PUEBLOS SEMITAS

– A finales del siglo XIX se acuñó el neologismo “antisemitismo” en panfletos que exhortaban a la hostilidad ideológica y racial contra los israelitas…

Abdullah Al-Kahwagi

Buenos años digo yo para todos ustedes, comienza 2022 y todos contentos queriendo ser más y hacer más para todos ustedes, feliz año para todos amigos de La Voz del Árabe, empezamos escribiendo cultura luego política y lo que pase durante meses de noticias, que parece no hay tan buenas, pero lograremos estar en paz, es deseo para año que empieza, a todos muchas felicidades amigos, que todo se cumpla en este año para ustedes, Inshallah…

Hoy hablamos de tema importante, tema que todos hablan, pero nadie sabe, semitas son pueblos antiguos del Medio Oriente, para sabe más entrego artículo que habla del tema semitismo, para todos ustedes.

El término semitas se utiliza para referirse a todas las personas que se según la biblia descienden de Sem el hijo de Noé. Los pueblos semitas son aquellos establecidos en el medio oriente y en la zona norte de arabia, estos incluyen: los fenicios, árabes, israelitas, arameos, el hebreo y etíope. Muchos de los cuales han desaparecido en la actualidad.

Es importante indicar que este término solo es utilizado para referirse al vínculo lingüístico y cultural que existe entre estos pueblos, y que es incorrecto el concepto racial que se ha manejado de la palabra semitas. Por lo tanto, resulta impropio hablar de “razas” semitas, sino que debe hablarse de pueblos que hablaron algunos de estos dialectos.

El término semita se refiere a aquellas personas cuya lengua materna es una lengua semita. El término se empleó originalmente en el ámbito lingüístico para referirse a una gran familia de lenguas originarias del Próximo y Medio Oriente que actualmente se conocen como lenguas semíticas.

Pese a carecer de toda base étnica, al igual que sucedió con el término ‘ario’, la voz “semita” durante el siglo XIX transfirió su sentido lingüístico original a uno nuevo, pseudocientífico de corte racial. Con el fin de la Segunda Guerra Mundial, el segundo sentido del término ha quedado en desuso.

El término “semita”​ hace referencia a los pueblos citados en la Biblia, descendientes de Sem, primogénito de Noé. Jafet fue el segundo hijo de Noé (Génesis 10:21) y Cam el menor (Génesis 9:24). En el libro del Génesis (el primero de la Biblia) se encuentra la narración del diluvio universal y en ella está la “tabla de las naciones”, donde se hace referencia a la genealogía de los semitas. Los antiguos pueblos de habla semítica incluyen a los habitantes de Aram, Asiria, Babilonia, Siria, Canaán —incluidos los hebreos— y Fenicia.

El término fue propuesto inicialmente por August Ludwig von Schlözer en el Repertorium (1781) de Eichhorn, ​ para referirse a las lenguas emparentadas con el hebreo. En la Enciclopedia católica consta que ya en 1807, “semita” se había adoptado como término étnico. Por extensión, semita se empezó a utilizar para designar a los pueblos hablantes de las lenguas semíticas y sus realizaciones culturales.

En lingüística y etnología, el término semita se usa para referirse a una familia lingüística de origen predominantemente medio-oriental, ahora llamada lenguas semíticas. Esta familia lingüística incluye las formas antiguas y modernas del acadio, el amhárico, el árabe, el arameo, el fenicio, el ge’ez, el hebreo, el maltés, el yehén y el tigriña.

Los pueblos de lengua semita estaban constituidos por un conjunto heterogéneo de pueblos y etnias, todos ellos pertenecientes a la antigua familia lingüística semita. La acepción racial de semita es hoy considerada pseudocientífica, su uso es desaconsejado. La relación entre los pueblos semitas se debe exclusivamente a su origen lingüístico y cultural, por lo que el uso de semita se debe circunscribir a estos ámbitos. Es entonces impropio hablar de razas indoeuropeas o de razas semitas, sino que debe hablarse de pueblos que hablaron alguna de estas lenguas.

Es especialmente en la clasificación propia de la lingüística y al considerarse las familias de lenguas, donde se determinan regiones con grupos que hablan las diferentes lenguas, entre las que también existen las lenguas semíticas.

EN LA ACTUALIDAD: A finales del siglo XIX se acuñó el neologismo “antisemitismo” en panfletos que exhortaban a la hostilidad ideológica y racial contra los israelitas, a los que se conoce y nombrados judíos del lugar.

Ese ha sido y sigue siendo el significado exclusivo del término, es decir, aplicado exclusivamente a los israelitas conocidos como judíos por su religión no por su naturalización étnica, además de no a otros pueblos con lenguas semíticas, como los árabes, y así lo recoge el diccionario de la Real Academia Española (DRAE): semitismo: 1. m. Conjunto de las doctrinas morales, instituciones y costumbres de los pueblos semitas. / 2. m. Giro o modo de hablar propio de las lenguas semíticas. / 3. m. Vocablo o giro de las lenguas semíticas empleado en otras.

Antisemitismo es una palabra proveniente de raíces griegas, formada a partir del prefijo «a» que alude a «no» o «sin», además de la raíz «baptizein» que quiere decir «bautizar» o «sumergir» y el sufijo «ismo» que significa «pensamiento» o «doctrina». El antisemitismo, en un sentido general, es aquella creencia, sistema o postura de total rechazo hacia las personas que poseen ascendencia, religión o nacionalidad judía, es decir es aquel comportamiento hostil hacia los judíos o israelitas solo por ser judíos.

Pero además el término también hace referencia al movimiento de tipo político que se opone al predominio social y económico de la estirpe israelita o judía, que en ciertos casos también se opone a la convivencia con la misma raza.

 

Imagen: LVÁ       

La Voz del Árabe (LVÁ) – EDITORIAL – Cd. de México, enero 19 del 2022

 

Las declaraciones y opiniones expresadas en esta publicación sitio web en Internet son exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de La Voz del Árabe.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.