BASURA DISFRAZADA MADE IN USA

– A partir del 1 de enero de este año, el USDA exigió a los fabricantes de alimentos que identificaran los alimentos modificados genéticamente (OGM).

¿Has notado que muchas de las etiquetas de los alimentos importados de USA en los estantes de las tiendas de comestibles se ven diferentes últimamente?

A partir del 1 de enero de este año, el USDA exigió a los fabricantes de alimentos que identificaran los alimentos modificados genéticamente (OGM). Por supuesto, sabemos que el USDA no está haciendo esto porque ¡están preocupados por tu salud! Sino porque como fieles sirvientes de la gran industria alimentaria tienen que hacer el trabajo sucio pretendiendo que es muy limpio.

El Congreso de ese país solo aprobó la nueva ley de etiquetado después de que ciertos estados comenzaron a exigirla. Para evitar una pesadilla regulatoria, el gobierno intervino a las 11 horas con un estándar de etiquetado federal.

Big Agra y sus amigos del USDA están tratando de engañar a los consumidores “una vez más” con esta nueva y soleada etiqueta.

Pero, el USDA fue aún más lejos para proteger a sus amos (perdón quise decir amigos) en Big Agra… En ninguna parte de la etiqueta aparecen las palabras «organismo modificado genéticamente.” En cambio, a las empresas de alimentos se les permite llamar a estos alimentos «bioingeniería». «Y hay una imagen alegre de un campo verde con cultivos que crecen bajo un sol brillante.

Esperan que no notes que estos logotipos de aspecto feliz son realmente una etiqueta de OGM. Es como si quisieran que pensaras que estos frankenfoods son saludables, naturales y seguros. Pero si me preguntas, el logotipo de OGM debería parecerse más a una calavera y huesos cruzados.

No podría ser más obvio que la Gran Industria Agroalimentaria de monocultivos que por cierto ha perdido miles de millones de dólares en demandas por causar enfermedades como el cáncer tiene al gobierno en su bolsillo…

Verás, las compañías de alimentos contratan ejércitos de cabilderos para hacer tantas cuantas negociaciones turbias y sobornos sean necesarios; ponen más dinero en campañas políticas que cualquier otra industria, excepto las compañías farmacéuticas, (alma matter del crímen organizado) y más que las Grandes Tecnologías, las Grandes Petroleras y las Grandes Medicinas. ¿Te suena suficientemente corrupto y sombrío?

No me extraña que el USDA esté en su bolsillo. El gobierno está feliz de promover los transgénicos mientras el dinero de la industria alimentaria siga llegando. Los alimentos transgénicos nunca han demostrado ser seguros. De hecho, si han demostrado que son tóxicos.

Las compañías de pesticidas desarrollaron OGM alterando el ADN en las plantas para que puedan manejar niveles masivos de sus toxinas. Ahora las granjas se ven prácticamente obligadas a empapar las plantas con más y más de estos productos químicos mortales.

El maíz transgénico, por utilizar un buen ejemplo que es de nuestra total incumbencia, puede tener 18 veces el límite de seguridad de la EPA (Agencia de Protección Ambiental del país vecino del Norte) para el glifosato, el herbicida activo en el Roundup de Monsanto.1

He visto estudios que muestran que hasta el 70% de los animales alimentados con maíz transgénico con Roundup murieron mucho antes que otros animales. También desarrollaron tumores de 2 a 3 veces más grandes.2

Pero eso no es todo… Su cuerpo no reconoce los OGM como alimento. Cree que son invasores extranjeros, ¡y lo son! El cuerpo desencadena una respuesta inflamatoria que causa urticaria, erupciones cutáneas, hinchazón, dolores de cabeza y problemas digestivos.

Y los estudios en humanos muestran que las manzanas transgénicas causan alergias.3

La investigación en animales demuestra que la soja y el maíz transgénicos causan inflamación del estómago y problemas de fertilidad.4

También podría causar depresión, fatiga, infecciones, niebla cerebral y náuseas.

No evolucionamos para comer OGM, evolucionamos para comer alimentos naturales sin procesar. Pero, los supermercados de hoy en día son un campo minado de estos alimentos genéticamente alterados.

EVITA LOS OGM CON ESTOS 4 SENCILLOS CONSEJOS: Más del 80% del suministro de alimentos estadounidense contiene OGM. La mayoría de los cultivos de maíz, soja, remolacha azucarera y colza que se cultivan en los Estados Unidos son transgénicos.

El gobierno controlado por la industria ha corrompido la primera fuente de procuración de salud poblacional: L comida. Y mientras siga llenando sus bolsillos dinero sucio disfrazado de limpio, eso no cambiará pronto. Esta es la razón por la que ayudamos a nuestros lectores a mantenerse alejados de estas amenazas alimentarias modernas y a comer de la manera que la naturaleza pretendía.

Elige alimentos orgánicos cuando sea posible. Por ley, un alimento importado del vecino del Norte etiquetado como «Orgánico del USDA» no puede contener OGM. Y, por supuesto, eviten los alimentos procesados tanto como pueda.

Consulta las pegatinas de búsqueda de precios (PLU) para frutas y verduras frescas. Los productos convencionales tienen un código de 4 dígitos. Los productos orgánicos no transgénicos tienen un código de 5 dígitos que comienza con el número 9.

Conozcan a su granjero local. Es importante comprar a productores comprometidos con métodos de cultivo naturales y no transgénicos. Comer localmente es una excelente manera de obtener los alimentos orgánicos no transgénicos más frescos. Para encontrar un mercado de agricultores local cerca de usted, pruebe pidiendo asesoría en El Poder del Consumidor.

Frota tus productos comestibles con una solución de vinagre y agua. Me gusta combinar 1 parte de vinagre destilado blanco con 4 partes de agua y agregar el jugo de medio limón a una botella de aerosol. Enjuagar y frotar toda la suciedad de los productos, luego rociarla con la solución de vinagre y enjuagar de nuevo bajo el chorro de agua. En la sección Biblioteca tenemos varios artículos que hablan extensivamente sobre estos temas.

RECUERDA: Mientras menos veces paso por la mano del hambre y por máquinas para ser procesado menor será el riesgo de que te den basura comestible disfrazada de alimento.

Nota: El presente artículo ha sido adaptado a la lengua española y tropicalizado para adaptarse al mercado de consumidores mexicanos y otros países de habla hispana, en base a un editorial publicado el pasado 22 de enero del presente año por el Dr. Al Sears en su página web.

Referencias:
1. Mom’s Across America. Stunning Corn Comparison: GMO versus NON GMO. March 15, 2013.
2. Séralini GE, et al. “Long term toxicity of a Roundup herbicide and a Roundup-tolerant genetically modified maize.” Environ Sci Europe. 2014;26(1):14.
3. Sharma P, et al. “Allergenicity assessment of osmotin, a pathogenesis-related protein, used for transgenic crops.” J Agric Food Chem. 2011;59(18):9990-9995.
4. Carman J, et al. “A long-term toxicology study on pigs fed a combined genetically modified (GM) soy and GM maize diet.” J Organic Syst. 2013;8(1):38-54.

Traducción y adaptación por Walid Harb

 

Asociación Morelense de Lucha Contra el Cáncer A.C.

 

PDF – Basura disfrazada Made in USA

 

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Información: AMORCC Imagen: LVÁ

La Voz del Árabe (LVÁ) – VIDA y SALUD – Cd. de México, marzo 23 del 2022

 

Las declaraciones y opiniones expresadas en esta publicación sitio web en Internet son exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de La Voz del Árabe.

 *Descargo de responsabilidad: este artículo no pretende proporcionar consejos médicos, diagnósticos o tratamientos. Las opiniones expresadas aquí no reflejan necesariamente las de Asociación Morelense de lucha contra el Cáncer ACLa Voz del Árabe, o su personal.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.