MANDARINA

427 visitas

– Estamos en temporada de mandarina, inclúyela en tu dieta diaria… – Su fibra la hace perfecta para problemas intestinales, dietas y bulimia. El alto contenido en potasio que contienen estos cítricos ayuda en problemas de corazón y tensión.

La mandarina es el fruto de las diferentes especies de cítricos llamados comúnmente mandarino. Es el cítrico más similar a la naranja, también de color anaranjado, aunque de menor tamaño, sabor más aromático y con mayor facilidad para quitar su piel en la mayoría de las variedades, así como una acidez ligeramente inferior y una mayor proporción de azúcares simples. Estas propiedades hacen que se considere una golosina natural de fácil consumo para jóvenes y ancianos.

La mandarina proviene de las zonas tropicales de Asia. Se cree que su nombre se debe al color de los trajes que utilizaban los mandarines, gobernantes de la antigua China. Se puede afirmar que es una fruta originaria de China e Indochina. Su cultivo se introdujo en Europa en el siglo XIX.​ En la actualidad, los principales países productores son: China, España, México, Brasil, Argentina, Venezuela, Colombia, Marruecos, Israel, Japón, Uruguay, Paraguay, Bolivia, Perú y Ecuador.

Las mandarinas se clasifican en tres grandes grupos: Clementinas, Híbridos y Satsumas. A veces se considera a las Clemenvillas o Novas como otro grupo. En Bolivia y en Venezuela se encuentra la mandarina reina, que actualmente se exporta a Argentina, país que posee su propia variedad, la mandarina criolla.

Clementina fina, fruto pequeño o de mediano tamaño (50 a 70 g) y extraordinaria calidad. Corteza fina de color naranja intenso. Recolección entre noviembre y enero. Frecuentemente requiere tratamientos para mejorar el tamaño y el cuajado.

Clemenpons, muy similar a la clemenules, variedad de la que procede, pero su maduración se adelanta 15 días.

Clemenules, fruto grande (80 a 100 g), de forma achatada, corteza de color naranja intenso y pulpa jugosa de muy buena calidad. Fácil de pelar. Prácticamente sin semillas. Recolección de noviembre a enero, después que la oroval. Se mantienen bien en el árbol.

Esbal, fruto de tamaño medio (55 a 75 g), forma achatada, corteza naranja intenso, fácil de pelar, pulpa de muy buena calidad y sin semillas. Madura en la misma época que la oroval o un poco antes. Las lluvias prolongadas pueden dañar los frutos una vez maduros.

Hernandina, fruto mediano (55 a 75 g), de forma ligeramente achatada, corteza fina color naranja intenso, fácil de pelar y pulpa jugosa de buena calidad. No posee semillas si no hay polinización. Madura internamente igual que la clementina fina, toma color dos meses más tarde. Se recoge entre enero y febrero. Aguanta bien las lluvias. Fue descubierta por Isidro Espuig en los viveros Hernández del pueblo valenciano de Alcàsser, y de ahí proviene su nombre.

Loretina, fruto de color intenso, con corteza un poco rugosa, de buen sabor y sin semillas, fácil de pelar. Se recoge unos días antes que la marisol, de la cual procede por mutación espontánea.

Marisol, muy parecida a la oroval, pero se recoge unos 15 o 20 días antes.

Oronules, fruto de mediano tamaño con forma ligeramente achatada, pulpa de muy buena calidad y sin semillas. Recolección a mediados de octubre.

Oroval, fruto de forma redondeada, más grande que el anterior (70 y 90 g), de corteza granulosa de color naranja intenso. Fácil de pelar. Recolección de noviembre a diciembre. No es conveniente para su conservación mantener el fruto en el árbol, ya que pierde zumo.

Existen híbridos de Citrus x tangerina y Citrus reticulata con otras especies del género Citrus y sus frutos también reciben el nombre de mandarinas. Estos híbridos suelen producir frutos de buen tamaño y color naranja rojizo muy atractivo. La pulpa posee gran cantidad de zumo y es abundante en azúcares y ácidos orgánicos. La corteza está muy adherida a la pulpa.

La satsuma es originaria de Japón y presenta un exquisito aroma. Sus árboles son los últimos en florecer y sin embargo son los primeros que se recolectan. Las frutas son de color amarillo naranja o naranja asalmonado, de buen tamaño, forma achatada y con propensión a hincharse cuando la corteza inicia el cambio de color.

Clausellina, fruto de baja calidad y cuya recolección suele comenzar a mediados de septiembre.

Okitsu, de buena calidad gustativa. Muy precoz, en algunas zonas comienza su recolección en septiembre.

Owari, fruto de tamaño medio a pequeño, color naranja claro, forma aplanada y con mucho zumo.

La mandarina tiene menos vitamina C que las naranjas, pero aun así es una fuente potente, sabemos que la vitamina C tiene una importante acción antiinfecciosa estimulando la formación de anticuerpos, por lo que es fundamental para los meses de invierno y nos ayudará a prevenir catarros y otro tipo de infecciones. La vitamina C también es fundamental con enfermedades infecciosas e inflamatorias, en estos casos sus niveles descienden, por lo que deberemos consumir más mandarinas, naranjas, limones y otras.

Sistema inmunológico más fuerte. Las mandarinas nos ayudarán en este aspecto. Además, previene el envejecimiento celular.

Mejora la absorción de hierro, fundamental ante casos de anemia ferropénica. Cuando la analítica ofrece niveles de hierro bajos, toca cuidarse. Las mandarinas, precisamente por el contenido en vitamina C, es perfecta para acompañar tanto alimentos ricos en hierro como los suplementos. Tomarse la pastillita de hierro con un zumo de mandarinas mejora la absorción de hierro y esto contribuye a recuperar los niveles adecuados antes.

Gran cantidad de vitaminas y minerales, muy recomendable para después de entrenar y durante el embarazo. Después de una buena carrera, un partido de tenis o unos largos en la piscina, tómate un par de mandarinas. Por su contenido en vitamina C, carotenoides, y potasio son perfectas para reponer el líquido y los minerales que has perdido con el ejercicio. Además, es fresca e hidratante, todo un manjar cargado de vitaminas y salud.

Ideal durante el embarazo. Esta etapa de la vida de una mujer es complicada y requiere gran cantidad de vitaminas y nutrientes, y por supuesto ácido fólico. Las mandarinas nos ofrecen todas estas bondades, que se requieren principalmente al inicio del estado de gestación.

Reducen el ácido úrico. Consiguen reducir los niveles de ácido úrico y sus sales gracias a su potasio, su gran cantidad de agua y su ácido cítrico. Durante el embarazo es espacialmente importante prestar atención al nivel ácido úrico. Su fibra la hace perfecta para problemas intestinales, dietas y bulimia. El alto contenido en potasio que contienen estos cítricos ayuda en problemas de corazón y tensión, así como en casos de bulimia.

La mandarina contiene una gran cantidad de fibra, así que si tienes problemas de estreñimiento te vendrá estupendamente tomarte un par de ellas al día. Estimulan los movimientos intestinales. Además, ayuda a controlar el colesterol y disminuir la absorción de grasa, por lo que, si tienes diabetes, obesidad o el colesterol por las nubes, es tu fruta.

Problemas de corazón y tensión. Contiene mucho potasio y muy poco sodio, así que es perfecta para problemas de hipertensión arterial o de corazón. Si se sufre bulimia también se recomienda ya que los vómitos provocan una importante pérdida de potasio.

Dietas adelgazantes. Si quieres perder peso puede ser un estupendo, tiene una enorme cantidad de agua y muy pocas calorías, y además tiene efecto saciante.

Fuente de vitamina A. Buena para la visión, el cabello y las uñas. Gracias a la vitamina A fortalecerá cabello y uñas y nos ayudará a mantener una buena visión. Pero para ello y para el resto de propiedades, su consumo tiene que ser habitual, y mejor si es diario.

 Si gustas mandarinas muy jugosas tendrás que escoger las mandarinas más pesadas, que vendrán más cargadas, con piel blanda pero no arrugada. Son las mejores. Combinando la mandarina con miel obtendremos postres muy ricos y saludables.

 

Imagen: LVÁ       

La Voz del Árabe (LVÁ) – VIDA y SALUD – Cd. de México, noviembre 10 del 2021

 

Las declaraciones y opiniones expresadas en esta publicación sitio web en Internet son exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de La Voz del Árabe.

5 1 vote
Article Rating

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x