RELACIONES MÉXICO MARRUECOS Y EL SAHARA MARROQUÍ

– México pronto necesitará fosfatos para la elaboración de fertilizantes que escasean en el mundo por el conflicto entre Rusia y Ucrania, México tendrá que acercarse a Marruecos…

Román López Villicaña*

Aunque desde su independencia México ha mostrado poco interés por el continente africano, eso obedeció: 1. A que para 1810 el continente era un enigma incluso para los europeos que todavía no podían penetrar el interior del África al sur del Sahara. 2. Por lo tanto existía y existe un desconocimiento del continente, como bien sabemos no es sino hasta la conferencia de Berlín de 1884-85 cuando se reparten el continente las potencias europeas. En el caso de Marruecos su reparto es hasta principios del siglo XX. Es más, México había ignorado hasta el año pasado la existencia de una comunidad afrodescendiente.

Los afrodescendientes mexicanos llegaron durante la época colonial para trabajar en las fincas azucareras de Veracruz y Guerrero. También se dice que un barco cargado de esclavos que salió de Acapulco con destino a Perú naufragó frente a las costas de Oaxaca, los sobrevivientes llegaron a las playas y al encontrar un clima similar al de su nativa África, ahí se mezclaron con la población indígena. De ahí proviene la mayoría de las personas que reclaman hoy se les reconozca su calidad de afrodescendientes.

Las relaciones pueden verse desde distintos ángulos, los primeros contactos de acuerdo con el profesor Mohamed Hamidullah, los negros musulmanes llegaron a América incluso antes que Cristóbal Colón quien a su llegada encontró negros y también bereberes que vinieron a colonizar pues dice que el plural de Birzala, tribu conocida en el norte de África, es Brasil, y lo reafirma, dice, el hecho de que esa palabra no es brasileña ni europea [1].

Bonfil Batalla, refiere que en el siglo XVI llegaron a México esclavos blancos procedentes del norte de África, llamados berberiscos.[2] Dice también que cuando llegaban a la colonia lo primero que recibían era el bautismo, luego el Santo Oficio se encargaba de que observaran y respetaran a la religión católica.

En tiempos recientes podemos decir que las relaciones se van a iniciar con la Independencia de ambos países. Cuando se busca bibliografía en México sobre las relaciones con Marruecos, se descubre que casi no se ha trabajado el tema, o bien que este ha despertado poco interés en el país.

En una obra que era clásica en México para el estudio de la política exterior de México, sobre todo para los alumnos de Relaciones Internacionales, la obra de Modesto Seara Vásquez no hace una sola mención a las relaciones de México con África o con el Medio Oriente.

Si revisamos la obra de Carlos Rico, sobre las relaciones de México con el mundo, en el pie de página 48 menciona: “el establecimiento y ampliación de las relaciones, 1960 Marruecos y 1964 Argelia. Posteriormente en la cita 53 dice: la República Árabe Saharaui (1980) [3].

Consuelo Dávila, en su obra: La política exterior de México y sus nuevos desafíos, menciona en la página 321: “…el gran Medio Oriente es desde Marruecos a la frontera de la República Islámica de Irán y Afganistán pasando por la República Árabe Saharaui Democrática.” (sic) [4].

Mas adelante, señala: “…conflictos muy localizados como lo es el diferendo entre Marruecos y la RASD o entre Argelia y Marruecos…” [5].

Quien reúne un poco más de información al respecto es Mercedes Vega que en el Tomo 7 de la obra coordinada describe la trayectoria de las relaciones de México con el Medio Oriente, pero concentrándose, en las áreas que considera más relevantes o aquellas con las que existe una relación más estrecha como con Egipto, Israel, Líbano, Siria y Argelia. Aun así, dice: “las relaciones con Egipto datan del 31 de marzo de 1958, con Irak en 1952, Irán 1964 y con Marruecos en 1962, siendo hasta 1964 cuando se nombra al Sr. Alí Bengelloum embajador en México, pero con residencia en Washington, es decir que dicho embajador era concurrente.

También en esta obra se describe el reconocimiento a la RASD, en la cumbre del movimiento de No Alineados de La Habana del 8 de septiembre de 1979. Dice al respecto: “… México da reconocimiento de estado a la RASD a la vez que felicita a Mauritania por reconocerla y haberse retirado del territorio. Llamaba a Marruecos para permitir la autodeterminación…” [6].

Este hecho vino sin duda a perturbar el desarrollo normal de las relaciones con Marruecos y su engrandecimiento. En la obra se menciona que dicho evento fue para la imagen de México ante el tercer mundo.[7] Más adelante menciona que México ve a Marruecos como puerta de entrada al mercado árabe y africano [8].

Una fuente más elaborada es la de Riordan, Roett [9], quien menciona que luego de la revolución, la ideología del nacionalismo revolucionario vigente hacía énfasis en la propiedad estatal de los medios de producción. Esto llevó a que el país llevara a cabo una política de substitución de importaciones donde la industria ligera se dejaba a la iniciativa privada con subsidios, y la poca industria pesada se la llevara el estado. El petróleo, la electricidad y otras industrias quedaron en manos de la llamada industria paraestatal, que posteriormente fue privatizada cuando llega el neoliberalismo. El periodo de substitución de importaciones fue un sistema exitoso que llevó al llamado milagro mexicano.

Más adelante Riordan menciona que el acuerdo preferencial europeo para sus excolonias de África, Caribe y Pacífico, viene a presentar una barrera para la entrada de México en las excolonias africanas, incluida Marruecos. Cabe agregar que hacia el final del periodo de substitución de importaciones la industria se había vuelto ineficiente y no podía competir en los mercados internacionales.

Posteriormente la caída del muro de Berlín hace que los países europeos y africanos miren hacia Europa del este y no hacia América Latina, y los capitales sobre todo los europeos van también

hacia el este. México se dedica más a cuestiones multilaterales como: el programa mundial de desarme, o la convención sobre protección de los derechos de todos los trabajadores migratorios [10].

También hay la referencia de Olga Pellicer a los trabajos de la ONU para el referéndum del Sahara Occidental.

Como puede apreciarse no había las condiciones para el desarrollo de una relación estrecha y vigorosa. Si a esto se agrega el reconocimiento mexicano a la autodenominada RASD.

El reconocimiento a la RASD fue un problema complejo que debe verse desde varios puntos de vista, hemos podido observar al menos 4 elementos a discutir:

  1. Problema dentro del Partido Revolucionario Institucional (PRI). Y por lo tanto un problema entre el presidente Luis Echeverría Álvarez y el presidente José López Portillo.
  2. México se había transformado en un exportador de petróleo.
  3. La insistencia de los saharauis apoyados por Argelia.
  4. Secretaría de Relaciones Exteriores muy conservadora, había rechazado el posible reconocimiento de la RASD.

Cuando Luis Echeverría tomó el poder en 1970, sobre él caía la sospecha de los acontecimientos de 1968, pues siendo secretario de gobernación se llevó a cabo la matanza de estudiantes en Tlatelolco. Por esto cuando llega al poder, llevar a cabo una labor muy fuerte hacia el exterior para tratar de recuperar para el país el halo revolucionario que había salido muy abollado luego del problema estudiantil. Echeverría es el primer presidente que más viajes hiso al exterior. Su activismo hace que su sucesor no tome realmente el cargo sino hasta el 19 de octubre de 1978 cuando lo manda de embajador a Australia y las Islas Fiyi. Para entonces varios acontecimientos habían ocurrido.

Dos de los primeros embajadores mexicanos en Argel eran francamente simpatizantes del Frente Polisario. Ernesto Madero y Oscar González, eran gente de izquierda que veían con simpatía a dicho movimiento. Por esto llegaron incluso a falsear información. Oscar González falseó haber recibido un télex el 17 de febrero de 1978, en el que mencionaba que el presidente había tenido a bien designarlo para asistir con su representación a los actos conmemorativos del segundo aniversario del nacimiento de la RASD.

Relaciones Exteriores se había negado ya que visitar Tinduf era prácticamente reconocer a dicha entidad.

Al decir de Andrés Ordoñez,[9] José Murat destacado miembro del PRI, con larga carrera política, llegando incluso a gobernador de Oaxaca, encabezó la representación del PRI a dicha ceremonia y fue él quien arregló la visita del vicesecretario del Frente Polisario, pasando por encima de la instrucción de la Secretaría de Relaciones Exteriores al embajador en Argel que dicha visita no era posible[11].

Ya con el presidente Luis Echeverría en junio de 1976, el presidente del Consejo Nacional del Polisario, Mohamed Ould Ziou, transmitió a través de la embajada de Argelia un mensaje, solicitando apoyo de la comunidad internacional para logar el pleno reconocimiento como estado independiente [12].

Habiendo tomado posesión el presidente López Portillo los argelinos y polisarios vuelven a insistir, enviando una carta solicitando una delegación mexicana para asistir al festejo del primer aniversario de la RASD, esta carta llegó a manos del secretario de Relaciones Exteriores con una nota del director general del servicio diplomático Manuel Bartlett Díaz, en la que decía: “ … comunico a usted que dicha república es inexistente, ya que el antiguo territorio del Sahara Español fue dividido por el acuerdo tripartito de Madrid entre Marruecos y Mauritania [13].

Esto comienza a cambiar el 17 de febrero de 1978, cuando un télex a la embajada en Argel dice que el presidente López Portillo designa al embajador a asistir a los festejos del segundo aniversario del nacimiento de la RASD.

Se sabía en México que el movimiento no controlaba el territorio, sin embargo, en junio de 1978 el presidente Houari Boumediene envió carta al presidente mexicano solicitándole apoyo para la causa del polisario. En estudio del asunto la Secretaría de Relaciones Exteriores mexicana sospechaba que en África se interpretaba que dicho movimiento solo era un títere de Argelia.

México descubre en la Sonda de Campeche el rico yacimiento de Cantarell con lo cual para 1978 comienza a exportar aceleradamente para salir de la crisis en que se encontraba el país, pues luego de tomar posesión el nuevo presidente, tiene que devaluar el peso en un 100%. México comienza a actuar con mayor seguridad en la región latinoamericana como lo muestra el llamado acuerdo de San José y la intervención de México en el conflicto de Nicaragua donde crea con Francia el llamado Grupo Contadora.

También en esos años se mejora la relación con Cuba. La nueva riqueza petrolera y la imposibilidad de México de formar parte de la OPEP, va a llevar al país a ver a Argelia con simpatía, pues podría ser un aliado para obtener información de primera mano sobre los movimientos de la organización.

En mayo de 1979, Jorge Castañeda y Álvarez de la Rosa, toma posesión como nuevo secretario de Relaciones Exteriores y en la sexta cumbre de los Países No Alineados, se celebraría en La Habana, preguntó al presidente si podría hacer en la misma una manifestación de reconocimiento por parte de México a la RASD, lo que sería de agrado para Argelia, país cuya posición en materia de energéticos era importante cuidar [14].

Con esto el 8 de septiembre de 1979 se reconocía como Estado a la RASD.

Hecho esto la relación cae en el olvido tanto de un lado como del otro. Era obvio el disgusto marroquí, pues la resolución 2625 (XXV) de la Asamblea General de la ONU claramente establecía que: “…la autodeterminación se puede ejercer por la libre asociación o integración con un estado independiente…” y esta condición se había cumplido cuando La Yamaa aceptó la integración de la excolonia al reino marroquí.

Ante esta situación nadie quiere en México y en la Secretaría de Relaciones Exteriores cargar con la culpa del error cometido con la RASD, aunque cada vez sean menos los países que la reconozcan.

La relación se continúa sin incentivos pese a que se tienen identificadas las áreas en la que puede haber cooperación como: técnicas de acuacultura, uso de fertilizantes, pesca y salud animal.

Es hasta la visita de su majestad Mohamed VI en octubre de 2003 cuando se reaniman las relaciones. El embajador actual, Sr. Abdelfatah Lebbar, realiza esfuerzos por reanimar las relaciones. Así ha crecido el comercio en el cual México tiene un ligero superávit y ha llegado alguna inversión mexicana, como es la compra por parte de Bimbo en 2017 de la empresa estadunidense East Balt Bakeries [15].

A pesar de esto la sombra del reconocimiento sigue pesando y sigue siendo un obstáculo para el desarrollo normal de las relaciones. México pronto necesitará fosfatos para la elaboración de fertilizantes que escasean en el mundo por el conflicto entre Rusia y Ucrania, México tendrá que acercarse a Marruecos que detenta el 90% de las exportaciones mundiales.

 

[1] Hamidullah, Mohamed, El Islam, (Madrid: Asociación Islámica de España, 1997) p. 258

[2] Bonfil, Batalla, Guillermo, Simbiosis de Culturas, (México: FCE, 1993) p. 140

[3] Rico, Carlos, México y el Mundo, t. VIII, (México: El Colegio de México, 2010) p. 40-42

[4] Dávila Pérez, María Consuelo, et al, La política exterior de México y sus nuevos desafíos, (México, UNAM, 2008), p. 321

[5] Ibid, p. 323

[6] Vega Mercedes, Historia de las relaciones internacionales de México, 1821-2010, t. 7, (México, SER, 2011) p. 243

[7] Ibidem

[8] Ibid, p. 259

[9] Riordan, Roett, Relaciones exteriores de México en la década de los noventa, (México, siglo XXI, 1991) p. 43

[10] Ibid. PP 258-269

[11] Ordoñez, Andres, México y el Sahara Occidental de la guerra fría al siglo XXI , (México, UNAM, 2019), p. 29

[12] Ibidem

[13] Ibid p. 20

[41] Ibid, p.21

[15] Ibid, p. 40

 

*Dr. Román López Villicaña: Dr. En Relaciones Internacionales por la UNAM.  Profesor pensionado por la UDLAP. Colaborador en La Voz del Árabe. 

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Imagen: LVÁ       

La Voz del Árabe (LVÁ) – EDITORIAL – Cd. de México, mayo 16 del 2022

 

Las declaraciones y opiniones expresadas en esta publicación sitio web en Internet son exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de La Voz del Árabe.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.