EL ROMPECABEZAS DE LA OTAN ‎

-Nadie ha cuestionado las reglas de la OTAN, con excepción de la Francia del presidente ‎Charles de Gaulle –en 1966. Sin embargo, debido a sus constantes derivas ‎desde 2001, hoy todos sus miembros –menos Turquía– se plantean la posibilidad de ‎dejar esa alianza guerrerista. También lo hace Estados Unidos, donde la alianza ‎atlántica ya no se ve como algo indispensable. Un informe interno sobre lo que ‎debería ser en el futuro ilustra las contradicciones de la OTAN y lo difícil que resulta ‎reformarla. ‎Red Voltaire | Paris (Francia)

Thierry Meyssan

En momentos en que la hiperpotencia estadounidense ha caído en un estado de decadencia ‎avanzada y habiendo mencionado el presidente Trump la posibilidad de sacar a Estados Unidos ‎de la OTAN, los demás Estados miembros se interrogan sobre el futuro de la alianza atlántica. ‎Debido a ello, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, creó en abril una comisión de ‎reflexión, en la que figuran 10 personalidades atlantistas, para definir cómo será la OTAN ‎en 2030. ‎

El objetivo de esa comisión o grupo de expertos era redefinir la alianza, como se hizo en 1967, a ‎raíz de la salida de Francia del mando integrado de la OTAN. ‎

En aquella época, el ministro de Exteriores de Bélgica, Pierre Harmel, se dio a la tarea de ‎coordinar una gran consulta, teniendo en cuenta la voluntad francesa de recuperar la ‎independencia nacional. Adaptándose a la lógica del presidente francés Charles de Gaulle, Pierre ‎Harmel separó los aspectos políticos de la OTAN (el Tratado) de los aspectos militares ‎‎(la Organización). ‎

Por supuesto, Pierre Harmel no cuestionaba el control estadounidense sobre el llamado ‎‎«mundo libre». Siendo social-cristiano –aunque en documentos procedentes de sus archivos ‎personales él mismo se define como ideológicamente demócrata-cristiano–, Pierre Harmel ‎estaba en contra de la URSS, tanto por los principios colectivistas que ese país defendia como ‎por su ateísmo. Eso era lo que había llevado a Pierre Harmel a implicarse en el Movimiento de ‎Líderes Cristianos [1], organizado por el Pentágono. ‎

Ese nuevo grupo de reflexión de la OTAN entregó su informe el 25 de noviembre de 2020. ‎

Al contrario de lo que se esperaba, el grupo de reflexión de la OTAN no habla de nuevos ‎horizontes sino que llama a concentrarse sobre lo que une a los países miembros: los «valores ‎comunes» que menciona el tratado de constitución de la alianza atlántica –«los principios de la ‎democracia, las libertades individuales y el reino del derecho» [2]. El problema es que los principios ‎de la democracia acaban de ser violados en Estados Unidos por los fraudes electorales mientras ‎que las libertades individuales son cada vez más restringidas en cada uno de los países miembros ‎de la OTAN desde que se inició la epidemia de Covid-19. En cuanto al reino del derecho, ‎en Turquía ya no existe. ‎

Preámbulo – Aquí se impone un preámbulo. La OTAN nunca fue una «alianza» en el sentido de ser una libre ‎asociación de actores interesados en fortalecer su defensa. De hecho, es más bien lo contrario ‎ya que, desde su fundación, los miembros de la OTAN se han visto obligados a aceptar a Estados Unidos como jefe de la “alianza” y a obedecer sus órdenes, poniendo siempre ‎sus propias tropas bajo el mando de los jefes militares estadounidenses. En la práctica, la OTAN ‎es una legión extranjera al servicio de los anglosajones, con Estados Unidos como comandante y ‎el Reino Unido como segundo al mando. Esta violación flagrante del principio de soberanía ‎inscrito en la Carta de la ONU hace que la OTAN se vea obligada a utilizar un discurso sesgado. ‎

Pero la linda retórica de la OTAN –en apariencia cargada de nobleza– no logra ocultar su ‎comportamiento de delincuente. Durante la guerra fría, los anglosajones utilizaron un servicio secreto de la OTAN para garantizar ‎que los demás Estados miembros se sometieran siempre a sus órdenes. Crearon una vasta red ‎‎stay-behind, supuestamente destinada a ser una fuerza de resistencia frente a una hipotética ‎invasión soviética pero que en realidad fue utilizada para eliminar toda forma de independencia ‎de sus propios “aliados”. Así organizaron asesinatos de dirigentes políticos y orquestaron golpes ‎de Estado entre otros países miembros de la alianza atlántica. Todo eso se estudia hoy en día ‎en las academias militares anglosajonas y varios historiadores han estudiado minuciosamente esos ‎hechos [3].‎

Ese sistema ha sido mantenido, a pesar del fin de la guerra fría, bajo una forma hoy diferente. ‎Cada Estado miembro de la OTAN está obligado a autorizar por escrito los países anglosajones ‎a espiarlo… con ayuda de sus propios funcionarios, como reveló el contratista estadounidense ‎Edward Snowden, y como quedó comprobado no más tarde que el mes pasado en Dinamarca ‎‎ [4].‎

Además, el mando militar anglosajón de la OTAN no vacila en violar los estatutos de la alianza ‎atlántica cuando le conviene. Por ejemplo, pese a la oposición del Consejo del Atlántico Norte –‎principal órgano de decisión política de la OTAN–, fueron los países anglosajones quienes ‎decidieron por su cuenta implicar a la alianza atlántica en los bombardeos contra Libia y el ‎derrocamiento de Muammar el-Kadhafi. ‎

Una comisión bajo estrecha vigilancia – Sabiendo todo lo anterior sería ingenuo creer que la comisión de reflexión pudo “reflexionar” ‎libremente. ‎

Para empezar, esa comisión tenía como presidente a Wess Mitchell, quien fue asistente del ‎secretario de Estado estadounidense Rex Tillerson y se ocupaba de los asuntos europeos y ‎euroasiáticos. ‎

Resulta además que Wess Mitchell es autor de un sorprendente estudio –La Doctrina del ‎Padrino– que no aparece mencionado en la biografía que de él divulga la OTAN. ‎En ese estudio, Wess Mitchell compara las tres principales tendencias que conforman la política ‎exterior de Estados Unidos a los métodos de los tres hijos del «Padrino», Don Vito Corleone, ‎‎“héroes” de la novela de mafiosos del escritor Mario Puzzo y de los célebres films de Francis Ford ‎Coppola ‎ [5]. Y Wess Mitchell se pronuncia por una mezcla de soft power y de ‎‎hard power, incluyendo las “técnicas” que practican los mafiosos. ‎

‎¿Cómo no ver la presencia de esos métodos en operaciones de verdadero chantaje orquestadas ‎en años anteriores contra varios miembros de la comisión de reflexión de la OTAN? ‎

Antes de ir más lejos, es importante que precisemos que los elementos que vamos a presentar ‎aquí no significan que ciertos miembros de la comisión hayan cometido graves delitos, sino que ‎tuvieron conocimiento de tales hechos y no los denunciaron. ‎

Veamos, por ejemplo, el caso del alemán Thomas de Maiziere, ex director de la cancillería ‎federal y posteriormente ministro del Interior y ministro de Defensa [6]. Dejemos de lado el hecho ‎indiscutible de que de Maziere ha tenido varios “tanques pensantes” estadounidenses como ‎padrinos. Antes de convertirse en la mano derecha de Angela Merkel, el ilustre Thomas ‎de Maziere ocupó, entre otros, el cargo de ministro del Interior del Lander alemán de Sajonia ‎‎(de 2004 a 2005), función que lo llevó a tener conocimiento del caso de la «ciénaga sajona» ‎‎(Sachsensumpf). En aquel momento, de Maziere consideró que las informaciones recogidas por ‎el ministerio del Interior del Lander eran «serias» pero no las transmitió a la justicia –‎se trataba de un caso de prostitución de menores en el que estaban implicadas altas ‎personalidades locales. Aquel caso resurgió años después, cuando Thomas de Maiziere ‎se convirtió en ministro de Defensa, con la revelación de varios hechos que habían sido ‎‎“enterrados”, cuestionamientos sobre testimonios y debates parlamentarios [7].‎

Veamos ahora el caso del francés Hubert Vedrine, ex secretario general de la presidencia de la ‎República Francesa (de 1991 a 1995) y posteriormente ministro de Exteriores (de 1997 a 2002). ‎Siendo Vedrine el colaborador más cercano del presidente francés Francois Mitterrand [8], la OTAN logró ‎‎“comprometerlo” mientras se encontraba en una casa a la cual iba 2 veces al mes para ‎participar en la reunión de las autoridades municipales del pequeño poblado donde Vedrine había ‎sido electo. Allí, bajo la mirada despreocupada del colaborador del presidente Mitterrand, varios ‎miembros neonazis de la red stay-behind de la OTAN montaron el estudio de pornografía infantil ‎más grande de toda Europa [9]. ‎Aquel escándalo acabó siendo “enterrado”. Por iniciativa propia, el responsable de la seguridad ‎de la presidencia de la República Francesa hizo “desaparecer” a 2 actores –uno de ellos ‎fulminado por un «ataque cardiaco». Sin embargo, la muerte del segundo –probablemente ‎asesinado por un miembro de la inteligencia francesa que llegó inesperadamente a su casa para ‎detenerlo– no pasó inadvertida y dio lugar a un debate en la Asamblea Nacional [10].‎

En ambos casos, dado el hecho que la verdad nunca salió a la luz, los mencionados miembros ‎de la comisión de reflexión de la OTAN están expuestos a ser objeto de chantaje.

Un informe revelador de conflictos internos – El informe de la comisión de reflexión, presentado bajo el título NATO 2030: United for a ‎New Era (“OTAN 2030: unidos por una nueva era”), resulta más esclarecedor por lo que ‎debería decir y no dice que por su contenido.

 En primer lugar, el informe machaca tanto los «valores comunes» que esto acaba sonando ‎como una acusación contra Estados Unidos y Turquía. Propone abstenerse de actuar ante las ‎violaciones comprobadas (en realidad, es imposible “castigar” a Washington) y tomar más bien ‎iniciativas antes de que tales valores lleguen a ser violados, lo cual es una manera de pasar la ‎página en cuanto al pasado y exigir sólo que lo sucedido no vuelva a suceder.‎

 El informe designa a Rusia como único rival actual de la OTAN y a China como el próximo.

 Recapitula todas las operaciones de la OTAN dentro y fuera de “su” zona geográfica, ‎exceptuando la destrucción de Libia, decidida exclusivamente por el mando anglosajón de ‎la alianza y a espaldas del Consejo del Atlántico Norte. Ese “olvido” es una muestra de rencor. ‎

Sin embargo, al referirse al sur de la zona geográfica de la OTAN, el informe subraya que cuando ‎hay seguridad en los países vecinos de la OTAN, la OTAN es más segura. Esto es un rechazo ‎indirecto de la doctrina Rumsfeld/Cebrowski de destrucción sistemática de los Estados en los ‎países del «Gran Medio Oriente» o «Medio Oriente ampliado» ‎ [11]‎, con lo cual el informe cuestiona implícitamente ‎la destrucción de Libia. ‎

Es importante recordar que en el momento de la agresión contra Libia, Muammar el-Kadhafi ‎parecía haber pasado a ser visto como un aliado de Estados Unidos. El presidente George ‎Bush hijo incluso llegó a felicitarlo por haber renunciado a la energía nuclear y haber aceptado ‎dejar en manos de Mahmud Jibril la reorganización de la economía libia. Pese a ello, de la noche ‎a la mañana Jibril se convirtió en jefe de la oposición y exigió la partida de Kadhafi.

 Sobre el control de armas, la comisión de la OTAN se limita a mencionar sólo de pasada ‎el tratado de la ONU que apunta a prohibir las armas nucleares, pero sólo lo menciona para ‎condenarlo firmemente. En este punto, la comisión remite a los trabajos de Pierre ‎Harmel, que datan de 1967, y a la afirmación del objetivo de la disuasión y la distensión. Y ‎de nuevo se trata aquí de una forma velada de condena de la actual deriva de la OTAN, que está ‎incrementando su arsenal mientras rechaza las proposiciones del presidente ruso Vladimir Putin ‎en materia de desarme.

 Sobre las fuentes de recursos energéticos, la comisión plantea como algo evidente el derecho de ‎la OTAN a garantizar su pleno acceso a las fuentes de hidrocarburos en el mundo entero, ‎sin importar las necesidades de las demás potencias.

 En cuanto a la guerra mediática, la comisión de reflexión invita la OTAN a apoyarse en sus ‎ciudadanos. Sin cuestionar la licitación del 15 de octubre de 2020, la comisión aprueba los ‎objetivos del Centro de Excelencia de las Comunicaciones Estratégicas de Riga, pero cuestiona sus ‎métodos.

 Al abordar la unidad de la alianza, la comisión subraya el compromiso de los miembros de ‎la OTAN a defender a cualquiera de ellos que sea atacado –en virtud del Artículo 5. Pero ‎también explica –en alusión al comportamiento de Turquía– que ese compromiso sólo podría ‎concretarse si cada Estado miembro respeta estrictamente los «valores comunes» de la alianza. ‎Después de la publicación del informe, el secretario de Estado estadounidense Mike Pompeo ‎se tomó el trabajo de venir a decir personalmente a los demás ministros de Exteriores de ‎la OTAN sus pensamientos más negativos sobre Turquía, abriendo así el camino a una posible ‎expulsión de Ankara de la alianza, o incluso a una guerra contra el presidente turco Recep Tayyip ‎Erdogan. ‎

En una evidente muestra de ironía, la comisión sugiere la creación de un Centro de Excelencia ‎para la Resiliencia Democrática.

 Sobre el funcionamiento de la alianza, la comisión trata de prevenir que sus estatutos sean ‎violados nuevamente bajo la justificación de alguna “urgencia”, como sucedió con la destrucción ‎de Libia, así que aconseja consultas a todos los niveles, principalmente con la Unión Europea y ‎con los países asociados de la región indo-pacífica, susceptibles de convertirse en miembros de ‎la OTAN. ‎

Conclusión – A pesar de las presiones ejercidas sobre los miembros de la comisión de consulta, ‎está no evadió los verdaderos problemas, pero se abstuvo de abordarlos explícitamente. ‎En definitiva, todos están conscientes de que la OTAN es una herramienta de dominación ‎al servicio de los anglosajones y quienes quisieran liberarse de su control están tratando de ‎no dejarse arrastrar nuevamente, a sus expensas, a nuevos conflictos. ‎

[1] Se trata de un grupo ecuménico internacional de plegaria que aún ‎se mantiene muy activo hoy en día, pero bajo la denominación de «La Familia» o ‎‎«The Fellowship» y con su sede en Cedars, Virginia, justo al lado del Pentágono. Desde la ‎Segunda Guerra Mundial, todos los jefes del estado major estadounidense han sido miembros de ‎la “La Familia”, al igual que numerosos jefes de Estado y/o de gobierno actualmente ‎en funciones. Cf. The Family: The Secret Fundamentalism at the Heart of American Power, Jeff ‎Sharlet , HarperCollins, 2008, y los archivos del autor. – [2] «Traité de l’Atlantique Nord», Réseau Voltaire, 4 de abril de 1949. – [3] Nato’s Secret Armies: Operation Gladio and Terrorism in Western Europe, Daniele ‎Ganser, Franck Cass (2004). Edición en francés: Les Armées Secrètes de l’OTAN: Réseaux ‎Stay Behind, Opération Gladio et Terrorisme en Europe, Éditions Demi-Lune, ‎‎(2007). El texto de ese libro está disponible –en francés y en español– en nuestro sitio web ‎‎Red Voltaire. – [4] «Indicios de la existencia del stay-behind ‎de la OTAN en Dinamarca», ‎‎Red Voltaire, 20 de noviembre de 2020. – [5] “Pax Corleone”, Hulsman, John Hulsman y Wess Mitchell, The National Interest n° 94, ‎marzo-‎abril de 2008; The Godfather Doctrine, John Hulsman y Wess Mitchell, Princeton ‎University ‎Press, 2006. – [6] El autor de este artículo ‎fue compañero de estudios secundarios de Thomas de Maiziere. – [7] Die Zeit des ‎Schweigens ist vorbei (en español, “Se acabó el tiempo del silencio”), Mandy Kopp, Ullstein ‎Taschenbuchvlg, 2014. Aquel caso inspiró al autor de la novela Im Stein (“En la piedra”), de ‎Clemens Meyer, S. Fischer, publicada en 2013. – [8] Francois ‎Mitterrand y la familia Vedrine establecieron relaciones en 1942, al servicio de Philippe Petain, ‎quien encabezó el gobierno francés de colaboración con la ocupación nazi. – [9] El autor de este artículo fue uno de los primeros testigos de la ‎policía judicial francesa en aquel caso e incluso el Memorial Yad Vachem lo felicitó por su ‎‎investigación sobre aquellas redes neonazis. – [10] Mort d’un ‎pasteur, l’affaire Doucé [“Muerte de un pastor”], Bernard Violet, Fayard, 1994. – [11] ‎«El proyecto militar de Estados ‎Unidos para el ‎mundo», por Thierry Meyssan, ‎‎Red Voltaire, 22 ‎de ‎agosto ‎de 2017.‎

Artículo bajo licencia Creative Commons  – La Red Voltaire autoriza la reproducción de sus artículos a condición de que se cite la fuente y de que no sean modificados ni utilizados con fines comerciales (licencia CC BY-NC-ND). Fuente: «El rompecabezas de la OTAN ‎», por Thierry Meyssan, Red Voltaire , 8 de diciembre de 2020, www.voltairenet.org/article211829.html

*Thierry Meyssan Intelectual francés, presidente-fundador de la Red Voltaire y de la conferencia Axis for Peace. Sus análisis sobre política exterior se publican en la prensa árabe, latinoamericana y rusa. Última obra publicada en español: De la impostura del 11 de septiembre a Donald Trump. Ante nuestros ojos la gran farsa de las «primaveras árabes» (2017).

 

Información: Red Voltaire / Imagen: Red Voltaire -La gigantesca sede de la OTAN, la organización militar más grande de toda la historia.‎ Autor: JOHN THYS Crédito: AFP/Getty Images

La Voz del Árabe (LVÁ) – EDITORIAL – Cd. de México, diciembre 16 del 2020

 

Las declaraciones y opiniones expresadas en esta publicación sitio web en Internet son exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de La Voz del Árabe.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.