DESTELLOS DE ORO EN LA ETERNIDAD EN EGIPTO FARAÓNICO

214 visitas

Conferencia “Destellos de oro en la eternidad. Una mirada a la joyería del Egipto faraónico”, en el Museo Nacional de las Culturas del Mundo, CdMx.

El pasado 25 de mayo los asistentes se dieron cita en el auditorio Eusebio Dávalos del Museo Nacional de las Culturas del Mundo (MNCM) en la Ciudad de México, para escuchar la conferencia que versó sobre un tema por demás atrayente: la joyería del antiguo Egipto.

La sesión corrió a cargo del arqueólogo Gerardo P. Taber -curador e investigador del Egipto faraónico y Mediterráneo antiguo del MNCM- quien señaló que las joyas fueron utilizadas como un medio para identificar los roles y rangos sociales, para poder presentarse debidamente ante las personas superiores como los faraones y, aún más importante, las ofrendas para los dioses.

La verdadera importancia y valor de esas piezas, para los antiguos egipcios, radicaba en sus atributos mágicos y simbólicos, por fungir como amuletos que le permitían a la persona vivir eternamente después de morir.

En este sentido, Taber declaró: “Lo que vemos en la joyería egipcia es una evocación del paisaje del país del Nilo. No el desierto estéril de donde no surge nada, sino la obtención de materias que buscaron en la tierra negra y fértil, llamada Kemet –el nombre original de Egipto-. Con esto querían que el cielo azul, el verdor de las cosechas y el brillo del Sol perduraran para siempre”.

Taber explicó que uno de los materiales más importantes que usaban los egipcios era el oro, que se empleaba solamente para los rituales funerarios, porque pensaban que “el oro era la carne de los dioses, por ser un material incorruptible y por su brillo amarillo parecido al sol, que es eterno como los dioses. Por eso los sarcófagos y los cuerpos eran cubiertos con oro, porque así se les permitía a los difuntos convertirse en un dios”.

Otros metales que se empleaban en la joyería egipcia fueron el electro, una aleación natural de oro con plata, estaño o cobre, que usaban con mayor frecuencia que el oro puro; y la plata, aún más rara y valiosa que el oro.

“De hecho en la cultura egipcia era muy valorado el oro que tenía partes o detalles de plata porque esas piezas simbolizaban al sol y la luna”.

Gerardo Taber dijo que los egipcios fueron grandes artistas lapidarios, pues “lo mismo usaban piedras semipreciosas como el lapislázuli que se asociaba con la sabiduría y la realeza, la malaquita que simbolizaba la vegetación y la vida, y la cornalina o el jaspe rojo, representaciones de la feminidad y la diosa Isis, la gran maga”.

Señaló que las personas que no podían adquirir metales y piedras preciosas usaban materiales corrientes como el cobre, rocas ordinarias y vidrio policromado, los cuales eran pintados del color del metal o piedra que se quería aludir y, por medio de fórmulas mágicas que inscribían en el ornamento, se convertían mágicamente en materiales preciosos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Información: MNCM / Imágenes: Gerardo Taber-MNCM

La Voz del Árabe (LVÁ) – SOCIALES – Cd. de México, mayo 29 del 2019

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.