ALIADOS ÁRABES DE ISRAEL SIN ILUSIONES DE QUE HAYA CAMBIO EN SU POLÍTICA

447 visitas

-Los aliados árabes de Israel no se hacen ilusiones de que vaya a cambiar su política colonial – La verdad es que estos árabes no se hacen ilusiones de que su cercanía a Israel le haga cambiar su política hacia los palestinos.

Abdullah Al-Kahwagi

Pues lo hemos platicado, lo hemos escrito y publicado aquí, la relación del problema que podría llegar a los países del Mundo Árabe por haberse hecho amigo del país invasor y dominador de tierras que no son suyas, lo vemos ya publicado en esta nota del portal Monitor de Oriente que me pareció excelente más aun con lo que hemos comentado aquí por muchas veces, es bueno poder hablar diciendo realidad de nosotros de todos, aquí transmito artículo escrito por árabe hermano palestino esperando se comprenda y llegue a verdad que sucede y pasará…

Sari Orabi – El actual gobierno israelí afirma constantemente que no busca ningún acuerdo político con los palestinos. Esto no es por miedo al colapso de la actual coalición, que carece de armonía y está en el punto de mira de Benjamin Netanyahu. Es porque, en primer lugar, nadie en Israel está en esta página. Los miembros del gobierno, que algunos pueden calificar de más moderados que el primer ministro Naftali Bennett, no contemplan un Estado palestino en los territorios ocupados en junio de 1967.

Es un hecho que el gobierno de Bennett no dará ningún paso hacia los palestinos, por muy trivial o superficial que sea, salvo comprar algo de calma en la Cisjordania ocupada a cambio de «mejoras económicas» que garanticen que la Autoridad Palestina siga a flote. No se trata de un gobierno de avances políticos, sino de un gobierno provisional al que se ha recurrido por el deseo abrumador de deshacerse de Netanyahu, el predecesor de Bennet, que encaja con los deseos de la actual administración estadounidense.

¿No son conscientes de ello los aliados árabes de Israel? Si se oponen a describir su relación con Israel como una alianza, entonces me quedaré con la descripción mínima de normalización, impulsada por las transformaciones regionales. Algunos países árabes se encuentran en una situación de vulnerabilidad debido a su aprensión por la seguridad de Estados Unidos y a las fluctuaciones de la política exterior de Washington en función del color político de la administración. También está motivada por el esfuerzo árabe por reforzar la influencia regional e internacional a través del portal israelí, que es una ventana al mundo.

La verdad es que estos árabes no se hacen ilusiones de que su cercanía a Israel le haga cambiar su política hacia los palestinos. Esa fue la gran ilusión tras la firma de los Acuerdos de Oslo, y luego durante la Intifada de Aqsa, que culminó con la llamada Iniciativa de Paz Árabe en 2002. Estas percepciones se renovaron tras la escisión política palestina y la Conferencia de Annapolis en noviembre de 2007, y luego con la administración Obama. Dado que la renovación de estas percepciones es una forma de desequilibrio cognitivo entre quienes las sostienen, no voy a negar algunas de las cuidadosas contemplaciones con la victoria de Trump. Sin embargo, hubo algo que siempre estuvo presente en los motivos de la normalización o la introducción de iniciativas durante esos años, incluidos los primeros diez años de vida post-Oslo.

Simplemente no es cierto que los motivos para acercarse a Israel fueran puramente por el bien de la causa palestina y una contribución suave a la solución del conflicto. Algunos intentaban mejorar sus posiciones geopolíticas, aprovechando el impulso y el entusiasmo en su punto álgido tras la firma de los Acuerdos de Oslo. Esta cobertura siempre está lista, y pueden cubrirse aún más proporcionando apoyo financiero a los palestinos, retórica política y mediática, y posturas políticas rutinarias, al mismo tiempo que las capitales árabes se abren a los israelíes. La Iniciativa de Paz Árabe se propuso para calmar la ira de Estados Unidos tras los acontecimientos del 11 de septiembre de 2001. Anápolis fue una extensión de los motivos de la iniciativa, pero sobre los hombros de la división política palestina para asestar un golpe al movimiento de resistencia palestino que enarbola la bandera del Islam, Hamás.

Los motivos de cada país en particular estaban relacionados con su posición en la región, sus sensibilidades hacia sus vecinos, sus relaciones con Estados Unidos y la posibilidad de refugiarse en las contradicciones añadiendo el factor de la relación con Israel. Con el tiempo, la relación con Israel se fue normalizando. Sin duda, las políticas de la AP, beneficiosas para los israelíes al despojar el conflicto de la confrontación abierta, proporcionaron más razones para la normalización psicológica y el fortalecimiento encubierto de los lazos, hasta el punto de una alianza plena que algunos tienen ahora, abierta o no.

Si este es el caso de la normalización que coincidió con el impulso de la paz, entonces debe haberse despojado de cualquier motivo relacionado con los intereses palestinos o que ayude a mejorar la posición de Israel en la causa palestina. Para algunos, el asunto terminó con una completa alianza y relaciones diplomáticas. Por tanto, no tiene sentido recordarles la realidad de las posiciones israelíes, que se han vuelto cada vez más inflexibles, y se han arraigado de tal manera que no es posible conceder a los palestinos nada significativo, mientras se mantenga el equilibrio de poder existente. Los aliados árabes de Israel saben perfectamente que ningún gobierno israelí estará dispuesto a hacer «concesiones» cruciales a los palestinos, y que la inmutable tragedia palestina permite pagar un precio aún mayor por el bien de Israel y de Estados Unidos.

Lo mismo puede decirse de los dirigentes palestinos en relación con el moribundo proceso de paz, sobre el que no hay ilusiones de que logre nada significativo. Terminará con la AP congelada en un papel que depende totalmente del apoyo externo y de las disposiciones económicas, que benefician a la élite y a nadie más. Como tal, los discursos políticos son meras formalidades para llenar un vacío político e interferir con los oponentes políticos que a estas alturas no tienen ilusiones propias.

Este artículo apareció por primera vez en árabe en Arabi21 el 9 de noviembre de 2021

Sari Orabi – Periodista palestino – https://www.monitordeoriente.com/author/sari-orabi/

 

Información: Monitor de Oriente / Imagen: LVÁ       

La Voz del Árabe (LVÁ) – EDITORIAL – Cd. de México, noviembre 24 del 2021

 

Las declaraciones y opiniones expresadas en esta publicación sitio web en Internet son exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de La Voz del Árabe.

5 1 vote
Article Rating

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x