SOMOS PALESTINOS Y NOS NEGAMOS A DEJAR NUESTRA PATRIA

-Salah Hamouri es un abogado que pasó un total de más de diez años como preso político en cárceles israelíes. Escribe para Jacobin sobre cómo Israel trata de hacer que la vida en Palestina sea insoportable y por qué los palestinos se niegan a ceder.

Salah Hamouri / Jacobin

Salah Hamouri es un abogado, investigador y ex preso político palestino francés de al-Quds (Jerusalén). Sus repetidos arrestos por parte de Israel han sido objeto de considerable controversia en la Francia natal de su madre, con enormes campañas de la sociedad civil movilizándose por su liberación. En este artículo, da cuenta de primera mano de su lucha, la batalla por Jerusalén y la lucha más amplia por la justicia palestina.

En 2011, fui liberado de una prisión israelí como parte del intercambio de prisioneros que vio la liberación de más de 1027 palestinos del sistema colonial de encarcelamiento punitivo de Israel. Después de haber estado encarcelado durante nueve años, desde los diecinueve años, ahora estaba ansioso por seguir con mi vida, estudiar, tener una familia, recuperar los años que las autoridades de ocupación me habían arrebatado. No me di cuenta de que mi liberación era solo el comienzo de una terrible experiencia en la que me convertiría en un campo de pruebas para los crecientes e incesantes ataques de Israel contra los palestinos.

Después de mi liberación, viajé a Francia, el país de origen de mi madre, para reunirme con quienes habían luchado incansablemente por mi libertad. En Francia, mi encarcelamiento se había convertido en una especie de causa célebre para la izquierda, y conocí a numerosas figuras públicas y políticos que habían hablado en mi nombre. Fue allí donde también conocí a Elsa Lefort, la mujer con la que me casaría y que se convertiría en la madre de mis dos hijos. A mi regreso a Palestina, cambié mis estudios de sociología a derecho, con la esperanza de convertirme en abogado y defender a aquellos que, como yo, estaban prisioneros de la ocupación israelí. Empecé a ver cómo, a pesar del peso aplastante del brutal régimen colonial de Israel, podría forjarme una vida en mi ciudad natal de al-Quds (Jerusalén).

Pero Israel tenía otros planes. En 2015, el comandante militar de Cisjordania, Nitzan Alon (entrenado por el ejército francés), me prohibió ingresar a Cisjordania desde Jerusalén, una medida que me impidió realizar mis exámenes legales. Al año siguiente, mi esposa embarazada fue detenida en el aeropuerto camino a la casa de nuestra familia en Jerusalén, interrogada por la policía israelí y luego deportada a Francia. En 2017, fui arrestado nuevamente y retenido durante trece meses sin juicio. En 2020, también estuve sujeto a encarcelamiento durante nueve semanas antes de ser liberado “condicionalmente” en términos vagos.

Fuera de la prisión, también, la soga ha seguido apretándose. En 2018, el parlamento israelí aprobó la ley de “violación de la lealtad”, cuyo mismo nombre da fe de sus intenciones draconianas. La ley otorga al Ministerio del Interior israelí el poder de despojar a los palestinos de Jerusalén del precario estatus de “residencia” que determina nuestros derechos en la ciudad. Desde 2020, he estado luchando contra este intento de expulsarme de Jerusalén en los tribunales israelíes, y ahora me encuentro al borde de la deportación en lo que la Federación Internacional de Derechos Humanos ha considerado una campaña concertada de “acoso judicial”. Esto ha incluido que se me haya impedido viajar a Francia para ver a mi esposa, excepto por un pase de dos semanas que me dieron para presenciar el nacimiento de mi segundo hijo en abril de 2021.

Expulsados de nuestros hogares – El acoso que he experimentado es solo una parte de un esfuerzo concertado mucho más amplio y cada vez más intenso para debilitar y deshabilitar a la sociedad civil palestina. El año pasado, Israel clasificó a algunos de los grupos de derechos humanos palestinos más conocidos como organizaciones terroristas, incluida la organización de derechos de los presos para la que trabajo, Addameer. Sus oficinas han sido allanadas rutinariamente, confiscados equipos, arrestados empleados y presionados a los donantes para que terminen con su apoyo. A fines del año pasado, descubrí que mi teléfono había sido atacado con el software espía Pegasus, y que yo y otros cinco empleados de ONG teníamos todos los datos de su teléfono monitoreados por Israel.

Estas acciones están dirigidas hacia un solo objetivo: obligarme a salir de Palestina. Desde sus inicios, el movimiento sionista se ha comprometido a expulsar a tantos palestinos como sea posible de nuestra tierra. Los libros de historia atestiguan el animado debate en las conferencias sionistas sobre la mejor manera de alentar la salida de los palestinos. En la Nakba palestina de 1948, los argumentos a favor de la “expulsión forzosa” ganaron decisivamente, y más de 750.000 palestinos fueron obligados a abandonar sus hogares.

Desde entonces, Israel ha ideado métodos cada vez más complejos para inducirnos a marcharnos. Esto es más evidente en mi ciudad natal de Jerusalén, que hoy se encuentra directamente en la mira de los urbanistas israelíes que pretenden transformar a los palestinos en una minoría aislada sin derechos ni presencia. La expulsión de familias palestinas de Sheikh Jarrah, destacada nuevamente por la demolición de la casa de la familia Salhiya a las 5 a.m. del día más frío del año, es simplemente el incidente más conocido de limpieza étnica, con iniciativas similares que tienen lugar en todo el país.

Negarse a inclinar la cabeza – Crecer en Jerusalén en medio de esta injusticia extrema me obligó a protestar, a encontrar una manera de resistir. De niño fui testigo de demoliciones de casas y arrestos, y vi diariamente el hostigamiento de familias por parte de soldados israelíes en el puesto de control israelí cercano. Incluso desde muy joven sabía que no podía quedarme sentado y no hacer nada, y me lancé al activismo político. A los dieciséis años me dispararon en la pierna y me arrestaron durante cinco meses simplemente por distribuir volantes y ser miembro de un sindicato de estudiantes. Fui arrestado nuevamente en 2004 y retenido durante cinco meses bajo “detención administrativa”, una antigua ley británica que permite el arresto prolongado sin juicio.

Fui arrestado nuevamente en 2005, acusado de intentar asesinar a un político israelí de extrema derecha, algo que la policía israelí no pudo corroborar; nunca se presentaron armas, ningún plan y ninguna evidencia física, solo el testimonio de otros obtenido bajo tortura por parte de la policía israelí. Sabiendo que probablemente sería sentenciado independientemente de los méritos del caso, llegué a un acuerdo con la fiscalía por siete años. En ese momento me ofrecieron la alternativa de un exilio de quince años en Francia; pero conociendo las intenciones de Israel de deportarme, me negué.

Todo lo que ha hecho el régimen del apartheid de Israel tiene como objetivo silenciarme y animarme a rendirme y abandonar el país, como hacen con cualquier palestino que se niega a agachar la cabeza y someterse a la limpieza étnica. Las autoridades israelíes están creando un plan de acoso a medida para cada persona políticamente activa, arrestándolos y acosándolos, y cuando esto no funciona, despojándolos de sus documentos de identidad o seguro médico y apuntando a su familia y negocios. Apuntan a los que alzan la voz para debilitar nuestra resistencia colectiva y expulsarnos más fácilmente.

Mi propia historia demuestra que el régimen israelí es absolutamente despiadado y opera con una crueldad calculada que no conoce límites. La separación forzosa de nuestra familia tiene como objetivo infligir sufrimiento, negar a mis hijos un padre y las experiencias y alegrías de crecer en su tierra natal con el amor de mi familia extendida. Las interacciones con mis hijos se limitan a momentos robados a través de videollamadas, intentos de forjar y mantener una conexión a pesar de la distancia.

Esto no es lo que quiero para mis hijos. Pero es mejor que sepan que luché por la justicia en lugar de aceptar pasivamente la limpieza étnica, mejor que haga todo lo que pueda para permanecer firme en nuestra tierra que aceptar el acoso de Israel. Sigo con mi lucha porque quiero que todos los palestinos vivan con libertad y dignidad, y sé que esto no sucederá sin lucha, sin sacrificio por parte de aquellos que estén dispuestos a tomar una posición.

El año pasado, los palestinos se levantaron por miles para defender Jerusalén, lo que provocó un levantamiento que se extendió por todas las comunidades palestinas en rechazo a la colonización israelí. Una nueva generación reiteró su compromiso de llevar adelante la lucha por la justicia, por la liberación y por los derechos de los refugiados palestinos que viven décadas en el exilio. Como nuestro pueblo no se ha rendido, yo tampoco puedo, y tampoco los millones de personas en todo el mundo que apoyan a Palestina, y cuyo compromiso con nuestra causa es más importante ahora que nunca.

 

Información: palestinalibre.org / Imagen: LVÁ       

La Voz del Árabe (LVÁ) – ESPECIALES – Cd. de México, abril 1° del 2022

 

Las declaraciones y opiniones expresadas en esta publicación sitio web en Internet son exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de La Voz del Árabe.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.