ejército turco mientras avanzaba por tierras del Danubio. Al igual que en Medio Oriente, el café o cafetería fue apareciendo como un lugar de reunión, donde ociosamente se congregaban los hombres para hablar, leer, compartir sus opiniones sobre el día a día y entretenerse con juegos de mesa.

Otra similitud es que solían albergar encuentros de elementos y grupos subversivos al poder. Charles II denunció en 1675 que eran «lugares donde se reunían los descontentos y se extendían informes escandalosos acerca de la conducta de Su Majestad y sus ministros».

Un siglo más tarde, Procope, el famoso café parisino, tenía asiduos clientes como Marat, Danton y Robespierre, quienes conspiraron juntos durante la revolución.

Al principio, el café había sido visto con recelo en Europa como una bebida musulmana, pero se dice que hacia el 1600 el papa Clemente VIII había disfrutado tanto de una taza de café que declaró que sería un error permitir a los musulmanes monopolizar esa bebida, por lo tanto, debía ser bautizada.

Se cuenta que el consumo de café austriaco recibió un gran impulso cuando se rompió el cerco turco de Viena en 1683, los vencedores europeos capturaron enormes suministros de café de los derrotados.

Tal vez por eso, hasta hoy, el café se sirve en Viena con un vaso de agua, al igual que se sirven las pequeñas tazas del potente café turco (árabe) con su espeso poso en Estambul, Damasco o El Cairo.

¿Es sólo una coincidencia, o un préstamo cultural caído en el olvido? La bebida que llamamos «café turco» es en realidad un nombre parcial e inapropiado, ya que Turquía es sólo uno de los países en los que este se bebe. En Grecia lo llaman «café griego», a pesar de los egipcios, libaneses, sirios, palestinos, jordanos y otros, a quienes no parece preocuparle demasiado el nombre. El café, como hemos leído, es árabe y seguirá siéndolo por siempre.

Pero hay otras tradiciones y formas de beber café en el mundo árabe. El café verde, que es nativo del Golfo Arábigo, es amargo y, a veces, aromatizado con cardamomo y otras especias.

A menudo, se sirve un tiempo prudencial después de la llegada de un huésped, servirlo antes de tiempo podría ser descortés, una sugerencia de apresuramiento, luego, una vez más, antes de marcharse.

A menudo, se ofrece justo antes o después de una pequeña taza de cristal negro de té dulce. El orden en que se sirven las dos bebidas varía, parece no tener importancia. Lo que resulta significativo para un visitante occidental es la idea de que las dos bebidas tan diferentes tengan que servirse en una sucesión tan rápida.

Sin embargo, mientras que ha ido aumentando la producción mundial de café, ha declinado tristemente su producción en Yemen, víctima de importaciones baratas y de los cultivos rivales, como el del narcótico qat, además de laguerra que enfrenta hoy en día…

En 2011, Yemen exportó apenas 2.500 toneladas, aunque hay intentos de revivir el cultivo del mejor café en su lugar de origen. En la actualidad, ninguno de los países árabes está en la lista de los productores más importantes del mundo.

ARTÍCULOS RELACIONADOS:

1-LECTURA DEL CAFÉ – https://lavozdelarabe.mx/2019/06/06/la-lectura-del-cafe/

2-EL CAFÉ DE ARABIA SAUDITA – https://lavozdelarabe.mx/2018/12/28/el-cafe-de-arabia-saudita/

3-EL CAFÉ, SUS PROPIEDADES PARA EL BIENESTAR DE QUIEN LO TOMA – https://lavozdelarabe.mx/2018/12/27/el-cafe-sus-propiedades-para-el-bienestar-de-quien-lo-toma/

4-EL CAFÉY SU HISTORIA – https://lavozdelarabe.mx/2018/12/26/el-cafe-arabe-su-historia/

5-EL CAFÉ ÁRABE, SÍMBOLO DE GENEROSIDAD – https://lavozdelarabe.mx/2018/12/25/el-cafe-arabe-simbolo-de-generosidad/

6-CAFÉ ÁRABE, LA PREPARACIÓN – https://lavozdelarabe.mx/2018/12/29/cafe-arabe-2/

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Información: CEAAT – Cultura árabe – islámica Prof. Daniel / Imágenes: LVÁ

La Voz del Árabe (LVÁ) – ESPECIALES – GOURMET – Cd. de México, mayo 8 del 2020

 

Las declaraciones y opiniones expresadas en esta publicación sitio web en Internet son exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de La Voz del Árabe

0 0 vote
Article Rating

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x