LÍBANO, ALARMANTE SITUACIÓN, DE MAL EN PEOR…

607 visitas

– El comandante del ejército dice que los militares son la única institución que funciona en el país, y que la nación se enfrenta a un difícil destino político y social – Los sindicatos piden a los trabajadores que se preparen para la desobediencia civil; los jefes de la Liga Árabe y de la ONU dicen que el Líbano va «de mal en peor”.

Decenas de heridos en el Líbano, las protestas se tornan violentas en medio de las crecientes tensiones. Los disturbios dejaron el viernes más de dos docenas de heridos en Trípoli, entre ellos 10 soldados, mientras las tensiones siguen aumentando en Líbano.

«La situación parece ir a peor, y las cosas están a punto de agravarse porque nos enfrentamos a un destino político y social difícil», dijo el comandante de las Fuerzas Armadas libanesas, general Joseph Aoun, mientras inspeccionaba las unidades del ejército desplegadas en el valle de la Bekaa.

Mientras tanto, la comunidad internacional siguió pidiendo avances en el estancado proceso político del país. Francia, la UE y Estados Unidos han instado a los políticos libaneses a formar un nuevo gobierno con carácter de urgencia, se está planeando una conferencia internacional para apoyar los esfuerzos.

«Todas las partes implicadas deben trabajar con urgencia para poner en marcha un gobierno que sea capaz de aplicar las reformas de forma inmediata», dijo el jueves por la noche el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, en un mensaje publicado en Twitter.

La Liga Árabe dijo que su secretario general, Ahmed Aboul Gheit, y su homólogo de la ONU, Antonio Guterres, habían coincidido durante una reunión en Nueva York en que la situación en Líbano va «de mal en peor». El primero dijo que esperaba que «la comunidad internacional logre ayudar a los libaneses a superar la crisis».

Mientras inspeccionaba a sus fuerzas el viernes, Aoun les dijo: «Nuestra responsabilidad es grande en esta etapa. Debemos preservar la seguridad y la estabilidad de la patria y evitar el caos».

La Liga Árabe dijo que su secretario general, Ahmed Aboul Gheit, y su homólogo de la ONU, Antonio Guterres, habían coincidido durante una reunión en Nueva York en que la situación en Líbano va «de mal en peor».

Dijo que considera que el ejército es «la única institución que sigue activa», y añadió: «El ejército es el elemento disuasorio del caos. Sé que no permitirán que nadie invada nuestra tierra, y no permitirán que estas circunstancias les hagan perder el sentido de pertenencia a su patria, su identidad y su tierra».

«Lo que estamos viviendo hoy es una crisis temporal y pasará».

Las empresas e instituciones privadas permitieron a sus empleados salir del trabajo antes del viernes para que pudieran llegar a casa antes de que se bloquearan las carreteras.

Multitudes enfurecidas salieron a las calles por segundo día consecutivo para protestar contra la escasez de combustible y la continua y pronunciada subida del tipo de cambio del dólar en el mercado negro.

Las manifestaciones habían estallado en todo el país el jueves, inmediatamente después de que el primer ministro designado, Saad Hariri, anunciara su dimisión tras nueve meses de fallidas disputas con el presidente Michel Aoun sobre la formación de un nuevo gobierno.

El anterior gobierno dimitió en agosto del año pasado en medio de las protestas tras la devastadora explosión en el puerto de Beirut.

La moneda libanesa alcanzó nuevos mínimos tras el anuncio de Hariri, y los dólares se cambiaron en el mercado negro a una tasa de más de 22.500 libras libanesas el viernes. La cotización oficial del gobierno es de poco más de 1.500 libras.

Las protestas se hicieron más feroces y violentas el viernes, especialmente en las zonas más pobres de Trípoli, como Jabal Mohsen. Los manifestantes destruyeron propiedades y quemaron neumáticos. El ejército intervino, disparando para dispersarlos.

Según la Cruz Roja libanesa, decenas de manifestantes civiles resultaron heridos cuando el ejército disparó balas de goma y se lanzaron piedras. El fotógrafo de Al Jazeera Khaled Habshiti resultó herido por una granada en Jabal Mohsen. La Cruz Roja dijo que envió tres equipos para ayudar a tratar y trasladar a los heridos.

La furiosa actividad y el caos en las calles contrastaron con el estado de inercia y expectación que reina en la escena política.

El presidente Aoun aún no ha fijado la fecha de las consultas parlamentarias para elegir al nuevo primer ministro designado para sustituir a Hariri y reanudar los esfuerzos para formar gobierno. No se espera que se celebren hasta después de la festividad del Eid Al-Adha, esta semana.

Aoun dijo el viernes que «superará las difíciles circunstancias». Añadió que «nada puede doblegar a los libaneses, incluso con todas las dificultades que están atravesando», y prometió «hacer todos los esfuerzos para resolver las sucesivas crisis».

Joanna Wronecka, coordinadora especial de la ONU para el Líbano, describió el estancamiento entre Hariri y Aoun como un «retroceso» y expresó su profundo pesar por «la incapacidad de los líderes del Líbano para llegar a un acuerdo sobre la formación de un nuevo gobierno que se necesita urgentemente para abordar los desafíos».

Añadiendo que «no hay más tiempo que perder», pidió «medidas rápidas para garantizar la designación de un nuevo primer ministro, de acuerdo con los requisitos constitucionales». Wronecka también subrayó la necesidad de formar un gobierno capaz de aplicar las reformas necesarias para poner a Líbano en la senda de la recuperación económica antes de las elecciones libres y justas de 2022.

El Departamento de Estado estadounidense expresó su preocupación por la dimisión de Hariri. Dijo: «La clase política debe dejar de lado las diferencias partidistas, en lugar de intercambiar culpas, para formar un gobierno capaz de abordar esta preocupante situación».

El responsable de la política exterior de la UE, Josep Borrell, dijo que lamentaba «el actual bloqueo político del país y la falta de avances en la aplicación de las reformas urgentes».

La Federación Nacional de Sindicatos de Empleados y Trabajadores de Líbano hizo un llamamiento a «los trabajadores, agricultores y miembros de bajos ingresos para que formen comités locales cuya misión sea preparar la desobediencia civil».

La federación describió esto como «la opción perfecta, y única, para hacer caer a la clase política y pedirle cuentas en las calles».

Añadió que los políticos son responsables de «los puntos más bajos del colapso económico: el hambre, la muerte, la pobreza, el desempleo y un salario inferior a 30 dólares».

La volatilidad del tipo de cambio del dólar provocó el caos en los mercados minoristas libaneses. Muchos propietarios de tiendas decidieron cerrar sus establecimientos porque no podían fijar un precio estable para los productos. Otros vendedores dejaron en suspenso la venta de sus productos para evitar pérdidas.

Un cambista del mercado negro dijo a Arab News: «El comercio se ha limitado a la venta de dólares, ya que la gente está ansiosa por obtener beneficios».

Añadió que le ha sorprendido el «continuo aumento del tipo de cambio del dólar, controlado por las plataformas electrónicas, a pesar de la escasa demanda de este».

Las protestas continuaron el viernes por la noche y no se limitaron a las zonas suníes pro-Hariri; también tuvieron lugar en comunidades que tradicionalmente apoyan al presidente del Parlamento, Nabih Berri, y a su partido, el Movimiento Amal.

Un partidario de Amal en Zokak Al-Blat dijo a Arab News: «Aoun se considera victorioso. Esto no debe persistir». Añadió que el presidente «debe saber que el resentimiento del pueblo es realmente grande. Ya destruyó el país para seguir siendo presidente y ¿qué pasó entonces? Lo mismo ocurrirá ahora. No debe pensar, ni siquiera por un segundo, que es capaz de controlar todo». Varios habitantes de Beirut dijeron que «la promesa que nos hizo el presidente se ha hecho realidad: estamos viviendo un infierno».

Tony, propietario de una panadería, dijo: «Si la situación persiste, mi familia y yo moriremos de hambre. He despedido a un empleado porque ya no podía pagarle. La cotización del dólar en el mercado negro ha alcanzado las 25.000 libras y no hay ningún funcionario que sienta lo que estamos pasando.

«Nos dijeron que íbamos al infierno. Tenían razón. Esto es el infierno. ¿Pero qué es lo que sigue? ¿No hay soluciones?»

Nadia, una mujer libanesa que estaba de pie frente a una institución pública, dijo: «Todos afirman que están preocupados por el destino del país y que defienden sus sectas y sus intereses. «No queremos nada de ellos. Que nos dejen en paz. No podemos soportarlo más».

Mohammed, propietario de una barbería, dijo: «El país está dividido en dos grupos. El primer grupo de personas puede soportarlo porque les pagan en dólares frescos. El segundo grupo, al que pertenezco, ni siquiera es capaz de salir de este país maldito.

«Los políticos sólo se preocupan por sus intereses. El presidente insiste en que su yerno sea el próximo presidente y Hezbollah nos controla».

 

Información: ArabNews / Imagen: LVÁ       

La Voz del Árabe (LVÁ) – NOTICIAS – Cd. de México, julio 19 del 2021

 

Las declaraciones y opiniones expresadas en esta publicación sitio web en Internet son exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de La Voz del Árabe.

 

5 1 vote
Article Rating

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x