UN RAYO DE ESPERANZA

77 visitas

En todas partes, en Yemen, la guerra sigue en pleno apogeo con todas sus consecuencias destructivas. – Cuanto más larga es la guerra, más fuertes se vuelven los grupos ideológicos…

Nouhad Mahmoud*

Después de cuatro años de guerra civil en Yemen, que causó la peor crisis humanitaria del mundo, las partes en conflicto celebraron una ronda de negociaciones en Suecia bajo los auspicios del enviado especial de las Naciones Unidas, Martin Griffiths, para poner fin a la sangrienta guerra en su país. Fue la primera vez desde 2016 que los beligerantes se reunieron y reanudaron las consultas para encontrar el camino a una solución política para sus abrumadores problemas. Miles de personas han perdido la vida en los enfrentamientos, y 14 millones, que representan la mitad de la población yemení, fueron empujados al borde de la inanición.

Esta ronda de conversaciones de paz mediadas por la ONU comenzó el jueves 6 de diciembre y duró una semana. Para el domingo 9, las dos delegaciones que representan al gobierno internacionalmente reconocido, y los insurgentes hutíes, respectivamente, se encontraron cara a cara en una indicación de buena voluntad de ambas partes.

Esta ronda de negociaciones comenzó mucho más positivamente en comparación con las anteriores. Los medios contra la paz no eran tan fuertes como lo eran en el pasado. La atención pública a la hambruna en Yemen y sus consecuencias humanitarias catastróficas representan un nuevo factor de presión para todas las partes involucradas. Las medidas tomadas por el Congreso para poner fin al apoyo estadounidense al esfuerzo de guerra, y el deterioro de las condiciones militares de los rebeldes en muchos frentes, fueron elementos que ayudaron a un proceso de paz que fue evasivo en años anteriores.

Además del celebrado saludo entre los jefes de las dos delegaciones en presencia del secretario general de la ONU, António Guterres, el resultado de la reunión fue un alto el fuego en la ciudad portuaria de Hodeida, que tuvo lugar después, el martes 18, y un acuerdo para intercambiar prisioneros de guerra que involucra a 15 mil detenidos cuya liberación reunirá a miles de familias con sus seres queridos. Las dos partes acordaron retirar sus fuerzas de la ciudad de Hodeida, otorgando a las Naciones Unidas el papel de monitorear la implementación del acuerdo de alto el fuego y más adelante en la administración de los puertos. Las conversaciones incluyeron la apertura del aeropuerto de Saná, pero no se llegó a acuerdos concretos. Se supone que una nueva ronda de negociaciones tendrá lugar el próximo mes.

La reunión comenzó con un punto positivo cuando el gobierno yemení acordó permitir que unos 50 hutíes heridos fueran transportados a Omán para recibir tratamiento. Era un signo de buena voluntad desconocido anteriormente. El enviado especial de la ONU, Martin Griffiths, ha expresado optimismo sobre el “espíritu positivo” de los delegados. En un artículo de opinión para The New York Times, dijo que las conversaciones ofrecían un rayo de esperanza. Sin embargo, los analistas tienen expectativas limitadas. Peter Salisbury, de International Crisis Group, señala que en este punto “ninguna de las partes está dispuesta a comprometerse”, pero argumenta que las conversaciones son una oportunidad para sentar las bases para negociaciones productivas.

Griffiths debería usar la reunión para generar impulso para su plan. Esta visión encontró su eco en un proyecto de resolución presentado por Reino Unido a los miembros del Consejo de Seguridad de la ONU sobre Yemen. El texto solicita al secretario general que presente sus sugerencias antes de fines de este mes sobre el monitoreo del alto el fuego, el transporte de las fuerzas de Hodeida y su puerto, y el papel de Naciones Unidas en apoyo de la Autoridad de los Puertos del Mar Rojo para controlar sus operaciones.

En el terreno, un comité de ambos partidos está a punto de comenzar a supervisar el redespliegue de fuerzas en Hodeida, el desminado en la ciudad y su puerto, con el entendimiento de que su comandante presentará un informe semanal sobre su actividad. Después de las feroces batallas entre los combatientes, una calma cautelosa se cierne sobre la ciudad según los últimos informes. En todas partes, en Yemen, la guerra sigue en pleno apogeo con todas sus consecuencias destructivas.

Muchos observadores consideran la posibilidad de lograr la paz ahora como una ganancia para los hutíes y refuerzan su control sobre Yemen. Como grupo religioso, su control llevará muchas violaciones y abusos a los derechos humanos, la justicia, la libertad y la igualdad. Pero con la guerra no se debilitarán, y ningún ganador emergerá a través de la victoria militar.

Cuanto más larga es la guerra, más fuertes se vuelven los grupos ideológicos. Como se mencionó en The Washington Post el 17 de diciembre, Arabia Saudita puede detener su campaña, pero los hutíes deben demostrar su compromiso con la paz, especialmente que dependen de Irán y están influenciados por su política y planes. No mostraron ninguna inclinación por compartir el poder desde su golpe de Estado contra el gobierno legítimo en Saná hace cuatro años. Ahora, todas las partes yemeníes pueden comenzar aplicando lo que se acordó en Suecia como primer paso en un largo proceso de paz en su país.

*Nouhad Mahmoud – El autor fue embajador de Líbano en México entre 1999 y 2011
nouhad47@yahoo.com

Imagen: Pixabay-LVÁ

La Voz del Árabe (LVÁ) – EDITORIAL – El Universal – Cd. de México, diciembre 21 del 2018

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.