EL ISLAM Y EL CORÁN, DIFERENTE A LO QUE DICEN LOS QUE NO SABEN

1.792 visitas

Memoria de LVÁ: Artículo publicado el 8 de enero del 2015 – Aprender sobre el islam es saber lo positivo de lo negativo que se ha hablado y habla.

Mauricio Saraya Ley

El mundo entero ha escuchado hablar sobre el islam, pero pocos saben lo que es. El término islam es una palabra árabe que significa paz y sumisión. Un musulmán practicante se esfuerza en someterse incondicionalmente a Dios, alcanzando de tal modo paz en esta vida, así como en el más allá.

 ¿En qué creen los musulmanes? – Un único Dios, incomparable, misericordioso, creador sin par, sustentado y protector del universo. Los musulmanes prefieren emplear el nombre árabe para Dios, «Allah», porque no posee gramaticalmente ninguna forma plural, ni femenino o diminutivo que se podría asociar a la idolatría, es decir, dioses, diosas o semidioses. También creen en los ángeles incorruptibles que así mismo carecen de sexo. Creen en los profetas, en los libros sagrados revelados a la humanidad donde el Corán es el último y por ende más importante revelación. Por último, creen en el destino divino y en la resurrección.

¿Cuáles son los cinco pilares del islam? – 1. Shahadah (Testimonio) Lo primero es la profesión de fe, una fórmula sencilla que todos los fieles pronuncian: «No hay más Dios que Allah y Muhammad es el mensajero”.

2- Salan (Las cinco oraciones diarias) – Son ofrecidas cinco veces al día como una obligación para con Allah. Consolidan y vivifican la creencia en Allah e inspiran al hombre hacia una moralidad más elevada.

Purifican el corazón y previenen la tentación en pos de los pecados y el mal. Se alienta con gran entusiasmo a los hombres musulmanes a que realicen sus cinco oraciones diarias en congregación en la mezquita. Las mujeres musulmanas son libres de rezar donde sea más conveniente para ellas. 

3 – Sawm (Ayuno) – Los musulmanes guardan el Ramadán, el mes de ayuno, no sólo absteniéndose de alimento, bebida, y relaciones maritales desde el amanecer y hasta la puesta del sol, sino también de las intenciones y los deseos malvados. Enseña el amor, la sinceridad y la dedicación. Desarrolla una conciencia social sana, la paciencia, la generosidad y la fuerza de voluntad. También ayuda al adinerado a entender las dificultades de los que sufren de hambre.

4 – Zakah (Purificación de la riqueza) – La veneración islámica no se limita tan sólo al reino espiritual. Las obligaciones materiales se aplican a aquellos que puedan permitírselo. Zakah es el pago anual de un 25% de la cantidad total de los ahorros y los bienes comerciales obtenidos a lo largo de un año por un creyente como deber religioso y como purificación de su riqueza a los menos afortunados, huérfanos y gente pobre, en un intento por conseguir salvarles de la desigualdad.

5 – Hayy (La peregrinación a la Meca en Arabia Saudita) – Esta obligación debe ser realizada una vez a lo largo de la vida de un creyente si puede permitírselo financiera y físicamente. Durante los últimos 1400 años, el milagro islámico de la verdadera fraternidad de todas las razas y naciones ha sido contemplado en acción mientras los musulmanes se reúnen anualmente para la peregrinación, el Hayy, en la ciudad sagrada de La Meca, lugar sagrado en donde se localiza la casa de Allah, la Kaaba, un antiguo edificio con forma cúbica que presumiblemente data de la época de Abraham.

La salvación – En el Islam, cada ser humano nace libre de pecado. No existe el pecado original. Cada persona es responsable de sus propios actos y nadie llevará la carga de los demás (Corán, 6:164).  Es por lo tanto nuestra responsabilidad buscar la guía de Allah y mantener nuestros corazones puros y libres de la corrupción. 

La última revelación – El Corán es el libro sagrado de los musulmanes, los cuales creen que su contenido fue revelado en árabe por Allah al profeta Muhammad por medio del Arcángel Gabriel a lo largo de un periodo de tiempo de 23 años durante el siglo VI d.C. El mensaje principal del Corán es convocar a la gente para que se tornen hacia la fuente de todos los seres y el dador de vida, y para servirle con un corazón puro, libre de idolatría. Rechaza el concepto de salvación o privilegio especial basado en aspectos de pertenencia étnica, de raza o de color. La salvación espiritual debe ser alcanzada mediante el propósito firme de compensar nuestros pecados con buenas acciones y nuestra intención sincera de no repetir los mismos errores en el futuro. No se da un sacerdocio oficial en el Islam, y el «Imán» es simplemente un dirigente de oración bien informado; nuestros pecados tan solo necesitan ser confesados directamente al creador. Durante los últimos 14 siglos, los musulmanes a lo largo y ancho del mundo han escrito los versículos coránicos empleando diversas y hermosas formas caligráficas, elaboradas principalmente por los turcos otomanos. De hecho, fue Estambul donde las escrituras caligráficas más hermosas se llevaron a cabo. No en vano, un famoso refrán reza: «El Corán fue revelado en La Meca, recitado en Egipto, y escrito en Estambul”. 

El Corán se presenta a sí mismo como una guía completa para la humanidad. No está destinado en concreto para un pueblo, lugar o período de tiempo. Pide que los seres humanos piensen sobre sí mismos y sobre la existencia; la tierra y las montañas; las nubes y el cielo; el sol, la luna, los planetas y sus órbitas; la alternancia de la noche y del día. Nos invita a que reflexionemos sobre nuestra propia vida. Así mismo, que contemplemos las semillas que sembramos, el agua que bebemos, el alimento que comemos, y el resto de nuestras innumerables obras de la creación. De principio a fin, El Corán resalta a la razón como el camino válido hacia la fe y el conocimiento de Dios. En su totalidad, el Corán ordena los buenos actos y prohíbe los malos presentando a los seres humanos un modo de vida recto. 

Para concluir con este breve acercamiento al islam, es preciso resaltar que la belleza de los principios contenidos en El Corán constituye una guía ética y moral que no deja cabida a acciones que vayan en contra del bienestar común, y que cualquier infractor de estos principios tergiversa las mismas bases que ineludiblemente le alejan de tan maravillosa religión.

*MAURICIO SARAYA LEY – Creador de conceptos publicitarios recibió premios: “El Heraldo”, “La Letra Impresa” y “Premio Nacional Rincón Gallardo”. Más de veinte años en área creativa y dirección de arte. Escribió varios ensayos. En 2003 publica novela de suspenso “Efervescencia”. Ha escrito guiones para TV. Se han hecho adaptaciones de sus cuentos para cortometrajes. En “Ruido”, su cuarto libro, novela de denuncias con propuesta filosófica. Ha escrito variados e interesantes artículos de fondo para La Voz del Árabe desde su fundación.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Imagen: Pixabay

La Voz del Árabe (LVÁ) – ISLAM – Cd. de México, mayo 6 del 2019

La Voz del Árabe (LVÁ) – ISLAM – Cd. de México, enero 8 del 2015

 

Las declaraciones y opiniones expresadas en esta publicación sitio web en Internet son exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de La Voz del Árabe.

0 0 vote
Article Rating

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

1 Comment
Inline Feedbacks
View all comments
Alejandra
Alejandra
1 year ago

Gracias por compartir el saber con el mayor de los respeto !!!

1
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x