ARGELIA ENFRENTA GRANDES PROBLEMAS

246 visitas

Los considerables desafíos que enfrenta Argelia, más allá del quinto término de Bouteflika.

Dr. Mohamed Badine El Yattioui*

Abdelaziz Bouteflika será candidato para un quinto mandato, a pesar de los desafíos y la enfermedad. Su candidatura se presentó el domingo 3 de marzo en el Consejo Constitucional, aunque aún se encuentra en Ginebra para recibir atención. Ali Benflis, el principal opositor del presidente en las elecciones presidenciales de 2004 y 2014 y quien fue su primer ministro entre 2000 y 2003, finalmente no se presentará el 18 de abril. Esta elección ya no tiene «razón para ser«, debido a las manifestaciones, según él. Tratemos de ver las consecuencias políticas y geopolíticas de estos eventos.

Un día antes, el presidente desde 1999 se separó de su director de campaña, el ex primer ministro Abdelmalek Sellal, para reemplazarlo con el ministro de transporte Abdelghani Zaalane. Sellal fue un hombre clave en el sistema Bouteflika. Había animado sus tres campañas anteriores en 2004, 2009 y 2014.

Después de las protestas de las últimas dos semanas, su despido es una primera señal de poder porque, en ausencia del presidente desde su golpe de 2013, Sellal estaba en la línea del frente. La segunda señal proviene de la carta presidencial del domingo 3 de marzo en la que promete una elección anticipada a corto plazo, que no representaría. Aparentemente para calmar la presión popular, podría, por el contrario, crear confusión en la sociedad argelina por al menos dos razones: muestra el pánico del régimen sobre este movimiento espontáneo y popular y corre el riesgo de «congelar» cualquier debate político, económico o social hasta esta elección temprana.

Cabe señalar que la economía argelina va mal. La renta de petróleo y gas está llegando a sus límites. Los hidrocarburos representan, en promedio, el 95% de las exportaciones totales y el 60% de los ingresos públicos de Argelia.

Las reservas de divisas de este país eran de 178 mil millones de euros en diciembre de 2014. En diciembre de 2018, solo eran de 82 mil millones de euros. Se espera que la política de asistencia, que sirvió para contener las demandas populares al comprar la paz social, alcance sus límites en poco tiempo. En 2021, las reservas de divisas deberían ser de unos treinta mil millones de euros.

El pánico nacerá cuando estas reservas sean de 10 mil millones de dólares, es decir, 3 meses de importaciones. Es probable que las consecuencias sean terribles con una caída drástica de las importaciones (especialmente alimentos), ahorros no convertibles de los ciudadanos y una gran dificultad para obtener préstamos en los mercados internacionales. Además, la falta de inversión, la debilidad de su industria y la falta de diversificación de su economía son preocupantes.

También cabe señalar que esto podría afectar a la política exterior argelina a mediano plazo. Se han gastado recursos importantes durante cuarenta y cuatro años, los cuales han sido destinados para apoyar al Polisario y a la llamada «RASD» para tener el liderazgo del Magreb, en lugar de construir la Unión del Magreb Árabe.

A esto se suma el hecho de que Argelia tiene la frontera más grande del Sahara y seis vecinos (Marruecos, Mauritania, Mali, Níger, Túnez, Libia).

Su desestabilización tendría importantes consecuencias regionales en áreas tan diferentes como el terrorismo, el tráfico de drogas o la migración. Una gran crisis multidimensional inevitablemente afectaría su diplomacia y ambiciones regionales.

*Dr. Mohamed Badine El Yattioui es profesor de tiempo completo UDLAP en Relaciones Internacionales y miembro del Seminario Permanente sobre el Islam de la UDLAP. Presidente del Think Tank Nej Maroc. Colaborador de La Voz del Árabe.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Imagen: LVÁ-Pixabay

La Voz del Árabe (LVÁ) – EDITORIAL – Cd. de México, marzo 5 del 2019

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.