MONARQUÍAS DEL GOLFO NIEGAN ACOGER A REFUGIADOS ÁRABES

498 visitas

En aquel 2015 los países hacían donaciones a ACNUR y envían ayuda, pero no ofrecen asilo. Como se continúa haciendo a la fecha…

Luis Miguel Cobo

Tener en la mente los sucesos mundiales de la geopolítica como periodista, es vivir con pasión cada instante en este mundo del siglo 21 para informar de forma genuina  cada uno de los suceso importantes…  

Desde hace varios años ha sido un tema que nos intriga a muchos, quizá demasiados, por lo que se dice y por lo que no se sabe, quiero decir: los medios occidentales siempre y en todos los casos árabes “manipulan” la información (cuando no la censuran), las noticias que a diario leemos en todos los medios, impresos y en línea o Internet. En este caso desde hace tiempo me ha interesado llegar a la información de los dineros del Mundo Árabe, me refiero a los ricos, principalmente los conocidos como los “países del Golfo”, son: Arabia Saudita, Kuwait, Bahrein, Qatar, Emiratos Árabes Unidos y Omán.

Encontré esta nota del diario EL PAÍS, diario español muy allegado al Mundo Árabe desde siempre, bueno, en este caso se sabe muy bien que España siempre ha estado (desde hace siglos) muy ligados por razones obvias. Me atrajo la atención sobre todo lo que dice el encabezado, fue lo que me llamó poderosamente la atención, “LAS MONARQUÍAS DEL GOLFO SE NIEGAN A ACOGER A REFUGIADOS”, artículo que se podrá leer a continuación,  aquí lo interesante: aseguran la negación de recibir a los entonces refugiados sirios en sus países. El artículo fue publicado en EL PAÍS el 9 de septiembre de 2015, seguramente en muchas más agencias informativas. Diez días después, el 19 de septiembre del 2015, La Voz del Árabe publicó un artículo que bien podría desmentir al de EL PAÍS, abajo encontrarás la liga para leerlo. No por menospreciar al diario español ni mucho menos, simplemente porque la información de este medio mexicano LVÁ obtuvo información directo de la embajada saudita en la capital mexicana, de boca del embajador del reino saudita en México, Sr. Hammad Rowaily, a los pocos días de haber llegado a este país, misma declaración que se podrá leer al final.

El asunto principal es que aún se continúan hablando de las ayudas humanitarias y económicas de los países ricos del Golfo, como siempre les han llamado, en forma positiva como en forma despectiva, a ellos seguramente les da enteramente igual. Es muy posible que la ayuda económica a los países árabes de parte de los árabes del Golfo se siga haciendo, muchos millones y hasta billones de dólares van y muchos se producen, vienen a los lugares exactos de cada país para ser distribuidos en donde ellos dictaminen. Una constancia más podría ser el “boletín informativo” que nos envió la embajada saudita en enero del 2019, habla no de Siria, fue el turno para Palestina, lo que invierte el Reino de Arabia Saudita en el país ocupado, muy interesante y se encuentra al finalizar el presente artículo.

Es mucho dinero el que se ocupa o invierte en los refugiados de cualquier país, no hablemos de Siria solamente, hay de países africanos, árabes africanos, argelinos, libios, de Egipto, de muchos que ya están hartos de las guerreas o por la escasa economía lugareña, principalmente. La política en estos casos tiene cientos de vertientes que sería complicado hablar de todas, no lo pensemos, hablemos solamente de las que causan las guerras, el negocio más grande del mundo, con base en las teorías del Nuevo Orden Mundial (NOM), en algunas dicen, hablando del Levante o Medio Oriente, que hoy se están dividiendo la región nuevamente; en 1907 fueron Sikes-Pikot. Hoy son Rusia, EEUU, Israel e Inglaterra obviamente, y algún otro que por ahí se escapa. Pero lo interesante es que se habla mucho de la “unión comercial” entre Arabia Saudita e Israel, lo que fue secreto y hoy una verdad, según agencias informativas y comentarios de politólogos e internacionalistas. Arabia Saudita no está muy bien con su imagen hoy en día por errores, dicen, cometidos por el príncipe heredero MBS, y digo yo, ¿No cuenta con asesores, muchos, que le digan o “aconsejen” lo se debe hacer y lo que no? ¿O solamente es publicidad negativa (occidental) para menospreciar al reino y a MBS? De esta manera el que siempre quedará bien será el imperialista de EEUU sobre los árabes, como lo han hecho siempre. Trump y compañía, formando el triángulo de países sionistas se apoderan del Medio Oriente, o eso nos hacen creer, mal pero ahí están estorbando y molestando, como lo podemos ver hoy en su lucha contra Irán, ojalá que EEUU tenga mucho cuidado y visión, porque no sabe del potencial que podría tener el país persa…

Podrían dar miles de razones por la causa de esos errores de la realeza saudita, como el caso del asesinato del periodista en Turquía, Jamal Khashoggi, que empeoró la imagen. El caso es que se continúa invirtiendo en refugiados, ellos se siguen saliendo de sus lugares para emigrar a otros países. Líbano está lleno de palestinos y sirios que se niegan a regresar a sus países, ya no caben y se forma un caos interno que a nadie le gustaría vivir. Aunque sabemos que a Palestina no regresa el que sale, por órdenes de los ocupantes israelitas, ¿qué podrían hacer o a dónde ir los palestinos en este caso? Podemos continuar diciendo casos de refugiados en la región europea y árabe. Hoy en día las migraciones empiezan a ser diferentes, digámoslo así, por un lado se informa que Siria ya está mejor, por otro hay comentarios en el Facebook de este medio LVÁ, de gente que vive en Siria que nos dice lo contrario,  lo mismo en Gaza, siguen los bombardeos israelitas casi a diario, es en resumidas cuentas el cuento de nunca acabar, no se nota que la región se pueda o logre componer, siempre hay algo nuevo y negativo en los lugares de siempre, en donde menos hay…

Lo que dice la nota de EL PAÍS me llevó a pensar, una vez más, en toda esa información que se nos da y es manipulada, no me refiero al diario español, a los que en miles de formas y en favor del adinerado, del ganador, del que tiene el poder en sus manos, porque lo vivimos casi a diario en sangre propia, porque aquí lo veo, lo podemos ver juntos, una información que publica el diario español y del mismo tema una información que entrega la “embajada saudita” en México a este medio informativo, la verdad: el periodista cree mucho más en la información que nos entregó en propia mano la embajada en México, como ha sucedido con la kuwaití, la emiratí, la palestina, marroquí y algunas otras.

Mi conclusión es simple desde el punto de vista periodístico, hoy más que nunca, amigos lectores, tenemos y debemos estar muy atentos más que nunca con la información que nos llega, la que nos envían por cualquier medio todos aquellos que tenemos el mismo oficio, el de informar. LVÁ siempre, desde que comenzó hace nueve años, ratifica de forma uniforme cualquier información que llega, tanto de colaboradores como de agencias. Es por esto que nos preocupa este tipo de casos, no siempre ocurren, en él se descubren la desigualdad de información, de un medio español tan poderoso y con tanta audiencia y prestigio, contra la información de un medio que piensa llegar a esa altura, LVÁ publica lo que es información real, aquí una prueba más…  

El artículo que leerás dice mucho y al final incierto, que no decimos sea falso, se asegura que todos los países del Golfo Arábigo se niegan a recibir refugiados, en aquellos años, con datos y señales, y LVÁ asegura en su artículo que el Reino de Arabia Saudita ha recibido a más de 2 millones de refugiados, según información que obtuvimos en su momento, no los tienen en campamentos, como en Jordania o Líbano que aún siguen así, viven en casas o edificios de ladrillo y cemento, tienen que trabajar y viven bien. Lo aseguró el embajador en el momento de la entrevista…

LAS MONARQUÍAS DEL GOLFO SE NIEGAN A ACOGER A REFUGIADOS9/sept/2015– Las petromonarquías de la península Arábiga están en el punto de mira. Se encuentran entre los países más ricos del mundo. Comparten lengua y religión con la mayoría de quienes escapan de la guerra en Siria. Sin embargo, no han acogido a un solo refugiado. Sus generosas donaciones al Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) o la actividad que despliegan sus organizaciones caritativas palidecen ante los cuatro millones largos de sirios recibidos en Líbano, Jordania, Turquía, e incluso Irak y Egipto. Consideraciones políticas y sus propias estructuras demográficas dificultan que abran sus fronteras.

“En Qatar sí que hemos recibido algunos refugiados y además yo mismo he participado en varias visitas a los campamentos de Jordania, Líbano y Turquía en las que hemos facilitado tiendas, material educativo y financiación”, asegura Khalid al Mohannadi, un emprendedor social con vocación humanitaria. Al Mohannadi estima en “unos 8.000” los sirios aceptados en su país, aunque admite que “no les llaman refugiados” y de hecho remite al Ministerio de Trabajo para obtener la cifra exacta.

Ni Qatar (con una renta per cápita de 93.000 dólares, según el Banco Mundial), ni el resto de los estados miembros del Consejo de Cooperación del Golfo (Arabia Saudí, Kuwait, Bahréin, Emiratos y Omán), son firmantes de la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados de la ONU de 1951, en la que se define quién es refugiado, sus derechos y las responsabilidades hacia ellos. Los permisos de residencia están vinculados al trabajo y éste a su vez al perverso sistema de kafala o patrocinio.

Olvídense de las convenciones; todos los países tienen una obligación moral de ayudar a los refugiados sirios”, repite una y otra vez estos días el representante especial de la ONU para la migración internacional, Peter Sutherland.

Así parecen haberlo entendido muchos ciudadanos árabes que se han lanzado a las redes sociales para pedir a los gobiernos de las petromonarquías que acojan a quienes huyen de la guerra. El hashtag en árabe “dar la bienvenida a los refugiados de Siria es un deber del Golfo” ha llegado a ser tendencia en Twitter. También algunos destacados comentaristas de la región, como el bloguero emiratí Sultan al Qassemi, defienden que esos estados debieran abrir sus puertas a los sirios. “Es el paso responsable, ético y moral que hay que dar”, ha escrito Al Qassemi, quien argumenta que además mejoraría su mala imagen en derechos humanos y frenaría la pérdida de la cultura árabe de la que a menudo se quejan.

Las monarquías del Golfo ya abrieron sus puertas de par en par a los kuwaitíes cuando Sadam Husein invadió el emirato en 1991, ofreciéndoles viviendas y todo tipo de facilidades. Las consideraciones hoy son sin embargo distintas. “Sospecho que temen la llegada de un gran número de árabes políticamente activos que puedan de alguna forma influir en unas sociedades tradicionalmente pasivas”, explica Al Qassemi.

En una inusitada crítica el diario catarí Gulf Times condenaba la semana pasada “el silencio ensordecedor”, de “los ricos países del Golfo [que] todavía no han emitido una declaración sobre la crisis, ni mucho menos propuesto una estrategia para ayudar a los migrantes que son mayoritariamente musulmanes”.

Fuentes oficiosas han salido al paso con el argumento de que han dado refugio seguro a miles de sirios y palestinos con documentos sirios que han pedido la reunificación con sus familias. Andreas Needham, portavoz de ACNUR para la región, confirma en un mensaje electrónico que esos países “respetan los estándares internacionales respecto a la protección de refugiados, en particular el principio de no devolución”. Destaca la decisión de Kuwait que ha decidido facilitar permisos de residencia de larga duración a los 120.000 sirios que viven en el emirato, “lo que les permitirá permanecer allí incluso si pierden su actual estatuto legal”.

Pero ni esos gestos, ni “las generosas donaciones” que según Needham realizan a ACNUR (en los dos últimos años y medio, sólo para Siria, 500 MMD entregados y hasta 1.200 millones comprometidos), acallan los reproches.

“Es muy poco comparado con su capacidad”, declara a EL PAÍS Khalid Ibrahim, codirector del Gulf Center for Human Rights. “Líbano un pequeño país sin recursos, ha acogido a más de un millón de sirios; lo mismo en Jordania. Dicen que están financiando los campamentos en esos países, pero vaya y vea en qué condiciones están. No se les permite trabajar, así que no ven futuro. Sólo en Turquía están algo mejor porque tienen cierta libertad de movimiento, y en cuanto pueden, intentan cruzar a Europa”.

Este activista denuncia que, además de no gastar lo necesario para resolver la crisis, los países del Golfo son responsables de que se prolongue “debido a su ayuda a los grupos extremistas”. No obstante, Ibrahim pide “diferenciar entre gobernantes y gobernados”. “Se trata de gobiernos no elegidos y la gente no tiene libertad de expresión”, añade convencido de que la mayoría está dispuesta a ayudar a los refugiados.

Solicitudes pendientes – Aunque los países árabes del Golfo no acepten refugiados, las oficinas que ACNUR tiene abiertas en ellos sí reciben solicitudes. En la actualidad  hay pendientes unas 12.500, de las cuales 7.000 corresponden a sirios, 3.500 de ellos están en Kuwait, 2.250 en EAU y 1.250 en Arabia Saudí.

“Aquí no hay sitio para los refugiados sirios. Que los estados del Golfo den dinero y trabajos inseguros, no es suficiente”, asegura Kenneth Roth, de Human Rights Watch. Sus colegas de varias organizaciones de derechos árabes también han denunciado “el abandono por los estados árabes, y en particular los del Golfo, de su responsabilidad en proteger y dar acceso seguro a los refugiados”.

Artículos relacionados: ARABIA SAUDITA HA RECIBIDO 2.5 MILLONES DE REFUGIADOS SIRIOS

EMBAJADOR SAUDITA EN MÉXICO HABLA CON LVÁ

ECONOMÍA SAUDITA EN PALESTINA

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Información de referencia: EL PAÍS / Imagen: LVÁ

La Voz del Árabe (LVÁ) – EDITORIAL – Cd. de México, agosto 19 del 2019

 

COMPRA LOS PRODUCTOS ÁRABES EN 

La Voz del Árabe – STORE

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.