ENTRE HIPÓCRITAS Y CÍNICOS, RAYAN EN LO RIDÍCULO

280 visitas

-Es vital hacer un balance, de manera masiva, de lo que sucedió y por qué: Zelikow.

Una nueva y controvertida investigación realizada por el Dr. Joseph Mercola, activista de renombre que recientemente ha sido censurado por la mafia del Silicon Valley, confabulada con “Big Pharma”, nos revela una crónica que puede despertar el enojo y la indignación de cualquier libre pensador consciente del grado de manipulación que se vive hoy día alrededor del mundo.

No hay peor ciego que el que no quiere ver, pero hay propuestas tan descabelladas “a todas luces corruptas” que no pueden dejar de ofender a quienes se han tomado un poco de tiempo para indagar acerca de las atrocidades que un puñado de psicópatas están implementando en contra de la humanidad. Cabe mencionar que no se trata de seres extraterrestres que han venido desde el espacio exterior a aniquilarnos, arrebatándonos todos nuestros derechos, incluidos los más elementales tales como la libertad. Estamos hablando de un grupo de individuos que estrictamente hablando, han perdido todo sentido de humanidad, por lo que su proceder inhumano ya no debería sorprendernos a estas alturas de la vida.

Resulta que ahora, contra la evidencia, se pretende una vez más reescribir la historia a partir de la pretendida Pandemia y donde la próxima Comisión COVID será un encubrimiento dirigido por Gates.

Habiendo ido tan lejos como pudo con el encubrimiento de la muy poco científica y falta de ética Organización Mundial de la Salud, Bill Gates da otro mordisco a la manzana con su investigación financiada por corporaciones sobre los orígenes de COVID-19 para encubrir inteligentemente esta conspiración masiva con una investigación «oficial».

Si bien el llamado Grupo de Planificación de la Comisión COVID, ideado para crear y apoyar una comisión de investigación como la del 11 de septiembre, (evento turbio de auto-terrorismo donde se sacrificó muy poco en comparación a lo que se pretendía lograr) se anuncia como un esfuerzo no partidista, realmente no se podría encontrar un grupo de participantes con un sesgo más peligroso.

En resumen, individuos y organizaciones con algunos de los conflictos de intereses más atroces, y todo lo que se puede ganar al estar a cargo de analizar y escribir la historia de esta pandemia, están liderando y apoyando este esfuerzo. Este es un clásico ejemplo del zorro que guarda el escenario del gallinero.

Según el Miller Center, el grupo de planificación conformado por los mejores expertos de la ingeniería social, presentará los planes para nueve grupos de trabajo separados, cada uno centrado en uno de los siguientes temas, para sentar «las bases de una futura comisión de investigación»:

Los orígenes del SARS-CoV-2 y su prevención
Evaluación de amenazas, incluida la creación de una red internacional de detección y alerta, «inteligencia biológica» y otra recopilación de datos.
Preparación nacional y revisión de la respuesta inicial
Comunidades en riesgo y cómo abordar las brechas en las capacidades de salud pública, la seguridad de los trabajadores y las responsabilidades de las empresas privadas
Preparación, contención y mitigación estatal y local, incluido cuándo y cómo usar cierres, mandatos y cierres de escuelas
Desafíos de la atención médica relacionados con la atención al paciente, incluidos aquellos con síndrome del transportista de larga distancia
Diagnósticos, terapias y vacunas, incluido el entorno regulatorio que podría beneficiar o reprimir la innovación y / o las cadenas de suministro globales.
Contar las historias de las víctimas de COVID-19, los trabajadores de primera línea y los funcionarios de salud pública (es decir, la generación de propaganda)
Resolver problemas de datos

Philip Zelikow – Investigador jefe de la Cábala* (*Conjetura, suposición. Cálculo supersticioso para adivinar algo. Intriga, maquinación).

El líder elegido de este nuevo grupo de planificación es Philip Zelikow, ex director ejecutivo de la Comisión del 11 de septiembre y miembro del Panel Asesor del Programa de Desarrollo Global de la Fundación Bill y Melinda Gates. Si bien es posible que Gates no sea un miembro físico de este grupo de planificación, ciertamente está involucrado indirectamente. De eso podemos estar virtualmente seguros.

Zelikow, ex director del Centro Miller de Asuntos Públicos de la Universidad de Virginia, también es miembro actual del grupo de estrategia del Instituto Aspen, un centro tecnocrático que ha preparado y asesorado a ejecutivos de todo el mundo sobre las sutilezas de la globalización.

También dirigió el Grupo de Trabajo sobre Seguridad Nacional en la Era de la Información de la Fundación Markle, cuyo enfoque ha sido hacer que la información relacionada con posibles amenazas a la seguridad sea detectable y accesible para los funcionarios sin violar las leyes de libertad civil. Según lo informado por la Universidad de Virginia: 

-“El grupo de planificación espera preparar el camino para una posible Comisión Nacional COVID establecida para ayudar a Estados Unidos y al mundo a aprender de esta pandemia y protegerse contra futuras amenazas. «Esta es quizás la crisis más grande que ha sufrido Estados Unidos, si no el mundo, desde 1945», dijo Zelikow. «Es vital hacer un balance, de manera masiva, de lo que sucedió y por qué”.

-Este tipo de desafíos de civilización pueden volverse más comunes en el siglo XXI, y debemos aprender de esta crisis para fortalecer nuestra sociedad. Los académicos y periodistas harán su trabajo, pero también hay un papel para el tipo de investigación masiva y esfuerzo de investigación “que solo una comisión a gran escala puede proporcionar”.

Fundaciones que respaldan la Comisión COVID – Según lo informado por el Miller Center, el Grupo de Planificación de la Comisión COVID incluye más de dos docenas de virólogos, personalidades de salud pública y ex funcionarios del gobierno, y está respaldado por cuatro fundaciones caritativas, todas las cuales tienen antecedentes que revelan que son parte de la alianza tecnocrática que durante años, en algunos casos décadas, han estado conspirando y planificando la redistribución de la riqueza y la toma de poder global que estamos experimentando ahora. Estos fundamentos incluyen:

  • Schmidt Futures, fundada por Eric Schmidt, ex director ejecutivo y presidente ejecutivo de Google and Alphabet Inc., que posee el mejor equipo de inteligencia artificial (IA) del mundo. 
  • La Fundación Skoll, fundada por Jeff Skoll, un ex presidente de eBay, para «perseguir su visión de un mundo sostenible» catalizando «un cambio social transformador».  Actúa como una organización de apoyo a Silicon Valley Community Foundation.

Skoll ha financiado la preparación y la prevención de pandemias desde 2009 a través del Skoll Global Threats Fund, y su compañía de producción cinematográfica Participant Media produjo la película «Contagion» y el documental de Al Gore «An Inconvenient Truth».

Como nota referente al párrafo anterior, recordemos que dentro de las tácticas de la propaganda, “arma infalible del Sionismo utilizada por Hitler en sus primeros albores”, el exhibir películas y programas (cuya función es programar) con temáticas de eventos que en muy corto tiempo aparecerán en la vida real, tiene el objetivo primordial de preparar inconscientemente a la población para aceptar algo que de entrada sería mucho más difícil de percibirse como real. Todas las políticas encaminadas a predisponer al mercado cautivo se han apoyado de familiarizar al público con las pandemias y con el calentamiento global.

  • Stand Together Foundation, que forma parte de la red Koch, fundada por Charles Koch. Su enfoque principal es la justicia penal y los problemas de pobreza, y enseña la filosofía de «gestión basada en el mercado» de Koch a los líderes comunitarios.
  • La Fundación Rockefeller, que en abril de 2020 publicó el libro blanco, «Plan de acción nacional de prueba de COVID-19», que establece un marco estratégico claramente destinado a convertirse en parte de una estructura permanente de vigilancia y control social que limita severamente la libertad personal y la libertad de elección. 

En el sitio web del Dr. Mercola se publicó hace unos cuantos meses un escrito sobre esto en «Plan de la Fundación Rockefeller para rastrear a los estadounidenses».

El sistema de seguimiento que solicita es inquietantemente similar al que ya se utiliza en China, donde los residentes deben inscribirse en un registro de condiciones de salud. Una vez inscritos, obtienen un código QR personal, que luego deben ingresar para tener acceso a las tiendas de comestibles y otras instalaciones. El plan también exige acceso a otros datos médicos y en varias ciudades de China ya no es un proyecto planeado, sino una realidad totalmente implementada.

Operación Lockstep – Los Rockefeller, como Gates, construyeron un imperio en torno a la enfermedad y la medicina a pesar de no tener experiencia médica alguna. Su influencia tiene sus raíces en el dinero, que se gasta de manera inescrupulosa disfrazada de altruismo. Si bien Rockefeller y Gates son conocidos como filántropos, sus donaciones aumentan su riqueza, ya que el dinero que gastan en «obras de caridad» finalmente termina beneficiando sus propias inversiones y/o intereses comerciales.

Además del documento del Plan de Acción COVID-19 citado anteriormente, que ni siquiera intenta ocultar su extralimitación draconiana y su intención de alterar permanentemente la vida y la sociedad tal como la conocemos, la Fundación Rockefeller también publicó un informe de 2010 titulado “Escenarios para el futuro de la tecnología y el desarrollo internacional”, en el que presentaban su escenario “Lockstep”: una respuesta global coordinada a una pandemia letal. Dicho informe se encuentra disponible todavía a través de la red y merece la pena ser revisado, pues su similitud con lo que está sucediendo en el presente resulta escalofriante, por decir lo menos. Al final de este artículo proporcionamos una liga electrónica de un vídeo “altamente revelador” que nos habla someramente del contenido del controvertido Informe.

El plan es utilizar el bioterrorismo para tomar el control de los recursos, la riqueza y las personas del mundo. Es utilizar la respuesta coordinada a una pandemia como justificación para la redistribución de la riqueza y el restablecimiento del sistema financiero mundial.

Si bien el nombre y el origen del virus difieren, el escenario presentado en este documento coincide con muchos de los detalles de nuestro presente. Una pandemia viral mortal. Un efecto mortal en las economías. La movilidad internacional se paraliza bruscamente, debilitando las industrias, el turismo y las cadenas de suministro globales. “Incluso a nivel local, las tiendas y los edificios de oficinas normalmente bulliciosos permanecieron vacíos durante meses, sin empleados ni clientes”, se lee en el documento.

“En ausencia de protocolos oficiales de contención”, el virus se propagó como la pólvora. En esta narrativa, el hecho de que la administración estadounidense no impusiera restricciones estrictas de viaje a sus ciudadanos resultó ser un defecto fatal, ya que permitió que el virus se propagara más allá de sus fronteras. A China, por otro lado, le fue particularmente bien debido a su rápida imposición de cuarentenas universales a todos los ciudadanos, que resultó eficaz para frenar la propagación del virus.

A muchas otras naciones donde los líderes «ejercieron su autoridad» e impusieron severas restricciones a sus ciudadanos – «desde el uso obligatorio de mascarillas hasta controles de temperatura corporal en las entradas de espacios comunes como estaciones de tren y supermercados» – también les fue bien.

Estos y otros informes detallan cuál es realmente el plan definitivo. Es utilizar el bioterrorismo para tomar el control de los recursos, la riqueza y las personas del mundo. Es utilizar la respuesta coordinada a una pandemia como justificación para la redistribución de la riqueza y el restablecimiento del sistema financiero mundial.

Lo que la mayoría no se da cuenta es que la distribución de la riqueza de la que están hablando no es una distribución de los ricos a los pobres, aunque eso es lo que quieren que creas. Es centralizar la riqueza en la parte superior y eliminar los derechos de propiedad privada y la propiedad empresarial privada de las clases bajas y medias. El nivel de vida «equitativo» del que están hablando es pobreza para todos menos para ellos mismos. Es realmente crucial comenzar a comprender esta realidad ahora, antes de que sea demasiado tarde.

Piezas de un rompecabezas global – La Fundación Rockefeller también es patrocinadora fundadora de la Fundación Mojaloop, creada para «promover los pagos digitales para personas fuera del sistema financiero, con el apoyo de Google y la Fundación Bill y Melinda Gates».

Allí mismo tenemos a Google, la Fundación Gates y la Fundación Rockefeller, todos en una pequeña organización “sin fines de lucro” con el corazón empeñado en brindar a los pobres acceso a la banca digital usando sus teléfonos celulares. Estas son probablemente las tres organizaciones sin fines de lucro más peligrosas del planeta, ya que probablemente sean las más poderosas y comprometidas con la tiranía global.

La banca totalmente digital que utiliza una moneda digital centralizada es un componente clave del Gran Restablecimiento, por lo que este proyecto tiene poco que ver con la filantropía honesta y todo lo que tiene que ver con asegurarse de que todos puedan ser arrastrados a la red digital, lo que incluirá todo -Vigilancia y seguimiento del reloj de la ubicación física y los datos biológicos, una identificación digital, junto con sus datos de salud (incluidos, entre otros, el estado de vacunación), la banca y, en última instancia, un sistema de crédito social.

Todas las piezas necesarias para el Gran Reinicio ya están en su lugar; es sólo una cuestión de ver cómo encajan todas las piezas separadas. Por ejemplo, Gavi, la alianza de vacunas, creada con fondos de la Fundación Bill y Melinda Gates, se asoció con la Alianza ID2020 para lanzar un programa de identidad digital llamado ID2020. 

Gates también financió la creación de EarthNow, un proyecto que involucra a 500 satélites equipados con tecnología de aprendizaje automático para vigilar todo el planeta con video en tiempo real. Como era de esperar, la IA, una especialidad de Google, también es un componente clave de esta trama de vigilancia global.

COVID-19: una plataforma de lanzamiento para el gran reinicio – Otro jugador clave en el Grupo de Planificación de la Comisión COVID es el Centro Johns Hopkins para la Seguridad de la Salud en la Escuela de Salud Pública Bloomberg. Como recordará, el Centro Johns Hopkins para la Seguridad de la Salud organizó conjuntamente la simulación de preparación para una pandemia para un “nuevo coronavirus”, conocido como Evento 201, en octubre de 2019 junto con la Fundación Gates y el Foro Económico Mundial.

El evento predijo inquietantemente lo que sucedería solo 10 semanas después, cuando apareció COVID-19. Gates y el Foro Económico Mundial, a su vez, están asociados con la Organización de las  Naciones Unidas que, aunque mantienen un perfil relativamente bajo, parecen estar en el centro de la agenda de toma de control globalista. (Baste recordar cómo es que esa Organización os ha demostrado que es posible robarse impunemente un territorio y reconocerlo como legal, aunque se haya establecido a base de genocidios sobre la ilegalidad total).

El Foro Económico Mundial, aunque es una organización privada, funciona como la rama social y económica de la ONU y es una fuerza impulsora clave detrás de la tecnocracia moderna y la agenda del Gran Restablecimiento. Su fundador y presidente, Klaus Schwab, declaró públicamente la necesidad de un «reinicio» global para restaurar el orden en junio de 2020. 

La regla tecnocrática, que es lo que traerá el Gran Restablecimiento, depende del uso de la tecnología, en particular la inteligencia artificial, la vigilancia digital y la recopilación de Big Data (que es para lo que está el 5G), y la digitalización de la industria, la banca y el gobierno, lo que a su vez permite la automatización de la ingeniería social y el gobierno social (aunque esa parte nunca se establece expresamente).

Más allá de la preparación y respuesta ante una pandemia, la justificación para la implementación de la agenda del Gran Reinicio en su totalidad será el cambio climático. El Gran Reinicio, a veces denominado el plan de “reconstruir mejor”, pide específicamente que todas las naciones implementen regulaciones “verdes” y “objetivos de desarrollo sostenible” como parte del esfuerzo de recuperación posterior a COVID.

Pero el objetivo final está lejos de lo que la persona típica imagina cuando escucha estos planes. El objetivo final es convertirnos en siervos sin derecho a la privacidad, propiedad privada o cualquier otra cosa. En resumen, la pandemia se está utilizando para destruir las economías locales de todo el mundo, lo que permitirá que el Foro Económico Mundial entre y “rescate” a los países endeudados. El precio de esta salvación es tu libertad.

El gran reinicio. Si bien el Nuevo Orden Mundial fue ridiculizado durante mucho tiempo como una «teoría de la conspiración» que tendría que estar loco para creer, el Gran Restablecimiento, que es simplemente un cambio de marca del mismo antiguo plan del Nuevo Orden Mundial que ha estado en circulación durante más de una década, es ahora un hecho público.

Muchos líderes mundiales han hablado de ello a título oficial, y en junio de 2020, Zia Khan, vicepresidente senior de innovación de la Fundación Rockefeller, escribió el artículo “Reconstrucción hacia el gran reinicio: crisis, COVID-19 y el desarrollo sostenible Objetivos”, revisando la “crisis social” que requiere la aceptación mundial de un nuevo orden mundial.

El artículo fue coescrito con John McArthur, un miembro senior del Brookings Institute, que es uno de los varios think-tanks tecnocráticos. Teniendo en cuenta lo que acabo de decir sobre de qué se trata realmente el Gran Reinicio y las justificaciones utilizadas para implementar el robo de riqueza y libertad, lea cómo postulan estos cambios como lo mejor para usted:

“La agitación puede generar nuevos conocimientos y oportunidades. Las normas obsoletas o injustas pueden sucumbir a la imperiosa necesidad de la sociedad de adoptar mejores enfoques. Por ejemplo, la necesidad de una intervención gubernamental masiva y urgente ha llamado la atención sobre las redes de seguridad social y la posibilidad de mejoras dramáticas en las políticas.

Las trágicas consecuencias de la discriminación racial han catapultado la conciencia de los problemas sistémicos y han generado perspectivas de reformas sociales muy necesarias. Las rápidas mejoras ambientales vinculadas al cierre económico han reavivado la conciencia de las profundas interconexiones entre ecosistemas, economías y sociedades.

En lugar de permitir pasivamente que las normas evolucionen a través de la inercia o la aleatoriedad, todos podemos emprender acciones de Respuesta y, lo suficientemente pronto, Recuperación de una manera que mejore las probabilidades de un reinicio hacia mejores resultados a largo plazo.

Afortunadamente, ya tenemos un sólido punto de partida para determinar cuáles deberían ser los resultados económicos, sociales y ambientales del mundo. Hace cinco años, en 2015, los 193 estados miembros de la ONU acordaron los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) como un conjunto común de prioridades que deben lograrse en todos los países para 2030”.

Otro artículo titulado «The Great Reset» escrito por Jimmy Chang, CFA, para el blog Rockefeller Capital Management, dice, en parte:

“Con respecto al esfuerzo de reconstrucción posterior a la pandemia, los progresistas, liderados por las llamadas élites de Davos (de la fama del Foro Económico Mundial), abogan por un ‘Gran Reinicio’ urgente del capitalismo para garantizar la igualdad y la sostenibilidad. También piden aprovechar la Cuarta Revolución Industrial (es decir, Big Tech) para abordar los desafíos sociales y de salud.

Su visión para el futuro podría extraerse de un artículo de 2016 escrito por un joven político danés con el título «Bienvenido al 2030. No tengo nada, no tengo privacidad y la vida nunca ha sido mejor». Este título fue tan controvertido que su publicación en el sitio web del Foro Económico Mundial se cambió a un insípido ‘Así es como podría cambiar la vida en mi ciudad para el año 2030’.

El ritmo del Gran Reinicio dependerá en parte del resultado final de las elecciones estadounidenses,(cuya falta de legalidad ha quedado de manifiesto) ya que determinará si la doctrina de ‘Estados Unidos primero’ de Trump quedará relegada al basurero de la historia. Aun así, algunos reinicios serán inevitables ya que COVID-19 ha exacerbado ciertos problemas de larga data, como la dependencia de la deuda del mundo y la brecha cada vez mayor entre los que tienen y los que no tienen.

Habrá niveles elevados de quiebras y reestructuración de la deuda. Los gobiernos pueden aumentar aún más su influencia para rescatar la economía y aplacar a los electorados que exigen contratos sociales más generosos.

Las empresas también deberán responder a los cambios de comportamiento duraderos causados ​​por la pandemia. En resumen, no hay vuelta atrás al mundo anterior a COVID-19, y los mercados deberán ajustarse».

Lobos con piel de oveja – El Gran Restablecimiento no es una teoría de conspiración salvaje, sino una agenda publicada públicamente que avanza, nos guste o no. Creo que la única forma de detenerlo es a través de nuestras respuestas colectivas a las diversas piezas y partes del plan que se están implementando. Quieren que creamos que ninguna de las cosas que se presentan tiene nada que ver entre sí, pero, de hecho, todas son piezas del mismo rompecabezas.

La imagen final es el interior de una celda de prisión. Puede que no sea una prisión física. Puede ser en gran parte de naturaleza digital. Puede parecer las cuatro paredes de su propia casa. Sin embargo, es una prisión.

Creo que sería un error trágico confiar en Gates, Rockefeller, Google o cualquiera de los otros jugadores, incluido Zelikow, que se nos presentan como los salvadores del día. Todos son lobos con piel de cordero.

Artículo publicado originalmente en inglés en: https://articles.mercola.com/sites/articles/archive/2021/04/27/covid-commission-gates-led-cover-up.aspx?ui=0287eaae1d32c184ada3075d74b4617be24030d3b8ebf1c3a47377c2d5ea2bbe&sd=20200129&cid_source=dnl&cid_medium=email&cid_content=art1ReadMore&cid=20210427_HL2&mid=DM868896&rid=1143508213

Otras referencias: https://www.youtube.com/watch?v=zoW-kGGSyqY

Para obtener más información sobre la estructura de poder oculta que dirige esta reorganización global hacia el control autoritario, consulte en la página web de Mercola los siguientes artículos: «Bill Gates quiere realizar una visión global en su vida«, «El gran restablecimiento y reconstruir mejor«, «La tecnocracia y el gran restablecimiento» y Quién ¿Pulsó el gran botón de reinicio?” 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Información: Traducido, editado y adaptado por Mauricio Saraya Ley / Imagen: LVÁ       

La Voz del Árabe (LVÁ) – EDITORIAL – Cd. de México, mayo 10 del 2021

 

Las declaraciones y opiniones expresadas en esta publicación sitio web en Internet son exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de La Voz del Árabe.

5 3 votes
Article Rating

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x