RUSIA Y UCRANIA: TRAMPA O JUSTICIA

– Hoy Rusia no puede perder la guerra, Ucrania todavía no es miembro de la OTAN sin embargo esos países siguen mandando armas para prolongar el conflicto.

Román López Villicaña*

Rusia por su geografía siempre ha buscado tener a su alrededor países que sean sus aliados, es decir tener un área de influencia que le permita darle profundidad estratégica a su región central, ante cualquier invasión o guerra.

Rusia se ubica en una gran planicie que va desde Francia hasta los montes Urales. Rusia no tiene una barrera montañosa o límite natural entre su país y el resto del norte de Europa. Por esto desde que se consolida como potencia ha participado en los tres repartos de Polonia, pues es una de sus primeras líneas de defensa ante cualquier eventualidad europea. Si caía Polonia lo siguiente era sin duda las principales ciudades del país. No debe olvidarse que la ecúmene (la parte más poblada del país) rusa está entre esa frontera europea y los montes Urales.

Por esa gran planicie pasó Napoleón que incendió Moscú y destruyó y saqueó lo que pudo a su paso. Por el mar Negro Inglaterra, Francia y Turquía atacaron Sebastopol y la hicieron caer en la famosa guerra de Crimea de 1856. Por la gran planicie Nord europea pasó el ejército alemán durante la segunda guerra mundial que terminó matando a 20 millones de rusos.

Por lo anterior Rusia no puede dejar a Crimea en manos no confiables, puesto que es la llave para el control del mar Negro, y tampoco puede dejar que se le encierre y se le pongan organizaciones peligrosas (OTAN) en sus fronteras que la hagan poner en peligro su sobrevivencia. Moscú soportó la expansión de la OTAN (organización que debió haber desaparecido cuando cae la URSS), pero EEUU la siguió utilizando como medio para controlar a Europa y, para impedir el surgimiento de posible competidor a su momento unipolar. A pesar de las promesas de no expandir la organización, ya en 1999 incorporan a: Polonia, Hungría y la República Checa, todos antiguos aliados de la URSS, en 2004 aceptan a: Lituania, Estonia, y Letonia partes integrantes de la antigua URSS. También admiten a Bulgaria, Rumania, Eslovaquia y Eslovenia, muchos países simpatizantes o de la antigua zona de influencia de la URSS. En 2009 ingresan a Albania y Croacia. Rusia se estaba viendo cercada por la OTAN.

Lo que derramó el vaso fue el golpe de estado que derrocó a Yanukovich en Ucrania y la llegada de títeres de la OTAN que pretendían unir a Ucrania a la Unión Europea y la OTAN. Dado que Rusia no había respondido a las incorporaciones anteriores, tal vez se pensó dejaría que Ucrania fuera incorporada a la organización y pusiera en peligro su estatus de gran potencia. Rusia no tuvo otra solución que responder al reto e impedir que el país se transformase en una plataforma que apuntara al corazón del país. Si lo permitía aceptaba tácitamente que se pusieran armas ofensivas a unos cuantos kilómetros de Moscú.

Ningún dirigente ruso aceptaría que se pusiera en peligro la existencia del país. Por esto en 2014 tiene que ocupar a Crimea que Nikita Khrushov (el ucraniano dirigente de la URSS), dio como regalo a ese país para que lo administrara por su sacrificio en la gran guerra patria (segunda guerra mundial), pues nunca se pensó que se separaría de la URSS. En 2008 ya EEUU quiso instalarse en Georgia, lo que le costó a ese país, Abjasia y Osetia del Sur, más una guerra rápida con Rusia.

Hoy Rusia no puede perder la guerra, Ucrania todavía no es miembro de la OTAN sin embargo esos países siguen mandando armas para prolongar el conflicto. Si gana Putin, habremos transitado de un mundo unipolar a otro multipolar. Y algo que preocupa es el creciente comercio de China con Europa a través de los trenes que pasan por Rusia. Solo en 2021 fueron 74 900 millones de dólares, una vez solucionado el problema ucraniano el comercio se expandirá rápidamente, desplazando la vía marítima y creando un bloque chino-ruso que tarde o temprano comenzará a proyectar poder. ¿Será ese un nuevo heartland como el que imaginó sir Halford Mackinder?, hay que estar atentos al desarrollo del conflicto…

 

*Román López Villicaña – Profesor pensionado UDLAP

 

Imagen: LVÁ       

La Voz del Árabe (LVÁ) – EDITORIAL – Cd. de México, abril 25 del 2022

 

Las declaraciones y opiniones expresadas en esta publicación sitio web en Internet son exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de La Voz del Árabe.

2 comentarios en «RUSIA Y UCRANIA: TRAMPA O JUSTICIA»

  • el 3 mayo, 2022 a las 10:16 am
    Enlace permanente

    Estimado Román,

    He leído el artículo y se me hizo muy interesante. No obstante, creo que el artículo le da la razón a Rusia. Habría que considerar la otra cara de la moneda, y preferiblemente lograr un punto imparcial. Rusia es Putin y Putin es Rusia. No es posible que el mundo se adapte a la visión de un psicópata como él. En mi experiencia al vivir aquí en Rumania, lo que está en juego es la democracia (con todos sus defectos) contra dictaduras (con todos sus defectos). Creo yo que la OTAN, por mucho que tenga intereses, también tiene ideales. La OTAN lucha por un mundo liberal, democracia y claro sus intereses. Pero al fin y al cabo se tienen ideales. En cuanto el eje de Rusia, son una bola de dictadores a los que solo les importan ellos y sus círculos cercanos. Yo estoy seguro de que nadie en la OTAN quería atacar Rusia, si no extender esos ideales e intereses. El problema aquí es que a Ucrania no la dejan decidir su futuro democráticamente. Ahora, si te opones a Putin, te envenenan o te encarcelan. Si bien hay cosas que la ciencia explica claramente como las diferencias sexuales, Rusia mantiene una posición artificial muy dañina con tal de aumentar su población. Si uno ve los medios rusos, se nota una sociedad híper militarizada, que solo habla de bombas, guerra y armas. Así como mencionar hasta el hartazgo de que Occidente no tiene ninguna sola virtud y Putin fuera una especie de Dios. Si bien hay países que la OTAN ha invadido, es por un ideal liberal y no de sumisión a una alineación dictatorial. No ayudan los vendedores de armas que se las venden hasta a sus enemigos tampoco. También cabe mencionar que la OTAN nunca amenazó a medio planeta con armas nucleares, y este es el punto, diríamos en México; “plata o plomo” pero aquí es “Putin, o el átomo”.

    Respuesta

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.