YA SE PREPARA UNA NUEVA GUERRA PARA DESPUÉS DE ‎LA DERROTA FRENTE A RUSIA

-Crecen las tensiones (19)‎ – A pesar de las apariencias de unidad entre los miembros de la OTAN y de la supuesta ‎consolidación de ese bloque militar con la eventual admisión de nuevos países, varios ‎actores importantes ya buscan su propio modus vivendi. Los que no están cegados ‎por su propia propaganda ya saben que su bando va a perder y que está en busca de ‎otros enemigos en otros campos de batalla. Frente a la derrota inminente, la apuesta de ‎Washington consiste en seguir agitando la «amenaza rusa» para obligar sus aliados a cerrar ‎filas.‎ Red Voltaire | París (Francia

Thierry Meyssan*

Este artículo da continuación a los trabajos
1. «Rusia quiere obligar Estados Unidos a respetar ‎la Carta de la ONU», 4 de enero de 2022.‎
2. «Washington prosigue en Kazajastán el plan de la ‎RAND Corporation, que ya continúa ‎en ‎Transnistria», 11 de enero de 2022.
3. «Washington se niega a escuchar a Rusia y ‎a China‎», 18 de enero de 2022.‎
4. «La increíble sordera de Washington y Londres», ‎1º‎ de febrero de 2022.‎
5. «Washington y Londres tratan de mantener su ‎dominación sobre Europa», ‎8 de febrero de 2022.‎
6. «Dos interpretaciones sobre la cuestión de Ucrania», 16 de febrero de 2022.‎
7. «Washington hace sonar el clarín pero sus aliados retroceden», 22 de febrero de 2022.‎
8. «Vladimir Putin en guerra contra los “straussianos”», 5 de marzo de 2022.‎
9. «“Banda de drogadictos y de neonazis”», ‎‎6 de marzo de 2022.‎
10. «Estupor de Israel ante los neonazis ucranianos», 9 de marzo de 2022.‎
11. «Ucrania, otra gran manipulación», 22 ‎de marzo de 2022.
12. «El Nuevo Orden Mundial que nos preparan con el pretexto de la guerra en Ucrania», 29 de marzo de 2022.
13. «Propaganda de guerra bajo una nueva forma», 5 de abril de 2022.
14. «La alianza entre el MI6, la CIA y los banderistas», 12 de abril de 2022.
15. «El fin de la dominación occidental», 19 de abril de 2022.
16. «Ucrania y la Segunda Guerra Mundial como ‎conflicto inconcluso», 26 de abril de 2022.
17. «La esperanza de Washington: prolongar la guerra ‎en Ucrania para recobrar su estatus de ‎hiperpotencia», 3 de mayo de 2022.
18. «Ucrania, Canadá y los banderistas», 10 de mayo de 2022.

Ocupando un lugar destacado en el escenario, la OTAN afirma que la «locura de Putin» ha ‎acabado fortaleciéndola. Ucrania, que sigue recibiendo armamento de Occidente, ha emprendido ‎una contraofensiva y está rechazando al «invasor». En el plano internacional, las sanciones ‎están dando resultados. Sintiéndose amenazadas, Finlandia y Suecia, han decidido convertirse en ‎miembros de la alianza atlántica. Y en Rusia… los rusos derrocarán al «dictador». ‎

Esta bella narrativa está en abierta contradicción con la realidad de los hechos. La verdad es que ‎lo que llega al frente es sólo una tercera parte del armamento que Occidente envía a Ucrania. ‎Pero el ejército ucraniano está agotado y está retrocediendo en todas partes, algunos éxitos ‎aislados aquí y allá no modifican ese panorama general. Sin embargo, dos terceras partes del ‎armamento occidental, principalmente el armamento pesado, ya está disponible en el ‎mercado negro de los Balcanes, sobre todo en Kosovo y en Albania, que se han convertido en ‎las principales plazas del tráfico de armas. ‎

Otro hecho es que las sanciones occidentales están a punto de desatar hambrunas, no en Rusia ‎sino en el resto del mundo, sobre todo en África.‎

Y, en el seno mismo de la alianza atlántica, Turquía y Croacia se oponen a la admisión de nuevos ‎miembros. Si bien no parece imposible convencer a esos dos países para que den finalmente ‎luz verde a la ampliación de la OTAN, su consentimiento tendrá como precio ciertos cambios ‎políticos radicales que Occidente siempre ha rechazado. ‎

Aunque Rusia será seguramente lo bastante sabia como para celebrarla con discreción, como ya ‎lo hizo en Siria, la victoria rusa se verá como el fracaso de la mayor fuerza militar de toda ‎la Historia: la OTAN. Y será una victoria indiscutible ya que la alianza atlántica se ha implicado ‎físicamente en Ucrania, mientras que en Siria se mantuvo más bien gravitando alrededor del ‎conflicto. ‎

El resultado será que numerosos Estados vasallos de Washington van a tratar de distanciarse. ‎Es posible que sus dirigentes civiles se mantengan mentalmente orientados hacia Occidente, pero ‎sus jefes militares se volverán más rápidamente hacia Moscú o Pekín. En los años venideros ‎habrá una redistribución de las cartas y no será cosa de pasar de un alineamiento junto ‎a Washington a un nuevo alineamiento junto a los nuevos vencedores sino de crear un mundo ‎multipolar donde cada cual será responsable de sí mismo. ‎

Lo que está en juego no es una redefinición de las zonas de influencia sino el fin de la mentalidad ‎que ve una jerarquía entre los pueblos. ‎

Desde ese punto de vista, es fascinante observar la retórica occidental. Son numerosos los ‎expertos del mundo anterior que nos explican que Rusia quiere reconstruir su imperio. Nos ‎aseguran que ya reconquistó Osetia y Crimea y que ahora está atacando el Donbass. ‎Pero esos “expertos” en realidad “reconstruyen” la historia apoyándose en frases que atribuyen ‎falsamente al presidente Vladimir Putin. Todos los que realmente estudian la Rusia ‎contemporánea saben que lo que afirma esa gente es falso. El regreso de Crimea a la ‎Federación Rusa y las venideras incorporaciones de Osetia, del Donbass y de Transnistria ‎no tienen absolutamente nada que ver con la “reconstrucción” de un imperio sino con la ‎reconstitución de la nación rusa, desmembrada durante el derrumbe de la URSS.‎

En ese contexto, una pequeña parte de los dirigentes occidentales comienza a cuestionar las ‎decisiones del amo estadounidense. Ese fenómeno ya pudo verse, durante un trimestre, al final ‎del mandato del presidente francés Nicolas Sarkozy. Viendo el desastre que había contribuido a ‎provocar en Libia y su posterior fracaso en Siria, Sarkozy aceptó en aquel momento negociar ‎una paz separada con el gobierno sirio. Pero Washington, furioso ante esa muestra de ‎independencia, organizó la derrota electoral de Sarkozy, favoreciendo a Francois Hollande. ‎Al llegar a la presidencia de la República Francesa, Hollande reactivó la maquinaria occidental ‎de guerra contra Siria por 10 largos años. Fue precisamente entonces cuando Rusia ‎se comprometió a intervenir en Siria. En 2 años, Moscú terminó de perfeccionar sus nuevas ‎armas y acudió en ayuda de Siria, que luchaba contra los yihadistas armados por las potencias ‎occidentales… y dirigidos por la OTAN desde su Allied Land Command en Turquía.‎

Si bien los eslóganes de la OTAN se repiten sin descanso en la prensa occidental, nuestros ‎estudios sobre los antecedentes y el papel de los banderistas en la Ucrania actual han circulado ‎ampliamente entre los dirigentes del mundo entero. Sabiendo ya que los banderistas son ‎en realidad neonazis, numerosos “aliados” de Washington se niegan ahora a respaldarlos. Ahora ‎estiman que, en esa lucha, la razón está del lado de Rusia. Alemania, Francia e Italia ya han ‎autorizado algunos miembros de sus gobiernos a conversar con Rusia, sin aportar cambios, ‎por ahora, a la política oficial de sus países. Al menos esos tres Estados miembros de la OTAN ‎ya están inmersos, con prudencia, en un doble juego. Si la cosa se pone fea para la OTAN, esos ‎tres países serán los primeros cambiar de casaca. ‎

Lo mismo está sucediendo con el Vaticano, que estuvo a punto de llamar a una nueva ‎cruzada contra la «Tercera Roma» (Moscú) y divulgó fotos del papa rezando con esposas de ‎banderistas miembros del regimiento Azov. En este momento, la Santa Sede ya se ha puesto ‎en contacto no sólo con el patriarca de la iglesia ortodoxa rusa sino también con el Kremlin. ‎

Todos esos contactos, por muy discretos que sean, molestan a Washington, que trata de apartar ‎los emisarios secretos. Pero el hecho de ser oficialmente objeto de purgas, en realidad amplía el ‎margen de maniobra de esos emisarios para negociar. Lo importante es que puedan rendir ‎cuentas de lo que hacen ante quienes los comisionan. Por supuesto, ese es un juego peligroso –‎así lo demuestra la derrota electoral del ya mencionado Sarkozy, así castigado por haber tratado ‎de actuar sin permiso de su patrón estadounidense. ‎

Hipótesis 1: la ampliación de la OTAN confirmaría que ha cambiado de objetivo – Tratemos de tomar algo de distancia de lo que está sucediendo para ver cuál puede ser la ‎evolución de los acontecimientos. ‎

Para que Turquía y Croacia acepten que Finlandia y Suecia se conviertan en miembros de ‎la OTAN, esa alianza bélica tendría que aceptar ciertas condiciones:
 Turquía exige:
1- Que el PKK (Partido de los Trabajadores del Kurdistán) y el Hizmet –la organización de ‎Fethullah Gulen– sean incluidos en las listas de organizaciones terroristas y que ‎sus miembros sean arrestados y entregados a las autoridades turcas;‎
2- que la industria militar turca sea admitida nuevamente en el programa de fabricación ‎del avión estadounidense de combate F-35.‎
 Croacia exige:
3- Que se modifique la ley electoral en Bosnia-Herzegovina para que la minoría croata ‎obtenga la igualdad política. ‎

En el caso de Turquía hay que resaltar que: -El PKK no representa a los kurdos de Turquía en general sino a ciertos grupos. -El PKK fue ‎inicialmente un partido marxista-leninista que luchó contra la dictadura militar turca durante la ‎guerra fría. Posteriormente, luego del encarcelamiento de su líder histórico y la disolución de ‎la URSS, el PKK cambió de bando y se convirtió en un partido libertario al servicio del ‎Pentágono en el Medio Oriente. – El PKK de hoy es una milicia mercenaria que sirve de coartada a ‎la ocupación estadounidense en ciertas regiones de Siria. Incluirlo en las listas de organizaciones ‎terroristas equivaldría a tener que retirar las fuerzas militares que Estados Unidos mantiene ‎ilegalmente en Siria… y devolver al gobierno sirio los pozos de petróleo.‎

El predicador turco Fethullah Gulen es el padre espiritual de una extensa organización caritativa ‎presente en numerosos países. Su extradición a Turquía desde Estados Unidos, donde ‎actualmente reside, y clasificar su organización como terrorista sería privar a la CIA de “ojos” y de influencia en ‎numerosos países africanos y en naciones asiáticas con poblaciones turco parlantes. Washington ‎sólo podría aceptar eso si el AfriCom ya estuviese desplegado en África… pero todavía está ‎‎“exiliado” en Alemania. Washington está enfrascado en negociaciones para implantar el AfriCom ‎en Somalilandia, a cambio de garantizar reconocimiento internacional a ese Estado ‎no reconocido [1]. ‎

Habida cuenta de la larga serie de atentados que el PKK ha cometido en Turquía y el papel ‎protagónico que tuvo el Hizmet –actuando por cuenta de la CIA– en el intento de asesinato ‎contra el presidente Erdogan (en julio de 2016) y en la subsiguiente intentona golpista, las ‎exigencias del gobierno turco sobre esas dos organizaciones están plenamente justificadas.

Nada costaría readmitir a Turquía entre los países que participan en la fabricación del F-35. ‎Pero su exclusión fue un castigo por haber adquirido el sistema antiaéreo ruso S-400. Complacer ‎a Turquía con tal de ampliar la OTAN frente a Rusia sería, como mínimo, contradictorio. ‎Además, aceptar como participante en la fabricación del F-35 un país que no ha tenido reparos ‎en criticar la supuesta calidad de ese aparato es, cuando menos, embarazoso. ‎

Sobre la exigencia de Croacia, hay que recordar lo siguiente:‎ Bosnia-Herzegovina fue creada por iniciativa de los straussianos (los seguidores del filósofo Leo ‎Strauss incrustados en las administraciones estadounidenses [2]). De hecho, el straussiano ‎Richard Perle no participó en los acuerdos de Dayton como estadounidense sino como miembro ‎de la delegación bosnia. Conforme al pensamiento de los straussianos, Bosnia-Herzegovina fue ‎concebida como una entidad homogénea, así que la minoría croata (15% de la población) hoy ‎está condenada al ostracismo, su lengua no es reconocida y ni siquiera dispone de ‎representantes políticos. Pero aceptar la exigencia de Croacia significaría cuestionar las razones ‎que los straussianos invocaron para organizar las guerras en Yugoslavia –separar las etnias que ‎convivían en la antigua Yugoslavia y crear allí países con poblaciones homogéneas. Y quienes ‎están manejando el conflicto en Ucrania son precisamente los straussianos. ‎

Suponiendo que se acepten las tres condiciones que Turquía y Croacia plantean, o que sean ‎derrocados los dirigentes que las formulan, la ampliación de la OTAN con la entrada de Finlandia ‎y Suecia confirmaría el cambio de naturaleza de ese bloque militar. La OTAN ya no sería una ‎estructura creada para estabilizar la región del Atlántico Norte, como se estipula en su texto ‎fundador –lo cual llevó a otro presidente ruso, Boris Yeltsin, a plantearse seriamente, en 1995, ‎la posibilidad de solicitar la admisión de Rusia. Más bien, la OTAN terminaría así su mutación, ‎convirtiéndose definitivamente en una administración militar estadounidense del imperio ‎occidental de Washington. ‎

Hipótesis 2: el verdadero objetivo de las sanciones y de la ayuda militar occidentales es ‎preparar nuevos conflictos – Observemos ahora las verdaderas consecuencias de las sanciones occidentales. ‎

Las medidas tendientes a excluir a Rusia del sistema financiero internacional no están ‎perjudicando a ese país. Rusia sigue importando y exportando según sus necesidades pero ‎se ha visto obligada a cambiar de proveedores y de clientes. Está poniendo rápidamente ‎en marcha un equivalente del sistema SWIFT con los otros países del grupo BRICS (Brasil, la India, ‎China y Sudáfrica) pero ya no puede comerciar directamente con el resto del mundo. En África ya ‎es imposible comprar fertilizantes de base potásica… porque Rusia y Bielorrusia son ‎los principales exportadores. La hambruna toca a las puertas y el secretario general de la ONU, ‎Antonio Guterres, ha dado la voz de alarma [3] solicitando a las potencias occidentales que ‎levanten el embargo contra los fertilizantes de base potásica.‎

Lo más probable es que en Washington decidan mantener su política… y el hambre provocará ‎nuevas guerras, y también nuevas oleadas de migrantes hacia la Unión Europea. ‎

Parece sorprendente que, aun después de la caída de Mariupol, Estados Unidos haya decidido ‎mantener el envío de 40 000 millones de dólares para Ucrania, donde ya ‎ha perdido otros 14 000 millones. En realidad, dos terceras partes de todo nunca llegó al destino anunciado –ha sido desviado y hoy se amontona en Kosovo y en Albania. ‎Allí habrá en poco tiempo alrededor de 18 000 millones de dólares en armamento. Tenemos ‎entonces dos opciones: creer que el Pentágono está botando el dinero por la ventana… o que ‎está invirtiéndolo al sustraer ese gigantesco arsenal al control del Congreso. ‎

Si seguimos analizando los hechos, veremos que la subsecretaria de Estado, la straussiana ‎Victoria Nuland, viajó el 11 de mayo a Marruecos para presidir allí una reunión de la «Coalición ‎global contra Daesh», en la que participaron 85 países enviando sus ministros de Exteriores. ‎De manera totalmente predecible, la señora Nuland dijo allí que el Emirato Islámico (Daesh) está ‎resurgiendo, pero no en el Medio Oriente sino en el Sahel, e invitó los participantes a unirse a ‎Estados Unidos para luchar contra ese enemigo. Como ya todos han podido comprobar el apoyo ‎masivo que Estados Unidos aportó a los yihadistas de Daesh en Irak y en Siria, todos los diplomáticos presentes entendieron que la tormenta no tardará en caer sobre el Sahel. Para ‎desencadenarla, el Pentágono necesita armas, muchas armas, y no quiere que vuelvan a ‎atraparlo “con las manos en la masa” mientras arma otra vez a los yihadistas. Así que hay ‎grandes probabilidades de que el armamento oficialmente destinado a Ucrania y desviado hacia ‎los Balcanes acabe en el Sahel. ‎

Una guerra en el Sahel no será “problemática” porque no afectará a las grandes potencias y las ‎víctimas serán “sólo” africanos. Esa guerra durará mientras la alimenten y ningún aliado de ‎Washington se atreverá a señalar que ese conflicto existe desde que se invadió y se destruyó ‎Libia. ‎

Y todo podrá seguir como antes. Al menos para una parte de la humanidad, el mundo seguirá ‎siendo unipolar… con Washington como centro. ‎

[1] «Estados Unidos sigue tratando de estacionar ‎tropas en África», Red Voltaire, 13 de mayo de 2022.

[2] «Vladimir Putin en guerra contra los “straussianos”», por Thierry Meyssan, Red Voltaire, 5 de marzo de 2022.

[3] «El secretario general de la ONU pide que se anule ‎el embargo sobre los fertilizantes rusos», Red Voltaire, 18 de mayo de 2022.

*Thierry Meyssan – Intelectual francés, presidente-fundador de la Red Voltaire y de la conferencia Axis for Peace. Sus análisis sobre política exterior se publican en la prensa árabe, latinoamericana y rusa. Última obra publicada en español: De la impostura del 11 de septiembre a Donald Trump. Ante nuestros ojos la gran farsa de las «primaveras árabes» (2017).

Artículo bajo licencia Creative Commons  – La Red Voltaire autoriza la reproducción de sus artículos a condición de que se cite la fuente y de que no sean modificados ni utilizados con fines comerciales (licencia CC BY-NC-ND). Fuente: «Londres y Washington se hacen discretos», por Thierry Meyssan, Red Voltaire , 20 de febrero de 2022, www.voltairenet.org/article215760.html

 

Información: Red Voltaire / Imagen: 1- La subsecretaria de Estado Victoria Nuland reunió 85 países en Marrakech para planificar la ‎próxima guerra en el Sahel. Decenas de miles de millones de dólares en armamento, ‎supuestamente destinado a Ucrania, se acumulan ya en los Balcanes. Pero esas armas serán ‎entregadas a los yihadistas del Emirato Islámico (Daesh).‎ / 2- El 18 de mayo de 2022, Finlandia y Suecia solicitaron oficialmente convertirse en miembros de ‎la OTAN.‎ / 3- Croacia y Turquía tienen intereses comunes en los Balcanes. En esta ‎imagen vemos al presidente croata, Zoran Milanovic, y al presidente turco, Recep Tayyip ‎Erdogan, durante su encuentro de septiembre pasado en Nueva York. / 4- En Kosovo y en Albania se almacena hoy el doble de todo el armamento ‎que ya se utiliza en Ucrania, antes de su envío a otro teatro de operaciones. Para ‎los straussianos estadounidenses, la próxima derrota ante Rusia no será gran cosa. Habrá ‎otras guerras que emprender contra otros enemigos… para mantener el negocio funcionando.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

La Voz del Árabe (LVÁ) – INTERNACIONAL – Cd. de México, mayo 30 del 2022

 

Las declaraciones y opiniones expresadas en esta publicación sitio web en Internet son exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de La Voz del Árabe.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.