COCINA DE JORDANIA

550 visitas

La gastronomía jordana se compone de sabores y olores muchas veces desconocidos, pero agradablemente sorprendentes para el paladar occidental.

La riqueza de la gastronomía de Jordania es, además de su legado histórico, belleza natural y la calidez de su gente, es sin duda la comida. Su sencilla y poco presuntuosa cocina es parte de platillos elaborados y de gran sabor que la hacen el centro de muchas actividades de la sociedad jordana y un deleite para el paladar de sus visitantes.

La gastronomía jordana se compone de sabores y olores muchas veces desconocidos, pero agradablemente sorprendentes para el paladar occidental. Con orígenes similares a los países que la rodean, su mezcla con la cultura beduina e influencia de lugares tan remotos como la India (gracias a haber sido senda de comerciantes) hacen que entradas, platos fuertes, postres y bebidas sean reconocidos y disfrutados por los jordanos y todo aquel que llega a sus tierras.

Como entradas, por ejemplo, casi siempre en una gran charola colocada al centro de los comensales, se sirven los aperitivos mejor conocidos como Mezzeh, es un conjunto de tapas donde predominan las verduras, ensaladas, el humus, baba ghanoush (puré de berenjena y tahineh), aceitunas, falafel, pan jordano, entre otros. En Jordania, este conjunto de platos (escogidos entre decenas de opciones) puede servirse como parte de una comida a «gran escala» y su riqueza se disfruta con el paladar y también con la vista al mostrar cada platillo de una manera única.

Si hablamos de platos fuertes, el Mansaf es considerado el plato nacional de Jordania y se prepara para las ocasiones más importantes y especiales (bodas y nacimientos, para honrar a un invitado y en los días festivos más importantes). Es una especialidad beduina que consiste en un guiso de cordero sazonado con hierbas aromáticas, cocinado lentamente en un caldo con yogur seco (Jameed) y servido con una guarnición de arroz, almendras y piñones.

Sin embargo, en la mesa fuerte jordana también podemos encontrar el pescado a la parrilla, los Kebabs (preparados con cordero y especias en una brocheta sobre carbón), el Fasoliyeh, un estofado con habichuelas con base de tomate y servido con arroz, o su variante con guisantes, Bazelleh. Estos son tan sólo los más conocidos.

Al final de las comidas llegan los postres, los cuales nos dan a ver que Jordania es un país con gusto por las golosinas. Estas delicias dulces llegan en forma de pastelillos, tartaletas, galletas, bizcochos y más. Sus ingredientes sencillos van desde azúcar, agua, harina y leche, hasta el aceite de oliva y los frutos secos que, unidos en sutiles combinaciones conquistan al paladar más exigente.

Entre estos postres podemos encontrar Kanafeh, posiblemente el postre jordano más famoso; una masa a la que se añade queso, mantequilla, azúcar, agua y jugo de limón que crean un pastel de queso ligero con un sabor potente y delicioso.

Otras exquisitas opciones son el Baklava, un dulce típicamente árabe a base de agua, limón, azúcar, canela, frutos frescos, harina y semillas en una infinidad de variantes, el Mushabbak, un buñuelo azucarado con mucho carácter gracias al sabor del agua de rosas, cardamomo y aceite de oliva, el Booza, un helado dulce con textura elástica cuyo sabor más famoso se obtiene de un tubérculo de orquídea, y también el Zalabiyye, un pastelito relleno de queso crema bañado en almíbar que también es el deleite de muchos.

Toda esta colección gastronómica se acompaña de té, una de las bebidas más populares en Jordania y servida con hierbas como la hierbabuena o cardamomo, acompañando tradicionalmente al desayuno y al final de las comidas. También puede beberse café árabe, el cual es popular en todo el país, especialmente en la cultura beduina donde se acostumbra a ofrecer a los visitantes café hervido con cardamomo en pequeñas tazas.

Y, para sorpresa de muchos, el vino está tomando una fuerza en el mundo árabe y Jordania no se queda atrás. En pleno crecimiento y con una mejoría firme en su calidad, esta bebida está teniendo un segundo aire. Para muestra, los tours por los viñedos en el norte de Jordania son ejemplo la apertura hacia esta industria, y en ellos se pueden degustar diferentes vinos que pueden dar un toque especial a cualquier día que uno decida probar los productos del suelo jordano.

Con estas pequeñas reseñas sobre todo lo que puedes disfrutar en la mesa jordana, tu apetito por conocer el Reino Hachemita de Jordania seguramente se ha abierto y, conociendo un poco sobre cada platillo, sin duda, disfrutarás de tu visita a territorio jordano como todo un local a la mesa.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Información: Visita Jordania / Imagen: LVÁ        

La Voz del Árabe (LVÁ) – GOURMET – Cd. de México

 

Las declaraciones y opiniones expresadas en esta publicación sitio web en Internet son exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de La Voz del Árabe.

5 1 vote
Article Rating

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x