EN LA ACADEMIA NACIONAL DE HISTORIA Y GEOGRAFÍA: IRÁN

226 visitas

Hablar de Irán es hablar de un mosaico étnico, del zoroastrismo y del islam chiita, de la libertad religiosa y de la convivencia de los creyentes de varias religiones.  

Lic. Luis García y Erdmann*

En la Academia Nacional de Historia y Geografía que preside la Dra. Elizabeth Rembis, el Dr. Mohammad Taghi Hosseini, embajador de la República Islámica de Irán, presentó la conferencia magistral intitulada «Una introducción a Irán desde una perspectiva estratégica«, en presencia de diplomáticos, académicos e interesados que llenaron el salón de la Academia. 

A continuación, las palabras de bienvenida:

Hablar de Irán, de la antigua Pars o Persia, es hablar de una de las cunas de la civilización, de la dinastía aqueménida fundada por Ciro el Grande cuyas conquistas resultaron en el más grande imperio de su época, del mar Mediterráneo hasta la cordillera del Hindu Kush. De las dinastías sasánida y safávida, hablar de un gran Estado, de una gran cultura, de un arte excepcional, de un pueblo orgulloso de su pasado y esperanzado en un futuro de paz y progreso.

Hablar de Irán es hablar de un mosaico étnico, del zoroastrismo y del islam chiita, de la libertad religiosa y de la convivencia de los creyentes de varias religiones.  Es hablar de sus grandes humanistas y eruditos, Avicena y Omar Khayyam, y de sus poetas Ferdousí, Hafez y Saadí.

Hablar de Irán es hablar de la magnificencia de las ruinas de Persépolis, de la arquitectura de sus majestuosas mezquitas, sus esbeltos minaretes y cúpulas azul turquesa, junto a sus madrasas también recubiertas de mosaicos con bellos motivos y caligrafía.

Hablar de Irán es mencionar su fina artesanía, la maestría de sus alfombras tejidas a mano, como las Isfahan, Qum, Kasham, Kirman y Tabríz, la delicadeza de sus pinturas de miniaturas, de sus trabajos en marquetería, de sus cerámicas, textiles y el repujado de sus jarras. Sus bulliciosos bazares con la extensa variedad de mercaderías. De su deliciosa gastronomía, sus numerosas especias, el exquisito caviar del mar Caspio, de sus pistaches, las emblemáticas granadas rojas y los jugosos dátiles.

Hablar de Irán es hacerlo de sus montañas Zagros y Elburz.y otras coronadas por la nieve De los abrasadores desiertos el Dasht-e-Kavir y el Dash-e-Lut, de sus hermosos lagos. De sus climas tórridos y gélidos inviernos.  No me extiendo más para dejar al embajador y amigo que nos instruya con su conferencia magistral:

 “Una introducción a Irán desde una perspectiva estratégica”

 ANTECEDENTES HISTÓRICOS DE LA ACADEMIA NACIONAL DE HISTORIA Y GEOGRAFÌA – A finales de 1919 y con certeza dentro de la pluralidad política, el rechazo a la discordia y el respeto a las creencias, un visionario grupo de preparatorianos de la Universidad Nacional, decidió fundar la “Unión Juventud de Hispanoamérica”. En 1921, en su mayoría alumnos universitarios de jurisprudencia, se asociaron con algunos mentores y miembros de antiguas sociedades científicas para constituirla en academia de estudios geográficos e históricos.  Enfocada en el pasado, presente y futuro de los países ibero americanos surgidos del mestizaje poblacional, en base a una misma comunión lingüística y semejanza de ideales.

Las sesiones preparatorias para formular su estatuto se realizaron en el Colegio Inglés de Popotla dirigido por Teodoro E. Santacruz; en el despacho de Ernesto Urtusástegui; en las sociedades: Científica Antonio Álzate y Benemérita Mexicana de Geografía y Estadística.  Finalmente, el 8 de mayo de 1925 se redactó su primer estatuto bajo el lema “Por la raza en servicio de la Humanidad”, que se trocaría en: “Por la ciencia en servicio de la Humanidad”.  

El Patronato de la Universidad Nacional y dentro de nuestro estatuto brindó la ocasión de laborar en su seno, amparados por su prestigio moral. Esta deferencia continúa vigente y reiterada tácitamente por los sucesivos rectores de nuestra hoy Autónoma Alma Mater. El 19 de mayo de 1925 en el Paraninfo universitario el rector Alfonso Pruneda -Presidente Honorario-, apadrina a los 32 miembros iniciales. El Ing. Enrique E. Schulz es nombrado presidente y el Lic. Luis Rubio Siliceo es reconocido como el espíritu impulsor de la institución.

Los nombres de Valentín Gama, Luis Híjar, José L. Osorio, Gabriel F. Aguillón, Bernabé L. de Elías, Luis Chico G., Francisco García, Mario Sousa, Carlos Gaytán, Pedro Argüelles e Ignacio Medina, evocan los pasos de algunos de los 33 académicos constituyentes. Más tarde vendrían Pascual Ortiz Rubio, Juan Manuel Torrea, Antonio Fernández del Castillo, Jesús Ferrer Gamboa, José O. Ferrer Burgos, Luis Maldonado Venegas, Ulises Casab Rueda, hoy la M.D. Eleonora Elizabeth Rembis Rubio la preside dignamente, bajo su nuevo lema:

La Geografía nos Une y la Historia nos Hermana”. – Sus socios han dado pruebas de amor a la patria en el ámbito de sus competencias y acorde con sus propósitos iniciales, nuestra institución tiene la noble tarea de fomentar, publicar y difundir los estudios e investigaciones de sus integrantes y sus mentores.

 

*Lic. Luis García y Erdmann – director de la Comisión de Asuntos Internacionales de la Academia Nacional de Historia y Geografía. Su primera adscripción en el Servicio Exterior Mexicano fue en la Embajada de México en Egipto. Es director para asuntos internacionales y colaborador en La Voz del Árabe. Escribe a Luis: garciayerdmann@hotmail.com

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Foto: LVÁ ©2020

La Voz del Árabe (LVÁ) – SOCIALES – Cd. de México, febrero 27 del 2020

 

 

Las declaraciones y opiniones expresadas en esta publicación sitio web en Internet son exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de La Voz del Árabe.

Leave a Reply

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  Subscribe  
Notify of