NORMALIZACIÓN ARDUA

47 visitas

A pesar de la relativa calma, no se espera paz en el futuro previsible. El proceso político de pacificación y restauración de la normalidad está en suspenso.

 Por: Nouhad Mahmoud*

Los eventos violentos en Siria están disminuyendo después de los avances registrados para el régimen de Bashar al-Assad por sus aliados dedicados en Teherán y Moscú. Ahora las fuerzas gubernamentales y las milicias controlan más del 60% del territorio sirio. Los turcos están extendiendo su presencia e influencia en las áreas noroccidentales alrededor de Idlib, están disputando con los kurdos territorios que bordean sus provincias del sur y amenazan con invadir las regiones del este del Éufrates y crear una zona de seguridad bajo su autoridad allí. El área que rodea la base militar estadounidense en Tenf, en el sureste de Siria, cerca de la frontera con Irak y Jordania, es otra región fuera del dominio del régimen. Los ataques aéreos israelíes contra bases iraníes y proiraníes son las actividades militares más significativas de las últimas semanas.

A pesar de la relativa calma, no se espera paz en el futuro previsible. El proceso político de pacificación y restauración de la normalidad está en suspenso.

El régimen de Al-Assad nunca aceptó ningún diálogo para cambiar la Constitución o las instituciones del Estado. Cualquier intento serio de reforma pondría en peligro el statu quo establecido desde hace más de medio siglo e iría en detrimento del presidente, su autoridad incuestionable y sus reglas incontestadas. Eso explica el fracaso de todos los intentos de mediación por parte de enviados regionales e internacionales desde el inicio de la crisis y explica el largo tiempo consumido para dar el primer paso en el proceso político que se supone que comienza con la formación del comité constitucional por diferentes partidos sirios.

Sobre la base de sus logros en el terreno, alcanzados gracias a una brutalidad inaudita, los rusos están tratando de promover a Al-Assad en la escena internacional como el gobernante de facto de Siria, después de los logros consumados de ellos en ese país. Su iniciativa de devolver a los refugiados no obtuvo ninguna respuesta positiva, ni siquiera de su protegido en Damasco. Lo mismo ocurrió con su propuesta sobre la reconstrucción de Siria. ¿Quién se aventurará con inversiones con tanta incertidumbre política? Intentan parecer serios para lograr una solución política, pero pasaron por alto las resoluciones y posiciones internacionales al promover su propio proceso de Astaná y Sochi, y frustrando los esfuerzos de las Naciones Unidas en Ginebra.

La próxima semana tendrá lugar otra reunión cumbre en Sochi entre los presidentes ruso Vladimir Putin; turco, Recep Tayyip Erdogan, e iraní, Hassan Rouhani, para dar seguimiento a sus acuerdos previos, donde sus intereses contradictorios en Siria son el tema principal de discusión. Los rusos tienen que acomodar las aspiraciones turcas en el norte de Siria con las garantías anteriores dadas a los kurdos allí. Su visión en el norte se repite en el sur, donde tienen que equilibrar su posición entre las preocupaciones y la agresión israelíes y el crecimiento militar iraní en el país. Tienen que ofrecer una solución aceptable al conflicto mientras los iraníes y los seguidores de Al-Assad presionan por una victoria militar final.

La paz en Siria sigue siendo un objetivo difícil de alcanzar cuando el régimen en Damasco está tratando de separar cuestiones básicas como el regreso de los refugiados y los planes de reconstrucción de la cuestión política. Sus esfuerzos para la auto rehabilitación enfrentaron un revés en dos ocasiones últimamente: en la Cumbre Económica Árabe en Beirut el mes pasado, donde el intento de sus aliados libaneses de facilitar su participación fracasó, y el anuncio de Turquía de que su objetivo al crear una zona de seguridad en la frontera es repatriar a los refugiados sirios de su territorio. A pesar de toda la controversia, el régimen en Damasco no parece tener prisa. Siempre ha apostado por el tiempo, el cambio de gobiernos hostiles, el cambio de prioridades en la región… y eso le ayudó en su meta más importante: la supervivencia.

El gobierno de Damasco estaba anticipando un rápido regreso a la Liga Árabe después de una apertura diplomática de algunos países, pero el movimiento se ha ralentizado y la reunión de ministros de Relaciones Exteriores de la Unión Europea con sus homólogos árabes en Bruselas el 4 de febrero envió claramente señales diferentes al régimen sirio y sus aliados. Federica Mogherini, ministra de Asuntos Exteriores de la UE, expresó la disposición de los participantes para apoyar la implementación total de las resoluciones de la ONU y del Consejo de Seguridad (en particular la resolución 2254), el fortalecimiento del proceso político bajo el liderazgo de la ONU. Subrayó el interés compartido en una paz y seguridad sostenibles que requieren reconciliación y un panorama políticamente inclusivo en el país… una receta razonable de la que el régimen de Damasco está tratando de escapar a toda costa.

El secretario general de la Liga Árabe, Ahmed Aboul-Gheit, fue claro sobre el tema. El regreso de Siria a la Liga requiere un consenso de todos sus miembros y hasta ahora hay muchas reservas y decisiones previas sobre la interferencia extranjera de los poderes regionales en los asuntos internos de un país árabe que deben tomarse en consideración.

Es en vano y una pérdida de tiempo y de oportunidades intentar normalizar la situación en Siria sin una respuesta mínima a la aspiración del pueblo sirio por una vida normal, en la que se respete su dignidad, libertad y democracia.

*Nouhad Mahmoud: El autor fue embajador de Líbano en México entre 1999 y 2011nouhad47@yahoo.com

Imagen: LVÁ-Pixabay

La Voz del Árabe (LVÁ) – EDITORIAL – Cd. de México, febrero 11 del 2019

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.