TERRORISMO YIHADISTA: ¿UN ACTOR GEOPOLÍTICO?

1.064 visitas

El terrorismo es la guerra de los pobres; La guerra es el terrorismo de los ricos – Hannah Arendt

Rabih Rayes*

El 10 de junio del 2014 se originó un parteaguas no solo para la dinámica política del Medio Oriente sino también, para la concepción del yihadismo pues se cumplen 5 años de un hito histórico ya que, en tan sólo 105 días, el Estado Islámico de Iraq y el Levante (ISIS) capturó la ciudad de Mosul (Irak) proclamando así un Neocalifato. Acto seguido, ISIS se convertiría en el nuevo icono del yihadismo en el Medio Oriente.

Ahora bien, en retrospectiva se estima que es relevante hacer un análisis sobre las implicaciones del surgimiento de ISIS y sus secuelas, no solo para la dinámica política del Medio Oriente, sino también para el concepto de la “yihad” que a lo largo de la historia se ha ido deformando hasta convertirse casi en un sinónimo de terrorismo.

Esto se debe a dos razones principales que son: la maleabilidad del concepto de terrorismo, sumando a una política mediática intensiva que solo fomenta la desinformación y deformación con la finalidad de crear cortinas de humo que ocultan aspiraciones geopolíticas.

Antes bien, es indispensable para el objetivo de este trabajo citar la definición de “yihad” además del concepto de “código geopolítico” con la finalidad de esclarecer por que el yihadismo dirigido por ISIS puede ser considerado como un código geopolítico.

Por consiguiente, conforme al periodista español José Javier Esparza que en su libro “Historia de la Yihad catorce siglos de sangre en nombre de Alá “resalta la yihad no es necesariamente “guerra”, la yihad significa esfuerzo y lucha.

Al mismo tiempo, otro elemento que hay que evaluar al momento de hacer referencia a la yihad es que este concepto siempre ha existido desde el surgimiento del islam como una de las tres religiones, esta es entendida como recurso bélico por la fe, ya sea para defenderse o para imponerla. Subrayo que la yihad es una constante dentro de la historia del islam y no un suceso “reciente” inventado por Abu Baker Al-Bagdadi, el nuevo rostro del yihadismo del grupo terrorista ISIS.

Sin embargo, este concepto dentro del Corán ha sido implementado por los grupos terroristas en primera instancia por el grupo terrorista Al-Qaeda y retomado por ISIS para generar adeptos.

Si se analiza el aforismo que la filósofa y teórica política del alemán Hannah Arendt, hace sobre el concepto de terrorismo se esclarece un poco más el panorama en relación al yihadismo. Pues conforme a Hannah Arendt. “El terrorismo es la guerra de los pobres; La guerra es el terrorismo de los ricos”, se considera esta analogía como asertiva si se pretende hacer un acercamiento teórico sobre el concepto de terrorismo y específicamente el terrorismo yihadista, los musulmanes que han crecido en el contexto de guerras interminables se convierten en los militantes de estas células altamente organizadas que buscan la implementación de un proyecto político.

Por su parte, si se toma en cuenta que tanto la noción de terrorismo como el de la yihad tienen como característica y semejanza ser maleables dependiendo del contexto y el fenómeno social. Sin olvidar del papel trascendental que los medios informativos tienen al momento de realizar coberturas simplistas sin definir claramente todo el aspecto teórico y filosófico detrás del terrorismo yihadista.

En definitiva, el supuesto “califa” Abu Baker Al –Bagdadi se caracteriza por ser cómplice y victimario de las políticas mediáticas que solo fomentan cortinas de humo para cumplir ambiciones políticas.

Por ejemplo, Bagdadi es cómplice de fomentar la desinformación y deformación del concepto de “yihad” para cumplir sus ambiciones políticas y con el establecimiento del Neocalifato trascienden a buscar cumplir aspiraciones geopolíticas.

Además, de enfocar su política mediática en la correcta implementación de simbolismos que son elementos fundamentales para atraer militantes y radicalizar a personas para que estas cumplan con sus ambiciones.  Recordando que, “el creyente busca su seguridad en la fe de Dios. El fundamentalista busca asegurarle a Dios que los creyentes acatan su ley. Y así el yihadista se proclama como la voluntad de Dios.”

Mientras tanto, Abu Baker Al –Bagdadi se convierte también en victimario de todo aquel individuo en el Medio Oriente, que no siga su llamado a la yihad y en específico a combatir por su proyecto del Neocalifato de Iraq y el Levante. En ese sentido, musulmanes kurdos, yazidies y otras minorías son también víctimas.

Un claro ejemplo del simbolismo que es necesario para el éxito de cualquier grupo terrorista y de su liderazgo es unificar tres elementos: una ideología base en este caso el islam, simbolismos, para fomentar la unión en el grupo, y un enemigo y objetivo específico.

Dicho lo anterior, se puede observar la implementación de los simbolismos del grupo terrorista en el propio nombre del “Califa de ISIS” Abu Baker (623-624) el primer califa sucesor de del Profeta Mahoma y al Baghdadi, quiere decir originario de Bagdad (Irak). Esto no es ninguna coincidencia, puesto que es esencial para consolidar su proyecto la búsqueda de elementos que lo legitimasen y en automático descalificar al resto, otro constante dentro del modo de operar de los movimientos terroristas. En ese sentido, al elegir el nombre del primer califa de los denominados “rashidun los rectamente guiados”.

El fugitivo de una prisión de Bagdad, después de la intervención estadounidense del 2003 y la disolución del ejército iraquí utiliza su sobrenombre consolidando así un simbolismo “elemento esencial del terrorismo” que desacredita a todos los califas e imanes de la historia del islam para adjudicárselo a su persona y seguidores.

También fomenta la discordia entre “nosotros contra ellos”. Además de maximizar el descontento entre la población que vivió la ocupación estadounidense de Irak para fortalecer su unidad e impulsar su ambición política.

Llegados a este punto es importante citar la definición de código geopolítico “conforme al académico Colín Flint un Código geopolítico es la manera en que un país se orienta hacia el mundo esto a esta dinámica se le denomina código geopolítico. Cada país en el mundo define su código geopolítico, realizando un cálculo de cinco variables principales: 1. Quiénes son nuestros aliados actuales y potenciales. 2. Quiénes son nuestros enemigos actuales y potenciales. 3. Cómo podemos mantener a nuestros aliados y nutrir a nuestros aliados potenciales. 4. Cómo podemos contrarrestar a nuestros enemigos actuales y emergentes. 5. ¿Cómo justificamos los cuatro cálculos anteriores a nuestro público y a la comunidad global?

El cálculo de las cinco variables que considera Colín Flint son específicamente concebidas para los Estados-Nación y su relación entre ellos.

Se considera que al momento en el que el Proyecto de Abu Baker Al- Bagdadi logró controlar cierta parte de un territorio entre Siria e Irak las 5 variables antes mencionadas se vuelven aplicables para este análisis.

Puesto que al consolidarse el control de un territorio y proclamar el un Califato se trasciende de la implementación de una ideología para conseguir militantes y realizar actos terroristas para causar impacto internacional a buscar convertirse en un actor internacional con mayor peso capaz de crear sus propios códigos geopolíticos y cambiar la realidad geopolítica de una región.

En ese sentido, resulta imperante resaltar lo siguiente: Donatella Di Cesare en su libro Terrorismo una Guerra Civil Global rescata lo siguiente sobre el concepto de la ideología religiosa escrita por Marx en 1844 que escribe:

La miseria religiosa es la expresión de la miseria real y al mismo tiempo la protesta contra la miseria real. La religión es el suspiro de la criatura agobiada, el estado de ánimo de un mundo son corazón, así como es el espíritu de lo que no tiene espíritu la religión es el opio del pueblo”

El yihadismo dirigido por Abu Baker Al- Bagdadi maximizó el concepto religioso, en específico el estado de ánimo de los individuos agobiados por sus circunstancias en Irak y Siria donde se vive un contexto de guerra que parece no tener fin para basar un proyecto político que por medio de las nuevas tecnologías disponibles, por la era de la globalización, para lograr convertir un movimiento terrorista que pasara de basarse en actos terrorista que se desenvuelve en un contexto de conflicto de baja intensidad a traspasar esa línea y buscar trascender como actor geopolítico y capaz de emprender su propio código geopolítico sin que este sea un Estado-Nación, el cual cumpla con una población definidita, un gobierno establecido, un territorio propio y unas fronteras reconocidas internacionalmente.

Es en ese punto en donde el concepto de yihad pasa de la definición “esfuerzo y lucha al concepto de “guerradirigida por un radical que mediante los simbolismos antes mencionados y aprovechando la coyuntura de un vacío de poder otro elemento esencial para el surgimiento de células terroristas aparece y logra consolidar todo un proyecto a raíz del hito histórico después de la conquista de Mosul una de las ciudades más pobladas de Irak en 105 días.

Por consiguiente, el grupo terrorista ISIS se convirtió en un actor geopolítico que dictamina su propio código geopolítico, con aspiraciones dominar territorios específicos. En ese sentido tal como señala el académico y periodista Alfredo Jalife-Rehme en su libro “geopolítica del yihadismo global”, los yihadistas reclaman seis áreas geográficas en el Mundo Árabe que son: Primero, parte del centro y oriente de Siria. Segundo, la Península Arábiga. Tercero, Yemen. Cuarto, el Sinaí en Egipto. Quinto, Libia y Sexto, Argelia.

Para cumplir esas aspiraciones geopolíticas, el terrorista Abu Baker Al-Bagdadi realizó su propio código geopolítico analizando las cinco variables que contempla Colin Flint:

Primero: ¿Quiénes son nuestros aliados actuales y potenciales? En respuesta de lo anterior todo aquel individuo que profese la religión islámica marginado por la pobreza que esté dispuesto a seguir las órdenes del nuevo Califa.

Segundo: ¿Quiénes son nuestros enemigos actuales y potenciales? Se considera que este elemento fue el que mayor impacto tuvo. Pues, en ese sentido todo aquel inconforme con los regímenes actuales en las seis áreas geográficas en el Mundo árabe que los yihadistas reclaman no solo se convirtieron en el éxito del proyecto del Neocalifato sino también, en un foco de atención para los gobiernos locales de esas regiones como para la comunidad internacional.

Pues la consolidación de un Estado terrorista capaz de controlar toda lo que en algún momento fue el gran Imperio Árabe y después el Imperio Otomano sería una amenaza para la seguridad internacional, ya que  al haber tenido éxito este proyecto las minorías islámicas que proclaman su autonomía en Rusia (Chechenia), China (Xining), se verían motivadas e incluso financiada sin  dejar a un lado todos los muslámenes dispersos en Europa, claramente un escenario así representa una amenaza no solo para la frágil hegemonía estadounidense del mundo sino también, para el orden internacional establecido después de la Segunda Guerra Mundial.

Tercero: ¿Cómo podemos mantener a nuestros aliados y nutrir a nuestros aliados potenciales? En ese sentido la promesa de la umma (comunidad islámica) fue otro elemento de mayor impacto ante los individuos del mundo.

Puesto que, esto trajo consigo un gran número de individuos dispuestos a morir por la causa sin considerar los medios para implementar este proyecto. Asimismo, se considera que en el momento en el que escribo estas líneas el mundo se encuentra en un periodo donde la globalización ha permeado en casi todos los lugares del mundo, tratando homogeneizando muchos aspectos de la vida cotidiana.

No obstante, ante este panorama existen muchos individuos que se encuentran perdidos incluso la humanidad como tal se encuentra en crisis. Especialmente los países que con costumbres sumamente diferentes a los estándares de vida alcanzados por los países desarrollados principalmente EEUU y Europa.

Por lo tanto, ante la frustración y el sentimiento de pérdida de identidad surgen nuevos fenómenos extremistas como lo puede ser resurgimiento del nacionalismo europeo y el yihadismo todo esto en una población que cuenta con los avances tecnológicos en telecomunicaciones sin precedentes. Sin embargo, se encuentran más solos y perdidos que nuca debido a la cantidad de información que circula ante ellos por lo tanto son presas fáciles del Nihilismo.

Cuarto: ¿Cómo podemos contrarrestar a nuestros enemigos actuales y emergentes? En ese sentido el proyecto de Al Bagdadi responde ofreciendo una vida basada en la filosofía islámica del siglo VI y como lo indica ampliamente en su libro el periodista Eric Fottorino ¿Qué es ISIS? “el retorno de lo religioso”.

Quinto: ¿Cómo justificamos los cuatro cálculos anteriores a nuestro público y a la comunidad global? Se considera que la justificación de este es el regreso de la sharia (ley islámica). Asimismo, otro elemento que a mi parecer es el que mayor impactó tuvo es la respuesta a otros códigos geopolíticos predominantes en la región.

Ante el proyecto de dominación estadounidense en todo el Medio Oriente, lo cual en específico en Irak no fue bien recibido por la comunidad internacional mucho menos por los países de la región.

Incluso el propio presidente sirio, Bashar-Al Assad, enemigo declarado del entonces régimen de Sadam Hussein, con tan solo dos años como presidente se opuso en la Liga Árabe a la intervención estadounidense en Irak, lo cual se convirtió en el invernadero de la segunda generación de muyahidines (guerrero santo) que actualmente se reincorporan al yihadismo no solo bajo el liderazgo de Abu Baker. Sino también a otras células que se enfrentan a los regímenes consolidados en el Medio Oriente y África, por ejemplo, al Nusra contra el propio Bashar Al-Assad y Al-Shabab en África. Sin olvidar que Al Qaeda sigue estando presente en segundo plano, por lo cual lo proliferación de grupos terroristas se ha incrementado masivamente.

En ese sentido, la consultoría  estadounidense “International Crisis Group  emitió un informe el 20 de noviembre del 2018 The evolución of the salafist-jihadist threat “señalando que después de casi dos décadas de la implementación de operaciones contraterroristas lideradas por EEUU en el 2001 bajo el esquema de la guerra contra el terror, “posible código geopolítico” del régimen estadounidense para afianzar su hegemonía en el Medio Oriente, actualmente, conforme al informe antes citado, existen alrededor de 43.650 mil yihadistas en Siria, en Afganistán 70.550, en Pakistán, alrededor de 40.000 en Irak, entre 10.000 y 15.000 en Nigeria , aproximadamente 7.000 en Somalia,  entre 4.000 y 7.200.

Aun fracasando, estos grupos terroristas en los países mencionados líneas atrás, y pese a que el código geopolítico implementado por Abu Baker Al-Bagdadi parece llegar a su fin debido a la intervención conjunta de EEUU y la coalición de 62 países, además de la intervención de Rusia en Siria lo cierto es que los yihadistas pueden ser considerados como actor geopolítico en cualquier momento, pese a que el terrorismo se ha caracterizado a lo largo de la historia como un fenómeno que a través de la violencia busca impactar en la agenda nacional o internacional para cumplir algún propósito en específico.

Se considera que actualmente se puede catalogar como un actor geopolítico ya que en los países en donde mayores militantes hay son claves para la geopolítica internacional. Baste con mencionar el número de militantes en Afganistán. Este país montañoso y de geografía accidentada con 70.550 radicales yihadistas sin importar bajo que mando operen sea Al Qaeda o ISIS, se encuentran en un país estratégico para el control de Asia Central por ende representan una amenaza para la estabilidad de la región.

Un importante foco de atención para la seguridad nacional e integridad territorial de Irán por su amplia frontera con Afganistán. Del mismo modo Pakistán enfrenta un doble reto para proteger su integridad territorial frente a la India, potencia en ascenso sin descuidar las células terroristas en su país que también pueden convertirse en tensiones diplomáticas con Irán pues también hay una gran frontera entre ellos.

Finalmente, tanto Somalia por su posición geopolítica estratégica junto con Yemen son un problema para la seguridad nacional tanto de Egipto como de Arabia Saudita, ya que el corredor del mar rojo “Bab–al Mandab” o como se le conoce “el puerto de lágrimas”, que accede al Canal de Suez importante punto de intersección para el comercio del Océano Indico, el Océano Arábigo y con el Mar Mediterráneo son lugares geoestratégicos para el comercio internacional y que actualmente  cuentan con una gran presencia de yihadistas.

A modo de conclusión en definitiva el yihadismo se ha convertido en un actor geopolítico por tres razones principales que son: Primero, a pesar de que el terrorismo ha sido una constante dentro de la historia de la humanidad, no hay que soslayar que actualmente y debido a los avances tecnológicos además del financiamiento que estos grupos tienen principalmente del tráfico de armas, financiamiento de otros Estados y que en su momento cuando el ISIS controlaba  gran parte de Irak y Siria, lograron convertirse en un potencia petrolera vendiendo el petróleo de en el mercado negro  las redes con las que ellos trabajan no han desaparecido.

Segundo, en la actualidad como paso durante la época de la Guerra Fría los yihadistas han demostrado ser capaces de desestabilizar a un país y fomentar un conflicto de baja intensidad por largos periodos de tiempo fomentando así el desgaste económico de cualquier país. Lo alarmante de esta situación, es que actualmente ya no es solo Afganistán sino también, Yemen, Somalia, Irak, Siria, Nigeria etc. Por lo tanto, esto se convierte en una amenaza para la estabilidad internacional.

El caso de éxito por el poco tiempo o mucho tiempo de auge del que tuvo el Neocalifato yihadista puede convertirse en un icono para muchas otras organizaciones terroristas puesto que tanto Al Qaeda como ISIS han demostrado ser capaces de mantener conflictos de baja intensidad logrando desgastar a cualquier país del mundo la URSS lo enfrentó en la década de los ochenta. EEUU lleva 17 en el mismo escenario, Siria e Irak lo enfrentan actualmente por lo cual son actores geopolíticos que logran desestabilizar y enfrentar a una potencia superior por medio del terrorismo y una estrategia de conflicto asimétrico basado en la guerra de guerrillas, en donde la ideología y el radicalismo junto con las redes sociales son el nuevo modo de combatir. Sin embargo, no hay que soslayar que tanto en Chechenia (Rusia) como en Xinjiang se conviertan en futuros escenarios además de todo el norte de África y el Sahel.

Referencias consultadas: W. Freeman, Jr, Chas. Diplomat´s dictionary. Segundo Edición. Washington, DC. United States Instute of peace.’ / Di Cesare, Dontella. Terrorismo una Guerra Civil. Primera edición Global.2014. España. Editorial Gedisa. S.A. / Sohr, Raul. El terrorismo Yihadista. Primera edición. 2015.Mexico. Penguin Random house Group Editorial, S.A / Baños, Pedro. Así se domina el mundo desvelando las claves del poder mundial. Primera edición.2017. Barcelona. España. Ediciones Culturales Paidós, S. A, de C.V / Hourani, 2018. La Historia de los Árabes. Penguin Random House Grupo Editorial SA. de CV.  México. / Cockburn, Patrick. El regreso del Jihad el brazo extremo de Al- Qaeda. Primera edición 2015. México. Ediciones culturales Paidós. / Fottorino, Eric. ¿Qué es ISIS? ensayos para comprender el terrorismo actual. Primera edición.2016. México. PAIDÓS. / Rehme Jalife, Alfredo. Geopolítica del yihadismo global. Primera edición 2016. México. Gurpo Editor Orfila Valentini, SA. de CV. / Esparza, Javier José-Historia de la Yihad catorce siglos de sangre en nombre de Alá. Primera edición 2015. España. La Esfera de los Libros. / Flint, Colin. Introdoctuion to Geopolitics.Primera Edicion.2006.EE.UU. Routledge. / Jones, Seth G.”The evolution of the salafi –jhiadist threat”. International Crisis Group.20/11/18.

*Rabih Rayes, Internacionalista egresado de La Universidad La Salle. Ha fungido como asistente de analista político en la SRE, en el Departamento de África y Medio Oriente. Temas de mayor interés. La geopolítica y seguridad internacional y su influencia en La región del Medio Oriente. Autor del Artículo : La Paradoja del Factor Geopolítico en Líbano ante la Crisis Política y Social del Medio Oriente, a Raíz de la Primavera árabe en la Revista Académica de la Facultad de Derecho de la Universidad La Salle (Año X No.19 Julio 2012, p.207-220 de la revista: https://goo.gl/oYyjLO) Hoy colaborador de La Voz del Árabe.Imagen: LVÁ

La Voz del Árabe (LVÁ) – EDITORIAL – Cd. De México, junio 18 del2019

 

Las declaraciones y opiniones expresadas en esta publicación sitio web en Internet son exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de La Voz del Árabe.

0 0 vote
Article Rating

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x