THIERRY MEYSSAN COMENTA LA INTERVENCIÓN RUSA EN UCRANIA

-Red Voltaire | París (Francia) Video grabado el 24 de febrero de 2022

Thierry Meyssan*

Buenos días. ‎

Hace algunas horas el ejército ruso bombardeó la parte del ejército ucraniano que está vinculada a ‎la OTAN. En 3 horas, el ejército ruso destruyó toda la defensa antiaérea ucraniana y continuará ‎su operación atacando ahora al batallón Azov y a todos los responsables nazis que ‎Estados Unidos y el Reino Unido introdujeron en el gobierno ucraniano. ‎

Eso debería ser una buena noticia para todos pero aquí, en Francia, se está presentando esa ‎operación como una invasión contra Ucrania y como la próxima llegada del oso ruso hasta París. ‎Así que no se deje usted engañar porque hay ‎elementos muy importantes que no se mencionan. ‎

Sólo se habla de los aspectos que tienen que ver con Ucrania pero no nos explican el contexto ‎general. Y ese contexto general da la razón a Rusia, como voy a explicar para ustedes. ‎

En octubre, Victoria Nuland, la segunda del secretario de Estado estadounidense, viajó a Rusia y, ‎en Moscú, amenazó con aplastar la economía rusa y exigió la renuncia del presidente Vladimir ‎Putin. Pero usted nunca oyó hablar de eso. Verifique en internet. Eso es muy fácil de verificar. ‎

Después, [Victoria Nuland] fue a Ucrania e introdujo a Dimitro Yarosh, un agente de la OTAN ‎muy conocido ya que fue él quien organizó –en 2007– la gran reunión de Mariupol [en Ucrania] ‎donde las organizaciones nazis europeas se aliaron con yihadistas de todas partes para ir a ‎combatir contra Rusia en Chechenia. Fue también este Dimitro Yarosh quien –en 2014– con ‎sus tropas de Sector Derecho [Pravy Sektor], organizó los hechos de la Plaza Maidan y el “cambio ‎de régimen” en Ucrania. Después fue herido, desapareció por un tiempo y ahora está de regreso. ‎

Así que [Victoria Nuland] instaló a Dimitro Yarosh como consejero especial del comandante ‎en jefe del ejército ucraniano [1], quien es un hombre perfectamente demócrata, un hombre normal ‎pero que ahora tiene detrás a ese personaje [Dimitro Yarosh]. Y este personaje integró el batallón ‎Azov –que es un grupo verdaderamente nazi, con insignias nazis y todo y que está dirigido por el ‎‎“Fuhrer blanco” [Andrey ‎Biletsky] [2]– en el ejército ucraniano. ‎

Eso es una noticia que habría tenido que espantarnos a todos… pero los medios, en Francia, ‎nunca informaron sobre eso.‎

Así que los rusos prepararon su respuesta. ‎

En diciembre enviaron a Estados Unidos una proposición de tratado que garantiza la paz. En esa ‎proposición exigen que Estados Unidos respete el Derecho Internacional, tal y como fue ‎elaborado con el paso del tiempo, primero por el gobierno francés, por el gobierno del imperio ‎de los zares –en 1899, en la Conferencia de La Haya– y posteriormente formulado en la Carta de ‎las Naciones Unidas –en 1945– y por los países del Tercer Mundo –en 1955, con los Principios de ‎Bandung. ‎

Ese tratado es evidentemente inaceptable para Estados Unidos porque hace 70 años que ‎‎[Estados Unidos] viola diariamente el Derecho Internacional y trata de reemplazarlo por un ‎conjunto de reglas que ese país ha enunciado, al extremo de que incluso afirma que sus aliados ‎son una “comunidad internacional”. Bueno… [esos países] no son ni siquiera la mitad de la ‎población mundial pero pretenden dirigir el mundo. ‎

Los rusos piden prioritariamente que la OTAN se retire de los países de Europa central y oriental ‎que nunca deberían haberse convertido en miembros de ese bloque si se hubiese respetado el ‎acuerdo de la conferencia de Potsdam –en 1945, al final de la Segunda Guerra Mundial– que ‎estipulaba que las fuerzas de Estados Unidos podían implantarse únicamente al oeste de la ‎frontera Oder-Neisse, que separa Polonia y Alemania. Posteriormente, en el momento de la ‎reunificación alemana, Francia insistió mucho en que la OTAN no se ampliara hacia el este y ‎hubo incluso un largo debate para saber si se admitiría que las fuerzas de la OTAN estuvieran en ‎la parte oriental de Alemania –la ex RDA– o que estuviesen limitadas únicamente a la ‎parte occidental de –la entonces República Federal de Alemania. ‎

Finalmente hubo un acuerdo –que fue firmado por Francia– que estipulaba que la antigua ‎Alemania oriental se convirtiera en parte de la OTAN, en el marco de la reunificación, pero que ‎no habría ampliación de la OTAN más allá.

Y eso se repitió varias veces, primeramente, en el ‎seno de la OSCE –la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa, nacida de los ‎acuerdos de Helsinki– en la cual 57 Estados firmaron 2 declaraciones. ¡Cincuenta y siete Estados! ‎‎¡Todos los Estados del continente europeo y otros más ya que, por ejemplo, Estados Unidos ‎y Canadá también son miembros!‎

La OSCE reconoció, en la Declaración de Estambul –en 1999– y en la Declaración de Astaná –‎en 2010–, que, primeramente, cada Estado puede hacerse miembro de la alianza militar de su ‎preferencia –Francia, por ejemplo, es miembro… firmó el Tratado del Atlántico Norte, es aliada de ‎Estados Unidos. ‎

Pero, en segundo lugar, también se reconoció que ningún Estado, ¡ningún Estado!, puede ‎garantizar su seguridad en detrimento de la seguridad de los demás. Y, desde ese punto de ‎vista, la integración a la OTAN es ilegal, ¡ilegal!, porque la OTAN no es una confederación, en la ‎que todos son iguales, sino una federación bajo el mando de Estados Unidos y del Reino Unido ‎mientras que los otros Estados son vasallos de Estados Unidos y del Reino Unido. ‎

Y Francia, desgraciadamente, volvió a la OTAN, con [el presidente] Nicolas Sarkozy, volvió a ‎la OTAN, de la cual había salido con el general de Gaulle, en 1966. El general de Gaulle había ‎expulsado del territorio francés todas las fuerzas de ocupación de Estados Unidos… ese fue el ‎término que utilizó, “las fuerzas de ocupación de Estados Unidos”. ¡No soy yo quien lo dice! ‎Pero volvimos [los franceses] a ponernos en una posición de vasallaje ante Estados Unidos. ‎

Así que Rusia pidió la retirada de las fuerzas de la OTAN de todo el territorio de Europa central y ‎oriental. Pero pueden seguir siendo firmantes del Tratado del Atlántico Norte. Ese no es el ‎problema. ‎

Y habrá también que aplicar en Europa occidental el Derecho Internacional. El Derecho ‎Internacional, por ejemplo, prohíbe la instalación de armas nucleares en países que ‎no son poseedores de ese armamento. ‎

Entonces, por ejemplo, ¿por qué hay armas [nucleares] de Estados Unidos en Italia o en los ‎Países Bajos? Es absolutamente una violación del Derecho Internacional. Y habrá que poner fin a ‎eso. ‎

Hay que darse cuenta de que Estados Unidos ya no es la primera potencia económica ‎del mundo. Es China. ‎

Y ya tampoco es la primera potencia militar del mundo. Es Rusia. Durante la guerra en Siria –‎guerra que perdieron las fuerzas de la OTAN–, Rusia puso a prueba todo tipo de nuevas armas ‎que no tienen comparación con las armas de la OTAN. Y el pasado fin de semana Rusia mostró ‎que dispone de medios que le permiten destruir nuclearmente cualquier objetivo en cualquier ‎lugar del mundo sin que sea posible impedirlo porque dispone –así lo demostró– de medios ‎hipersónicos que utilizó desde submarinos, desde unidades navales de superficie, desde aviones y ‎desde unidades terrestres móviles. Puede disparar esos medios hipersónicos y destruir lo que ‎quiera. Es imposible interceptarlos porque se desplazan con demasiada rapidez. Por el momento ‎no hay cómo interceptarlos. En unos minutos puede destruir lo que quiera y tenemos que ‎preguntarnos si algún día va a tener que utilizar ese tipo de armas contra el Pentágono, la Casa ‎Blanca o el Congreso de Estados Unidos. ‎

No lo digo como una provocación. Lo que digo es que, si Rusia llegara a hacerlo, Estados Unidos ‎no tendría tiempo de interceptar esos medios, ni siquiera tendría tiempo de utilizar sus propias ‎armas nucleares.‎

Tomemos las cosas en serio y respetemos el Derecho Internacional. Es lo que todos queremos. Y ‎es en interés de todos. Así que ¡bravo por lo que Rusia acaba de hacer hoy!‎

*Thierry Meyssan – Intelectual francés, presidente-fundador de la Red Voltaire y de la conferencia Axis for Peace. Sus análisis sobre política exterior se publican en la prensa árabe, latinoamericana y rusa. Última obra publicada en español: De la impostura del 11 de septiembre a Donald Trump. Ante nuestros ojos la gran farsa de las «primaveras árabes» (2017).

Thierry Meyssan sur l’attaque russe en Ukraine

 

Artículo bajo licencia Creative Commons  – La Red Voltaire autoriza la reproducción de sus artículos a condición de que se cite la fuente y de que no sean modificados ni utilizados con fines comerciales (licencia CC BY-NC-ND). Fuente: «Londres y Washington se hacen discretos», por Thierry Meyssan, Red Voltaire, 20 de febrero de 2022, www.voltairenet.org/article215760.html

 

Información: Red Voltaire / Imagen: Red Voltaire     

La Voz del Árabe (LVÁ) – INTERNACIONAL – Cd. de México, marzo 1° del 2022

 

Las declaraciones y opiniones expresadas en esta publicación sitio web en Internet son exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de La Voz del Árabe.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.