EL MENSAJE MÍSTICO DE LA PIEDRA DEL SOL – CALENDARIO AZTECA

680 visitas

Incuestionable, la Piedra del Sol, el famoso CALENDARIO AZTECA, es una síntesis perfecta de ciencia, filosofía, arte y religión: Samael Aun Weor.

En México el Calendario Azteca ha sido un símbolo antiquísimo, tan antiguo como la misma historia del país. Por años se ha estudiada su procedencia, se han dicho cientos de teorías, verdades a medias y mentiras al por mayor de su significado, que hoy La Voz del Árabe en su sección MÉXICO, tratará de descifrarlo para ti con este escrito que nos llegó.

Por demás muy interesante, el significado que contiene será para muchos una realidad filosófica, una verdad irrefutable, para otros será, como es normal, mentira o cuentos inventados por alguien “para algo…”.

Sin importar creencia religiosa, de ninguna que sea para ti la original o verdadera, tampoco tu nacionalidad cualquiera que sea, el presente escrito servirá ya que nada tiene que ver con temas religiosos, es simple y sencillamente una “filosofía de vida”.

He aquí, pues, el estudio del CALENDARIO AZTECA o PIEDRA DEL SOL, los aztecas, grandes filósofos mexicanos muchas veces menospreciados por aquella conquista que mal interpretó el contenido de sus creencias, aplastadas por una religión que se consolidó forzosamente. Al final, amigo lector, la respuesta clara y verdadera quedará en tu siempre atinada opinión.

Atentamente: La Voz del Árabe

 Instituto Cultural Quetzalcóatl de Antropología Psicoanalítica, A.C.

Dedicamos este estudio acerca de la Piedra del Sol a nuestro Señor Quetzalcóatl y al Maestro Samael Aun Weor nuestro guía espiritual. Entregamos este libro a la humanidad, anhelando que el fruto de nuestro trabajo sea motivo para que las almas ávidas de sabiduría se adentren en las ancestrales enseñanzas de la sabiduría gnóstica, encerrada por siglos en cada símbolo de esta monumental obra de nuestros antepasados.

Fraternalmente Instituto Cultural Quetzalcóatl de Antropología Psicoanalítica, A.C.

“Amigos, ha llegado la hora en que debemos revolucionarnos contra nosotros mismos, ha llegado la hora en que nosotros debemos transformarnos, ha llegado el momento en que debemos abrir los viejos códices de Anáhuac y conocer la sabiduría serpentina de nuestro Señor Quetzalcóatl.(Samael Aun Weor. Quetzalcóatl)

Introducción – “Incuestionablemente, la Piedra del Sol, el famoso calendario azteca, es una síntesis perfecta de ciencia, filosofía, arte y religión”. (Samael Aun Weor. Doctrina Secreta de Anáhuac)

La Piedra del Sol es un tratado muy completo de sabiduría gnóstica que encierra, en forma sintética grandes conocimientos místicos, esotéricos, religiosos, antropológicos, históricos, etc. Los sabios del antiguo México, poseedores de conocimientos profundos y trascendentales, dejaron para la posteridad el camino, trazado en símbolos, que puede conducirnos a una transformación radical, con el propósito de que los verdaderos buscadores de la sabiduría la puedan encontrar. Esta mística pieza está fundamentada en el número tres, donde encontramos el origen mismo e historia de la humanidad, conjugado todo esto con la matemática, la astronomía y lo más importante: el sendero secreto que ha de conducirnos a la auto realización íntima del Ser. El estudio reflexivo de esta piedra cósmica, puede revelarnos enseñanzas que sirven para orientarnos en la búsqueda de la auténtica sabiduría.

Es la Piedra del Sol un verdadero mapa donde se describen, paso a paso, las leyes y la forma de lograr la liberación final.

P.- ¿Encierra, el Calendario Azteca, muchos datos qué hasta ahora no han sido entendidos?

R.- Hasta ahora no ha podido ser comprendido íntegramente, porque no saben que está tal Calendario fundamentado en el sistema trigesimal. Él no está basado ni siquiera en el sistema duodecimal, sino en el trigesimal, el número trece. (Samael Aun Weor. La Sabiduría del Ser, Conferencia)

En todos los rincones del mundo se ha buscado personificar las grandes realidades del espíritu con alguna representación tangible. No es de extrañar que los incas, mayas, aztecas, egipcios, etc., identificaran al Sol con el espíritu universal de vida, tratando de asociar sus características físicas con las espirituales. De esta forma, daban a conocer la grandeza de lo intangible. Indudablemente, el Sol ha sido, es y será el medio para hacer entender al mundo lo que en realidad es el Espíritu o el Ser dentro de cada uno de nosotros, pues, así como el Sol físico nos da la vida, luz y calor; el Ser nos da la vida espiritual, sabiduría y anhelos místicos. Entre los aztecas el Dios Sol se llamó Tonatiuh (tona = hacer el sol y el calor, tiuh = ir).

En el gnosticismo universal el Ser o Espíritu es el que genera la vida, y al mismo tiempo, el símbolo del Sol es el trabajo que todo aspirante debe realizar en sí mismo: Hacer el sol es entregarse o hacerse uno con el Ser.

El Dios Sol, Tonatiuh en lo microcósmico es el íntimo, la parte más recóndita y espiritual dentro del ser humano y en lo macro cósmico es el Logos Solar o divinidad. Tanto el uno como el otro nos impulsan, mediante los anhelos espirituales y místicos, a lograr la autorrealización íntima del Ser.

En la cultura nahua, como en otros pueblos, el Sol fue el símbolo del Padre, el eterno principio masculino; la Luna, la madre o el eterno principio femenino divinal, y Venus, el niño símbolo del niño celeste. Tonatiuh el Dios Sol, es la encarnación y expresión del fuego que cae del cielo. Tonatiuh, es la representación de los aspectos divinales y explica en sí mismo la creación de todo lo existente.

Los sabios aztecas o de Anáhuac dieron al creador forma masculina y femenina. Al creador, en su aspecto masculino, lo nombraron Ometecuhtli (ome = dos, tecuhtli = señor), y al principio femenino eterno divinal Omecihuatl (ome=dos, cihuatl = señora). Son el Señor y la Señora de la Dualidad, al respecto el V.M. Samael Aun Weor nos dice: “La cara de Tonatiuh en el calendario azteca es la cara de Ometecuhtli-Omecihuatl, Señor y Señora de la dualidad, Dios de la vida, del amor y de la generación.”

“Está encerrado por dos círculos concéntricos alrededor de los cuales cuatro cuadrados, dentro de otros dos círculos concéntricos (el Absoluto Inmanifestado: Ipalnemohuani), lo contienen todo: las garras felinas de Quetzalcóatl desgarrando corazones humanos, el Sol de viento o 4 Ehecatl, el Sol de fuego o 4 Quiahuitl, el Sol de agua o 4 Atl, el Sol de jaguar o 4 Ocelotl y el Sol de movimiento o 4 Ollin, el Este y el Oeste, el Norte y el Sur, los veinte días del mes, etc.” “Esto explica el porqué de la veneración de los Nahuas por el Sol y el significado dual que entre ellos tenían los números.” (Samael Aun Weor. Magia Cristica Azteca Monografía no. 8)

La corona o Xiuhitzolli de Tonatiuh nos representa al Anciano de los Días, el Kether de la cábala; los tres aspectos de la divinidad: Padre, Hijo y Espíritu Santo, el triángulo lógico de los hebreos.

Cada hombre tiene su rayo particular, que resplandece con toda la potencia de su gloria, en el mundo de los dioses inefables. Ese es el Rayo de la Aurora, el Ser de nuestro Ser. Es el Cristo interno de cada hombre. Es la Corona Sephirotica de los cabalistas, la Corona de la Vida: «Sé fiel hasta la muerte (dice el Bendito), y yo te daré la Corona de la Vida» (Ap. 2: 10).

Encontraremos todos los atributos de la divinidad expresados sabiamente en forma artística por los sabios de Anáhuac como podemos observar en la fecha Dos Caña que se encuentra en su corona, el numeral Dos (los dos círculos) representando al aspecto femenino y masculino de la divinidad.

NOTA DE CONTINUACIÓN: Si es de tu interés continuar leyendo este interesantísimo estudio, puedes entrar en esta liga que es la página oficial del Instituto Cultural Quetzalcóatl de Antropología Psicoanalítica, A.C

La Voz del Árabe agradece a dicho instituto por la creación “única” de tan interesante y educativo estudio de un legado 100% mexicano. Gracias

Instituto Cultural Quetzalcóatl de Antropología Psicoanalítica, A.C.

www.samaelgnosis.net y www.samaelgnosis.org

Material Didáctico de uso interno y exclusivo del Instituto Registro ante derechos de autor -INDAUTOR- con el Número: 03-2007-102514004900-01, con el único objetivo de que nadie se adjudique este trabajo que se ha realizado con cariño, desinterés y esfuerzo por la humanidad y se haga lucro del mismo.

La Voz del Árabe (LVÁ) – MÉXICO – Cd. de México, enero 24 del 2020

 

Las declaraciones y opiniones expresadas en esta publicación sitio web en Internet son exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de La Voz del Árabe.

Leave a Reply

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  Subscribe  
Notify of