RABIH REYES Y LA GEOPOLÍTICA DEL MUNDO ÁRABE

121 visitas

No creo que haya un final, simplemente es un proceso de cambio en el Mundo Árabe, como ha sucedido a lo largo de la historia. Apenas van 100 años del tratado de Sikes-Picot, por lo tanto, es una región que lleva cien años reconfigurándose…

Luis Miguel Cobo

La mañana pintaba soleada, muy tranquila en domingo en la colonia Polanco, nos dimos la cita en una de las tantas cafeterías del sur de la colonia. A tiempo y ya con el café frente a nosotros la plática comenzó con Rabih Reyes (RR).

El joven Rabih, Rabiah como se pronuncia en árabe, estudió la carrera de Relaciones Internacionales (RI) graduado en la Universidad La Salle, hoy continúa los estudios, fanático de la lectura de ser posible sobre la historia y política siempre referente al Mundo Árabe, intelectual de gran inteligencia y siempre certero en sus aseveraciones y criticas en sus escritos publicados en La Voz del Árabe (LVÁ), artículos leídos desde el momento de su publicación causa en el lector casi una adicción a lectura, no se desprende por los interesantes aspectos y detalles que escribe uno a uno en cada escrito, ya sea sobre alguna recomendación para un libro, sobre los libaneses y su forma de leyes y política en su pequeño gran país, o sobre los Kurdos causando polémicas que no distraen sino al contrario, centran al lector en aquella tan lejana pero muy cercana región árabe.

Arabista por completo, Rabih colabora con La Voz del Árabe desde el 2018, viajó en diciembre a Marruecos a un congreso sobre la lengua árabe y el español, sus estupendas crónicas nos dejaron leer y ver que el viaje y la cercanía con el Reino marroquí realmente valieron la pena. Rabih Reyes platicó y nos da a conocer parte de su manera de pensar con respecto a la geopolítica y el Mundo Árabe, sin dejar atrás la finalidad de LVÁ de dar a conocer a sus lectores a todos y cada uno de sus valiosos colaboradores que semana tras semana usted lee en nuestro portal, como lo hace ahora.

Grabadora en mano y frente a Rabih la plática comenzó:

LVÁ – ¿Cuál es tu profesión?

RR – Soy internacionalista, estudié Relaciones Internacionales (RI), actualmente me dedico a la academia y el análisis político.

LVÁ – ¿Dónde estudiaste y qué estudiaste?

RR – En la Universidad La Salle la carrera de Relaciones Internacionales (RI), me he perfilado más en la región del Medio Oriente. Actualmente estudio en la Universidad Anáhuac la especialidad que se conoce como “Política y Seguridad Internacional”, son temas que me apasionan, se abordan temas de geopolítica, de los conflictos y cuestiones de postconflicto y otros temas. Me interesa mucho el postgrado porque me ayudará mucho más a profundizar en mis análisis y escritos sobre la región de Medio Oriente, y en un futuro no sólo analizar sino proponer respuestas a los conflictos que hay actualmente.

LVÁ – ¿En dónde naciste?

RR – En la ciudad de México, soy de origen libanés, mis padres ambos nacieron en Líbano, soy mexicano libanés, tengo las dos nacionalidades, me considero “bicultural”.

LVÁ – ¿Cuál es la causa y por qué (aunque suene obvio) te dedicas exclusivamente al Mundo Árabe?

RR – Cuando estudias RI hay que saber un poco de todo, sin embargo, hay que especializarse. Desde pequeño y por cuestiones culturales familiares siempre tuve mucho interés por el Medio Oriente, he ido varias veces al Líbano, seis o siete veces, en el 2012 estuve ocho meses en Beirut haciendo un servicio becario en la embajada de México en Líbano. Logré como adulto, por primera vez, vivir allá solo, el no estar con mis familiares más cercanos, logré aprender muchísimo más y me interesó mucho, y en esa ocasión fui como mexicano, como libanés, me tocó jugar el papel de libanés y el papel de analista político, ya estaba titulado por la Universidad. Es por eso mi interés tanto personal como profesional por el Mundo Árabe que se emana por la sangre que tengo, y claro por la familia.

LVÁ – Sabemos que trabajaste en la embajada de Líbano en México, hace cuatro años. Platícanos tu experiencia de ese trabajo, siendo joven a tus 25 años; más aun siendo una embajada “familiar” por decirlos así. ¿Cómo fue aquello?

RR – Bueno sí, me enriqueció muchísimo, tuve la oportunidad de colaborar mucho con el embajador, también con el Sr. Samir Harb, fue con los que más relación tuve. Logré estar del otro lado, con esto enfatizo que estudié RI en México y se me preparó para defender la política exterior de México, pues en ese momento yo estaba del otro lado bajo un contrato del gobierno de Líbano tratando de defender los intereses de Líbano. En dado caso los intereses pueden ser desde la imagen hasta todo lo que tiene que ver. Para mi fue muy enriquecedor porque mi estancia previa en una embajada fue en la de México, pero en Líbano, fue el contraste, al final todo se empalma porque lo que hay en común es la relación México Líbano.

LVÁ – ¿Fue una grata experiencia?

RR – Sí, fue una buena experiencia, como todo, lleva un aprendizaje, el embajador y en especial el señor Samir Harb me apoyaron muchísimo, me enseñaron bastante, sin embargo, hay que comprender que es complicado el mundo diplomático de las embajadas, es difícil, se manejan niveles de estrés muy altos, se tiene que ser muy prudente, creo que fue lo que más aprendí y más me ayudó en ese momento, no importa en el ámbito en el que te muevas, en especial en las embajadas la prudencia es la regla de oro, “la diplomacia”.

LVÁ – ¿Has trabajado en alguna dependencia gubernamental en México?

RR – Sí. Hice mi servicio social en Relaciones Exteriores, en el Departamento de África y Medio Oriente, se divide en los que manejan la península arábiga y los que manejan la región del Magreb, el Norte de África

LVÁ – ¿Levante y Magreb están divididos por departamentos en la Secretaría?      

RR – Sí, África lo maneja otra área, el departamento de Medio Oriente como tal hace la distinción de la península y el Levante, el norte de África lo llevan los jefes del departamento de África; esa fue mi primera experiencia profesional.

LVÁ – ¿Quién fue tu jefe en esa época?

RR – Fue Luis Gustavo Neri, sigue aun en la Secretaría como jefe de departamento. Ahí fue aprender a ser analista, ¿cómo? Pues siguiendo las noticias diariamente, aprendiendo a no casarse con un solo periódico sino triangular la información, hoy en día es esencial para cualquier tipo de análisis sin importar el trabajo que hagas, incluso para la cultura en general, tienes que triangular todo información para poder entender los contrastes y cómo se manejan las noticias. Ese fue mi primer trabajo en una dependencia, aunque no fue un trabajo formal para mí sí lo fue, cumplía con cuatro horas al día, sobre todo fue un gran aprendizaje. Ahí fue donde comprendí más la política sobre la región… Fue algo muy bueno.

LVÁ – En diciembre del 2018 viajaste en representación de La Voz del Árabe a Marruecos, platícanos de tu experiencia allá. Aunque ya mucho se leyó en tus crónicas del viaje, queremos que lo digas de viva voz.

RR – Fue muy grata y muy enriquecedora, fue una gran experiencia. Me sirvió muchísimo a nivel personal y profesional, es que ahora ya conozco dos países del Mundo Árabe, Líbano y Marruecos, de la región del Medio Oriente. Hoy puedo hacer un contraste de tres países, México, Marruecos y Líbano, eso ayuda mucho, lo positivo es que pude encontrar similitudes entre Líbano y Marruecos, por ejemplo, el idioma, en el momento que hablas en árabe, aunque el mío no es muy bueno, en ese momento el trato de las personas cambia totalmente, aun el lenguaje, el idioma sigue siendo un elemento que junta a las personas y te vuelves hermano de ellos. En el congreso la gente fue muy amable, una excelente convivencia, pero a nivel personal lo que puedo rescatar es lo que es importante cuando se enteran que hablo árabe de origen libanés, cada uno con su lenguaje hubo cierto grado de entendimiento, pude convivir con los que hablaban español como con el staff que hablaba árabe, hubo muchas pláticas muy enriquecedoras, en las comidas y todo momento con todos, el traductor me ayudó un poco durante las pláticas por lenguaje complicado por los temas.

LVÁ – ¿Fuiste a un congreso?     

RR – Fue un coloquio que se llama Ver y Vivir Smara, fue un intercambio de idiomas entre la árabe, español y específicamente qué ha pasado en Latinoamérica. También me tocó participar como ponente, llevé mi ponencia haciendo énfasis entre la relación México, Líbano y Marruecos, desde la perspectiva que me gusta trabajar que es la geopolítica.

LVÁ – ¿Qué opinas de la situación actual general en el Mundo Árabe? El pasado lo conocemos, me refiero al presente y futuro, ¿Como analista cómo lo ves?

RR – Como analista me gusta trabajar de cierta manera, primero es el aspecto sistémico en el que es todo el mundo, después el regional y luego el particular. En el aspecto sistémico tenemos un vacío de poder en el que EEUU ya no es tan poderoso como antes, ya no puede ejercer la agenda como lo hacía en el año 2000. Hoy en día está en disputa el poder, es ese vació lo que provoca toda esa turbulencia en todo el sistema no solo en la región del Medio Oriente, puede ser en México, el caso de Venezuela, etc. Esa disputa entre EEUU, Rusia, China, la Unión Europea está más perdida que nunca con todo lo que está sucediendo no logra despuntar o alinearse, está buscando quién tomará la dirección y busca una negociación de hegemonía compartida para mantener el equilibrio, es algo que se debe tener en cuenta.

En relación a Medio Oriente eso derrama en un conflicto. No se puede hablar de guerra fría como tal, porque la guerra fría tenía un aspecto ideológico en el que había un sistema distinto tanto de producción y de consumo, el comunismo y el capitalismo. Pero sí se puede hablar de una reconfiguración geopolítica en la región, donde hay cuatro actores principales que tratan de despuntar: Arabia Saudita, Irán, Turquía e Israel. Habrá que tener en cuanta que el Medio Oriente ya cambió, los antiguos países que eran fuertes militarmente: Egipto y Siria, actualmente están desbaratados, a raíz de eso tenemos unas monarquías en los países del Golfo con poder adquisitivo que están adquiriendo armas, tenemos a Turquía que es el segundo ejército más grande de la OTAN y que Erdogan está volviendo o trayendo un proyecto que se llama Neotomanismo, eso quiere decir volver a las bases del Imperio Otomano, lo que hiso Taktur fue sacar la religión del Estado, Erdogan quiere hacer lo mismo, hacer esa Turquía otomana fuerte en el Medio Oriente, es algo que se debe tener en cuanta. Y está Irán que independientemente que fue la revolución islámica poco a poco tenían la proyección de llevar su ideología a todo el mundo islámico o musulmán como tal, ellos no son árabes son persas, pero comparten el aspecto de la religión y están entrando en países que fueron fuertes, hoy no lo son, era Siria, Egipto. Tenemos a Iraq, cayó Sadam y no es nada hoy, hay una gran población de chías que los iranís están aprovechando fuertemente. Arabia Saudita hoy en día está fuertemente tratando de posicionarse. Los cuatro actores que hay que tomar en cuanta en esta nueva disputa en el aspecto regional de la geopolítica son: Arabia Saudita, que suena curioso, otra vez los árabes tratando de controlar una región, el Imperio Persa de igual forma tratando de controlar una región, y el antiguo imperio turco lo mismo, la historia se repite con la excepción que ahora los israelitas ya tienen un Estado que cumplió 70 años el año pasado, tienen una supremacía militar.

LVÁ – ¿Se le puede llamar a Israel Estado?

RR – Sí. Estado oficial miembro de la ONU desde la teoría de Relaciones Internacionales, la ONU tiene embajadas en todo el mundo, sí es un Estado nación, ya se consolidó, ya tiene representación diplomática, tiene fronteras definidas, está expandiendo sus fronteras, tiene relaciones diplomáticas, tiene un jefe de Estado, tienen canciller, tienen un cuerpo militar, una economía muy solvente. Sí es un Estado que no gusta a mucha gente, pero en la perspectiva del Mundo Árabe es cierto, lleva 70 años ahí como Estado. No sólo esto, ha cambiado la dinámica de la geopolítica de la región para siempre. Pese a que a mucha gente no le guste es cierto, porque hay 5 o 6 guerras que lo comprueban desde el ‘48 hasta el 2006, una con Hezbollah, hace presencia de que hay un Estado y hay un ejército ahí con el poder político y militar. Es algo complejo y lo entiendo, pero es la realidad internacional.

LVÁ – ¿Qué opinas de la mala publicidad que le está dando al príncipe Mohamed Bin Salman de Arabia Saudita? ¿Crees que eso ha debilitado al gobierno saudita o es solo promoción negativa que no les afecta? Respecto al caso del periodista Jamal Khashoggi.

BB – Bueno, justamente salió una noticia de la ONU que fue el gobierno quien planeó el asesinato. Un acto premeditado por el gobierno. Según investigaciones de la misma ONU. Consideremos que en Arabia Saudita siempre ha habido mucho recelo cuando hay cambio de poder, ¿quién será el nuevo sucesor? Etc. El príncipe Bin Salman despunta para ser el nuevo líder. Para el interior y dentro de la turbulencia mundial Turquía vio la posibilidad de tomar esta situación para hacer una política de escándalo con la que debilita la imagen del líder ante el mundo, hay que considerar que Arabia Saudita se considera el país protector de las dos de tres ciudades más importantes del islam, eso le da un importante papel para unir al mundo islámico. Tenemos a Erdogan que aprovecha este contexto, fue una mala jugada. Trump lo dijo, fue una cuestión que ha pasado muchas veces en la historia que se hace por debajo del agua, simplemente se reveló y estuvo mal, eso provocó que Erdogan capitalizara un proyecto político que está manejando, es el Neotomanismo. La imagen de Arabia Saudita si se debilita o no, al final lo que ellos quieren es mantener aglutinada a la Península Arábiga como tal. A la mejor el príncipe si se vio afectado, pero tienen tantos recursos y tanta influencia y una coalición bastante bien formada, bien dirigida, seguramente por esto no tendrá problemas mayores, además tienen el arma diplomática más fuerte, que pueden influir en el mercado del petróleo, le da injerencia en todo el mundo y lo vuelve un actor fundamental. Recordemos que ellos tienen un proyecto ideológico, religioso, político, armas políticas, actualmente Arabia Saudita es uno de los países que más compra armamento, se están militarizando muy fuerte y tienen reservas de todo, tienen una iniciativa para fomentar el turismo, promotoras de ciudades nuevas y el turismo en general, así diversifica su economía en otras cuestiones y no sólo basada en el petróleo. Además de todo tienen un gran territorio y controlan una zona muy estratégica del mapa, todo esto se tiene que tomar en cuenta. En este escenario actual se tienen varios países actores muy fuertes…

LVÁ – ¿Tú crees que todos los conflictos del Mundo Árabe tengan un final feliz o un final triste, o hay entonces un final que no sabemos cómo viene? 

RR – Yo no creo que haya un final, simplemente es un proceso de cambio, como ha sucedido a lo largo de la historia. Tomamos en cuanta un aspecto importante, apenas van 100 años del tratado de Sikes-Picot, por lo tanto, es una región que lleva cien años reconfigurándose, a los cien años hay nuevos actores, nuevas caídas, si nos vamos más atrás, al caer Sadam Husein hubo un reconfiguramiento. Es una nueva región hoy que siempre ha tenido cambios. Siempre ha sido así con sus problemas, si recapitulamos la historia nos damos cuenta que debido a la situación geográfica en la que se encuentra y haciendo un punto en el que se conectan tres continentes es demasiado la interacción y el choque, establecer una agenda que aglutine a toda esa región es muy pero muy difícil, creo que de haber un fin que no creo que lo haya, más bien un proceso turbulento en el que cada uno de los actores va a tratar de tener… si no controlar toda la región tener la mayor tajada del pastel o la mayor influencia posible dentro de este vació que ahora hay, un vació provocado porque EEUU se retiró desde Iraq, un vacío que incluso Putin está tratando de agarrar un buen pedazo del pastel e Iraq también, Irán desde el ‘79 estaba del lado occidental con una nueva agenda, hoy se tienen nuevos reflejos por esa nueva agenda con su nueva manera de actuar, con Hamas y Hezbollah en Líbano. Este es todo es un periodo de reajuste, veremos quién va a quedar…

LVÁ – ¿Crees que los países del Golfo y alguno más por ahí se estén occidentalizando?  Como Qatar o Emiratos, por nombrar algunos.                 

RR – El término de “occidentalizarse” sería muy difícil de aplicarse, más bien es un efecto de la globalización, simplemente Qatar o Emiratos están viendo y buscando un equilibrio. El gran desafío de Arabia Saudita, encontrar un equilibrio entre el aspecto religioso musulmán, llevar el islam que es una cuestión ideológica completamente diferente al aspecto ideológico occidental de acuerdo a la religión, pero entendiendo que hay un proceso de globalización que tiene que ver en todo, en el comercio, en las relaciones diplomáticas, en el turismo y un largo etcétera. Por eso yo creo que están tratando de encontrar un equilibrio al fenómeno que es la globalización que es en todas partes, incluso China, logró de estar cerrada mucho tiempo a hoy abrirse, ellos encontraron un equilibrio para ser tanto comunista como capitalista.

LVÁ – Hay otro país árabe, propiamente africano, pero del Mundo Árabe, lleva una carrera económica, política y turística muy fuerte, muy liberal, quizá el más de la Liga Árabe, es Marruecos, ¿qué opinas?  

RR – Sí, y lo comprobé cuando estuve allá el año pasado, Marruecos está usando mucho el “soft power” o el “poder blando”, también tiene una posición geopolítica muy importante, con dos océanos, acceso a Europa, la entrada al Mediterráneo, Océano Atlántico, pero lo relevante es que utilizan la cercanía con la lengua francesa, que cuando se vaya Angela Merkel será posiblemente Francia quien dirija la Unión Europea, recordemos la salida del Reino Unido que fue un caos, Francia está tratando de ser el país que dirija Europa, entonces Marruecos está apoyando mucho la cercanía que tiene con Francia pero al mismo tiempo la cercanía con el idioma español con Latinoamérica, sin dejar nunca su pertenencia al Mundo Árabe y la cercanía que tiene con el idioma árabe.

LVÁ – ¿Se perfila Marruecos como el país número uno de la Liga Africana, cierto? Por la modernidad y que el rey es muy abierto en cuanto a ideologías, apertura y modernización del país.

RR – Ignoro si de la Liga Africana como tal, son más de 50 Estados, en su momento fue Gadafi el todopoderoso de África, tenía todos los recursos y el discurso política idóneo, pues Marruecos independientemente que no tenga los recursos energéticos, sí se perfila por lo menos a ser un líder en el Magreb, posiblemente en el futuro cercano sí lo llegue a ser. Y como bien lo dices, con un rey con apertura y con buenas relaciones con Occidente, detalle que no tienen los otros actores que he mencionado o que tuvieron y las echaron a perder, sin duda alguna se perfila para ser un país que repunte muy pronto. Lo vi en El Aiún cuando estuve, se está construyendo bastante para el turismo, están aprovechando ese bagaje cultural de manera muy, muy diplomática empezará a permear en tres continentes sin perder su identidad y sin dejar de lado ninguna de sus realidades, que fueron colonizados por los franceses, por lo españoles también, pero siempre fueron árabes, tienen sus distinciones pero pueden entrar en todo este mundo, el gran punto de encuentro entre tres continentes y tienen la cultura, lo cual hoy en día gracias a la globalización y los medios de comunicación será una mucho mejor estrategia que la de las armas…

LVÁ – Para terminar, ¿mandas algún mensaje a los lectores de La Voz del Árabe?       

RR – Mi mensaje es que sigan leyendo La Voz del Árabe, la recomiendo ampliamente porque tenemos un gran equipo de periodistas y analistas que siempre están buscando romper con esos estereotipos ya establecidos por las grandes cadenas occidentales, rompiendo los prejuicios de que no todos los árabes son terroristas ni todos los terroristas son árabes, no todos los árabes son musulmanes, hay muchos conflictos pero esas cadenas siempre venden las imágenes que ellos quieren, mientras que La Voz del Árabe siempre está buscando promover un equilibrio que se entienda.

LVÁ – Por último, ¿para ti por ser joven tienes conflicto de identidad o de comunicación con la generación que te precede, te puedes comunicar bien en cuanto a estos asuntos con ellos?

RR – Es complicado, pero llego a entender un poco, hay veces que sí difiero en algunos aspectos, por ejemplo, creo que quedó muy claro en esta entrevista al mencionar que el Estado de Israel existe, difiero porque bueno, yo no estuve en ninguna de las guerras, algunas de las personas que conozco estuvieron en medio de las guerras, pero la realidad es que no lo puedo evitar. Hay una corriente de Relaciones Internacionales que se llama “realismo político” es la que pienso, practico y llevo en mi pensamiento profesional, es la realidad y no la puedo cambiar, y más por mi formación.

LVÁ – Gracias Rabih, por cierto, los lectores ya quieren leerte más seguido…

Puedes leer los artículos de Rabih Reyes en la sección EDITORIAL de este portal. 

Imagen: La Voz del Árabe ®-2018

La Voz del Árabe (LVÁ) – ESPECIALES – Cd. de México, febrero 13 del 2019

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.