PALACIO DE LECUMBERRI: ARCHIVO GENERAL PÚBLICO DE LA NACIÓN

819 visitas

Los museos de México, en la CdMx son únicos, cuando visites esta ciudad seas turista extranjero o mexicano, si eres oriundo de la CdMx no dudes en visitar este Palacio Negro, el gran archivo público de la nación, seguramente encontrarás algo que te asombrará, tan solo para estar enterados…

El museo se ubica al noreste de la Ciudad de México (CdMx). El edificio fue construido como penitenciaría por lo que popularmente se conoció como El Palacio Negro de Lecumberri, que se inauguró en 1900 por el general Porfirio Díaz, que sirvió para esos fines hasta 1976. 

En 1823 se creó el Archivo General y Público de la Nación, cuyos servicios de la institución no estaban destinados exclusivamente al uso del gobierno, sino para todos quienes estuvieran interesados en consultar su acervo. Actualmente el AGN resguarda, conserva, y difunde el patrimonio histórico de la nación a su cargo, y coadyuva a que los archivos gubernamentales se encuentren organizados y sistematizados para una gestión eficiente y una adecuada rendición de cuentas.

Además del valor bibliográfico, la gente acude a las visitas que se imparten para sentar el valor arquitectónico de la edificación, obra de Antonio Torres Torija y de los ingenieros Antonio M. Anza y Miguel Quintana

Conocido popularmente en México como El Palacio Negro de Lecumberri, se inauguró el 29 de septiembre de 1900, durante el régimen de Porfirio Díaz, sirvió como penitenciaría desde ese año hasta 1976. Su construcción surgió como consecuencia de la Reforma al Código Penal de 1871, mismo al que se anexó un proyecto arquitectónico para la creación de una penitenciaría.

Dicho proyecto fue elaborado por los ingenieros Antonio Torres Torija Torija, Antonio M. Anza y Miguel Quintana, quienes adoptaron el proyecto del arquitecto Lorenzo de la Hidalga en su «Paralelo de las penitenciarías», donde comparaba diferentes tipos de panópticos, retomando la idea original del filósofo inglés Jeremías Bentham.​ El edificio responde a ese modelo, con una rotonda o cuerpo central poligonal destinado al cuerpo de vigilancia de la penitenciaría, y radial, mediante galerías de forma estrellada que convergen en el espacio central, en el cual se erigía una torre de 35 metros de altura destinada para la vigilancia de todo el penal. Se inició su construcción el 9 de mayo de 1885, lo inauguró el 29 de septiembre de 1900 el general Porfirio Díaz Mori, presidente de la República. El primer director fue el jurista Miguel Macedo.

Originalmente fue planeado para albergar una población de 800 varones, 180 mujeres y 400 menores de 18 años. Contaba con 804 celdas, talleres, enfermería, cocina y panadería. Contaba con el área de Gobierno, sección de servicio médico y salas de espera. Las crujías tenían celdas para un solo preso con cama y servicio de sanitario. En cada crujía existía una celda de castigo con puertas sólidas que tenían una mirilla. Se regía por un Consejo de Dirección que hacía las veces de jefe inmediato de todas las áreas.

En 1908 se dio autorización para ampliar la construcción en donde originalmente tenía una capacidad para 996 internos y en 1971 tuvo una población aproximada de 3800 internos.

Entre los prisioneros famosos con los que contó el Palacio de Lecumberri destacan: José Agustín / William Burroughs / Valentín Campa / Goyo Cárdenas, «El Estrangulador de Tacuba» / Heberto Castillo / Félix Díaz / Cantante Juan Gabriel (Alberto Aguilera Valadez) / Francisco Guerrero «El Chalequero» / Ramón Mercader, (asesino de León Trotsky) / Álvaro Mutis / José Revueltas / Othón Salazar / David Alfaro Siqueiros / Higinio Sobera «El pelón Sobera» / Demetrio Vallejom / Líderes del Movimiento estudiantil de 1968 / Pancho Villa / Salvador Nava / Adolfo Gilly / Luis González de Alba / Gilberto Guevara Niebla / Dr. Ezequiel Ruiz / Guillermo Lepe (asesino de Agustín de Anda y padre de la actriz mexicana Ana Bertha Lepe.

Durante La decena trágica, en 1913, el presidente Francisco I. Madero, así como el vicepresidente José María Pino Suárez, fueron asesinados camino a Lecumberri.

Durante sus 76 años como prisión, hubo dos escapes: Uno fue el de Alberto Sicilia Falcon, quien huyó a través de un túnel que cruzaba la avenida Héroe de Nacozari. El otro fue Dwight Worker, un narcotraficante estadounidense de cocaína, cuyo caso fue presentado por el canal de televisión estadounidense National Geographic. Con la ayuda de su esposa Barbara Worker, Dwight escapó el 17 de diciembre de 1975 disfrazado de mujer, publicó un libro acerca de sus experiencias, intitulado Escape. ​ Cabe señalar que erróneamente aseguran que el general Pancho Villa escapó; lo hiso, pero de la cárcel de Santiago Tlatelolco, luego de haber sido transferido de Lecumberri. También se asegura que escapó de Lecumberri en comerciante de autos Joel David Kaplan, en compañía de Carlos Contreras Castro, quienes utilizaron un helicóptero para fugarse el 18 de agosto de 1971, en realidad lo hicieron de Santa Martha Acatitla.

La sobrepoblación originó la mayor de las promiscuidades, desatención jurídica a los casos de los internos, pésima alimentación, corrupción en todos los niveles. Todas estas situaciones dejan de manifiesto Franco Sodi en su nota «Por qué fracasé en la penitenciaría», y su último director, Sergio García Ramírez (mayo-agosto de 1976) anota en su libro El final de Lecumberri: “Después de año y medio de luchar día con día, minuto a minuto, incesante y fatigosamente para alcanzar los fines propuestos, había conseguido: Convencerme de que algunos de mis colaboradores cedieron al dinero de los introductores de drogas y alcohol. Que el enemigo, capaz de mantener en la prisión esa fuerza constante y activa, que desbarataba en un momento lo conseguido en días, semanas o meses de trabajo, radicaba fuera del penal. Que la autonomía de los talleres se mantuvo primero gracias a la influencia política de quienes los manejaban y después gracias al sindicalismo burocrático… Que la disciplina entre el personal y reos no se lograba mientras subsistiera el poderío de los intereses creados…o de los intereses creados por el hombre terrenal en este lugar…”

Derivado de las historias macabras que contaban los presos a sus familiares y amigos, con el tiempo los capitalinos aunaron el adjetivo «Negro» al nombre, pasó a conocerse como «El Palacio Negro de Lecumberri«. La penitenciaria albergó a ambos sexos hasta 1954, cuando se puso en servicio la cárcel de mujeres.

La cárcel de Lecumberri también sirvió para encarcelar y asesinar a jóvenes durante el movimiento estudiantil de 1968, la mayoría de ellos torturados a golpes y descargas eléctricas en los genitales. Todo ocurrió a partir de agosto y hasta el 2 de octubre de 1968, día en que el gobierno mexicano ordenó la intervención, en la Plaza de las Tres Culturas de Tlatelolco, resultó en la muerte de muchas personas, sobre todo jóvenes estudiantes del Instituto Politécnico Nacional y de la UNAM.

El Palacio Negro concluyó su vida como prisión el 27 de agosto de 1976 al ser clausurado por Sergio García Ramírez, para posteriormente convertirse en la sede del Archivo General de la Nación (AGN) en 1982. El AGN es uno de los más antiguos archivos históricos de América, constituye una fuente inagotable para la investigación histórica y para diversas disciplinas. En seguida hubo críticas acerca de la inadecuación de la estructura del edificio para tareas archivísticas, además del riesgo de inundación por el desnivel respecto de la calle y la cercanía del Gran Canal de Desagüe, que favorecía el desarrollo de hongos y otros contaminantes nocivos para el papel.

Después de varios proyectos que no alcanzaron a concretarse, se optó por construir un nuevo edificio para el AGN en el mismo predio, en las oficinas ocupadas anteriormente por el Registro Nacional de Población, que serían demolidas. El antiguo Palacio de Lecumberri pasará a ser un museo de sitio y centro cultural. Las obras estaban en proceso en 2011.

DATOS CURIOSOS: 1-Aún en un espacio como Lecumberri hubo espacio para la creación. Por ejemplo, José Revueltas escribió la novela ‘El Apando’ y David Alfaro Siqueiros pintó durante su estancia un mural que aún se conserva.

2-Aún y cuando operaba como prisión, funcionó como locación para varias películas, una de ellas, Nosotros los Pobres, protagonizada en 1949 por Pedro infante. / 3-Muchos creen que el título de “Palacio Negro” viene de las atrocidades que se cometieron en ese lugar. En realidad, ese mote data de 1900, poco antes de su inauguración cuando una inundación de agua poco salubre hizo que la fachada del edificio se ennegreciera.  / 4-Varios trabajadores y vigilantes hablan de sonidos perturbadores de lamentos, ruidos y gritos que se escuchan por las noches. / 5-Los homosexuales eran enviados a la crujía J, de ahí nació el término “jotos”.

Algunos de los documentos más importantes archivados son:

  • Acta de Independencia del Imperio Mexicano
  • Los Sentimientos de la Nación de José María Morelos y Pavón
  • Las Constituciones de Apatzingán de 1814
  • La Constitución Federal de 1857
  • La Constitución Política de 1917
  • El Plan de San Luis
  • El Plan de Ayala,
  • Las Cartas de Juárez
  • Los Manuscritos de Sor Juana Inés de la Cruz
  • Documentos del Porfiriato y de la Revolución Mexicana
  • Más de 6 millones de fotografías.
  • Mapas indígenas y coloniales, incluidos en el acervo de la Inquisición que fueron reconocidos por la UNESCO como “Memorias del Mundo”.
  • Una muñeca que fue usada en un juicio por brujería

LOS MUSEOS SON CULTARA, LA CULTURA ES SABER, ES PODER…

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Información: cdmxtravel.com

La Voz del Árabe (LVÁ) – MÉXICO – Cd. de México, febrero 21 del 2020

 

Las declaraciones y opiniones expresadas en esta publicación sitio web en Internet son exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de La Voz del Árabe.

Leave a Reply

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  Subscribe  
Notify of