FRENTE POLISARIO: LA LLAMA SIGUE ARDIENDO APENAS

– Allí en la Hamada, territorio argelino, todo sigue lo mismo. Aunque se celebren miles de congresos, como el congreso maratón actual del Polisario, los mismos procedimientos seguirán vigentes.

Bachir Edkhil*

Cuando el mismo discurso sigue rodando en medio de la nada, con una argumentación, aparte de cutre y falsa, es obsoleta, el resultado será siempre lo mismo: Engañar con falsas esperanzas y mantener, apenas, la llama ardiendo en medio del fracaso más contundente. Y por diana gentíos arropados con banderas, muchas banderas, enarboladas y vestidas por   personas extraviadas en el pasado, sin presente ni futuro. Solo pululan sedientos, convertidos en un vocerío de personas, dóciles, acostumbradas a repetir los mismos eslóganes vacíos, hueros, que se sabe que nunca serán cumplidos, y no llevan a ninguna parte.

Allí en la Hamada, territorio argelino, todo sigue lo mismo. Aunque se celebren miles de congresos, como el congreso maratón actual del Polisario, los mismos procedimientos seguirán vigentes. Se objetiva y prima mantener en su sitio de siempre el cabezal de una organización anquilosada por el tiempo y las injusticias. Esa dirección de ancianos de tercera edad seguirá mientras vivan. (Y si mueren seguramente sus hijos heredaran su proyecto). No habrá cambios. Seguirán siendo los mismos aun en detrimento de una población desnutrida y desatendida, y a pesar de sus crimines barbaros, en contra de los propios saharauis, de las violaciones de mujeres, por los raptos, torturas etc. Nadie puede pedirles cuentas por la barbarie ocurrida allí, por el robo de la ayuda humanitaria, ni siquiera por los abusos y por el tiempo transcurrido en vano. 

En la republica de las cuarenta carpas, se repiten los mismos gestos, las mismas palabras anacrónicas, con los brazos en alto, de “patria o muerte”, una multitud ruge con gritos arrancados por fuerza, convertidos en voces afónicas, que apenas nadie oye. Son siempre los mismos semblantes, esforzadas en disimular su esforzada amabilidad cara a las adversidades, y a modo de gustar, sobre todo, a los “solidarios” españoles, que están gozando de degustar su afán exótico, en medio de las jaimas con mechui de cordero asado y té con hierba buena y niños raquíticos, al lado, muertos de hambre y de asco. 

Solo que esta vez, los argelinos han mostrado su verdadera cara, en mantener esa farsa interminable y que ellos mismos no quieren que finalice. Ahora, a ojos de todos, argelinos, de los servicios de seguridad, dependientes del Sector de Tinduf, se ocupan del mantenimiento de la seguridad de ese supuesto congreso, que ya lleva casi una semana sin concluir, y lo más claro de todo, que están allí para apostar por su caballo de Troya, como testimonio de sus intenciones, entregan un “burnus”(capa) de color de caballo de Santiago a su “candidato’ preferido. Con ese gesto todo está dicho y hecho. Los argelinos votan por el Gali.

Dicha elección no es nueva. El Gali ha sido nombrado, mediante “dedocracia”, por el propio Abdel Aziz, el difunto presidente, que se mantuvo, por los argelinos, unos 42 años, en la cima de esa organización -Estado- campamentos. (Ni la larga dictadura del generalísimo Franco logra continuar más de cuarenta años). Incluso, unos días, antes de su muerte, declara en un video, (disponible en YouTube), la “nominación” del Gali como heredero. Lo presenta como posible mesías de la causa, el justo, el bueno, aunque éste no sobresale por nada positivo en particular.

Todos/as allí, en esos campos, lo conocen de sobra.  Su elección a la presidencia no es por casualidad ni por méritos propios. Es la compensación por su fidelidad a las directrices de los militares argelinos, por su eterna cercanía al poder en Argel. Es tan servil para ellos que echan por tierra todas las relaciones con España.   

Ayer mismo, en una rueda de prensa, el controvertido, Bachir Mustafa, que juega siempre a una “oposición” a lo largo de los congresos del Polisario, les pedía a los argelinos, con una claridad que raya la insolencia, de no intervenir en sus asuntos internos, y les pide apoyo militar y diplomático. Con esa intervención todo está dicho.

Leído de otro modo, el Polisario hace tiempo que se convierte en una organización en manos argelinas, que nadie allí pueda cambiar su curso o elegir su presidente, sin el aval argelino.

En este sentido, al fin y abiertamente, alguien de la dirección vitalicia reconoce oficialmente y corrobora que la organización no es independiente del diktat argelino. Y todo lo que se organice allí no pasará de ser un show montado con dedicación, cara a la galería, y a los soñadores que creen poder cambiar las cosas.

El verdadero mango del sartén lo acaparan los servicios argelinos.  Sin ellos, no perduraría el Polisario ni un día. El que mejor lo sabe es la propia dirección de Polisario que siempre está mirando al otro lado, por algo será.

Concluirá el congreso algún día, pedirán alzarse en guerra, pero ningún dirigente enviará a sus hijos y familiares cercanos a enfrentarse a drones y armas sofisticadas marroquíes. Para ello, quedan los pobres para servir de carne de canon, como siempre, y los hijos afortunados están llamados a disfrutar en las capitales occidentales.

Así se ha mantenido en vilo la antorcha de una pequeña guerra que solo quema a los más inocentes, a los suyos, y enriquece a los más opulentos de una pequeña organización, perdida en los baúles del pasado de lo que se conoce como  guerra fría, olvidada ya hace varias décadas.

 

*Bachir Edkhil, hispanista de origen magrebí. Activista en pro del desarrollo sostenido y responsable de las bases de la pirámide donde los más afectados puedan participar en la solución de sus problemas inherentes al subdesarrollo y carencia de medios. Estudió Ciencias de la Educación, Estudios Hispanos y Ciencias Políticas. Colaboró en la formación y desarrollo de organizaciones sin ánimo de lucro en pro del respeto a la vida humana. Columnista en revistas marroquíes e hispano marroquíes. Participa en cursos y mesas redondas sobre el Sáhara, en España y países del mundo. Investigador sobre cuestiones saharauis y autor de artículos para prensa. Conferencista en radio y televisión. Organiza con la Universidad Mohamed V congresos académicos “Entre dos orillas” para fomentar diálogo entre pueblos y naciones del Sur. Comprometido en el desarrollo de una red de proyectos para la economía social en el saharaui para personas sin recursos. Es politólogo, experto en economía social y presidente de Alter Forum, la ONG líder en el Sahara. Es diplomático correspondiente de la Academia Española del Reino de España. Autor del libro Duna Desnuda y de Escribir sobre dunas (Sahara). Colaborador en La Voz del Árabe.

 

Imagen: LVÁ       

La Voz del Árabe (LVÁ) – EDITORIAL – Cd. de México, enero 23 del 2023

 

Las declaraciones y opiniones expresadas en esta publicación sitio web en Internet son exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de La Voz del Árabe.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.