LA GUERRA DE UCRANIA HUNDE AL LÍBANO

-Líbano: La guerra de Ucrania hunde al país en la crisis mientras los precios del trigo y el combustible se disparan.

Clément Gibon

Los libaneses, que ya sufren más de dos años de problemas económicos, se preparan para el impacto de las consecuencias del conflicto ucraniano que repercuten en los mercados.

Mientras los precios del trigo y el petróleo se disparan en toda la región tras la invasión rusa de Ucrania, el Líbano ha sido testigo de escenas que recuerdan el punto álgido de la agobiante crisis del combustible del verano pasado, cuando la escasez afectó a los supermercados, las tiendas de comestibles y las panaderías, mientras los coches permanecían durante horas en largas colas frente a las gasolineras.

Por aquel entonces, un informe del Banco Mundial señalaba que el colapso económico del Líbano probablemente se situaría entre las peores crisis financieras del mundo desde mediados del siglo XIX. La moneda libanesa había perdido ya más del 85% de su valor frente al dólar, y más de tres cuartas partes de la población vivían ya en la pobreza multidimensional.

Pero como país muy dependiente de las importaciones para cubrir sus necesidades básicas, incluidos los alimentos, los expertos creen que la crisis del Líbano no hará más que empeorar con la guerra de Rusia contra Ucrania, cuyas consecuencias ya se están dejando sentir profundamente en todo Oriente Medio y el Norte de África.

Rusia y Ucrania representan más de una cuarta parte de las ventas anuales de trigo del mundo.

«Líbano ya está atravesando una dura crisis con una recesión económica. La población libanesa ha perdido puestos de trabajo, ahorros y el poder adquisitivo de sus ingresos debido a la elevada inflación, la fuerte devaluación de la moneda y la crisis del sistema bancario», declaró Patrick Mardini, economista y director del Instituto Libanés de Estudios de Mercado, a Middle East Eye

«Ahora, con el problema adicional relacionado con el aumento de los precios mundiales del trigo y el petróleo, todo se encarecerá en el país, con un aumento de los precios al consumidor y de la inflación».

Efecto dominó – La cesta de la Opec, que mide los precios de las mezclas de petróleo producidas por los miembros de la Opec, pasó de 95 dólares el día antes de que Rusia invadiera Ucrania a 120 dólares el 24 de marzo de 2022, el precio más alto desde 2014.

Este incremento ha provocado un aumento del precio del combustible en el Líbano. El gasóleo, que se vendía a 331.000 liras libanesas el galón -la mitad del salario mínimo libanés-, ha sufrido ya un aumento del 31% desde el inicio de la invasión rusa de Ucrania.

Haidar Attieh, propietario de una gasolinera en Qana, un pueblo del sur del Líbano, ha notado el impacto de la crisis no sólo en sus clientes, sino también en su vida cotidiana. 

«La gente ha minimizado sus viajes, incluso los importantes. No pueden comprar la misma cantidad de combustible que antes y temen la escasez», dijo Attieh.”  «Mi capacidad de vivir es cada vez más difícil. Como todo es cada vez más caro, y con un salario que se ha reducido, ya no puedo cubrir mis necesidades de cosas tan básicas como la medicina y la comida».

Además del aumento de los costes de transporte, cada vez menos asequibles para una gran parte de la población, se prevé que la crisis del sector eléctrico se agrave.

La compañía eléctrica estatal Electricite du Liban (EDL), que ya carecía de fondos para comprar combustible, puede tener aún menos recursos para suministrar electricidad al país. Al mismo tiempo, los que dependen de pequeños generadores de gasóleo, para satisfacer las necesidades de electricidad no cubiertas por el Estado, también pueden sufrir el aumento de los costes, lo que se espera que provoque el aumento de los cortes de electricidad que ya forman parte de la vida cotidiana de los libaneses.

Mardini resume la crisis energética de la siguiente manera: «Con el aumento de los precios de la energía, el coste de la vida en Líbano se encarecerá, ya que todo depende de la electricidad o del transporte».

Catástrofe» para las panaderías – Por si la situación no fuera suficientemente mala, el sector agroalimentario también se ha visto afectado por la guerra en Ucrania.

El ministro de Economía, Amin Salam, declaró a principios de este mes que el país, que solía comprar el 60% de su trigo a Ucrania, sólo tiene reservas de trigo para seis semanas o dos meses.

El 10 de marzo de 2022, el Ministerio de Economía publicó nuevos precios más altos del pan. No sólo se redujo el peso de los paquetes de pan de tamaño familiar de 1.750 gramos a 1.125 gramos, sino que su coste también ha aumentado un 550%, de 2.000 liras a 13.000 liras. La crisis tiene a las panaderías de todo el país preocupadas por el destino de sus negocios.

Marlene Chekka, codirectora de la panadería Chez Ghassan, situada en el barrio de Mar Mikhael, en Beirut, está preocupada por el tiempo que podrán permanecer abiertos, ya que las promesas de ayuda del gobierno aún no se han materializado.

«La guerra en Ucrania es una catástrofe para nosotros. A corto plazo, no hay solución, dejaremos de recibir aceite y harina y los precios serán demasiado altos», dijo a MEE.

Las existencias de la panadería antes del conflicto, de 15 sacos de 50 kilos de harina, se están agotando sin ningún recurso a la vista. Chekka sólo pudo comprar cuatro sacos de harina el mes pasado, bastante menos que los cuatro sacos que la panadería necesita a la semana.

«El gobierno dice que encontrará una alternativa, pero hasta ahora no ha hecho nada. Muy pronto no podremos producir más manakish, y puede que tengamos que cerrar la panadería».

Aumento de la inseguridad alimentaria – Desde 2020, los precios de los alimentos en todo el país se han disparado hasta un 570%, lo que ha empujado a muchas familias a cambiar sus hábitos alimenticios para hacer frente al aumento de los costes.

A corto plazo, Sami Halabi, director de políticas de Triangle, un grupo de reflexión con sede en Beirut, espera que Líbano atraviese un periodo de inseguridad alimentaria relacionado con la importación de productos básicos.

«Hoy en día, todavía estamos en la fase de transición, en la que los precios de los alimentos están subiendo, y la demanda del mercado está aumentando», dijo Halabi a MEE.

«En este tipo de ambiente de inseguridad alimentaria, la gente recurrirá a mecanismos de afrontamiento, con adultos que renuncian a sus comidas para guardarlas para los niños. También cabe esperar que se produzcan deficiencias de micronutrientes, que provocarán enfermedades».

«En un entorno en el que no hay fondos de la seguridad social y los hospitales sólo aceptan dólares estadounidenses, la gente no podrá cubrir el coste de los procedimientos de emergencia».

«Si no consiguen aplazar las elecciones, es posible que también les veamos comprando pan al pueblo. Verán cómo En busca de una solución para hacer frente a las imprevisibles importaciones ucranianas y rusas, el banco central libanés ha abierto líneas de crédito para la importación de trigo. En consecuencia, el gobierno libanés tiene previsto lanzar una licitación para importar 50.000 toneladas de trigo de la India para satisfacer el consumo nacional de unas 400.000 toneladas al año.

Sin embargo, dado el reducido tamaño del mercado libanés, el país no tiene mucho margen de negociación y tendrá que aceptar el precio de mercado, lo que supondrá un aumento de la inseguridad alimentaria. Halabi advierte del peligro de una instrumentalización política de la situación, ya que Líbano se prepara para celebrar elecciones generales en mayo, las primeras desde 2018.

«Podríamos ver cómo la crisis de inseguridad alimentaria es utilizada por la élite política y bancaria como excusa para posponer las elecciones, con el argumento de que necesitan transferir el dinero a cuestiones más urgentes», señaló Halabi. mala es la situación, y tratarán de utilizarla en su propio beneficio».

La explotación política de las crisis en Líbano por parte de los partidos tradicionales no es un fenómeno nuevo y no ha dejado de configurar el panorama político.

Durante el pasado verano, varios partidos políticos jugaron con la crisis y la dinámica sectaria para aumentar el apoyo de la población. Mientras el grupo chiíta libanés Hezbolá abría la cadena de supermercados al-Sajjad con precios rebajados a los que se podía acceder a través de tarjetas emitidas por el partido, el Partido Socialista Progresista distribuía gasóleo a los generadores en sus bastiones partidistas.

Gobierno roto – Los expertos creen que el impacto de la crisis mundial del trigo y el petróleo podría seguir siendo limitado si el gobierno tomara medidas prácticas para evitar llegar a una situación de grave escasez.

Mardini dijo que el ministerio debería dejar de subvencionar el combustible y el trigo para mantener el precio de compra del gobierno por debajo del precio de venta en el mercado libanés. Si sigue subvencionando estos productos, sin disponer de más fondos, el gobierno simplemente no podrá comprar todo el combustible y el trigo que necesita para el funcionamiento del país.

Por su parte, Halabi destacó la importancia de centrarse en la crisis financiera para desbloquear la economía libanesa

«Si podemos resolver los problemas financieros -lo que implicará que los bancos compartan las pérdidas- podremos empezar a reestructurar el sistema con una inyección de capital. En ese caso, podremos minimizar el impacto de la guerra ucraniana sin demasiados problemas», dijo Halabi.

«El problema es que el gobierno está roto y no quiere afrontar la situación. Han pasado tres años desde la sublevación, y seguimos lidiando con la estupidez de la élite política bancaria que se niega a asumir ninguna responsabilidad.»

 

Información: MEE / Imagen: LVÁ       

La Voz del Árabe (LVÁ) – ECONOMÍA – Cd. de México, abril 12 del 2022

 

Las declaraciones y opiniones expresadas en esta publicación sitio web en Internet son exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de La Voz del Árabe.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.