DÍA DEL EMIGRANTE LIBANÉS: MARZO 14

896 visitas

-“Quien no tenga un amigo libanés que lo busque” – Adolfo López Mateos

 El día de ayer, 14 de marzo, la comunidad libanesa en México celebró el “DÍA DEL EMIGRANTE LIBANÉS”, LVÁ rinde este pequeño homenaje a todo aquellos que desde 1850 llegaron a este país, México, que siempre los recibió con los brazos abiertos y seguirá haciéndolo. Líbano país hermano que su gente pacífica solo ha venido a compartir el suelo por diferentes motivos y lo más importante: trabajar y vivir en paz…

Sean bienvenidos siempre hermanos, queridos hayes… habibis…

 

EMBAJADA DEL LÍBANO EN MÉXICO – Desde 1850, por razones políticas, económicas y sociales, los libaneses abandonaron su país, para buscar una vida, un trabajo. Dejaron atrás a sus familias.

Los que llegaron a México, (tenemos indicios que los primeros llegaron en 1878), en gran parte entraron por el Puerto de Veracruz, Progreso y Tampico.

Desde el 2000, el Gobierno libanés aprobó el Día Mundial del Emigrante libanés, gracias a la iniciativa de la comunidad libanesa en México, conmemorado el segundo domingo de marzo.

Hoy, la tercer, cuarta o quinta generación, siguen compartiendo rasgos que los unen a la patria madre. Ya sean expresiones (jaye, habibi…), comida o el apellido: Khoury, Harb, Manzour, Haddad, Karam entre cientos más. En casi todo el país, puedes encontrar al menos 600 mil paisanos. Muchos de ellos han sobresalido de una u otra forma.

El monumento al emigrante libanés fue creado en 1974 por el sr. Ramis Barquet. En 2003 una réplica se puso en Beirut y en 2007 se adoptó la imagen como prototipo oficial por la Unión Libanesa Cultural Mundial. Hoy está presente en 9 ciudades en México (CDMX, Saltillo, Mérida, Veracruz, Coatzacoalcos, Chihuahua, Guadalajara, Puebla y Toluca) y 3 en el extranjero (Beirut, Australia y Canadá)

“En memoria de quien dejó patria y familia buscando un sueño y en su viaje nos heredó lo que hoy somos”

 

ARCHIVO LIBANÉS DE MÉXICO

LIBANESES EN MÉXICO DESDE 1878Los primeros emigrados Hicieron camino al andar”

El primer emigrante libanés en el siglo XIX, fue Antonius Bashaalany, de la aldea de Salima, quien viajó a los Estados Unidos en 1854, para trabajar con una dama residente en la Quinta Avenida de Nueva York. Su vida sólo alcanzó dos años más, pues falleció en 1856. El inmigrado Nicolás Abousambra, (1890), que radicó en Torreón, Coahuila hasta su muerte en 1943, decía que Bashaalany llegó en 1874.

El nombre del probable primer emigrado libanés que llegó a México ha sido transmitido bajo la tradición oral. Sobre los inicios de la inmigración libanesa en México se carece de suficientes registros y nadie puede afirmar con certeza quién fue el primer inmigrado. Libanés, pero, la hipótesis más sólida, es la referente al sacerdote Boutros Raffoul, quien en 1878, llegó a Veracruz. Cuentan que la gente le mostraba respeto al saber que venía de las santas tierras del Medio Oriente y por la ayuda que daba a los pobres.

En 1887 su familia perdió la comunicación postal con él hasta su ingresó a Guatemala. En 1888, para buscarlo, llegó su hermano Philippe Raffoul, quien nunca lo localizó; decidió establecerse en Monterrey hasta su muerte en 1916.

Otro libanés considerado precursor fue Santiago Saouma Aoued, de Hasroun; llegó en 1879 y, según afirmaba el profesor Nehme Francis, migrante intelectual de ciudad de Saida y quien residió en Mérida, él había sido el primero en llegar a México por el puerto de Progreso. Murió en 1931.

El primer libanés ortodoxo llegado a México fue el R.P. Yousef Shalhub, llamado aquí José Ayub, quien tuvo lazos familiares con la familia Abizad, en el último cuarto del siglo XIX.

Por supuesto, nada de esto tendría un valor real, si no contamos con su apoyo y el de toda la comunidad mexicana de ascendencia libanesa para hacer crecer este testimonio histórico y cultural; es importante recalcar que éste es un proyecto permanente y siempre serán bienvenidos su material, a manera de donación o también de préstamo para sacarles copias y digitalizarlos.

“Un emigrante no es un extraño, , es un hermano que nació en otra habitación de la misma casa” – Antonio Trabulse Kaim

FONDO POLÍTICO DE LA EMIGRACIÓN LIBANESA – ¡Cuán lamentable es dejar la patria por carecer de libertad o trabajo!

 En el siglo XIX el Cercano Oriente sufría el yugo otomano y Líbano no ofrecía un futuro promisorio, por lo cual los jóvenes buscaron emigrar, sobre todo, a América.

Turquía ejercía su autoridad con dureza y enfrentaba a las comunidades religiosas. Hasta la Primera Guerra Mundial, Líbano vio desaparecer sus anhelos libertarios, por conflictos que minaron su estructura y exacerbaron los ánimos confesionales.

Los Otomanos mantuvieron a Monte Líbano en deplorables condiciones del siglo XVII al XX. Muchos drusos y cristianos fueron masacrados; otros huyeron del país, pues encaraban crudas realidades que suprimían la posibilidad de planear su futuro, tener seguridad económica y la protección física, no estaba garantizada. El pueblo libanés tenía dos opciones: vivir bajo yugo o emigrar.

 

Información tomada del Archivo Libanés de México a cargo de Karla Rodríguez.
http://www.archivolibanes.org/index.html
Belisario Domínguez #70, Col. Del Carmen Coyoacán, CP 04100, México CdMx Teléfono: 55 70 95 55 34

“SI EL LÍBANO NO FUERA MI PATRIA, HARÍA DEL LÍBANO MI PATRIA” Gibran Khalil Gibran

 

Migrante Libanés

 

Información: Embajada del Líbano en México – Archivo Libanés de México / Imagen: Embajada Líbano en México    

La Voz del Árabe (LVÁ) – SOCIALES – Cd. de México, marzo 15 del 2021

 

Las declaraciones y opiniones expresadas en esta publicación sitio web en Internet son exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de La Voz del Árabe.

5 1 vote
Article Rating

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x