TODO PALESTINA, AYER Y HOY…

1.779 visitas

Palestina no solo es un lugar sagrado para las tres religiones monoteístas, también es un país en el cual encuentra cultura, historia y descanso. Es un país de cultura donde los turistas pueden conocer la herencia y folclore palestino visitando varios museos y centros folclóricos.

Bienvenido – Palestina no solo es un lugar sagrado para las tres religiones monoteístas, también es un país en el cual encuentra cultura, historia y descanso.

Es un país de cultura donde los turistas pueden conocer la herencia y folklore palestino visitando varios museos y centros folklóricos. También pueden hospedarse con familias para experimentar el estilo de vida de los palestinos y disfrutar de su conocida hospitalidad.

La larga e interesante historia de Palestina revive cuando usted visita los variados sitios arqueológicos. Por ejemplo, está el antiguo Jericó el más antiguo pueblo del mundo. Están Jerusalén, Hebrón, Nablus y Gaza con sus importantes sitios arqueológicos los cuales dicen de una historia que se remonta a miles de años, sin olvidar Bethlehem y su importancia bíblica como el lugar de nacimiento de Jesucristo.

Finalmente, es un país en el cual se descansa. Los visitantes disfrutan de un hermoso clima durante las estaciones de primavera y verano en la mayoría de las ciudades en el Franja de Gaza y del calor de Jericó en invierno. Además, existen confortables hoteles y muchas facilidades turísticas como tiendas, festivales, bares, restaurantes y cafés.

GEOGRAFÍA DE PALESTINA – LOCALIZACIÓN: Palestina se localiza en la franja oeste del Continente Asiático y en el extremo este del Mar Mediterráneo. Colinda al norte con Líbano y Siria; al oeste con el Mar Mediterráneo; al sur con el Golfo Jordano de Aqaba y la Península Egipcia Sinaí; y al este con el Pinel.

COORDENADAS GEOGRÁFICAS: Cisjordania: 32 00 N, 35 15 E; Gaza: 31 25 N, 34 20 E.

ÁREA: Superficie: 26,323 km2 (=10,162 millas2) Territorios Palestinos: 6,170 km2 Cisjordania: 5,800 km2; 130 km de largo y 40-65 km de ancho La Franja de Gaza 365 km2; 45 km de largo y 5-12 km de ancho (área que se gobierna por sí misma: 210 km2). Área de agua: 272 millas 2 (aproximadamente).

REGIONES: Las 4 principales: La franja de Gaza, la parte norte, central y sur de Cisjordania.

DISTRITOS: Gaza: Gaza Norte, Gaza Centro, Gaza Sur. Cisjordania: Jenin, Tulkarem, Nablus, Jerusalén, Jericó, Ramallah, Belén, y Hebrón. FRONTERAS: Cisjordania y Gaza. TOTAL 404 km 62 km – Israel 307 km Egipto 11 km – Jordania 97 km Israel 51 km

«LA LINEA VERDE”: – 1949 La línea de armisticio entre las áreas bajo control por las fuerzas árabes y judías, posterior al Nakba de 1948.

ÁREAS TOPOGRÁFICAS: Zona Costera (Gaza): planicie costera y dunas (hasta una altura de 40 m, 15-4,3 km de ancho); precipitación pluvial 150-300 mm/anual.

Valle del Jordán: a lo largo del Río Jordán; ca. 400 km2; 200-300 m bajo el nivel del mar; precipitación pluvial 150 mm/anual; planicies fértiles.

Vertiente Este (rumbo al Mar Muerto): 1,500 km2; 800 m bajo el nivel del mar; rocoso semidesértico; precipitación pluvial 250 mm/anual.

Región Montañosa Central: 3,500 km2; hasta 1000 m sobre el nivel del mar; precipitación pluvial de 400-700 mm/anual; colinas de terraplén.

Zona Semi-Costera (oeste-noroeste): 400 km2; 100-300 m sobre el nivel del mar; precipitación pluvial promedio de; 550 mm/anual.

Características Topográficas por Distrito (asl = sobre nivel del mar; bsl = bajo nivel del mar). Elevación Promedio anual

Distrito Mayor, Altura Mínima, Altura, Precipitación pluvial (mm) Belén 900m asl (Beit Jala) 400m bls (área del Mar Muerto) 700 (oeste)- 100 (este).

Jericó 350m asl (frontera noreste) 370m bls (adyacente al Mar Muerto) 166.

Elevación Promedio Anual – Distrito Mayor Altura Mínima Altura Precipitación Pluvial (mm)

Hebrón 1,011m asl (area de Halhul) 100m asl 588
Ramallah 1,022m asl (a Tal A’sur) 24m bls (frontera sudeste) 694
Nablus 918m asl (Jabel’lbal) 349m bls (frontera sudeste) 663
Jenin 750m asl (Jabel Hureish) 90m asl (El Mukhabba) 528
Tulkarem 500m asl 40m asl 641
Jerusalen 880m asl (Colina Radar) 367m bsl (adyacente al Mar Muerto) 584

CLIMA: Mediterráneo caluroso, veranos secos y cortos, humedad, inviernos fríos, variando en promedio la temperatura y lluvia en las alturas a distancia de las cuatro regiones climatológicas. (Llano costero, colinas, valle del Jordán y desierto de Nagab).

GEOLOGIA: Cisjordania: superficie rocosa, siendo éstas, la mayoría, sedimentos marinos, piedra caliza; dolomita y yeso. Debido a que estas piedras son porosas, la mayoría del agua se encuentra en capas rocosas formando un sistema conocido como acuíferas. Franja de Gaza: Planicie costera con dunas desérticas.

RIOS: Jordán (157 millas); Yarmuk (25 millas); Naher; Al-Muqattam (8 millas); Naher Al-Auja (16 millas).

MONTAÑAS (jabal): Montaña Jermac (3,969 pies); Montaña Heidar (3,435 pies); Montaña Asur (3,333 pies); Montaña Adathir (3,301 pies); Montaña Edal (3,084 pies); Monte Gerazim (2,890 pies); Montaña Tabor (1,929 pies). Area de Jerusalen; Monte Nabi Samuel (Monte Joie): 875m; Monte Masharif (Monte Scopus): 825m; Monte de los Olivos (Jabel Al-Zaytun): 820m.

BREVE HISTORIA DE PALESTINA – CRONOLOGÍA DE LA HISTORIA DE PALESTINA – A continuación, encontraremos un resumen cronológico de la historia de Palestina desde tiempos remotos hasta el inicio de la presente ocupación. Esta cronología es una síntesis de la edición de Walid Khalidi de Todo lo que queda. Espero editarlo y difundirlo en un futuro. Hasta entonces, se encuentra en proceso.

ANTES DE CRISTO (a.C.) – Del 600,000 al 10,000 Período paleolítico y mesolítico. Restos de antiguos humanos en el área (encontrados en el Sur del Lago de Tiberiades), fecha cercana del 600,000 a.C. Del 10,000 al 5,000 Período Neolítico. Establecimiento de comunidades agrícolas fijas. Del 5,000 al 3,000 Período Chalcolítico. Instrumentos de cobre y piedra y artefactos de este período fueron encontrados cerca de Jericó, Be’r Sabá y el Mar Muerto. Del 3,000 al 2,000 Anterior a la edad del bronce. Llegada y asentamiento de los cananeos (3,000 a 2,500 a.C.) Cerca del 1,250 La conquista israelí de Canaán.

965 al 928 El Rey Salomón (Suleiman), construcción del templo en Jerusalén. / 928 división del estado de Israel y Judah. / 721 la conquista asiria al reino de Israel. / 586 Judah conquistada por los babilonios bajo Nabucodonozor, deportación de su población hacia Babilonia y la destrucción del templo. / 539 la conquista persa a Babilonia, la autorización a los deportados a regresar y la construcción de un nuevo templo. / 333 Alejandro el Grande conquista Persia y Palestina bajo el gobierno griego. / 323 Alejandro el Grande muere, alternando el gobierno por Tolomeo de Egipto y Seleucids de Siria. / 165 en la revuelta de los Macabeos en contra del Gobernador Seleucid (Antiocus Epifanes) establecen un Estado independiente. / 63 incorporación de Palestina al Imperio Romano.

DESPUES DE CRISTO (d.C.)70 Destrucción del segundo templo por el Emperador Romano Tito. / 132 al 135 2.- Supresión de la revuelta de Bar Kokhba. Los judíos barridos de Jerusalén y el Emperador Adriano construye una ciudad pagana sobre sus ruinas. / 330 al 638 Palestina bajo el gobierno Bizantino, se expande el cristianismo. 638 Omar Al-Khattaab entra a Jerusalén y finaliza el gobierno Bizantino. / 661 al 750 Palestina es administrada por el Califato de los Umayyad desde Damasco y construyen el Domo de la Roca (Abd Al-Malik, 685-705) y Al-Aqsa en su actual forma (Al-Walid, 705-715). / 750 a 1258 Palestina administrada desde Bagdad por el Califa Abbasid. / 969 Palestina administrada por los Fatimistas desde Egipto como rivales de Bagdad. / 1071 Los Saljuqs (originarios de Isfahan) gobiernam Jerusalén y parte de Palestina (oficialmente continúa bajo los Abbasids). / 1099 a 1187 Los Cruzados llegan y establecen el “Reinado Latino de Jerusalén”. / 1187 Salah Al-Diin Al-Ayyoubi (desde Kurdistán) conquistan las Cruzadas en la batalla de Hittin, arrastrándolos hacia Europa y libera Jerusalén. / 1260 los Mamelucos suceden a los Ayyubis, continúa la administración de Palestina desde el Cairo y derrotan a los mongoles en la batalla de Ayn Jaluut al norte de Nazaret. / 1291 los Mamelucos (Khalid bin Qalawuun) conquistan la última Cruzada violentamente en Akka (Acre) y Qisariya. / 1516 a 1917 Palestina es incorporada al Estado Otomano y administrada desde Estambul. / 1832 a 1840 Moh’d Ali Pasha (de Egipto) gobierna Palestina, los Otomanos tomaron el mando. / 1876 a 1877 Primeros Diputados Palestinos desde Jerusalén atiende al Primer Parlamento Otomano. / 1878 primer asentamiento sionista (Petach Tiqva) establecido bajo la orientación de Comunidad Agrícola. / 1882 a 1903 Primera ola de sionistas (25,000 de un trancazo) entran a Palestina inmigrantes ilegales desde el Este de Europa. / 1882 el Barón francés E. de Rothschild empieza a apoyar económicamente a las actividades sionistas en Palestina. / 1887 a 1888 3.- Los Otomanos dividen a Palestina en tres distritos: Jerusalén (sigue a Estambul), Akka (Acre) y Nablus (siguen la administración de Beirut). / 1896 Teodoro Hertzl, un periodista de origen austro-húngaro publica Der Judenstaat (El Estado Judío) defendiendo el establecimiento de un estado judío en Palestina o en otro lugar. / 1896 JCA (Asociación de Colonización Judía) empieza a ayudar a asentamientos judíos en Palestina. / 1897 primer Congreso Sionista en Suiza, lanza el Programa Basilea “llamando por un hogar para el pueblo judío en Palestina” y estableciendo las WZO (Organizaciones Sionistas) para este fin. / 1901 JNF (Fondo Nacional Judío) fundado por el 5° Congreso Sionista para adquirir tierra (en Palestina) y judaizarla. / 1904 a 1914 Segunda ola (un trancazo de cerca de 40,000) inmigrantes sionistas ilegales llegan a Palestina y aumenta el porcentaje a 6% del total de la población judía. / 1909. Primer Kibutz sionista (granja colectiva), establecimiento de Tel Aviv al norte de Yaafa. / 1914. Empieza la Primera Guerra Mundial. …

1895-1917 – 1895 El total de la población era 500,000 de los cuales 47,000 eran judíos poseían 0.5% de la tierra. / 1896. Siguiendo la aparición del antisemitismo en Europa, Teodoro Herzl, el fundador del sionismo intentó encontrar una solución política para el problema en su libro «El Estado Judío». El defendió la creación de un estado judío en Argentina o Palestina entre otros. / 1897 El Primer Congreso Sionista realizado en Suiza, que expidió el Programa de Basilea sobre la colonización de Palestina y el establecimiento de la Organización Sionista Mundial (OSM). / 1904 El Cuarto Congreso Sionista decidió establecer un hogar nacional judío en Argentina. / 1906 El Congreso Sionista decidió que el hogar nacional judío debería ser en Palestina. / 1914 Con el estallido de la Primera Guerra Mundial, Inglaterra prometió la independencia de las tierras árabes bajo el gobierno Otomano, incluyendo Palestina, a cambio del apoyo Arabe contra Turquía que había entrado a la guerra del lado de Alemania. / 1916 Inglaterra y Francia firmaron el Acuerdo Sykes-Picot, habían dividido la región Arabe en zonas de influencia. Líbano y Siria fueron asignadas a Francia, Jordania e Irak a Inglaterra y Palestina sería internacionalizada.

1917 – Lord Balfour, el Secretario de Relaciones Exteriores Británico, envió una carta al líder sionista Lord Rothschild, que más tarde se conoció como «La Declaración Balfour». El citaba que Inglaterra iba a usar sus mejores medios para facilitar el establecimiento en Palestina de un hogar nacional para el pueblo judío. En ese tiempo la población de Palestina eran 700,000, de los cuales 574,000 eran musulmanes, 74,000 eran cristianos y 56,000 eran judíos.

1919 -1967 – 1919 Los Palestinos realizaron su Primer Conferencia y expresaron su oposición a la Declaración Balfour. / 1920 La Conferencia de San Remo garantizó al Mandato de Inglaterra sobre Palestina y dos años después Palestina estuvo efectivamente bajo la administración británica, y Sir Herbert Samuel, un declarado sionista, fue como el Primer Alto Comisionado de Inglaterra en Palestina. / 1922 El Consejo de la Liga de las Naciones expidió el Mandato sobre Palestina. El Mandato fue en favor del establecimiento de un hogar nacional para el pueblo judío. / 1936 Los palestinos realizaron durante seis meses una huelga general en protesta por las continuas confiscaciones de tierra y la inmigración judía. / 1939 El Gobierno británico publicó un nuevo «Papel Blanco» restringiendo la inmigración judía y ofreciendo independencia a Palestina dentro de 10 años. Este fue rechazado por los sionistas, quienes entonces organizaron grupos terroristas y lanzaron una campaña sangrienta contra los británicos y los palestinos. El objetivo era expulsar a ambos fuera de Palestina y allanar el camino para el establecimiento del Estado sionista.

1947. Las Naciones Unidas aprobaron la partición bajo la cual los árabes Palestinos, que sumaban el 70% de la población y poseían el 92% de la tierra, fueron reducidos al 43% del país. (Resolución 181 de la ONU). / 1948 Los británicos forzosamente se retiraron de Palestina en Mayo (14) y los sionistas proclamaron el Estado de Israel sin definir fronteras. Ejércitos árabes se movilizaron en defensa de los Palestinos. / 1949 Un cese al fuego fue finalmente acordado. Los sionistas controlaban el 77% de la tierra Palestina y más de un millón de palestinos fueron obligados a dejar el país. Cisjordania quedó bajo el control de Jordania y la Franja de Gaza bajo control egipcio. / 1964 La Organización para la Liberación de Palestina fue establecida (28/V/64). / 1965. Empezó la Revolución Palestina el 1° de enero. / 1967 Israel lanzó una nueva guerra contra los árabes e invadió Cisjordania y la Franja de Gaza, las Alturas del Golán Sirio y la Península del Sinaí de Egipto (5/VI/67).

1973-1988 – 1973 La guerra de octubre entre Israel y los Estados árabes estalló (6/IX/73 eran Días de Ramadán). / 1974 La Cumbre Arabe en Rabat reconoció a la OLP como la única y legítima representante del pueblo Palestino. La Asamblea General de las Naciones Unidas, reafirmó su compromiso de un Estado independiente y soberano en Palestina y dieron a la OLP el estatus de Observador ante las Naciones Unidas. Yasser Arafat, presidente de la OLP se dirigió a la Asamblea General de las Naciones Unidas (13/XI/74).  / 1978 Egipto e Israel firmaron el Acuerdo de Campo David bajo los auspicios de Estados Unidos. / 1982 Israel invadió Líbano con el objetivo de destruir a la OLP Decenas de miles fueron asesinados y quedaron sin hogar como resultado de la invasión que culminó en las masacres de Sabra y Shatila. / 1983 Las Naciones Unidas llamaron por la conveniencia de una Conferencia de Paz con la participación de la OLP en pie de igualdad con las otras delegaciones como el legítimo representante del pueblo Palestino. / 1987 La XVIII Sesión del Consejo Nacional Palestino (CNP) apoyó lo conveniente de una Conferencia de Paz auspiciada por la ONU. En diciembre (8/XII/87) empezó la Intifada en los Territorios Palestinos Ocupados. / 1988 Abu Jihad, líder palestino, fue asesinado en su casa en Túnez el 16 de abril por el Mossad israelí.

31 DE JULIO – Desligamiento Jordano Jurídico-Administrativo. El Rey Hussein de Jordania dice que ya no está considerando a Cisjordania como parte de su Reino.

15 DE NOVIEMBRE – El Consejo Nacional Palestino reunido en Argelia declaró el Estado de Palestina como parte del Plan de Partición de la ONU en su Resolución 181.

9 DE DICIEMBRE – El Sub Secretario de Relaciones Exteriores británico William Waldegrave se encontró con Bassam Abu Sharif, consejero del presidente Arafat, elevándose así las relaciones con la OLP En seguida de la negativa del Gobierno de Estados Unidos a darle visa al presidente Arafat para entrar en ese país, la Asamblea General realizó una Sesión Especial sobre la Cuestión de Palestina en Ginebra. Comenzó el diálogo Estados Unidos/OLP

1989-1996 – 1989 28 de junio: la Comunidad Económica Europea, en una Conferencia en Madrid, expidió una nueva Declaración llamando por que la OLP esté involucrada en las negociaciones de Paz.

3 de agosto: Al-Fatah, la principal corriente de la OLP, en su Quinta Conferencia secundó la estrategia adoptada por el Consejo Nacional Palestino en Argelia en noviembre de 1988. / 1990 20 de mayo: siete trabajadores palestinos fueron masacrados en la Franja de Gaza por un francotirador israelí cerca de Tel Aviv. Yasser Arafat se dirigió al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas en Ginebra después de la masacre y llamó por el despliegue de fuerzas de Emergencia de la ONU para ofrecer protección internacional al pueblo palestino para salvaguardar sus vidas, así como las propiedades y lugares sagrados. Estados Unidos vetó una moción del Consejo de Seguridad en que llamaba a enviar una Misión a verificar los hechos en el área. Al final de la huelga de hambre, en los Territorios Palestinos Ocupados disidieron boicotear a Estados Unidos. La Cumbre Arabe en Bagdad pidió un fuerte apoyo a la Intifada Palestina y enérgicamente denunció los asentamientos de judíos soviéticos en los Territorios Palestinos Ocupados.

20 de junio: Estados Unidos suspendió el diálogo con la OLP después la OLP rechazó y denunció una operación militar en el Mar por el Frente Palestino de Liberación. / 26 de junio: la Comunidad Económica Europea en Dublín expidió una nueva Declaración sobre el Medio Oriente que condena las violaciones de los derechos humanos y los asentamientos de judíos soviéticos en los Territorios Palestinos Ocupados. También duplicó la ayuda económica programada para los mismos Territorios Palestinos Ocupados. / 2 de agosto: inicia la crisis del Golfo. / 20 de diciembre: el Consejo de Seguridad de la ONU adoptó la Resolución 681.

1991 – 16 de enero: estalla la Guerra del Golfo. / 17 de febrero: acuerdo de un cese al fuego en la Guerra del Golfo. / 23 de septiembre: el Consejo Nacional Palestino reunido en Argelia preparó el camino de la Delegación Palestina que participará en la Conferencia de Paz para Medio Oriente. / 30 de octubre: se realiza en Madrid la Conferencia de Paz para Medio Oriente. / 3 de diciembre: las reuniones bilaterales entre Israel y Palestinos, sirios, jordanos y libaneses iniciaron en Washington.

1992 – 23 de junio: el Partido Laborista Israelí gana las elecciones y forma una coalición en el Gobierno. / 24 de agosto: se realiza la sexta sesión de reuniones bilaterales, en Washington.

1993 – 9-10 de septiembre: mutuo reconocimiento de la O. L.P. e Israel. / 13 de septiembre: Declaración de Principios de Palestinos e israelíes.

1994 – 4 de mayo: Acuerdo sobre la Franja de Gaza y Jericó firmado en el Cairo. / 29 de agosto: Acuerdo de Transferencia de Poderes.

1995 – 28 de septiembre: Palestinos e israelíes ultiman Acuerdo firmado en Washington

1996 – Enero: elecciones en Palestina.

Soldados israelíes se retiran de la mayoría de los sitios de Cisjordania, pero Hebrón sigue controlado por los soldados israelíes.

1997 – Enero: Firma de Acuerdo sobre el Retiro de Hebrón. / Febrero: liberación de mujeres prisioneras. / Marzo: inicia la construcción de nuevos asentamientos israelíes en Jabal Abu Ghneim (Har Homa). / Marzo: Cese del cumplimiento de los Acuerdos de Paz porque siguen los asentamientos y continúan los policías del Gobierno de Netanyahu.

PALESTINA HOY – LA HISTORIA DE PALESTINA HECHOS ACERCA DE LOS PALESTINOS – Localizada dentro de una ruta geográfica importante entre tres continentes, África, Europa y Asia, Palestina siempre estado sujeta a la ocupación y dominación extranjera. Por 400 años, hasta fines de la Primera Guerra Mundial, el Imperio Otomano dominaba la región. A la desintegración del Imperio, las potencias europeas tallaron el Medio Oriente, en “esferas de influencia”. los ingleses recibieron el mandato de la Liga de las Naciones para gobernar Palestina.

SEMILLAS DE CONFLICTO – Pero hasta antes de la Primera Guerra Mundial el movimiento Sionista, iniciado a fines del siglo XIX, como reacción al antisemitismo europeo, se establecieron en Palestina como el lugar para construir el Estado Judío. Creyendo que los judíos constituyen una sola nacionalidad, los Sionistas abogan por la fundación de un estado como una medida física de expresión del nacionalismo judío y como un lugar de refugio para el mundo judío, de la opresión y la violencia.

En contradicción a las promesas hechas por los ingleses a los árabes y judíos durante la guerra, así como el estímulo a la emigración en masa a Palestina, sembró las semillas del conflicto entre Palestinos Árabes y Sionistas judíos.

Para los árabes, en 1916, los ingleses prometieron independencia, a cambio de su apoyo en la guerra contra Alemania y el debilitamiento del Imperio Otomano. Para los líderes del movimiento Sionista, en 1917, la Declaración Balfour, prometieron el “contemplar a favor” el establecimiento de un “hogar nacional” para el pueblo judío en Palestina.

A estas alturas, en 1920, 90% de la población Palestina era Arabe, ambos cristianos y musulmanes. A pesar de estar dominados por los no-árabes Seljuk y Otomanes Turcos desde el siglo XIII, los árabes han vivido en Palestina por un período mayor de mil años. Otros grupos de los cuáles descendían los Palestinos – los Canaanitas -por ejemplo- que habían estado habitando el país desde tiempos Bíblicos.

Gradualmente, la población predominantemente rural Palestina se hizo consciente de la amenaza a sus aspiraciones nacionales de crecimiento propuesto por los programas económicos y políticos Sionistas. La Partición de Palestina.

Conforme fueron escalando las tensiones entre los dos grupos, varias comisiones internacionales propusieron diferentes métodos para resolver la situación. Finalmente, el 29 de noviembre de 1947, las recientemente, constituidas Naciones Unidas votaron en favor de la partición de Palestina. En aquel tiempo cuando los judíos eran solo 1/3 de la población y poseían únicamente, 7% de la tierra, el estado judío se le repartió más del 55% de las 10.000 millas cuadradas de territorio Palestino.

La reacción de los países de alrededor no se hizo esperar fue inmediata, negativa y violenta. Pero los Sionistas estaban bastante mejor preparados, en los dos aspectos militar y político, que los estados vecinos árabes y mucho más de los campesinos Palestinos.

Noticias de dichas acciones como la del 9 de abril, la masacre de la aldea de Deir Yassin, en el camino a Jerusalén, en el cual las fuerzas irregulares Sionistas mataron a 254 habitantes- todo lo que pudieron encontrar- aterrorizar a los residentes de otras aldeas y poblaciones. Aún antes de la declaración del Estado de Israel, el 15 de mayo de 1948, más de 200.000 Palestinos huyeron de sus casas y tierra por temor de sus vidas. Para fines de 1948, más de 840.000 Palestinos habían huido a Cisjordania, la Franja de Gaza, Jordania, Líbano, Siria y a otros estados árabes. Dejaron detrás 380 aldeas; todas siendo destruidas por el nuevo estado israelí.

En 1967, cuando Israel ocupó Cisjordania, la Franja de Gaza, las Alturas del Golán (confiscadas de Siria), y el Sinaí (Egipto), más de 350.000 Palestinos fueron forzados a salir de Cisjordania. Más de la mitad de ellos se convirtieron en refugiados una segunda vez, habiendo sido desplegados en 1948.

Hoy, después de 40 años de la creación de Israel, la población Palestina ha crecido de aproximadamente 1.4 millones a más de 5 millones. Dos millones de Palestinos han sido oficialmente registrados en la Agencia de Ayuda y Trabajo de Naciones Unidas (UNRWA) como refugiados. De ellos, tres cuartos de millón actualmente, viven en los campos de refugiados, donde la UNRWA lucha para proporcionar comida, casa, ropa, educación y cuidado médico bajo condiciones atestadas y altamente insalubres.

LA ORGANIZACIÓN DE LIBERACIÓN PALESTINA – Frente al desposeimiento, de la ocupación o el exilio, los Palestinos han perseverado en el apego a su tierra, a su cultura y a su identidad nacional. Jugando un papel crítico en la aserción de esa identidad, está la Organización de Liberación Palestina (OLP). Formalmente, fundado por la Liga de Estados árabes en 1964, las organizaciones de liberación Palestina pronto tomaron el poder de la organización (tal como Fateh, el frente Democrático para la Liberación de Palestina y el Frente Popular para la Liberación de Palestina) que se han desenvuelto durante 1950 y 1960.

La OLP es en estructura una coalición de organizaciones de varios grupos – trabajadores, mujeres, estudiantes – y los movimientos de liberación, cada uno de los cuales tiene ambas, alas política y militar. Representa para los Palestinos y en la comunidad internacional, la entidad política Palestina, el “hogar” de los Palestinos, el marco de su unificación y representación.

Al mismo tiempo, bajo la guía del Consejo Nacional Palestino (en efecto, el Parlamento Palestino), la OLP opera hospitales, fábricas, escuelas y muchas otras dependencias de seguro social. No opera, sin embargo, abiertamente en el Israel ocupado Cisjordania y la Franja de Gaza, donde las autoridades de ocupación retienen afiliación con o apoyo de la OLP para ser ilegal.

LA VIDA BAJO LA OCUPACIÓN Dentro de Cisjordania y la Franja de Gaza – y a pesar de más de 20 años de ocupación israelí – innumerables instituciones dando servicios a la comunidad Palestina ha crecido. Entre las más notorias están las universidades de “Bir Zeit, Belén, Al Najah, Jerusalén, Hebrón y la Universidad Islámica de Gaza. Todas estas incorporadas como universidades después de 1967, para servir a los estudiantes Palestinos que temían el exilio permanente, si continuaban sus estudios en otros países árabes o en el extranjero. Negando acceso libre a material educacional y libros, frecuentemente previniendo el mantenimiento o expandiendo sus facilidades físicas y constantemente enfrentando la amenaza de cierre, estas universidades continúan su misión de impartir educación calificada bajo circunstancias extremadamente difíciles.

El seguro social también ha sufrido bajo la ocupación. Tres de doce edificios gubernamentales hospitalarios han sido confiscados por el gobierno israelí y muchas facilidades privadas – ambos, hospitales y clínicas – las han cerrado desde 1967. Camas de hospital disponibles para una población de mil habitantes únicamente, 1.8 en Cisjordania y la Franja de Gaza, comparada con el 6.9 por mil habitantes en Israel. En años recientes, el presupuesto de salud per cápita para los territorios ocupados Palestinos ha promediado sólo un 20% de la aldea de Israel. La mortandad infantil continúa muy alta: en algunas aldeas llega al 70 por mil.

La ocupación ha significado también, desposeimiento, encarcelamiento y hasta exilio para miles de Palestinos. Desde 1967, el gobierno israelí ha expropiado por lo menos, 53% del terreno de Cisjordania y más de 1/3 de la Franja de Gaza, permitiendo así la instalación de cerca de 150 colonias israelíes y más de 70.000 colonos. Incluyendo la destrucción de ocho aldeas y partes de los campos de refugiados de Gaza, más de 20.000 casas han sido destruidas. Por lo menos 2,000 Palestinos han sido expulsados, la mayoría líderes de sus comunidades – doctores, abogados, periodistas, líderes del gremio laboral y religioso, alcaldes, directores de colegios y maestros. Para 1985, un 20% estimado de la población Palestina – más de 200.000 personas- han pasado por las cárceles israelíes y centros de detención.

La Intifada – Mientras la inmutabilidad (sumud en Arabe) frente a la ocupación ha sido una marca de contraste de la resistencia Palestina, fue transformado en diciembre de 1987. Después de un incidente en el cuál cuatro Palestinos murieron a manos de soldados israelíes, la Franja de Gaza y Cisjordania estallaron en manifestaciones en contra de la ocupación. Esto no fue nada nuevo – pero, cuando después de una semana, después de dos semanas, las manifestaciones no habían cesado, las autoridades empezaron a alarmarse y el mundo empezó a tomar nota.

Los Palestinos estaban instituyendo su levantamiento, que se ha conocido como la Intifada. Un grupo – cuyos miembros aún no han sido públicamente identificados, pero que reconoce a la OLP, como el representante político de los Palestinos-empezó expidiendo boletines sugiriendo acciones masivas (un boicot, levantar las banderas Palestinas, manifestaciones a la hora autorizada), que el pueblo aceptaba contento de llevar a cabo, en miles.

Las autoridades de ocupación israelíes, también trataron de poner en orden de batalla diversas tácticas, – tirando a matar, usando balas de goma, rompiendo brazos y piernas, expulsando gas lacrimógeno en casa y mezquitas, inaugurando nuevos campamentos en el desierto, de prisioneros, deportando activistas académicos y de sindicatos-en atentados para suspender el movimiento incontrolable y disciplinado del pueblo, que en un momento histórico descartó el miedo.

La osadía tuvo que pagarse a un precio alto. En el primer año de manifestaciones, huelgas y boicots, por lo menos 432 Palestinos murieron, por balas, gas lacrimosamente, azotes y apedreados por los militares y colonos israelíes. Más de 30,000 Palestinos fueron encarcelados, siendo por lo menos 5,000 de ellos acusados bajo “detención administrativa” (sin cargos). Más de 500 hogares fueron demolidos o clausurados y por lo menos, 100,000 olivos destruidos.

La Posición Americana – La reacción internacional a la supresión israelí de la Intifada, fue severa. Aún el aliado más fuerte, Estados Unidos, públicamente criticó la brutalidad y la ilegalidad de los métodos usados por el gobierno israelí (en el caso de la demolición de casas y expulsiones). Conjuntamente, a la crítica por parte de la administración estadounidense, llegó la anuencia del congreso de EEUU para la ayuda a Israel, rehusando el apoyo a la mayoría de las resoluciones de Naciones Unidas condenando a Israel y ofreciendo interpretaciones optimistas de las declaraciones israelíes valorando la paz.

La ayuda económica y militar de Estados Unidos a Israel (desde 1985, toda en concesiones, no en préstamos) en relación a sus cuentas fue de más del 20% del total de ayuda hacia el extranjero. En 1986, la ayuda a Israel igualó los $700. por persona por año, mientras que el ingreso per cápita en Israel es de $5,000. La ayuda a Egipto, mientras que el ingreso per cápita es de $700, totalizó a $50. por persona; y la ayuda a otros países africanos, con más de 460 millones de población, era sólo de $2.13 por persona. En 1988, la ayuda extranjera designada a Israel totalizó más de $3 billones.

Y, a diferencia de otros países recibiendo ayuda de Estados Unidos, a Israel no se le solicita el dar cuenta de los gastos con detalle.

Ni el gobierno de los Estados Unidos ha buscado una igualdad en la política israelí a un nivel proporcionado con la ayuda que da. por ejemplo, el gobierno de Estados Unidos se ha opuesto firmemente a la política de colonización israelí (ilegal bajo la ley internacional) en Cisjordania y la Franja de Gaza, pero nunca ha tomado alguna política de acción concreta para detener la rápida y creciente expropiación y confiscación de territorio palestino.

PAZ Y UN ESTADO – EL PLAN PALESTINO – Son ellos mismos, los Palestinos, que bajo la ocupación y en su exilio, están demostrando su habilidad para defenderse, defender su territorio y dirigirse hacia el establecimiento de un Estado independiente en el cuál escogerían su propio gobierno. La Intifada ha mostrado al mundo la determinación Palestina de liberarse de la ocupación. La declaración de un Estado Palestino por la Organización de Liberación Palestina en noviembre de 1988 y la iniciativa de paz que la acompaña muestra la forma en que los Palestinos visualizan el movimiento hacia sus metas.

La iniciativa de paz cuenta con tres propuestas esenciales: una conferencia internacional; una supervisión temporal por parte de Naciones Unidas en Territorio Palestino ocupado durante el retiro de las fuerzas de ocupación israelíes, y un acuerdo justo en base a las Resoluciones de Naciones Unidas, 242 y 338 y a los derechos inalienables de autodeterminación de los Palestinos, garantizando a las partes en conflicto, el derecho a vivir en paz y seguridad.

Al presentar la propuesta de paz a la Asamblea General de Naciones Unidas convenida en Ginebra el 13 de diciembre de 1988, el presidente de la OLP, Yasser Arafat, se dirigió a los ciudadanos del mundo y al pueblo Palestino. Luego lo hizo hacia el pueblo de Israel diciendo:

“Vengan, hagamos la paz, lejos del miedo y la intimidación, lejos del espectro de las guerras que han encolerizado continuamente, lejos de la amenaza de guerras por venir, para las cuales el único energético podría ser los cuerpecitos de nuestros hijos y los suyos. Vengan, hagamos la paz. Hagamos la paz de los valientes, lejos de la arrogancia del poder y las armas de destrucción, lejos de la ocupación, opresión, humillación, asesinato y tortura…”

Paz para los Palestinos sigue siendo un sueño, pero no están durmiendo. Diariamente, el pueblo y sus líderes están tomando las medidas necesarias para realizar su sueño.

JERUSALÉN – por Henry Cattan. / Jerusalén es única entre todas las ciudades del mundo por su asociación con las tres grandes religiones. Es la herencia espiritual y religiosa para la mitad de la humanidad, sagrada para unos mil millones de cristianos, sagrada para casi un número semejante de musulmanes y sagrada para catorce millones de judíos.

Por su profundo significado religioso, Jerusalén ha sido el escenario de muchos eventos dramáticos y la causa de muchas guerras durante los treinta y ocho siglos de existencia. Ella sufrió veinte asedios, cambió de manos veinticinco veces, fue destruida diecisiete veces, y sus habitantes fueron masacrados en varias ocasiones.

Jerusalén fue fundada por los Cananeos en el siglo XVIII A.C. y fue habitada por los Jebuseos, un subgrupo Cananeo. Ella continuó siendo ciudad Cananea por 800 años. Al rededor del año 1,000 A.C. fue capturada por David quién se proclamó rey de los israelíes y fundó el Reino de Judea.

Los Cananeos son los más antiguos habitantes de Palestina y son concebidos por haberse establecido en este país cerca de 3,000 años A.C., los Cananeos y los Philistines son los progenitores de los Palestinos de hoy (1). Los Cananeos dieron a Palestina su nombre bíblico de “la tierra de Canaán” y los Philistines le dieron a ella su nombre Palestina.

Además de los Cananeos y los Philistines, tiene un tercer pueblo cuya historia estuvo enlazada con Palestina: el Israelita, distinto de los Cananeos, ellos no eran indígenas de Palestina, pero llegaron al país cerca del año 1,200 A.C. después de su largo éxodo de Egipto. Estos no masacraron a los Cananeos, ni tampoco los desalojaron de sus tierras y ciudades, pudieron coexistir juntos. El Profesor Martin North observa que los israelítas no hicieron espacio para sí por la conquista o por la destrucción de las ciudades Cananeas.

Ellos se establecieron en regiones no ocupadas y no desplazaron a los habitantes originales (2). Por cerca de doscientos años los Israelitas vivieron como las Doce Tribus de Israel y fueron gobernados por los Patriarcas.

Es importante no confundir a los Israelitas Bíblicos con los israelíes de hoy. Los judíos quienes, bajo el impulso Sionista, emigraron hacia Palestina durante la última parte del Siglo XIX y el mandato británico o después del establecimiento del Estado de Israel no son los descendientes de los Israelitas Bíblicos. Los historiadores judíos confirman que los judíos de origen palestino constituyen una pequeña minoría y que los que vinieron para Palestina en nuestros tiempos son convertidos al judaísmo de diversas razas y regiones del mundo y no poseen lazos raciales con los Israelitas (3).

No es posible, ni tampoco de mucha pertinencia a tratar en esta introducción con la historia turbulenta y variada de los Israelitas durante el milenio que precedió nuestra era que comenzó en el año 1,000 a.C. con la captura de Jerusalén y el establecimiento del Reino de Judea, vió su destrucción 73 años más tarde y testimonió las sucesivas conquistas de Palestina por los Babilonios, los persas, los griegos y los Romanos. La presencia de los Israelitas en Palestina llegó finalmente a su fin con su deportación por los Romanos siguiendo sus revueltas en 66-70 y 132-135 de nuestra era. El Templo y Jerusalén fueron destruidos y los judíos fueron asesinados o expulsados y se dispersaron en los cuatro rincones del mundo. Cuando la nueva ciudad de Jerusalén fue reconstruida por el Emperador Romano Hadrian (Adriano) después de 135 de nuestra era, se le dió el nombre de Aelia Capitolina y se expidió un decreto que prohibió bajo la pena de muerte la presencia de los judíos en la ciudad. Pero a pesar de haber abrogado la prohibición, muy pocos judíos vivían en Jerusalén. En 1267 un Rabino español, Moise Ben Nahman, encontró dos judíos en Jerusalén (4).

Durante los siguientes siglos ya había un número pequeño de judíos en Palestina. Como consecuencia de la persecución de los judíos en Europa Occidental y su expulsión de España (1492) y Portugal (1496), algunos de ellos buscaron refugio en Palestina y en otros países Mediterráneos. Por eso algunos judíos llegaron a vivir en Jerusalén. De acuerdo con Rappoport, ya había 70 familias judías en Jerusalén en 1,488, 200 familias en 1945 y 1,500 familias en 1521 (5).

Luego de los siguientes Pogroms rusos de 1881-1882, un número de judíos emigraron a Palestina y se establecieron en Tiberias, Safad y Jerusalén. En el final de la Primera Guerra Mundial, en 1917, la población judía de Jerusalén constaba de 30,000 (6).

Viendo en perspectiva a los Sucesivos Gobiernos de Jerusalén, observamos que la ciudad fue gobernada por los Cananeos durante 1,800 años; por los Israelitas del año 1,000 a.C. al año 587 d.C. , cerca de 400 años; por los paganos (Babilonios, Persas, Macedonios, Romanos) -a excepción del periodo de la revuelta de los Maccabeos- durante nueve siglos; 324 a 614, 628 a 638, 1099 hasta 1187 y 1229 a 1239 durante 4 siglos; por los Musulmanes (árabes y turcos) desde 638-1099, 1187-1229 y 1239-1917 por casi doce siglos.

Si examinamos como los Palestinos pasaron durante todas esas vicisitudes encontramos que ellos sobrevivieron a todas ellas hasta 1948. Ellos vivieron en Jerusalén desde su fundación por sus progenitores. Se quedaron en ella durante sucesivas invasiones y sobrevivieron muchas masacres.

Debe observarse que la Conquista Musulmana de Jerusalén en el Siglo VII no provocó cambio demográfico y Colonización por parte de los Conquistadores. Esta última Conquista fue de un número reducido y ellos estuvieron interesados solamente en establecer su dominio y su religión sobre la Población Conquistada. Los árabes son un Pueblo Pre-Islámico que vivía en varias regiones del Medio Oriente, incluyendo Palestina, antes de la llegada del cristianismo y el islam.

Ellos poseían la misma lengua, hábitos y costumbres, aunque pertenecieran a diferentes religiones. En el tiempo de la Conquista Musulmana, los habitantes de Jerusalén tanto como del resto de Palestina eran todos cristianos, o más precisamente árabes cristianos. Después de la Conquista, algunos fueron convertidos al islam, otros conservaron su fe hasta hoy.

Igualmente, la transición del Gobierno árabe al turco en 1517 no hubo cambio demográfico, a excepción de un cambio de administración. Los turcos no Colonizaron Jerusalén o cualquier parte de Palestina y la población continuó básicamente árabe. La Conquista Turca entonces no alteró el carácter de Jerusalén que se volvió totalmente árabe después de la deportación de los judíos de Jerusalén por los Romanos con una predominación de los árabes cristianos hasta el siglo VII. Y de ahí en adelante con una predominación por los árabes musulmanes. El carácter árabe de Jerusalén continuó durante 1,800 años hasta el fin de la Primera Guerra Mundial y su ocupación por el Ejército Británico en 1917.

El carácter Arabe de Jerusalén de cualquier manera, empezó a cambiar durante el mandato británico que se le otorgó en 1922 a Gran Bretaña por la Liga de las Naciones para administrar a Palestina, después de su separación de Turquía al final de la Primera Guerra Mundial. El mandato fue concebido por el Artículo 22 del Convenio de la Liga de las Naciones para el bienestar y desarrollo de ciertas naciones, incluido el Pueblo de Palestina; y fue con el propósito de asistirlos y conducirlos a la completa independencia. Como resultado de los esfuerzos Sionistas, de cualquier modo, la promesa hecha por el Gobierno Británico a los Judíos Sionistas el 2 de noviembre de 1917 para el establecimiento de un hogar nacional judío en Palestina -que es conocida la Declaración Balfour- fue incorporada como otro objetivo del mandato. En apoyo de tal meta éste proporcionó medidas necesarias para la inmigración judía a Palestina. Esto se hizo contra la voluntad y deseos de los habitantes originales de Palestina. Como el resto de Palestina, la demografía de Jerusalén se alteró por la masiva inmigración que el Gobierno Británico forzó contra la voluntad y a pesar de las protestas de los habitantes originales. Entre 1917 y 1948 cuando el mandato llegó a su fin el número de judíos se triplicó, subiendo de 30,000 a 100,000.

En 1947 un importante desarrollo ocurrió. Infestado por las demandas judías para la abrogación de las restricciones que fueron impuestas por la Carta Blanca del Gobierno Británico en 1939 (Informe Oficial) que limitó la inmigración judía para 75,000 personas durante 5 años y ofreció la concesión a Palestina de su independencia después de 10 años, y agotado por los ataques terroristas Sionistas, el Gobierno Británico dirigió a las Naciones Unidas la Cuestión del futuro Gobierno de Palestina.

La Asamblea General de la ONU consideró la Cuestión de Palestina en dos Sesiones en 1947, una resolución que fue patrocinada por el Gobierno de los Estados Unidos Americanos y su adopción influenciada grandemente por el presidente Harry Truman. Esta resolución llamó a la terminación del mandato británico, la Partición de Palestina en dos estados, uno Arabe y otro judío y el establecimiento de Jerusalén y sus entornos, incluyendo Belén y Betania, como “Corpus Separatum” (Cuerpo Separado), que se colocaría bajo un régimen especial internacional y sería administrado por un “Trusteeship Council” (Consejo Fideicomiso) en nombre de la ONU.

El 14 de mayo de 1948 los judíos proclamaron el Estado de Israel substancialmente bajo la resolución de la Partición de las Naciones Unidas. Pero, en realidad, el Estado que emergió no respetó la cláusula de la resolución geográficamente y en otras cosas, y durante la guerra que surgió entre Israel y los Estados árabes, Israel asedió Jerusalén Moderna como también el 80% del territorio de Palestina, incluyendo la mayoría del área señalada para el establecimiento del Estado Arabe, también desalojó a todos los habitantes árabes de Jerusalén Moderna y la mayoría de los habitantes árabes de Palestina.

DERECHOS HUMANOS – DERECHOS INALIENABLES DEL PUEBLO PALESTINO.

  • El derecho a la autodeterminación sin injerencia externa.
  • El derecho a la independencia y soberanía nacional.
  • El derecho a establecer su propio Estado Soberano e Independiente en Palestina.
  • El derecho de estar representado como una de las partes principales en el establecimiento de una paz justa y duradera. -El derecho inalienable de regresar a sus hogares y a sus propiedades de las que han sido desalojados y desarraigados.
  • El derecho a la soberanía y control permanente sobre sus recursos naturales.

-El derecho a plena compensación por los daños humanos y a sus recursos naturales.

LOS PALESTINOS TIENEN EL DERECHO A UTILIZAR TODOS LOS MEDIOS DISPONIBLES PARA RECUPERAR SUS DERECHOS INALIENABLES – Se reconoce el derecho del pueblo Palestino a recuperar sus derechos por todos los medios de conformidad con los propósitos y principios de la Carta de Naciones Unidas.

LA OLP ES LA ÚNICA Y LEGITIMA REPRESENTANTE DEL PUEBLO PALESTINO – “Invita a la Organización de Liberación Palestina a participar en las reuniones y en los trabajos de todas las conferencias internacionales convocadas bajo los auspicios de la Asamblea General en calidad de observador”.

LOS DERECHOS INALIENABLES DEL PUEBLO PALESTINO – El derecho a la autodeterminación sin interferencia externa. -El derecho de independencia y soberanía nacional. -El derecho de establecer su propio estado soberano e independiente en Palestina. -El derecho de estar representado como una de las partes principales en el establecimiento de una paz justa y duradera. -El derecho inalienable de regresar a sus hogares y propiedades, de los cuales han sido desalojados y desarraigados. -El derecho de soberanía y control permanentes sobre sus recursos naturales. -El derecho a una plena compensación por los daños causados a sus recursos naturales y humanos.

LA ONU CONDENA A ISRAEL POR LAS PRACTICAS QUE AFECTAN LOS DERECHOS HUMANOS – Por sumarse la parte de dos territorios ocupados;

Por el establecimiento de asentamientos israelíes en los territorios ocupados y la transferencia de sus habitantes árabes de los territorios ocupados y el negarles sus derechos de regresar.

El confiscar y la expropiación de propiedades árabes en los territorios ocupados. / La destrucción y demolición de casas árabes. / Los arrestos en masa, detenciones administrativas y el mal trato dado al pueblo árabe. / El mal trato a los prisioneros. / El pillaje de propiedades arqueológicas y cultural.

La interferencia en la libertad religiosa y sus ceremonias, particularmente, demostrada recientemente, en Al-Khalil, así como en los derechos familiares y de las costumbres. / A la explotación ilegal de los recursos naturales y de la población árabe de los Territorios Ocupados. / Reafirma que todas las medidas tomadas por Israel para cambiar el carácter físico, la composición demográfica, la estructura institucional, incluyendo Jerusalén, son nulas.

EL DERECHO DEL PUEBLO PALESTINO A LA LUCHA – Se reconoce que el pueblo palestino es una de las partes principales en el establecimiento de una paz justa y duradera en Medio Oriente.

Se reconoce el derecho del pueblo Palestino para recuperar sus derechos por todos los medios de conformidad con los principios de la Carta de las Naciones Unidas. / Convoca a todos los países y Organizaciones Internacionales para dar su apoyo al pueblo Palestino en su lucha para el restablecimiento de sus derechos, de conformidad con la Carta.

A LA OLP EN LAS NACIONES UNIDAS COMO MIEMBRO OBSERVADOR – Invita a la Organización de Liberación Palestina a participar en las reuniones y los trabajos de todas las Conferencias Internacionales, convocadas bajo los auspicios de la Asamblea General, en calidad de observadora.

Considera que la Organización de Liberación de Palestina tiene el derecho de participar como observadora en las reuniones y en los trabajos de todas las Conferencias Internacionales convocadas bajo los auspicios de otros Organismos de las Naciones Unidas.

CONDICIÓN DE OBSERVADOR DE LA ORGANIZACIÓN DE LIBERACIÓN DE PALESTINA – Convoca a que se invite a la Organización de Liberación Palestina, representante del pueblo Palestino, a participar en todos los esfuerzos, deliberaciones y conferencias sobre el Medio Oriente, que se realicen bajo los auspicios de las Naciones Unidas, en pie de igualdad con los demás participantes, con base en la Resolución 3236 (XXIX).

CREACIÓN DEL DÍA DE SOLIDARIDAD CON EL PUEBLO PALESTINO – Reconocemos la necesidad de dar la máxima difusión posible a la información sobre los Derechos Inalienables del pueblo Palestino y sobre los esfuerzos de las Naciones Unidas en promover el éxito de tales retos.

Solicitar al Secretario General que se establezca dentro de la Secretaría de Naciones Unidas una dependencia especial de los Derechos de los Palestinos que se encargará de: Preparar con la orientación del Comité para el Ejercicio de los Derechos Inalienables del pueblo Palestino relacionados con: / Los Derechos Inalienables del pueblo Palestino. / Las actividades del Comité y otros Organismos de las Naciones Unidas, a fin de promover el éxito de estos derechos. / Organizar en consulta con el Comité a partir de 1978, el festejo anual el 29 de noviembre como el Día Internacional de Solidaridad con el Pueblo Palestino.

SIONISMO COMO FORMA DE RACISMO – Recordando la Resolución 1904 (XVIII), del 20/XI/63, en la cual se proclamó la declaración de Naciones Unidas sobre la eliminación de todas las formas de discriminación racial, y en particular su afirmación de que “Toda doctrina de diferenciación o superioridad racial es científicamente falsa, moralmente condenable, socialmente injusta y peligrosa” y la expresión de su preocupación por las “Manifestaciones de Discriminación Racial que todavía existen en el mundo, algunas de las cuales, son impuestas por determinados gobiernos, mediante disposiciones legislativas, administrativas o de otra índole”.

LLAMADO DEL PUEBLO PALESTINO POR EL 50° ANIVERSARIO DE LA CATASTROFE PALESTINA «AL-NAKBA». La catástrofe que ocurrió al pueblo palestino en 1948 cuando las bandas sionistas masacraron hombres, mujeres y niños inocentes, saquearon sus casas, y destruyeron sus poblados y ciudades. Así la creación del Estado de Israel encima de usurpar la tierra Palestina condujo a una doble injusticia de despojo, el exilio de la mayoría del pueblo palestino y la pena del resto bajo ocupación).

Nosotros, los vástagos de los palestinos de esta tierra sagrada, defensores de los valores universales, buscadores de la paz y la libertad, los herederos vivos del sufrimiento y resistencia y la dignidad humana frente a la adversidad, víctimas durante medio siglo, de una noche perpetua de ocupación y dispersión:

Declaramos en nuestra presencia resonante, en el tiempo y espacio, a pesar de todas las tentativas de arrancarnos de la tierra donde nosotros fuimos los pioneros de su nombre. No surgimos de la noche del mito o la leyenda, nacimos en la primitiva luz del día de la historia, en esta tierra que dio nacimiento a la mayoría de las antiguas civilizaciones. En esta tierra, la humanidad encontró su camino para construir su primera casa, plantar su primer grano de trigo y crear su primer alfabeto. De las montañas de Jerusalén, los primeros orantes elevaron su voz de gratitud al creador. Nuestra tierra, modesta en superficie hospedó vastas culturas y civilizaciones, tanto en conflicto como en armonía, en nuestra propia cultura, emergiendo de la plenitud de esta herencia, diversa y rica. Nuestra historia empezó con la historia de la humanidad. Nuestra historia árabe empezó con la historia de los árabes. La conciencia de nuestra historia nacional empezó con nuestra resistencia a la conquista y codicia que acosa nuestra tierra.

Hoy, al enfrentar medio siglo de Nakba (catástrofe) y resistencia, tristes con la tragedia continua de nuestro pasado reciente, lanzamos nuestras miradas hacia el futuro que estamos moldeando en la esperanza y promesa de libertad y justicia. Por haber vencido todas las tentativas de nuestra extinción, negación y la erradicación del nombre de Palestina del mapa de Palestina. El 50° aniversario de uno de los más grandes crímenes del siglo, cometido contra el pueblo y la tierra honorables de Palestina, nos ponemos de pie, como reverencia ante la vista de los mártires que han ofrecido sus vidas como brindis para la continuidad de la tierra y su nombre inmortal, en defensa de nuestra identidad y nuestra existencia soberana sobre nuestra tierra, una tierra inculcada con las palabras de Dios a la humanidad como también en nuestra sangre ancestral. Desde el despojo de las madres, hasta el cautiverio de presos, el exilio de las generaciones, nos ponemos de pie en señal de respeto al heroísmo de los sencillos individuos y la voluntad colectiva para resistir, tanto palestinos como árabes. Víctimas del mito «una tierra sin pueblo para un pueblo sin tierra», invitamos a compenetrarse en el curso de la historia y demostramos la falsedad que buscaba nuestra negación. Castigados por la extensión nacional y la partición de la tierra, nosotros afirmamos nuestra identidad y lazos con nuestra tierra natal, arrebatando nuestra realidad de las mordazas del olvido.

Cuatrocientos dieciocho poblados palestinos vivos y prósperos fueron reducidos al suelo en 1948 por los perpetradores sionistas del mito y crimen. Aterrorizados, masacrados y expulsados, la mayoría de la nación palestina fue reducida al status de refugiados y personas sin patria a la clemencia de varios países huéspedes. Privados de su derecho de nacer, los refugiados palestinos cargaron Palestina en sus corazones, a lo largo de la tierra y su realismo, llevando las llaves de sus casas. Tanto la topografía y demografía de nuestra realidad permanecen vivas en nuestra memoria colectiva y continúa. Rehusamos adoptar su versión distorsionada sobre nuestra historia y permanecemos defensores y testigos de la narrativa auténtica del sufrimiento y resistencia de Palestina y la voluntad de vivir.

Desde la revolución, hasta la Intifada y la construcción de la patria, nos ganamos el reconocimiento del mundo. La doble injusticia del exilio y ocupación no pudieron quebrantar la voluntad de un pueblo empeñado en alcanzar la libertad, dignidad y rescate de su historia. Así, fue que la O.L.P. ofreció primero el ramo de olivo como una alternativa genuina al fusil. La paz estaba a la vista, pero no al aplazamiento o capitulación. La O.L.P., encarnación de nuestra identidad nacional colectiva, guardiana de la integridad de nuestro pasado, vehículo del cumplimiento de nuestro futuro, garantizó la independencia de nuestra expresión y nuestra voluntad y dió forma al curso de nuestro destino. Ella obtuvo el reconocimiento de la Comunidad Internacional al derecho del pueblo Palestino a la autodeterminación y el derecho de retorno como áncoras para asegurarnos en contra de las tempestades de la pérdida y la negación. Encima de todo, Jerusalén, más que un derecho, es el alma de nuestro ser y la esencia de nuestra armonía.

En nuestro compromiso con la democracia y las políticas de inclusión fueron expresas en la propuesta histórica de la O.L.P. un Estado democrático, secular y pluralista en Palestina. Mientras el sionismo insistía en una exclusividad racista que niega el humanismo y los derechos del otro, nosotros buscamos afirmar la tolerancia y celebrar la diversidad. Inclusive la partición de la tierra histórica de Palestina había sido negada por la tendencia israelí para una posición exclusiva, nosotros formulamos la alternativa de la partición de la tierra en la base de una solución de dos Estados. Tal solución encuentra el imperativo de la legalidad internacional como definida por la Resolución 181 de la ONU, que garantice al pueblo Palestino una relativa justicia en su tierra. Esta solución otorgaría un alivio a la torturada Jerusalén, célebre como ciudad eterna y nuestra capital eterna.

La transición de la memoria histórica de Palestina como una tierra natal producto del esfuerzo colectivo para establecer Palestina como un Estado geopolítico en una parte de la histórica Palestina, señala una transformación penosa y difícil en el discurso político, también en el carácter nacional del pueblo Palestino. Mientras demanda un reconocimiento como un compromiso conciliatorio de magnitud histórica, ella no debe ser interpretada erróneamente como autonegación o debilidad. Más que ésto requiere un reconocimiento inmediato e inequívoco de nuestra legitimidad y de nuestro derecho a la soberanía como una nación entre naciones iguales. La visión, coraje y magnanimidad moral de la víctima de tender la mano al opresor no debe encontrarse con un nuevo rechazo, negación y victimización.

El mundo ahora es llamado a emprender no solamente un reconocimiento del delito de culpabilidad en relación al pueblo Palestino, también a un proceso activo y masivo de rectificación de asegurar la implementación de los derechos Palestinos. La comunidad internacional es llamada a intervenir efectivamente para rescatar el Proceso de Paz en la fase del extremismo israelí actual y políticas de amenaza, intimidación y fuerza, mucho más que sucumbir a las demandas israelíes, presiones, y políticas y medidas unilaterales. En persuadir una política de colonización y confiscación de la tierra, no cumpliendo los acuerdos firmados, negando los términos de referencia del Proceso de Paz, violando el itinerario y negando la agenda de las conversaciones sobre el status permanente, mientras continúa la imposición de las medidas de castigo colectivo sobre el pueblo Palestino, Israel no está solamente intentando descarrilar el Proceso de Paz, sino que también pretende destruir cualquier perspectiva de paz en el futuro. En revivir el fundamentalismo, la hostilidad, y la desconfianza, Israel también está empujando a toda la región del Medio Oriente fuera del curso de la historia contemporánea a un futuro anacrónico de conflicto y violencia.

La verdadera estabilidad, seguridad y prosperidad pueden emanarse solamente de una paz genuina, que incorpora el principio básico de la justicia. Así es la visión palestina y el empeño palestino colectivo. Ninguna cantidad de pena o sufrimiento pueden justificar la victimización y la inflación de injusticia sobre los otros. Mientras que extendemos un reconocimiento compasivo por el inexplicable sufrimiento judío durante el horror del holocausto, también encontramos injusto que el sufrimiento de nuestro pueblo sea negado o busca una explicación igualmente racional. Como víctimas, buscamos prevenir la recurrencia de la pena sin importar la identidad del verdugo o la víctima. Ningún país o nación debe pretender ser, o sentirse, por encima de la ley o más allá de la responsabilidad. Si Israel busca reconocimiento y legitimidad entonces debe cumplir con las normas y leyes que gobiernan el comportamiento de las naciones civilizadas. La arrogancia del poder puede prevalecer, pero solamente temporalmente*. Solamente una paz justa puede tener derecho a la durabilidad y la permanencia.

No estamos buscando hacernos cautivos de la historia o víctimas del pasado. El pueblo Palestino lanzó una jornada de rescate hacia el futuro.

Desde las cenizas de nuestra pena y pérdida, estamos resucitando una nación celebrando vida y esperanza. No nos rendiremos. Ni perderemos la fé en una paz justa y genuina que nos posibilitará ejercer nuestro derecho a la independencia y soberanía. Cincuenta años desde Al-Nakba (la catástrofe), no fueron consumidos en duelo sobre una memoria dolorosa. El pasado no se ha ido completamente, ni tampoco el futuro ha llegado enteramente. El presente es una opción abierta para luchar. Por cincuenta años, la historia de Palestina se puso de pie como testigo de epopeyas, perseverancia y resistencia, para confrontar las implicaciones, consecuencias e injusticias de Al-Nakba. Por medio siglo la historia de Palestina se volvió un compromiso de vida hacia las generaciones futuras para su derecho a la vida en libertad y su dignidad en su propia tierra. Ya empezamos afanosamente el proceso de construcción de nuestra nación, para asegurar una patria libre para un pueblo libre. El Estado de Palestina está retornando a la historia contemporánea después de cincuenta años de evicción forzosa, un Estado encarnando los principios y prácticas de la democracia, separación de poderes, derechos humanos, igualdad de género, responsabilidad y el gobierno de la ley. A pesar de la represión presente, de geografía y de cambio, nuestra visión permanece expansiva y libre. Prosperar sobre el espíritu de la resistencia y el anhelo por la libertad, motivados por aquel que produjo la llama luminosa de la Intifada. Nacidos en Palestina, ninguna otra patria nos dio el nacimiento. Ni otro puede proclamar nuestro futuro. Ni puede Jerusalén ser reemplazada como nuestra capital o extraída de nuestra tierra y de nuestro ser. Ella está en nuestras almas y es el alma de nuestra patria para siempre.

Aldeas palestinas destruidas – Un techo derrumbado en al-Samiriyya (Baysan). «Todo lo que queda» «Aldeas judías han sido construidas en lugar de aldeas árabes Palestinas. Ustedes ni siquiera saben el nombre de estas aldeas árabes, y no los culpo ya que los libros de Geografía no existen ya, no nada más ya no existen los libros, sino que las aldeas árabes tampoco. Nahlal se erigió en lugar de Mahlul; Kibbutz Gvat, en lugar de Jibta; Kibbutz Sarid, en lugar de Huneifis; y Kefar Yehushu’a en lugar de Tal al-Shuman. No existe un sólo lugar construido en el país, en el que no haya existido población Arabe con anterioridad.»

Moshe Dayan, al dirigirse al Technion, Haifa (como lo cita Ha’aretz, el 4 de abril de 1969). «Para fines de la guerra de 1948, no sólo cientos de aldeas han sido deshabitadas sino borradas, voladas o por medio de bulldozers, arrasadas. Mientras diversos lugares presentan dificultad de acceso, hasta la fecha, el viajero que observa y transita por los caminos israelíes, así como por las carreteras, podrá constatar huellas de su presencia, cosa que podría pasar inadvertida para un paseante regular: un área cercada, por lo general, pasando por una colina de olivos y árboles frutales abandonados, setos de cactus y plantas silvestres. De vez en cuando, algunas casas desmoronándose, todavía en pie, una mezquita o iglesia abandonada, muros en ruinas a lo largo de una vereda de una aldea fantasma, pero en la mayoría de los casos, todo lo que queda son restos de rocas dispersas y cascajo a través de un paisaje olvidado.»

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Imagen: LVÁ

La Voz del Árabe (LVÁ) – CULTURA – Cd. de México, enero 23 del 2020

 

Las declaraciones y opiniones expresadas en esta publicación sitio web en Internet son exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de La Voz del Árabe.

0 0 vote
Article Rating

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x