LA NAVIDAD PREHISPÁNICA – PANQUETZALIZTLI – HUITZILOPOCHTLI

730 visitas

– Originalmente las fiestas duraban de 17 de diciembre al 5 de enero. Los especialistas se dieron cuenta de que esos ritos reactualizaban la victoria de Huitzilopochtli contra sus enemigos, los Centzonhuitznahua y Coyolxauhqui.

Alan Mac Donald* – Itzel Soto*

Es bien conocido que las fechas de Navidad en realidad son un festejo cambiado por Constantino I, quien trató de fusionar el festejo del Sol Invictus con el nacimiento de Jesucristo en el Siglo XVI, y es lógico pensar que la Navidad llegó a nosotros durante el periodo de la conquista española.  

Recordando la raíz etimológica de “Navidad” que viene del latín “Navititas” que significa “nacimiento”, encontramos que, en la cultura nahua, ya se celebraba el nacimiento de una deidad en la misma fecha que los romanos celebraban su Sol Invictus, la festividad se trata de nada más ni nada menos que la veintena de Panquetzaliztli. Esta era la decimoquinta veintena del calendario solar mexica y su nombre significa “erección de banderas”, debido a que se realizaba una procesión ritual donde se llevaba una cabeza de la efigie de Huitzilopochtli y sobre la que se colocaba una bandera azul. 1 y 2

Se cree también que existió una gran intención hacer notar la coincidencia el natalicio de Jesús y el mito de una de las deidades más veneradas por los mexicas, para facilitar la conversión de los indígenas al cristianismo.

Este mito comparte una similitud peculiar con el del nacimiento de Jesús como un milagro, ya que, en el Códice Florentino, se relata que la diosa Coatlicue barría en el cerro cuando una bola de plumas que cayó del cielo, la recogió y guardó en su huipil, quedando así embarazada de su hijo Huitzilopochtli “El Dios Niño Sol y de la Guerra”. Al enterarse de su embarazo los otros hijos de la diosa, la asesinaron, culpándola de ser impura, pero a pesar de esto, Huitzilopochtli nació, trayendo consigo la xiuhcóatl “serpiente de fuego”.3

Dicha fiesta duraba 20 días. El evento coincide el solsticio de invierno del 21 de diciembre (en nuestro calendario) y finalizaba un ciclo más en su calendario. Tras descender al inframundo, Huitzilopochtli (entre el 20 y 23 de diciembre) desde el horizonte empezaba nuevamente su ascenso para resurgir como Huitzilin “colibrí”. Detrás de su simbolismo, el mito explica el trayecto solar luego del solsticio donde el sol parece detener su ascenso para reanudarlo el 25 de diciembre. 4

Originalmente las fiestas duraban de 17 de diciembre al 5 de enero (en días de nuestro calendario). Los especialistas se dieron cuenta de que estos ritos reactualizaban la victoria de Huitzilopochtli en la montaña Coatepec y su victoria contra sus hermanos enemigos, los Centzonhuitznahua y Coyolxauhqui.5

Algunos documentos relatan la procesión como una recreación de batallas,3 mientras que otros como una carrera6 e incluso como una procesión de festejo7. Eduard Seler identificó los espacios del recorrido de la veintena con lugares donde se llevaban a cabo combates contra enemigos del imperio mexica.8  Yólotl González de Lesur propone que los sitios de la carrera marcaban lugares donde los mexicas obtuvieron victorias importantes,9 mientras que González Torres considera que todas las etapas de la carrera “tienen que ver con la historia de los mexicas desde que llegaron al Valle de México, o con gentes con las que tuvieron que luchar”.10 Por su parte, Michel Graulich subraya cómo la Ipaina Huitzilopochtli “rehacía con exactitud la última parte del trayecto de los mexicas errabundos por el valle”.11 El desplazamiento se iniciaba corriendo en el sentido contrario de las manecillas del reloj, iniciando por el norte, oeste y concluía por el sur.

Se acostumbraba regalar estatuillas tzoalli, en representación de Huitzilopochtli a todos los que asistían. Eran elaboradas de una masa de maíz azul con miel de maguey, y esta solo podía hacerse por doncellas ipilhuan Huitzilopochtli “hija de Huitzilopochtli” equivalentes a sacerdotisas o monjas. Había una estatuilla principal que adornaban sus “sacerdotes” y se utilizaba para acompañar a las procesiones. También se colocaban pantlis (banderas)  de papel amante en los árboles frutales, se les ofrecía copal y especias sagradas, además de preciadas tortillas de maíz y pulque para agradecer sus frutos y su fertilidad. 5,12

“El último día de esta veintena todo el pueblo comía el tzoalli de la imagen de Huitzilopochtli, y nadie podía beber agua. Este ayuno ritual era conocido como netehuatzaliztli (secamiento de la gente), finalizando el día con una danza grupal y una especie de brindis con un líquido azulado llamado Matlalohtli “Camino azul” según relataba Fray Toribio.” según relataba Fray Toribio. 13,14

Era celebrado para demostrar el poder del imperio mexica y su dios tutelar Huitzilopochtli al resto de sus pueblos sometidos. Estos festejos podían sufrir cambios de acuerdo con la necesidad de reafirmar diferentes elementos de dicho poderío.

Se cree que la primera navidad celebrada en México data del año 1526, teniendo lugar gracias a Fray Pedro de Gante, misionero de la Orden Franciscana, y tomando un tinte más religioso al modo español con el pasar de los años para finalmente dejar detrás la celebración de Huitzilopochtli. 14

Es en 1587 cuando los frailes que evangelizaron estas tierras lograron suplantar los ritos al dios de la guerra por las “posadas”. Inicialmente se llamaron “Misas de aguinaldo” y desde entonces se realizan del 16 al 24 de diciembre (en representación a los 9 meses de gestación de Jesús) en los atrios de iglesias y conventos, se les daban pequeños regalos a los asistentes conocidos como “aguinaldos”. Posteriormente se añadieron más elementos tales como velas, bengalas y piñatas hasta que se pasó de los templos a los hogares (NATGEO). Otro elemento tradicional de las posadas es el canto de las letanías que emulan el pasar de María y José para conseguir posadas con un toque en tanto alegre y cómico… 13, 5

La evolución y transformación de las costumbres, dieron paso a tomar una identidad muy propia de la navidad en México, haciendo uso y adaptación de los recursos existentes del país enriquecidos con sus emblemáticos colores y calidez. El sincretismo de dos culturas que si bien tenían diferentes creencias; también tenía la adoración a una deidad como un gran punto en común, fe que ha prevalecido al pasar del tiempo. Ahora cada vez que disfrutemos de estos días de invierno, no olvidemos ver hacia al sol en el horizonte, recordando a nuestros ancestros.

 REFERENCIAS:

1Anónimo Códice Magliabechiano, 1970, México y Graz, Fondo de Cultura Económica-Akademische Druck-u. Verlagsanstalt.

2 Anónimo Códice Tudela, 2002, 2 vol., Madrid, Testimonio Compañía Editorial.

3 Sahagún, Bernardino de, 1989, Historia general de las cosas de Nueva España, 2 vols., López Austin, Alfredo y Josefina García Quintana (comps.), México, Conaculta-Alianza Editorial Mexicana.

4 Kenrick Kruell, Gabriel, “Panquetzaliztli. El nacimiento de Huitzilopochtli y la caída de Tezcatlipoca”, Estudios mesoamericanos, 2011, núm.10, pp. 81-93.

5 Taube Karl. Mitos Aztecas y Mayas. 1996. México, El Pasado Legendario. pp.48-54

6 Durán, fray Diego de, 1984, Historia de las Indias de Nueva España e islas de tierra firme, 2 vols., México, Porrúa.

7 Costumbres, fiestas, enterramientos y diversas formas de proceder de los Indios de Nueva España, 1945, Francisco Gómez de Orozco (comp.), Tlalocan, México, Universidad Nacional Autónoma de México-Instituto de Investigaciones Filológicas, vol. 2, núm. 1, pp. 37-63.

8 Seler, Eduard, 1990-1998, Collected Works in Mesoamerican Linguistics and Archaeology, 6 vols., Culver City, Labyrinthos.

9 González de Lesur, Yólotl, 1967, “El dios Huitzilopochtli en la peregrinación mexica de Aztlán a Tula”, Anales del inah vol. 19, pp. 175-190.

10 González Torres, Yólotl, 1985, El sacrificio humano entre los Mexicas, México, Instituto Nacional de Antropología e Historia-Fondo de Cultura Económica.

11 Graulich, Michel, 1999, Ritos aztecas. Las fiestas de las veintenas, México, Instituto Nacional Indigenista.

12 De la Garza Arregui Bernardina, 2015. Huitzilopochtli y La Navidad. MXCity.

13 Moctezuma Ituriel. 2019. Mes Mexicano Panquetzaliztli. Neomexicanismos.

14 Vela, Enrique, “Panquetzaliztli, “levantamiento de banderas”. Veintena 15 del calendario mexica”, Arqueología Mexicana, edición especial núm. 77, pp. 88-89.

 

*Alan Mac Donald – Ingeniero civil egresado de la Universidad Nacional Autónoma de México, plantel FES Acatlán, donde tomó el cargo de presidente del Capítulo Estudiantil de la Sociedad Mexicana de Ingeniería Sísmica y fue miembro directivo de dos organismos estudiantiles (CE-ACI y CECICM). Aficionado de la mitología e historia universales con especial entusiasmo por la cultura mexicana. Cofundador de la empresa mexicana MEKALI, donde funge como escritor y director creativo. Colaborador en La Voz del Árabe. Contacto: alan.mac05@yahoo.es

*Itzel Soto – Cirujana Dentista egresada de la Facultad de Odontología, campus CU UNAM. Ex miembro del CREDP. Apasionada de la cultura prehispánica y la literatura en general. Colaboradora en La Voz del Árabe.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 Imagen: LVÁ       

La Voz del Árabe (LVÁ) – MÉXICO – Cd. de México, diciembre 24 del 2021

 

Las declaraciones y opiniones expresadas en esta publicación sitio web en Internet son exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de La Voz del Árabe.

5 1 vote
Article Rating

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x