UNA HISTORIA DE ÉXITO ECONÓMICO: IRLANDA

399 visitas

Irlanda: Una Historia de Éxito Económico pero, ¿Podría Ser Imitada?

Dr. Stephen Murray Kiernan*

Este ha sido un año mediocre para las economías de la Unión Europea (UE). En medio del aumento de los precios del petróleo, la incertidumbre con respecto al Brexit, la guerra comercial entre China y EEUU, y la crisis económica en Turquía e Italia, la Comisión Europea revisó las previsiones de crecimiento de 2019 a la baja después de una recuperación económica muy corta. Mientras tanto, los movimientos de protesta internos en países como Francia, Polonia y Hungría han arrojado una sombría muy oscura.

Sin embargo, un país está resistiendo la tendencia. La República de Irlanda es una elección poco probable para el disidente económico y político de la UE de 2019. Una nación de menos de 5 millones de habitantes, fue una de las más afectadas por la crisis financiera mundial de 2008. Pero el país ha logrado hacer crecer su economía a tasas muy superiores al promedio de la UE y en estos cinco años pasó por varias transformaciones culturales históricas que lo acercaron a sus vecinos europeos.

El producto interno bruto de Irlanda creció un 6,7% en 2018, convirtiéndose en la economía de más rápido crecimiento de la Unión Europea por quinto año consecutivo. Por supuesto, hay algunas preocupaciones: las empresas y los consumidores han mostrado signos de un creciente nerviosismo antes de la salida planeada por su vecino Gran Bretaña de la Unión Europea el 31 de octubre. No obstante, la economía sigue creciendo dos veces más rápido que el resto de Europa, mientras que la población está creciendo seis veces más rápido, un crecimiento principalmente debido a los inmigrantes que buscan trabajo, estructuras sociales estables y buenas escuelas para sus hijos. Entonces, ¿cómo lo hizo Irlanda?

El crecimiento de Irlanda – Antes de la crisis financiera de 2008, Irlanda era una de las mayores historias de éxito de Europa. Apodado el «Tigre celta», tenía bajo desempleo e inflación, crecimiento sólido y baja deuda pública. «Ningún otro país en el mundo rico ha visto un cambio de su imagen tan rápido», escribió el periódico The Economist en 2004, una opinión muy diferente a su descripción del país en 1988 como «el más pobre de los ricos».

Pero Irlanda se basó en gran medida en una burbuja inmobiliaria que estalló espectacularmente después de 2008, convirtiéndose en el primer país de la eurozona en caer en una recesión.

En 2013, la economía irlandesa comenzó a recuperarse, especialmente porque estableció niveles bajos de impuestos corporativos para atraer a grandes corporaciones multinacionales – como Google, Microsoft, Accenture y Pfizer – que utilizaron Dublín como la base principal para sus actividades europeas. Estas empresas han transformado la economía irlandesa, representando hasta el 90% de las exportaciones de bienes y servicios, y aportando inversión extranjera.

Cuando la Comisión Europea publicó su último pronóstico económico a fines del año pasado, anunció una desaceleración general del crecimiento, pero no para Irlanda, que se espera que crezca un 7,8% este año, impulsada por el bajo desempleo y la inversión en sectores como la construcción. La Comisión también predijo una tasa de crecimiento irlandesa del 4,5% para 2019, o más del doble de la tasa de crecimiento del 1,9% prevista para la zona euro. Esas cifras, escribe la Comisión, están «distorsionadas por las actividades de las compañías multinacionales». Pero aun así, cuando se las despoja de esa actividad, se asientan en una tasa de crecimiento promedio aún respetable del 4% entre ahora y 2020.

Los pronosticadores temen que el Brexit perjudique la economía de Irlanda. Otros creen que puede ser una bendición disfrazada, lo que le permite a Irlanda ampliar su papel en la UE y la política transatlántica, y atraer a las compañías multinacionales que buscan salir de Londres.

Inevitablemente, el Brexit obligará a Irlanda a forjar relaciones y dar forma a su destino dentro de la UE sin la presencia de su aliado más cercano y más fuerte, por primera vez desde 1973. Mientras tanto, existe la esperanza de que el Brexit convierta a Irlanda en un puente entre la UE y Estados Unidos tanto por inversión como por influencia.

Cambios culturales – No es solo la economía que ha mejorado en los últimos años. Irlanda ha pasado por varios cambios culturales progresivos, muchos de los cuales se relacionan con el papel decreciente de la Iglesia Católica.

Aunque un censo de 2016 encontró que el número total de personas que se identificaron como católicas disminuyó en 132.200 entre 2011 y 2016 (una disminución que corresponde con el aumento de los que se identifican como no religiosos), un abrumador 78.3% aún se identifica como seguidores de la Iglesia. Pero la medida en que las creencias y prácticas de la religión gobiernan la sociedad irlandesa ha sufrido un cambio gradual a lo largo de los años, algo que algunos atribuyen al debilitamiento de la situación de la Iglesia tras las revelaciones de abuso clerical infantil en la década de 1990.

Esta evolución ha llevado a varios cambios históricos, incluida la legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo en 2015; la elección del primer ministro abiertamente homosexual del país, Leo Varadkar, en 2017; una derogación de las leyes de blasfemia del país; y un referéndum para permitir la revocación de las estrictas leyes antiaborto del país en mayo del año pasado. Las mujeres que una vez fueron obligadas a volar a otro país para acceder a los servicios de aborto podrán aprovecharlas en la propia Irlanda.

Uno puede atribuir estos cambios a la integración de Irlanda en Europa. Existe un cierto proceso de homogeneización en una sociedad que se internacionaliza más, o en este caso específico se europeíza más, donde adoptas los valores de la comunidad en general.

También es indicativo de cómo los jóvenes progresistas, que votaron abrumadoramente a favor del matrimonio homosexual en 2015 y los derechos al aborto en 2017, están cambiando el panorama político de su país. Hay que tener en cuenta que este grupo es una gran parte de la población (más del 30% de la población tiene menos de 25 años) y que su influencia es poderosa ahora y solo se fortalecerá a medida que pasen los años.

Cuatro razones por las cuales la economía irlandesa está en auge – Comencemos por hacer una declaración que no sea estrictamente científica o económica, sino un hecho que habla de la estabilidad y la satisfacción de las personas que viven en esta pequeña isla. Según la agencia de noticias Reuters, Irlanda es el miembro más feliz de la UE en este momento. Si la economía global está pasando por un mal momento, nadie le dijo a Irlanda.

Ahora, volvamos a los números concretos. Hace tres años, el PIB se expandió 7.8%… y luego creció un 9.2% al año siguiente. Esa es fácilmente la tasa de crecimiento más rápida en toda la UE. Es aún más impresionante dado que Irlanda necesitaba un rescate de €67 mil millones ($74.3 mil millones) muy recientemente para mantener su economía a flote.

¿Cómo creció Irlanda tan rápido? Y tenga en cuenta que su vecino más cercano, el Reino Unido, solo logró el 2.2%, que aún es mejor que la mayoría de las otras naciones desarrolladas. Hay cuatro razones simples pero importantes:

  1. Un gran salto en las exportaciones: Las exportaciones irlandesas aumentaron casi un 20% en el último año a más de €111 mil millones ($123 mil millones). Los productos farmacéuticos, químicos, equipos médicos y cosméticos fueron los productos más populares que salieron de las costas de Irlanda.
  2. Los irlandeses están comprando aún más cosas: El gasto anual de los consumidores en el país gozó de buena salud en 2015, con €23 mil millones ($25 mil millones), un aumento del 3.5% respecto al año anterior. Más de €2.4 mil millones ($2.7 mil millones) de eso se ordenó en línea y se entregó directamente a los hogares irlandeses.
  3. El gobierno irlandés está gastando menos: El gasto gubernamental de Irlanda en 2015 se redujo en casi un 7% en comparación con 2014, y la mayor parte de este gasto se destinó a servicios públicos, salud y educación.
  4. A la gente realmente le gusta invertir en Irlanda: Las inversiones de capital aumentaron un enorme 28% en los últimos cuatro años. El número de fondos de capital de riesgo que operan en Irlanda se ha más que duplicado, mientras que el tamaño promedio de los fondos había aumentado de €20 millones ($ 22.2 millones) a €100 millones ($ 111 millones).

La reciente desaceleración de China ha vuelto paranoica a muchas personas, y algunos analistas están preocupados por una burbuja económica irlandesa. Pero uno debe notar que la naturaleza del crecimiento es mucho más estable que el auge de la construcción irlandesa de finales de los 90 porque esta vez se basa en fuertes exportaciones e inversión extranjera.

El crecimiento marca otra historia de éxito de la UE que los comentaristas pro-Brexit, personas que desean que el Reino Unido abandone la UE, probablemente ignorarían.

La imagen completa – Por supuesto, no todas las noticias son buenas.

Los analistas advierten que el crecimiento de Irlanda es una «espada de doble filo». Algunos expertos han comentado que la economía irlandesa en auge es una ilusión, porque la riqueza generada por gravar a las grandes empresas multinacionales no llega a los irlandeses. Fuera de los sectores de TI y finanzas, el crecimiento de los salarios ha sido lento, la deuda de las familias sigue siendo elevada, y los enormes gastos relacionados con el alquiler o la compra de una casa continúan erosionando el poder adquisitivo.

También hay una oferta insuficiente de lugares para vivir en las grandes ciudades, especialmente en Dublín, donde una crisis de vivienda ha obligado a miles de personas a alojarse temporalmente y a ciudades y pueblos a menudo muy lejos de sus lugares de trabajo.

Hay ganadores y perdedores en este tipo de régimen de crecimiento. Los responsables políticos irlandeses atraen a las multinacionales de lugares como Silicon Valley, en particular las grandes empresas tecnológicas, a través de políticas de impuestos corporativos muy lucrativas, un mercado laboral liberal y acceso abierto al mercado único europeo. Las multinacionales ganan mucho dinero porque los impuestos corporativos son muy bajos, pero el gobierno irlandés todavía tiene un enorme ingreso de los impuestos recaudados. A su vez, esto hace posible ampliar el gasto en todas aquellas cosas que los ciudadanos quieren en una democracia: más atención médica, mejor educación, etc.

El gobierno depende de los ingresos de estas compañías para proporcionar los servicios públicos que hacen de Irlanda un buen lugar para vivir. Esto ha puesto al gobierno en una posición difícil. ¿Por qué es este el caso? Si expande el gasto con demasiada rapidez, sobre-estimulará la economía; mientras que, si no lo hace, puede molestar a los votantes y sobrecalentar la economía de todos modos.

Además de estos desafíos económicos, y a pesar de los votos progresivos históricos, los desafíos culturales permanecen. La Iglesia Católica, por ejemplo, todavía domina el sistema público de educación primaria en Irlanda, y muchos padres que no son católicos o no religiosos descubren que no tienen más remedio que enviar a sus hijos a las escuelas locales que enseñan la formación de la fe católica. El gobierno está tratando de cambiar este sistema; recientemente, los parlamentarios aprobaron un proyecto de ley para evitar que las escuelas católicas discriminen a los niños no católicos cuando esas escuelas reciben más solicitudes de las que tienen, una práctica conocida como «barrera del bautismo». Pero los críticos dicen que el sistema todavía favorece a los alumnos católicos.

¿Qué sigue para Irlanda? – A pesar de las oportunidades potenciales que Brexit podría proporcionar, un análisis reciente encontró que la economía irlandesa crecerá hasta un 7% menos si se produce Brexit, principalmente porque Irlanda exporta tantos bienes y servicios al Reino Unido.

Esta es la razón más probable detrás de una disminución constante de la confianza del consumidor en los últimos meses: la realidad es que la gente en Irlanda probablemente habla más sobre Brexit que sus vecinos en el Reino Unido.

Lo que hace que la economía irlandesa sea tan fuerte – el acceso al mercado común y una economía globalizada orientada a la exportación – también la hace profundamente vulnerable. La ecuación es simple: cuando estás tan globalizado, cualquier cambio importante que ocurra en el extranjero puede provocar una recesión. En este contexto, podemos identificar tres riesgos importantes para Irlanda: Brexit, posibles tensiones comerciales entre los Estados Unidos y Europa, y los efectos de una crisis financiera en un país como Italia que está vinculado a Irlanda a través del sistema de la eurozona como un escalador alpino.

Ciertamente, hay alguna razón para preocuparse por el futuro del modelo de crecimiento de Irlanda, dada la intención declarada de la UE de evitar la evasión fiscal y alentar la integración fiscal entre los estados miembros. La política fiscal de Irlanda será difícil de justificar, en una situación en la que Irlanda ha generado un modelo de crecimiento que básicamente está haciendo la vista gorda a la evasión de impuestos corporativos

A pesar de estos riesgos, hay razones para que los irlandeses sean optimistas. Además de una economía en crecimiento, un panorama político dinámico y una población joven, el país también se desempeña en o por encima del promedio de la OCDE en medidas de logro educativo, esperanza de vida al nacer, contaminación del aire y del agua, y sentido de comunidad.

Es cierto que las fuerzas externas podrían suponer un riesgo para el crecimiento irlandés. Pero estos mismos riesgos podrían representar oportunidades para un país que ha demostrado ser experto en desafiar las expectativas de los demás. En el lado positivo, los desafíos políticos y económicos como el Brexit pueden presentar a Irlanda la oportunidad de aprovechar la siguiente fase en su desarrollo y madurez como estado soberano. Teniendo en cuenta lo que está en juego, debe aprovechar ese desafío ahora.

*Dr. Stephen Murray Kiernan – Doctor en economía, egresado de las Universidades de Dublín, Cambridge y Cape Town, fue consultor principal de asuntos universitarios en el Banc Mundial, director de la escuela de relaciones internacionales en el Universidad de Estados Unidos (Alliant) y presidente del Consejo de Posgrados en la Universidad Anáhuac del Sur. Centro de Investigaciones en Educación y Negocios Internacionales (CIENI) en el World Trade Center, y el Liceo Mexicano Japonés. Consultor principal en el Banco Mundial por varios años, con experiencia en países en África, Asia y Ámerica Latina. Autor de 11 libros y más de 200 artículos, ha hecho proyectos de desarrollo internacional desde El Salvador hasta Papua en indonesia. Fue editor de la revista de investigación The Anáhuac Journal publicada por la editorial de la Universidad de Oxford.  Organizó 170 eventos culturales en diferentes paises. Secretario de los comités de Recursos Humanos y de Educación de la Cámara de Comercio de EEUU. Miembro de la Academia Nacional de Historia y Geografía y la Legión de Honor Nacional de México, y Fellow del World Affairs Council en Washington. Escribe de manera regular para las revistas “Casa de Tiempo” y “AAPAUNAM”. Escribe ECONOMÍA para La Voz del Árabe desde 2012 / Escribe a: smurrayk@cilatam.com  / www.cilatam.com

La Voz del Árabe (LVÁ) – ECONOMÍA – Cd. de México, octubre 3 del 2019

 

COMPRA ARTÍCULOS ÁRABES EN

La Voz del Árabe STORE

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.