MUERTES SE DISPARAN A MEDIDA QUE AUMENTAN LAS VACUNAS CONTRA COVID

451 visitas

– Aunque imperfecto en muchos aspectos, el VAERS proporciona una alerta temprana sobre los posibles riesgos para la salud de las vacunas. En las últimas semanas, VAERS ha reportado más de 1,600 muertes relacionadas con las vacunas COVID…

Mauricio Saraya Ley

Una de las voces internacionales que abogan por la verdad y la libertad sobre cómo tratar a nuestros propios cuerpos, cuando se enfrentan a enfermedades (demasiadas veces creadas por la propia irresponsabilidad de nuestros gobiernos y sus intereses económicos) ha sido censurada en la mayoría de las redes sociales de la mafia del Silicon Valley.  Sin embargo, dicha censura nos hace poner mayor interés en lo que este tipo de personalidades tienen que decirle al mundo.

Robert F. Kennedy Jr., sobrino del exmandatario estadounidense asesinado por pretender entre otras razones combatir la creciente corrupción de gobernantes, confabulados con la industria sin escrúpulos y el sionismo, es uno de los mayores ejemplos de censura injustificada, pues el abogado en cuestión ha demandado en contadas ocasiones a las agencias reguladoras y al propio gobierno de los Estados Unidos con pruebas irrefutables, denunciándolos como una aberración.  Cuando uno investiga al respecto, no queda la menor duda de que la gubernatura de la primera potencia mundial se ve amenazada ante la verdad inminente que pretende ser silenciada.

Cortarles la lengua a los voceros no significa que estos mientan, sino que dicen cosas tan incómodas e irrefutables que para los intereses de unos cuantos es poco conveniente que se conozcan de forma masiva.

El Dr. Andrew Wakefield, Del Bigtree, la doctora Sherry Tenpenny, el dr. Patrik Gentempo, el Dr. Rashid Buttar y otros activistas como Sayer Ji, Shiva Ayyadurai, Barbara Loe Fisher y el dr, Joseph Mercola, antes reconocidos por su seriedad y profesionalismo, hoy son difamados, censurados y en gran medida silenciados.

Sin embargo, el que busca encuentra y ahora nos hemos topado con otro interesante ejemplo de activismo que tiene mucho por decirle al mundo. Se trata de Ty Bollinger, que el pasado 14 de marzo de 2021 publicó un interesantísimo artículo que invita a la reflexión y al diálogo, aunque muchos victimarios pretendan evitarlo.

Sin más preámbulo, pasemos a ello y hablemos resumiendo dicho escrito, que profundiza en del sistema de reporte de eventos adversos provocados por las vacunas “El Vaccine Adverse Event Reporting System, o VAERS”, que ha estado en funcionamiento desde 1990 como una forma para que los proveedores de atención médica documenten las reacciones adversas a las vacunas. Aunque imperfecto en muchos aspectos, el VAERS proporciona una alerta temprana sobre los posibles riesgos para la salud de las vacunas. En las últimas semanas, VAERS ha reportado más de 1,600 muertes relacionadas con las vacunas COVID fabricadas por Moderna y Pfizer.

El VAERS y el verdadero costo de las vacunas contra la COVID. Las vacunas han sido promocionadas por prácticamente todas las agencias de salud en el mundo como nuestro único camino de regreso a la normalidad. Las vacunas se pusieron en marcha en un tiempo récord, saltándose importantes ensayos clínicos y careciendo por completo de estudios de seguridad exhaustivos. Desde que se administró la primera dosis el 14 de diciembre, los primeros datos sugieren que hemos cometido un terrible error.

Con cerca de 98 millones de dosis administradas hasta ahora, los datos de VAERS sugieren que el número de muertos está en algún lugar .003% de los vacunados. Pero ese número es probablemente mucho menor que la realidad.

Primero, es importante saber que el VAERS es un sistema de monitoreo pasivo, lo que significa que los médicos no están obligados a reportar eventos adversos. Varios estudios han sugerido que se notifican tan solo un 5% de todas las reacciones adversas. Utilizando ese número para extrapolar los datos actuales, el número real de muertes por las vacunas contra la COVID puede ser de hasta 32.740, o en algún lugar .05%.

Los datos actuales nos dicen eso. El 03% de la población mundial ha muerto a causa de la COVID-19. En los Estados Unidos, ese número salta a aproximadamente .16% de la población.

Virus vs vacunas: entendiendo los números. Quizás la pregunta más importante que debemos hacernos sería: ¿es más probable que la vacuna me mate que el virus? Después de todo, el objetivo de acelerar el seguimiento de estas vacunas y usar miles de millones de dólares de impuestos para entregarlas y administrarlas es protegernos del COVID-19.

Y, a primera vista, parecería que la vacuna sigue siendo más segura que el virus real. A tasa de mortalidad de .05% es más alta que la tasa de mortalidad mundial por COVID-19 de .03%, pero notablemente inferior a la tasa de EE.UU. de .16%. ¿Pero podemos confiar en esos números?

La explicación más probable para la alta tasa de mortalidad en los Estados Unidos es simple: informes falsos. Según datos recientes de los CDC, solo el 6% de las muertes atribuidas al COVID-19 pueden atribuirse al virus. El otro 94% se acompañó de otras comorbilidades, como cáncer en estado tardío, enfermedad inmunitaria y lesiones.

Si una persona muere y da positivo para el virus, se agrega al recuento de cadáveres. Sin embargo, eso es científicamente irresponsable en el mejor de los casos y criminalmente negligente en el peor. Si una persona de edad avanzada llega con problemas de salud, fallece y se le diagnostica el virus, se suman al número de personas muertas por la COVID-19, ¡incluso si tenía otras afecciones subyacentes graves!

Para poner eso en perspectiva, ha habido informes de personas en todo el país que mueren por accidentes automovilísticos, ahogamiento o nacimiento prematuro que se han contado entre las víctimas del coronavirus. Y si bien es poco probable que solo el 6% de las muertes notificadas fueron causadas principalmente por el virus, puede ser cierto que tan solo el 20% de las muertes notificadas fueron realmente causadas por la COVID-19.

Eso haría que la tasa total de mortalidad de COVID-19 en los Estados Unidos sea aproximadamente .03% – precisamente la misma tasa de mortalidad reportada por el resto del mundo. Basándonos en toda esta información, parece que las nuevas vacunas tienen un 67% más de probabilidades de matarte que el propio virus.

Y eso debería asustarte. Porque la realidad es que este virus esencialmente «ha hecho las rondas» ya. Según Health Line, el riesgo de infectarse con el virus por segunda vez es aproximadamente una quinta parte del riesgo de contraer una primera infección. Y a medida que las tasas de infección se desploman, también lo hace el número de muertos.

Pero las vacunas van en la dirección opuesta. Actualmente estamos en medio de un impulso masivo para vacunar a toda la población mundial, con más de 2.2 millones de dosis administradas cada día en los Estados Unidos. Compare eso con los aproximadamente 45,000 nuevos casos reportados cada día, y puede ver que estamos vacunando a casi 50 veces más personas de las que realmente están contrayendo el virus.

Si realmente hay una tasa de mortalidad del 05% para los receptores de la vacuna y Tasa del 03% para aquellos que contraen el virus, podríamos estar firmando una sentencia de muerte para más de 100,000 personas al día 8, 81 veces más que la tasa de mortalidad proyectada del virus en sí.

¿Qué Hay De Otros Efectos Secundarios? Estas cifras no incluyen otras reacciones adversas, que pueden ser devastadoras para los pacientes. Al 5 de marzo, 265 mujeres embarazadas habían notificado reacciones adversas a las vacunas contra la COVID, incluidos 56 informes de aborto espontáneo o parto prematuro. Ninguna de las vacunas contra la COVID aprobadas para la autorización de uso de emergencia (EUA) ha sido sometida a pruebas de seguridad o eficacia en mujeres embarazadas. Sin embargo, los funcionarios de salud están instando a las mujeres embarazadas a recibir la vacuna, y muchos lo están haciendo con entusiasmo.

El 27 de enero, la Organización Mundial de la Salud emitió una guía en contra de que las mujeres embarazadas reciban la vacuna COVID de Moderna, sólo para revertir esa guía dos días después, como informó el New York Times. Pfizer anunció el mes pasado que estaba comenzando los ensayos de la vacuna contra la COVID para mujeres embarazadas, pero no esperan que los ensayos concluyan hasta enero de 2023.

Los datos del VAERS de esta semana también incluyeron 1,414 informes de anafilaxia, con 60% de los casos atribuidos a la vacuna Pfizer-Bio-N-Tech y 40% a Moderna, y 298 informes de parálisis de Bell.

Al 26 de febrero, sólo las vacunas Pfizer y Moderna habían sido aprobadas para uso de emergencia en los Estados Unidos, pero la administración de alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) aprobó esta semana la vacuna COVID de Johnson & Johnson para uso de emergencia. La vacuna de una sola inyección comenzó a lanzarse esta semana.

Sin embargo, mientras los médicos y las agencias de salud se nieguen a reconocer los riesgos de estas vacunas no probadas, mientras se omita repetir mil veces que las vacunas son experimentales y no están aprobadas en definitivo, mientras que lejos de prestarse al diálogo se censure a verdaderos expertos, los pacientes quedarán en la oscuridad. El bajo reporte de reacciones adversas-combinado con un Conteo de muertes falsamente inflado para el virus – ha permitido que grupos como el CDC convenzan a las masas de que la vacunación es segura y necesaria, pero esa es una afirmación imposible de hacer que parece ser cada vez más falsa.

No confiamos en estas vacunas. No confiamos en las «autoridades» que están trabajando tan duro para administrar cientos de millones de dosis durante los próximos 2 meses. Y estamos 100% dispuestos a apostar que la vacuna es mucho más peligrosa que el virus. De hecho, apostaríamos nuestras vidas por ello.

MAURICIO SARAYA LEY – Ganador de los premios: “EL HERALDO”, “La Letra Impresa”, “Premio Nacional Rincón Gallardo”. En 2003 publica su primera novela “Efervescencia”. Se han adaptado sus cuentos para cortometrajes. En 2013nace “Ruido”, libro de su autoría de denuncias con propuesta filosófica . Desde 2018 es director de AMORCC y colabora con La Voz del Árabe desde su fundación. Activista bien documentado que aplaude el escepticismo y actúa con valentía invitando a sus lectores a la reflexión, aun cuando su reputación s ponga en tela de juicio ante la incomodidad de muchos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Imagen: LVÁ       

La Voz del Árabe (LVÁ) – EDITORIAL – Cd. de México, marzo 22 del 2021

 

Las declaraciones y opiniones expresadas en esta publicación sitio web en Internet son exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de La Voz del Árabe.

5 4 votes
Article Rating

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x