GUERRA RUSIA – UCRANIA: EGIPTO BUSCA EL APOYO DE LOS ESTADOS ÁRABES

-Guerra entre Rusia y Ucrania: Egipto busca el apoyo de los Estados árabes y del FMI para frenar la fuga de capitales – El Cairo pone en marcha nuevas medidas para salvar la economía egipcia, hundiendo a millones de ciudadanos en la pobreza.

La economía egipcia está sufriendo los efectos de la guerra entre Rusia y Ucrania, que ha devastado las fuentes de divisas del país y ha provocado la fuga de miles de millones de dólares del mercado egipcio.

El gobierno egipcio ha dicho que está planificando para el peor de los casos, y está en conversaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI) sobre posibles fondos, además de apoyo técnico, para protegerse de los efectos económicos del conflicto de Ucrania si se prolonga.

A pesar de la reciente y fuerte caída de los activos exteriores netos de Egipto, hay una sensación de optimismo cuando El Cairo se dirige a los Estados árabes vecinos en busca de apoyo para reconducir su economía.

Nuevas consideraciones – Pocos días después de la invasión rusa de Ucrania, los inversores extranjeros que huían de los mercados emergentes vendieron unos 1.190 millones de dólares en bonos del Tesoro egipcio.

La guerra en Ucrania ha hecho que Egipto tenga que hacer frente a un aumento de los costes de sus importantes necesidades de importación de trigo, así como a una pérdida de ingresos por el turismo de los visitantes rusos y ucranianos en los centros turísticos del Mar Rojo.

Los turistas rusos y ucranianos constituyen el grueso de los visitantes del país árabe, y tradicionalmente suponen casi un tercio de los 12 millones de turistas que lo visitan en los años punta. Una parte considerable de las exportaciones agrícolas del país, incluidas las patatas, también se dirigen a Rusia y Ucrania.

«Tenemos que buscar nuevos mercados y también reconsiderar las condiciones políticas en todo el mundo para evitar que cualquier crisis potencial perjudique a la economía», declaró a Middle East Eye Khaled al-Shafie, director del grupo local Capital Center for Economic Studies.

En febrero, los activos exteriores netos de Egipto se redujeron bruscamente en 3.290 millones de dólares. La caída fue la última de una serie y la más alta de los últimos siete meses, con lo que el total de los NFA se situó en menos 2.900 millones de dólares, según el Banco Central de Egipto.

Según los analistas, cualquier movimiento de los activos netos en el extranjero podría representar cambios en los flujos de importación o exportación, salidas de carteras extranjeras, reembolso de la deuda externa, cambios en el flujo de remesas de los trabajadores o una desaceleración del turismo.

Se trata de un hecho preocupante, sobre todo en el contexto de un país como Egipto, donde la dependencia del dinero y de los depósitos de otros Estados para el pago de la deuda es elevada. El dólar estadounidense es la principal moneda de importación y exportación de Egipto.

Aunque el banco central haya tomado las «medidas necesarias para garantizar su capacidad de cumplir las obligaciones financieras nacionales con otras partes», hay que hacer más, dijo un analista.

«Tenemos que trabajar muy duro para atraer inversiones y poner en marcha el sector turístico para compensar las pérdidas sufridas por el sector como consecuencia de la guerra ruso-ucraniana», dijo a MEE Huda al-Malah, directora del Centro Internacional de Consultoría Económica y Estudios de Viabilidad.

Plan de acción – En las últimas semanas las autoridades egipcias han tomado varias medidas para evitar el debilitamiento de la moneda nacional frente a la fuga de capitales y mantener la llegada de inversiones al país. Las medidas incluían la devaluación de la libra egipcia en un 14% y la subida del tipo de interés en un 1%.

Minutos después de la subida de los tipos de interés, los dos mayores bancos estatales ofrecieron certificados de ahorro con un vencimiento de un año y un tipo de interés del 18 por ciento. Desde entonces, los dos bancos han recaudado ya cientos de miles de millones de libras de los ciudadanos.

La devaluación de la moneda nacional también ha hecho que los precios de los productos básicos se disparen, agravando el sufrimiento de decenas de millones de personas en un país donde más del 70% de la población depende de las raciones de alimentos.

Los economistas advierten que la medida podría tener graves repercusiones en la inversión, las actividades del mercado y la tasa de desempleo del país.

«La devaluación del tipo de cambio de la libra afectará necesariamente a los consumidores de a pie y ya hemos empezado a verlo en la subida de los precios de los productos básicos», dijo a MEE Yumn al-Hamaqi, profesor de economía de la Universidad de El Cairo. «El gobierno tiene que aumentar la oferta de productos básicos para frenar los precios».

Al parecer, el gobierno egipcio también está preparado para introducir un nuevo paquete de austeridad, que pedirá a varios ministerios que revisen sus gastos y limiten estrictamente los presupuestos para nuevos proyectos.

Además, Egipto ha solicitado un nuevo préstamo al FMI que podría venir con nuevas condiciones, como medidas de austeridad y ajustes estructurales, aunque el ministro de Finanzas, Mohamed Maait, ha dicho que el acuerdo no incluye «ninguna carga adicional para los ciudadanos egipcios».

Inversiones árabes – Algunos vecinos de Egipto se han apresurado a socorrerlo para ayudar a estabilizar el tipo de cambio de la libra egipcia frente a las monedas extranjeras.

La semana pasada, Arabia Saudita depositó 5.000 millones de dólares en el Banco Central de Egipto y se espera que siga invirtiendo, ya que la guerra de Ucrania aumenta la presión sobre la economía egipcia.

Otros países árabes están prometiendo miles de millones de dólares en inversiones, incluido Qatar, que ha prometido una inversión de 5.000 millones de dólares en los próximos años, que se suman a los miles de millones de dólares que Doha ya ha invertido.

El apoyo económico de las naciones árabes a Egipto es crucial especialmente ahora, dada «la importancia de Egipto como Estado central en la región árabe», dijo Mohamed Abdelhamid, miembro de la Comisión de Economía del Parlamento egipcio.

«Estos depósitos e inversiones aumentarán las reservas de divisas y, en consecuencia, contribuirán a estabilizar el tipo de cambio de la libra egipcia frente al dólar estadounidense», declaró Abdelhamid a MEE. La delicada situación económica de Egipto también está abriendo la puerta a la competencia entre los Estados árabes por la adquisición de activos estatales.

Desde hace varios años, los Emiratos Árabes Unidos trabajan activamente para asegurarse una participación en varios sectores de la economía egipcia. Ahora planea comprar dos de las empresas de fertilizantes más importantes del país. Los emiratíes también han puesto sus ojos en las participaciones del gobierno egipcio en los principales bancos.

Arabia Saudita también tiene previsto comprar varios activos estatales, dentro de un paquete de inversiones por valor de 10.000 millones de dólares en el próximo periodo. «No pretendemos invertir en un solo campo, sino diversificar las inversiones de forma que beneficien a los dos pueblos, y no sólo consigan el beneficio para el inversor», declaró Essam bin Saeed, miembro del gabinete saudita y ministro de Estado para Asuntos del Consejo de la Shura, según los medios locales.

Recientemente, el jefe del Fondo Soberano de Egipto reveló que algunos países del Golfo también habían mostrado interés en comprar acciones del ejército egipcio en algunas centrales eléctricas del país.

Esperanzas y temores – Con la ayuda financiera de las naciones árabes, a través de depósitos en el banco central e inversiones prometidas, El Cairo se siente esperanzado, a pesar de que algunos observadores predicen que dicho apoyo no dará frutos hasta principios del próximo año.

Sin embargo, la venta de activos estatales está provocando el enfado de los analistas locales, y uno de ellos acusa al gobierno de permitir que empresas que hacen grandes aportaciones a la economía egipcia caigan en manos extranjeras.

Otros advierten de las consecuencias políticas de permitir que los estados regionales controlen la economía egipcia, especialmente teniendo en cuenta los intereses divergentes existentes entre Egipto y estas naciones. Sin embargo, fuentes egipcias informadas, como el diputado Abdelhamid, restan importancia a estos temores.

«Se trata de meras inversiones que traerán divisas y crearán puestos de trabajo… La atracción de inversiones refleja la fortaleza de la economía nacional y hay leyes estrictas que regulan estas inversiones», dijo Abdelhamid.

 

Información: MEE / Imagen: LVÁ       

La Voz del Árabe (LVÁ) – ECONOMÍA – Cd. de México, abril 13 del 2022

 

Las declaraciones y opiniones expresadas en esta publicación sitio web en Internet son exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de La Voz del Árabe.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.