HISTORIA DEL “MARIACHI” EN MÉXICO

567 visitas

En tiempo de los festejos por la Independencia de México, presentamos de la cultura mexicana para nuestros lectores en el mundo y México, en la sección MÉXICO de LVÁ, la historia de los grupos de música y orquesta popular mexicana: EL MARIACHI.

El mariachi es un género tradicional de México. Por extensión, se conoce también como mariachi​ a los músicos dedicados a este género conocidos también como mariacheros, y a los conjuntos musicales en sus expresiones conocidas como mariachi tradicional y mariachi moderno. En noviembre de 2011 la UNESCO inscribió a El Mariachi, música de cuerdas, canto y trompeta como integrante de la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

El mariachi cuenta con dos manifestaciones: el denominado tradicional, que conserva el atuendo típico campesino y la instrumentación con las cuales se desarrolló desde la época novohispana; y el moderno, basado en el primero, de mayor medida en la variante regional de Cocula como influencia de su nacimiento, que se modificó sustancialmente a partir de la década de los treinta hasta convertirse en una manifestación propia. A mediados del siglo XX alcanzó difusión nacional en México gracias a su aceptación en el gusto popular mediante su incursión en la radio, televisión, cine y la industria discográfica, para convertirse al paso de los años en música popular en muchos países del mundo.

La música y vestimenta del mariachi moderno son famosas en todo el mundo. Su música se acostumbra en México en fiestas públicas, como el día de las Madres o el de la Virgen de Guadalupe el 12 de diciembre, en reuniones familiares, fiestas o serenatas.

Entre los autores e intérpretes de canciones con mariachi más importantes son: Jorge Negrete, Antonio Aguilar, Pedro InfanteJavier Solís, Miguel Aceves Mejía, José Alfredo JiménezJuan Gabriel, Rubén Fuentes, Vicente Fernández,  y Manuel Esperón entre muchos otros… La vestimenta tradicional del mariachi moderno es el traje de charro.

En la época contemporánea hay más de 30 mil músicos dedicados a este género en México, ​pero se encuentra ampliamente extendido en EEUU, ​ hay presencia de mariachis en decenas de países en el mundo.

En México el proceso de conformación de las diversas manifestaciones del son, incluido el que influiría al mariachi contemporáneo, tiene al menos tres siglos que se desarrolló, se remonta a la Nueva España.​ Existen diversas manifestaciones regionales del son con su propio estilo musical, contenido instrumental, forma y estilo de cantar, bailar y lenguaje asociada a ellos. En dicho proceso como en todos los de la Nueva España, se verían influencias de Europa, de pueblos africanos e indígenas. En la segunda mitad del siglo XVIII el término ya aparece citado como tal, su diversificación y expansión regional hacia mediados del siglo XIX es posible gracias al proceso de secularización nacional que permitió el desarrollo de la música fuera del ámbito religioso. ​

Pese a una frase popular difundida que dice: «de Cocula es el mariachi«, en la canción escrita por Manuel Esperón, y de atribuir a Cocula como fuente unívoca del mariachi original.

El mariachi se existe desde el siglo XVI en una macro-región que abarca los Estados mexicanos de «Nayarit, Jalisco, Colima, Michoacán, y parte de Zacatecas, Aguascalientes, parte de Guanajuato, Sinaloa y Guerrero»,​ con una gran variedad de estilos y variantes se remonta a 1852,  cuando el sacerdote Cosme de Santa Anna, párroco de Rosamorada, hoy Nayarit, dirigió una carta al obispo Diego Aranda y Carpinteiro, en la que describía el comportamiento de una parte de la feligresía del lugar, que entraba en desorden en las fiestas.

Para esa época el mariachi, en su acepción de baile público y de conjunto de músicos, era popular en el occidente y sur de México​ en entornos esencialmente rurales con algunas incursiones en ciudades de mayor tamaño como Tepic o Guadalajara. Testimonios posteriores a finales del siglo XIX​ mencionan grupos musicales presentes en festividades populares bajo la apelación de mariachi o mariaches.

Hacia 1901 el gobierno de Michoacán, dada la asociación del mariachi al desorden por el consumo de alcohol y a la ocurrencia de riñas, determinó la prohibición de bailes «que denominan mariaches, en otros lugares fandangos.​ Es en esta época cuando agrupaciones de mariachi acuden a distintas celebraciones oficiales, entre las que ofreció Porfirio Díaz a Elihu Root, secretario de estado de EEUU, y en el que actuó un grupo que fue traído expresamente para la ocasión desde Jalisco, que tocó sones y jarabes «dos charros y dos tapatías estuvieron bailando al compás de las arpas y de los violines».​ Incluso en 1919 la bailarina Anna Pavlova presentó en México una interpretación propia del jarabe jalisciense que en décadas posteriores se convertiría en la influencia para bailables escolares.

El primer registro discográfico de un mariachi fue el del ensamble de Concepción «Concho» Andrade y Pablo Becerra, hecha en Chicago en 1903. ​ En esta época el gusto popular por el mariachi se incrementa frente a otros ritmos extranjeros en boga en sectores sociales de clase alta, como los valses y las polkas.

Hacia la década de los años veinte la presencia de grupos de música tradicional de distintos puntos de México incluido el mariachi se incrementa. Para entonces la dotación instrumental es en esencia de violines, guitarras, y dos instrumentos particulares: la vihuela, más aguda que la guitarra, el otro más grave, el guitarrón, además del arpa y algún instrumento percusivo como un tambor.​

Dos son los grupos que incrementan su popularidad en el gusto de la capital mexicana: el mariachi del coculense Concepción «Concho» Andrade y el de su compadre Cirilo Marmolejo. Ambas agrupaciones participan tanto de presentaciones en eventos privados para políticos, como de presentaciones más populares.​ Hacia 1925 el empresario Juan Indalecio Hernández Ibarra abrió el Salón Tenampa, ubicado en la Plaza Garibaldi del Centro Histórico de CdMx, presentando al mariachi de Concho Andrade con regularidad en su restaurante respetando su estilo original, dado que el concepto del naciente lugar era de la gastronomía de Jalisco. ​ En esa época Andrade y Marmolejo deciden avecindarse en la Ciudad de México.​

Muchos músicos de mariachi provenientes de: Aguascalientes, Jalisco, Nayarit, Colima, Guerrero y Michoacán, llegan dado el éxito creciente del género en la capital, inmigran en búsqueda de trabajo. Andrade y Marmolejo alternan dentro y fuera del Tenampa tocando para los caminantes en la Plaza Garibaldi. Esta práctica propiciaría que los mariachis se apropiaran de ella como espacio de trabajo, que hasta la fechase puede ver. Con esta costumbre y con el fin de satisfacer a sus clientes, Andrade y Marmolejo inician la transición hacia un mariachi más urbano, el cual por su dotación instrumental permitía la interpretación de un mayor número de canciones de géneros distintos, pero reinterpretados por los conjuntos de mariachi.

Uno de los mitos sobre el origen de la palabra «mariachi» supone que en los tiempos de la Invasión Francesa en 1862, durante una boda de rancheros en un poblado de Jalisco llegaron unos soldados franceses, quienes sorprendidos ante tal parranda, en la que los músicos tenían un papel muy importante, preguntaron sobre aquella fiesta. El interlocutor lógicamente contestó: “C’est un mariage” que en francés significa «es una boda«, así fue como los franceses denominaron al conjunto musical que derivó en «marriach» tras el uso «mariachi«. Para el investigador Jesús Jáuregui, la hipótesis galicista se comenzó a manejar desde las primeras presentaciones radiofónicas en la CdMx, del mariachi de Concho Andrade, precursor de estas agrupaciones en la capital.

Otra hipótesis es que viene del maya, particularmente de la palabra mariamchi que significa «los que tienen mi misma sangre«, al igual que con otras versiones no se aportan datos seguros para hacer tales afirmaciones. Aun así, estas versiones han ganado mucha popularidad.

El diccionario de mexicanismos de la Academia Mexicana de la Lengua recoge para mariachi: 1. Grupo de músicos, cuyos integrantes visten a la usanza charra. 2. Cada uno de los músicos de ese grupo. Mientras que el Diccionario de la Real Academia Española (DRAE) presenta mariachi o mariachis para los grupos de orquesta popular mexicana que interpreta esta música o bien a la música y baile populares mexicanos procedentes del estado mexicano de Jalisco o bien los miembros de esa agrupación musical o el conjunto instrumental que acompaña a los cantantes de ciertas danzas y aires populares mexicanos.

El historiador Hermes Rafael, de la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística, es autor de los libros «Origen e historia del mariachi» de 1982: «Los primeros mariachis en la Ciudad de México» de 1999, además de artículos, conferencias, etc. acerca del origen del mariachi. El libro de 1982 es el que abre una nueva etapa en la investigación histórica sobre el mariachi y sigue siendo desde ese año el libro base para los investigadores. Afirma que el origen de los sones de mariachi, así como el vocablo provienen de los indígenas «cocas» de Cocula.

Álvaro Ochoa Serrano es autor de Mitote, Fandango y Mariacheros. Centro Universitario de la Ciénega. Universidad de Guadalajara; Casa de la Cultura del Valle de Zamora; Fondo Editorial Morevallado, 2008, 4a edición; Manual del Mariachi. Secretaría de Cultura de Jalisco, 2013; y La música va a otra parte. Mariache México-USA. El Colegio de Michoacán, El Colegio de Jalisco, 2015. En ellos se refiere a Mariache o mariachi como una tradición musical del occidente mexicano. En un principio se refería al espacio festivo: músicos, música, baile. No hay lugar particular o preciso que permita ubicar dónde surgió tal tradición. La referencia más antigua aparece en una ranchería de Nayarit. Pedro Castillo Romero. 1973. «Santiago Ixcuintla, Cuna del Mariachi Mexicano», ofrece la primera pista para localizar dicha palabra (Mariache, Mariachi, Marriache) en el Archivo Parroquial de Santiago Ixcuintla. La Estadística General del Departamento de Jalisco de 1838 descarta la versión francesa de la palabra «mariage» asociada a Mariache o Mariachi.

Jose Alfredo Jiménez «El 15 de septiembre»

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La Voz del Árabe (LVÁ) – MÉXICO – Cd. de México, septiembre 13 del 2019

 

COMPRA ARTÍCULOS ÁRABES EN

La Voz del Árabe – STORE

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.