UCRANIA: LA IDEOLOGÍA DE LOS BANDERISTAS

-Crecen las tensiones (23)‎ – Stepan Bandera fue agente de la Gestapo y sólo dejó el recuerdo –que algunos creen ‎positivo– de las masacres que organizó. Pero Dimitro Dontsov fue y sigue siendo la ‎referencia intelectual de los banderistas. Fue Dontsov quien inventó el racialismo ‎ucraniano y planeó cómo fanatizar a sus adeptos para usarlos como arma. ‎‎Red Voltaire | París (Francia)

Thierry Meyssan*

Este artículo da continuación a los trabajos
1. «Rusia quiere obligar Estados Unidos a respetar ‎la Carta de la ONU», 4 de enero de 2022.‎
2. «Washington prosigue en Kazajastán el plan de la ‎RAND Corporation, que ya continúa ‎en ‎Transnistria», 11 de enero de 2022.
3. «Washington se niega a escuchar a Rusia y ‎a China‎», 18 de enero de 2022.‎
4. «La increíble sordera de Washington y Londres», ‎1º‎ de febrero de 2022.‎
5. «Washington y Londres tratan de mantener su ‎dominación sobre Europa», ‎8 de febrero de 2022.‎
6. «Dos interpretaciones sobre la cuestión de Ucrania», 16 de febrero de 2022.‎
7. «Washington hace sonar el clarín pero sus aliados retroceden», 22 de febrero de 2022.‎
8. «Vladimir Putin en guerra contra los “straussianos”», 5 de marzo de 2022.‎
9. «“Banda de drogadictos y de neonazis”», ‎‎6 de marzo de 2022.‎
10. «Estupor de Israel ante los neonazis ucranianos», 9 de marzo de 2022.‎
11. «Ucrania, otra gran manipulación», 22 ‎de marzo de 2022.
12. «El Nuevo Orden Mundial que nos preparan con el pretexto de la guerra en Ucrania», 29 de marzo de 2022.
13. «Propaganda de guerra bajo una nueva forma», 5 de abril de 2022.
14. «La alianza entre el MI6, la CIA y los banderistas», 12 de abril de 2022.
15. «El fin de la dominación occidental», 19 de abril de 2022.
16. «Ucrania y la Segunda Guerra Mundial como ‎conflicto inconcluso», 26 de abril de 2022.
17. «La esperanza de Washington: prolongar la guerra ‎en Ucrania para recobrar su estatus de ‎hiperpotencia», 3 de mayo de 2022.
18. «Ucrania, Canadá y los banderistas», 10 de mayo de 2022.
19. «Ya se prepara una nueva guerra para después de ‎la derrota frente a Rusia», 24 de mayo de 2022.
20. «Los programas militares secretos en Ucrania», 31 de mayo de 2022.
21. «Confusiones, descuidos e incomprensiones ‎alrededor de Ucrania‎», 7 de junio de 2022.
22. «Polonia y Ucrania», 4 de junio de 2022.

En artículos anteriores abordé la historia del movimiento banderista, desde el corto ‎intermedio de paz entre las dos guerras mundiales hasta el día de hoy. Pero hoy quiero referirme a su ideología. ‎

El intelectual de referencia de los banderistas fue, y aún hoy sigue siéndolo, Dimitro Dontsov ‎‎(1883–1973). Dontsov murió en Canadá, fue enterrado en Estados Unidos y sus obras nunca han ‎sido traducidas, pero sus discípulos se han encargado de darlas a conocer. Como sus libros ‎no están en las librerías, el nombre de Dimitro Dontsov es ignorado fuera de su país. ‎Sin embargo, después de un largo periodo de ausencia, Dontsov ha sido uno de los autores más ‎vendidos en Ucrania. ‎

Nutriéndose, igual que los nazis, de su interpretación de Nietzsche, Dimitro Dontsov apelaba al ‎surgimiento de un «hombre nuevo» dotado de «una fe ardiente y un corazón de piedra», ‎que no vacilaría en acabar sin piedad con los enemigos de Ucrania. Pensador del «nacionalismo ‎ucraniano integral», Dontsov construyó una filosofía donde todo lo que es “nacionalista” está ‎dirigido contra Rusia y contra los judíos. ‎

Dimitro Dontsov pretendía crear un pueblo de élite, lejos del «igualitarismo de los esclavos», ‎proclamado según él por la Revolución de Octubre y también lejos de los «ideales universales» ‎de la Revolución Francesa. ‎

Este personaje afirmaba que el imaginario de los verdaderos ucranianos tiene que «alimentarse ‎de la leyenda de la última batalla», de la «negación de lo que es» y de «la imagen fascinante de ‎la catástrofe que traerá lo nuevo». A eso agregaba que los verdaderos ucranianos tienen que ‎estar al servicio del «orden categórico» con una «obediencia imprudente». ‎

Según Dimitro Dontsov, el «nacionalismo ucraniano» se distingue por
 «la afirmación de la voluntad de vivir, de poderío, de expansión» (Dontsov promueve ‎‎«El derecho de las razas fuertes a organizar los pueblos y las naciones para fortalecer la cultura y ‎la civilización existentes»);
 «el deseo de combatir y la conciencia de su extremismo» (Dontsov elogia la «violencia ‎creadora de la minoría con iniciativa»). ‎

También según Dimitro Dontsov las “cualidades” del «nacionalista ucraniano» son:‎ «el fanatismo» y «la inmoralidad». ‎

Según Dontsov, el fanatismo está en la práctica de su doctrina como una religión. Estima que eso es ‎lo que hace invencibles a los guerreros. Por consiguiente, Dimitro Dontsov considera perfectamente lógico que ‎después de la Segunda Guerra Mundial, Stepan Bandera y Yaroslav Stetsko aceptaran trabajar ‎en Munich con la Hermandad Musulmana o que los banderistas contemporáneos formaran un ‎Frente Antirruso con los yihadistas chechenos. ‎

Al principio de su obra, Dimitro Dontsov no se inspiraba en el fascismo italiano ni en el ‎nacionalsocialismo alemán. Pero ya entonces se ve marcado por los mismos razonamientos que ‎los ustachis croatas, la Guardia de Hierro rumana, la Glinka eslovaca y el Oboz Narodowo-‎Radykalny polaco.‎

Al entrar en contacto con los nazis, Dimitro Dontsov comienza a hablar de una geografía y de una ‎historia míticas. Afirma entonces que los «verdaderos ucranianos» son de origen escandinavo o ‎protogermánico y que son descendientes de los varegos (también llamados varangios o varengos), ‎una tribu vikinga de Suecia, y que sus antecesores habían fundado la ciudad de Novgorod, en ‎Rusia, sometiendo a los eslavos rusos.

 En esa mitología, los «nacionalistas ucranianos» son el Bien mientras que los «moscovitas» ‎son el Mal. Es por eso que Irina Fanion, diputada del partido ucraniano de extrema derecha ‎Svoboda (Libertad), declaraba, mucho antes de la intervención militar rusa: «Hemos venido ‎al mundo para destruir Moscú». ‎

 En 2015, el entonces presidente ucraniano Petro Porochenko y su primer ministro Arseni ‎Yatseniuk hicieron un conjunto de leyes que ilegalizaban los símbolos comunistas y nazis y ‎a la vez rehabilitaban los símbolos de los banderistas [a pesar de que los banderistas habían ‎colaborado con los nazis durante la ocupación hitleriana. Nota de la Redacción.]. Por supuesto, ‎como Ucrania había sido soviética hasta 1991, allí no había monumentos nazis que eliminar y aquello ‎se tradujo en la destrucción de monumentos de homenaje al Ejército Rojo [en cuyas filas habían ‎luchado numerosísimos ucranianos. NdlR.], monumentos que fueron sustituidos por monumentos que glorifican ‎a Stepan Bandera –el ucraniano colaborador de los nazis que participó en el asesinato de ‎‎1,6 millones de sus compatriotas– y a su “gurú”, Dimitro Dontsov.‎

En aquel momento, el Consejo de Europa [no confundir con el Consejo Europeo, órgano de la ‎Unión Europea. NdlR.] criticó aquellas leyes de «descomunización», que estigmatizan regímenes ‎en general sin mencionar los actos que condenan. ‎

Fue a partir de aquellas leyes que el grito de guerra de los banderistas, «¡Gloria a Ucrania!» fue ‎incorporado al discurso oficial. Por supuesto, yo no tengo nada contra ese eslogan… como ‎tampoco condeno el «¡Allah u Akbar» de los musulmanes, a pesar de haberlo oído en boca de ‎los yihadistas que querían degollarme y aunque no puedo evitar pensar en los objetivos de ‎los yihadistas que lanzan ese grito.

 En definitiva, es lógico que la Ucrania actual se haya dotado de un dispositivo jurídico que ‎legaliza una forma de discriminación racial. El 21 de julio de 2021, el actual presidente ucraniano ‎Volodimir Zelenski firmó una ley, fruto de su propia iniciativa, sobre los «pueblos autóctonos ‎de Ucrania». Esa ley estipula que los tártaros y los judíos caraítas tienen «derecho a gozar ‎plenamente de todos los derechos humanos y de todas las Libertades Fundamentales». ‎

Ese texto parece muy generoso pero no lo es porque se interpreta “por defecto” y viene a ‎completar los textos que reconocen los derechos de los ucranianos de origen escandinavo o ‎protogermánico. En realidad, los tribunales usan ese texto para negar los derechos de ‎los ucranianos que no son mencionados en la definición general ni como una de las minorías ‎beneficiadas (los tártaros y los judíos caraítas). Dicho claramente, ese texto ‎no reconoce los derechos de los ucranianos que se consideran eslavos o de origen eslavo. ‎Por consiguiente, los ucranianos eslavos o de origen eslavo no pueden invocar ante ‎los tribunales su «derecho a gozar plenamente de todos los derechos y de todas las Libertades ‎Fundamentales».

 El 20 de marzo de 2022, el presidente ucraniano Volodimir Zelenski declaró en un video ‎divulgado en su cuenta de Telegram:‎ «Cualquier actividad de parte de políticos que participan en dividir la sociedad o colaboran ‎con el enemigo fracasará y recibirá una respuesta severa.»‎

Y, de inmediato, Zelenski prohibió 11 partidos políticos (la Plataforma de Oposición-Por la vida, el ‎Partido Charij, el Partido Nachi, el Bloque de Oposición, la Oposición de Izquierda, la Unión de las ‎Fuerzas de Izquierda, Derjava, el Partido Socialista Progresista de Ucrania, el Partido Socialista de ‎Ucrania, el partido “Socialistas” y el Bloque de Volodimir Saldo). La mayoría de esas formaciones ‎no estaban representadas en el parlamento unicameral ucraniano pero la Plataforma de ‎Oposición-Por la Vida era el segundo partido político más importante del país –recibió un 13% de ‎los votos emitidos en la última elección legislativa y había obtenido 43 de los 450 escaños.

 El mismo 20 de marzo, el presidente Zelenski firmó también 2 decretos que prohíben por 5 años ‎‎3 canales de oposición ya «suspendidos» desde hace meses… y puso todos los canales que ‎quedan bajo el control directo del Consejo de Seguridad y Defensa. ‎

Así que ya no hay libertad de expresión para los políticos ni para los periodistas. La democracia ‎ucraniana está muerta, pero no murió asesinada por la intervención militar rusa sino por voluntad ‎del gobierno ucraniano.

 El 5 de mayo se creó en Ucrania un «Consejo para el Desarrollo de las Bibliotecas», que está ‎llamado a pronunciarse específicamente sobre los numerosísimos libros rusos que pueden verse ‎en los estantes. El ministro de Cultura y Política de la Información –el periodista Oleksandr ‎Kachenko, declaró que esos libros deben convertirse en materia prima para imprimir libros ‎ucranianos en papel reciclado. ‎

Las quemas de libros son un síntoma clásico de las dictaduras. En Ucrania, los libros rusos ‎no serán quemados en público sino convertidos en papel reciclado. Es menos notorio y hasta ‎más ecológico.

 En cuanto a la manera de hacer la guerra, el ejército ucraniano muestra una particularidad ‎especialmente llamativa. El ejército ucraniano no recoge los cuerpos de sus soldados muertos ‎en combate. Los demás ejércitos del mundo no vacilan en correr cualquier riesgo para recoger ‎sus muertos porque les parece indispensable garantizarles una sepultura digna. No hacerlo ‎tendría consecuencias desastrosas sobre la moral combativa de sus compañeros de armas. ‎Entonces, ¿por qué el ejército ucraniano actúa de otra manera? ‎

Según el pensamiento de Dimitro Dontsov, no recoger sus muertos es una manera de preparar el ‎‎«combate final» entre el Bien y el Mal. Según la mitología escandinava, cuando los varegos ‎libraban un combate, las valkirias descendían al campo de batalla cabalgando sobre lobos, decidían ‎cuáles de los valientes iban a morir y se llevaban sus almas al Valhala para conformar con ellos ‎el futuro ejército de «la última batalla». O sea, los caídos en combate no eran víctimas ‎casuales sino héroes elegidos para un destino glorioso. ‎

Esta ideología sagrada nos remite a la «plegaria de los nacionalistas ucranianos», redactada por ‎Josef Mashchak en 1922. Ese texto se enseña y se recita en los campamentos juveniles de ‎los banderistas. Y es parte fundamental de las ceremonias de la orden secreta Centuria, que ‎los banderistas han logrado introducir en los ejércitos de los países miembros de la OTAN. ‎

La guerra de los «nacionalistas ucranianos» contra los eslavos está sólo en sus inicios. ‎

*Thierry Meyssan – Intelectual francés, presidente-fundador de la Red Voltaire y de la conferencia Axis for Peace. Sus análisis sobre política exterior se publican en la prensa árabe, latinoamericana y rusa. Última obra publicada en español: De la impostura del 11 de septiembre a Donald Trump. Ante nuestros ojos la gran farsa de las «primaveras árabes» (2017).

 

Artículo bajo licencia Creative Commons  – La Red Voltaire autoriza la reproducción de sus artículos a condición de que se cite la fuente y de que no sean modificados ni utilizados con fines comerciales (licencia CC BY-NC-ND). Fuente: «Londres y Washington se hacen discretos», por Thierry Meyssan, Red Voltaire , 20 de febrero de 2022, www.voltairenet.org/article215760.html

 

Información: Red Voltaire / Imagen: 1Dimitro Dontsov, fue el pensador del “nacionalismo integral ucraniano”. Sus escritos son lectura obligatoria para todos los soldados nacionalistas ucranianos, principalmente para los miembros del regimiento Azov. ‎/ 2- En la mitología escandinava las Valkirias son servidoras del dios Odín y cabalgan sobre lobos. Pero ‎los germanos las representan a caballo. La “Cabalgata de las valquirias”, de Richard Wagner, ‎anuncia a la vez la muerte de los héroes y su destino glorioso en la futura batalla del fin de ‎los tiempos.‎

   

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

La Voz del Árabe (LVÁ) – INTERNACIONAL – Cd. de México, junio 27 del 2022

 

Las declaraciones y opiniones expresadas en esta publicación sitio web en Internet son exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de La Voz del Árabe.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.