EEUU DESTINA 72 MMD DE AYUDA A SALARIOS LIBANESES

– Es la primera vez que Estados Unidos destina fondos a los salarios del personal de seguridad en Líbano. – Los dirigentes libaneses, sumidos en un profundo bloqueo político, han fracasado a la hora de aplicar reformas económicas para que el país vuelva a ser viable.

Estados Unidos está desviando 72 millones de dólares de su ayuda al Líbano para ayudar al Gobierno del país, que se encuentra en una situación de falta de liquidez, a aumentar los salarios de sus soldados y policías, según declaró el miércoles el embajador estadounidense.

Washington es un donante clave del ejército libanés y sus 80.000 miembros, al que ha proporcionado más de 3.000 millones de dólares en ayuda militar desde 2006. El anuncio del miércoles es la primera vez que Estados Unidos destina fondos a los salarios del personal de seguridad en Líbano.

Líbano se enfrenta a una crisis económica sin precedentes que, según el Banco Mundial, es una de las peores del mundo desde la década de 1850. Tres cuartas partes de la población viven en la pobreza, mientras que la libra libanesa ha perdido más del 90% de su valor frente al dólar.

Los dirigentes libaneses, sumidos en un profundo bloqueo político, han fracasado a la hora de aplicar las reformas económicas necesarias para que el país vuelva a ser viable. El colapso económico también ha empobrecido a los soldados libaneses y a los miembros de la policía, dos fuerzas que han sido raros unificadores en un país profundamente dividido por la política sectaria. Su incapacidad para pagar salarios viables y alimentar a su personal ha amenazado la seguridad y la estabilidad general del Líbano.

Antes de la crisis, un soldado raso ganaba el equivalente a unos 800 dólares al mes, pero ahora ha bajado a poco más de 100 dólares debido a la devaluación de la libra. El salario mensual de un oficial de rango superior ronda ahora los 250 dólares.

Muchos miembros del personal de seguridad y de las tropas han abandonado el servicio o han encontrado un segundo empleo, mientras que el ejército libanés ha recurrido a tácticas poco ortodoxas de recaudación de fondos para cubrir gastos, como ofrecer viajes pagados en helicóptero y cobrar elevadas tasas por los permisos de los periodistas.

El Departamento de Estado estadounidense notificó al Congreso el pasado mes de enero su intención de redirigir los fondos para salarios de militares y policías. Algunos congresistas republicanos han pedido que se elimine por completo la ayuda militar a Líbano, alegando el creciente poder político del grupo militante Hezbollah, respaldado por Irán.

A diferencia de otros programas estadounidenses que han cubierto la totalidad de los salarios de las tropas aliadas, la ayuda anunciada el miércoles por la embajadora estadounidense en Líbano, Dorothy Shea, es una acción puntual.

Proporcionará a cada soldado y policía libanés 100 dólares más al mes además de su salario durante los próximos seis meses, para suavizar el golpe de la crisis económica. El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo desembolsará los fondos.

Shea, el jefe del ejército libanés, general Joseph Aoun, el jefe de la policía, general de división Imad Osman, y la representante del PNUD en Líbano, Melanie Hauenstein, anunciaron la ayuda en una conferencia de prensa.

“Dadas estas circunstancias, nos hemos visto obligados a alzar la voz, en voz alta, y hemos hecho un llamamiento a la comunidad internacional para que nos preste su apoyo y ayuda, y ello debido a la falta de soluciones locales”, declaró Aoun. “La crisis actual y sus repercusiones podrían ser las más peligrosas a las que se ha enfrentado el Ejército libanés hasta la fecha”. Osman admitió que la crisis financiera ha “repercutido en el rendimiento” del personal de seguridad.

Shea, por su parte, renovó los llamamientos para que el gobierno libanés ponga fin a la actual parálisis política y aplique las reformas económicas que Líbano ha acordado con el Fondo Monetario Internacional.

“Debido a la naturaleza temporal de esta ayuda (…) corresponde a los líderes de Líbano aprovechar este tiempo para llevar a buen puerto un programa del FMI”, dijo Shea.

Las autoridades libanesas alcanzaron en abril de 2022 un acuerdo provisional con el FMI para un plan de recuperación condicionado a una serie de reformas económicas y medidas anticorrupción, pero se ha mostrado lento en el cumplimiento de esas exigencias.

El ejército libanés y las agencias de seguridad han estado especialmente tensos desde que estalló la crisis económica a finales de 2019, por tener que responder a las protestas masivas en todo el país, distribuir ayuda tras la masiva explosión del puerto de Beirut en agosto de 2020 y donar su combustible a los hospitales.

“Las fuerzas de seguridad del Estado esencialmente han estado haciendo más con menos, sobre todo porque el colapso de la moneda ha eviscerado el valor de la remuneración que todos reciben”, dijo Anthony Elghossain, asesor del think tank Newlines Institute en Washington.

Información: ArabNews / Imagen: LVÁ       

La Voz del Árabe (LVÁ) – ECONOMÍA – Cd. de México, febrero 1° del 2023

 

Las declaraciones y opiniones expresadas en esta publicación sitio web en Internet son exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de La Voz del Árabe.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.