EL ARTISTA PLÁSTICO NABIL EL-MAKHLOUFI HABLA DE SU OBRA

-El artista marroquí Nabil El-Makhloufi habla de la importancia de las «situaciones enigmáticas» en su obra.

El artista marroquí Nabil El-Makhloufi tiene un talento especial para transmitir emociones encontradas en su obra. Por ejemplo, sus imágenes de escenas de multitudes, que pueden parecer tanto armoniosas como disonantes. No está del todo claro lo que ocurre, ni si es bueno, malo o algo intermedio. Esta sensación de ambivalencia es deliberada, admite El-Makhloufi, pero no es artificiosa.

«Me enfrento al mismo rompecabezas que el espectador», dijo. «Las situaciones enigmáticas o amenazantes que atraen la curiosidad y los sentimientos ominosos son una parte importante de mi obra».

Tal vez esta capacidad de apartarse y observar la dinámica y las interacciones no verbales de los grupos sea más aguda en El-Makhloufi porque ha vivido gran parte de su vida como forastero en su patria adoptiva, Alemania. Esta experiencia, dice, le ha dado la oportunidad de contemplar y contrastar su «arabidad» con la cultura alemana.

«Me gusta la apertura de la forma de pensar de la gente en Alemania. Se puede hablar directamente y hablar de todo», dice a Arab News. «Esa es una gran diferencia en comparación con la cultura árabe, que tiene muchos tabúes. Tengo un amor incondicional por Marruecos, pero Alemania me ha abierto los ojos.

«Lo bueno de vivir aquí es que me da distancia para reflexionar sobre todas estas cuestiones de mi identidad árabe», continúa. «Así que, para mí, hasta cierto punto, es importante no estar integrado o, de lo contrario, ese sentimiento se pierde». Sonríe, dando a entender que está bromeando.

El-Makhloufi se trasladó a Leipzig después de visitar la antigua ciudad de Alemania del Este durante un viaje a Europa cuando tenía poco más de veinte años. Se sintió inmediatamente atraído por la rica escena cultural de la ciudad. Cuando visitó su Escuela de Artes Visuales le encantó el bullicio del lugar y «la forma en que olía a pintura». Fue aquí donde continuaría su formación artística, aprovechando el título que obtuvo en la Escuela de Arte de Rabat.

Su decisión de estudiar en Leipzig se basó también en el deseo de forjar su propio camino. Los estrechos lazos entre Marruecos y Francia hacían que muchos artistas marroquíes se dirigieran a París para estudiar. Alemania, según El-Makhloufi, le ofrecería un nuevo reto -incluido el aprendizaje de un nuevo idioma- y añadiría otra dimensión a su desarrollo como artista.

De niño, en Fez, había mostrado un talento precoz para el dibujo, pero el arte no se enseñaba en su escuela primaria, por lo que no había una estructura formal para su aprendizaje artístico temprano. Su principal inspiración fue un tío que «dibujaba todo lo que le rodeaba».

Cuando pasó al instituto, el arte formaba parte del plan de estudios, y eso le dio una sólida formación técnica. A partir de ahí, fue una progresión natural estudiar arte en Rabat, que tenía una escena cultural mucho más vibrante que su ciudad natal, relativamente conservadora.

Esos años de formación en Marruecos siguen siendo una gran influencia en la obra de El-Makhloufi en la actualidad. «Todos mis cuadros tienen siempre una referencia directa a la cultura árabe», dice.

Pero, naturalmente, su vida como forastero también desempeña un papel importante en su arte. La migración es un tema sobre el que ha reflexionado profundamente, no sólo las recientes luchas de los refugiados, de las que se ha informado ampliamente, sino patrones más antiguos que se remontan a generaciones anteriores. Sin embargo, aunque algunos de sus cuadros parecen hacer evidente esta conexión -como «La consideración», en el que un hombre mira atentamente una maqueta de un barco de madera-, su obra siempre está abierta a muchas interpretaciones, insiste el artista.

«En este cuadro trato de expresar el hecho de estar solo ante una decisión, no necesariamente relacionada con los barcos y la migración, sino con una decisión existencial que podrías tener que tomar en cualquier momento», explica.

Del mismo modo, aunque «Passage» muestra a personas hacinadas en embarcaciones, lo que trae inmediatamente a la mente historias de refugiados que intentan cruzar el Mar Mediterráneo o el Canal de la Mancha en embarcaciones abarrotadas, El-Makhloufi dice que ve una historia universal más amplia sobre el anhelo humano de autorrealización.

«Este barco con refugiados que he pintado es como un proceso por el que pasa todo ser humano», explica. «Siempre hay una transición de una situación a otra. Siempre hay una evolución de la propia personalidad. Es una situación humana universal. Intento expresar la fragilidad de esta transición».

Al igual que la ambivalencia, la fragilidad es algo que sabe captar en su obra. Especialmente en «El salto», su imagen de un joven en el aire, quizás ejecutando una inmersión en el agua, pero quizás no. Su destino no está claro.

«Es una celebración de la juventud. Este cuadro trata de la juventud árabe, pero también tiene un lado trágico», dice El-Makhloufi. «Los jóvenes quieren volar, pero, al mismo tiempo, sus circunstancias son muy inciertas».

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Información: ArabNews / Imagen: Agencia       

La Voz del Árabe (LVÁ) – CULTURA – Cd. de México, diciembre 30 del 2021

 

Las declaraciones y opiniones expresadas en esta publicación sitio web en Internet son exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de La Voz del Árabe.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.