LA CANICA, SU HISTORIA

– La canica, su origen aparentemente se remonta hasta el Antiguo Egipto y la Roma Precristiana.

Una canica es una pequeña esfera de vidrio, alabastro, cerámica, arcilla, metal, cristal, acero, piedra, mármol, madera o porcelana​ que se utiliza en diversos juegos infantiles. También se denomina así a algunos juegos en los que se utilizan las canicas. Estos juegos son prácticamente universales, y aunque existen muchas variantes, la esencia es casi siempre la misma: lanzar una o varias canicas para intentar aproximarse a otras o a agujeros objetivo. Cuando se gana una mano se suelen tomar las canicas del otro jugador o de los jugadores contrarios. ​

Además de como juegos, las canicas son muy utilizadas para uso industrial, siendo principalmente utilizadas en el interior de los envases de aerosoles y en rodamientos.

Las canicas tienen una gran variedad de nombres alternativos. También reciben las denominaciones de tolonchas, bellugas, boliches, bolinchas, bolichas, bolitas, caicos, boles y caniques, cayucos, balitas, bochas, bolindres, pingos, pelotitas, polcas, ​ bolas, piquis, polquitas, caniques, chivas, cincos, chibolas, bolillas, mosaicos, metras, balas, garbinches, brujos, bolondronas, corote, salva, bolinchas, tiros, cachinas, maras, mables, meblís, mollejones, pepitas, metras, cristalas, bolitas de uña, polcas, entre otros, según la zona y el país.

Si bien no se conoce el verdadero origen de las canicas y son juegos tradicionales, su origen aparentemente se remonta hasta el Antiguo Egipto y la Roma Precristiana.​ En efecto, se han encontrado canicas presentes en la tumba de un niño egipcio de alrededor del año 3000 a.C. En Creta, por su parte, los niños jugaban con canicas hechas a partir de materiales preciosos. En la Antigua Roma era un juego infantil cuya popularidad se extendió hasta la Edad Media.

Otros materiales utilizados en la Antigüedad son los huesos de aceitunas, avellanas o castañas. Hasta a principios del siglo XX, algunas todavía eran hechas de piedra.

Además de como elemento lúdico, las canicas se han utilizado también en artesanía, como objetos de decoración. ​

En América, se cree que la costumbre de las canicas se extendió desde Europa.​ No obstante, también existen indicios que apuntan a que podrían haberse utilizado en la América precolombina. En Chile las canicas se introdujeron en el siglo XIX. ​

A mediados del siglo XX, en el Valle del Cauca, Colombia, se jugaba con bolas de corozo grande o chiquito, y semillas chascaraíces, que más tarde fueron reemplazadas por canicas de cristal

En México: los juegos más populares son la choya, el cocol o rombo y el círculo. El cocol o rombo, si bien existen diversas variantes dependiendo de la región y las condiciones del terreno, las bases se mantienen. Sobre el suelo se dibuja un rombo llamado «cocol», y sobre su contorno se colocan canicas que son apostadas por los distintos jugadores. Como en el juego de la troya, el objetivo es lanzar por turnos canicas hacia el cocol, intentando sacar las canicas que están dentro de él. Quien logra sacar una o más canicas asume el rol de quien tiene «las vidas», y como tal puede eliminar a sus oponentes chitando su canica contra las de ellos, siempre que estas queden a menos de una cuarta de distancia. El juego lo gana el jugador que no es eliminado.

En 1991, durante los trabajos de salvamento arqueológico que se realizaron en el subsuelo de un estacionamiento en la calle de Bolivia N° 16, en la Ciudad de México, se localizó la planta arquitectónica de una casa vecindad del siglo XVIII. Entre los materiales recuperados en contexto de relleno y en los tubos de barro vidriado del drenaje se encontró una cantidad considerable de pequeñas esferas de piedra, barro y vidrio.

Estas esferas no eran otra cosa que canicas, y como tales quedaron catalogadas. Separamos las canicas por categorías: agüitas (de vidrio de un solo color) y tréboles (transparentes con cuatro pinceladas de uno o varios colores en el interior). Mientras tanto, el señor Edmundo Tenorio, trabajador de la Dirección de Salvamento Arqueológico,se mostró gratamente sorprendido y recordó los nombres de las distintas canicas, las formas de jugarlas y los términos que se utilizaban en torno al juego.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Información: Agencia / Imagen: Agencia

La Voz del Árabe (LVÁ) – CULTURA – Cd. de México, septiembre 23 del 2022

 

Las declaraciones y opiniones expresadas en esta publicación sitio web en Internet son exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de La Voz del Árabe.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.